humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

miércoles, 28 de mayo de 2014

VI - DE LA SABIDURÍA



VI
DE LA SABIDURÍA

Antes de que nos dispongamos a seguir
desgranando el contenido de este "Manifiesto
Occidental", desde luego conviene que realicemos
un alto que nos permita realizar algún comentario
tocante a la sabiduría. Realmente, muchos y muy
diversos serían los extractos que podríamos traer
aquí arrancados de las páginas de
los Libros Sapienciales del Antiguo Testamento,
pero, en verdad, no se trata tanto de encaminarnos y
reproducir por enésima vez a aquellos contenidos
como darnos la posibilidad de, en pocas palabras,
obtener la esperanza de que tal vez hayamos podido
acercarnos a algún umbral de tan asombrosa e
inimaginable fuente de la que estamos hablando: la
sabiduría.
Previamente, y en cualquier caso, es de estimar que
nadie mejor que el propio Salomón (encarnación
previa de Jesús y símbolo por excelencia del Saber)
supo definirla por medio de las siguientes palabras:
tomadas de Sabiduría, 7:25-27 “… una emanación
pura de la gloria de Dios omnipotente, por lo cual
nada manchado hay en ella. Es el resplandor de la
luz eterna, el espejo sin mancha del actuar de
Dios, imagen de su bondad …" Con paz y hondura,
procúrese intuir seguidamente lo que ha deseado
transmitirnos Salomón, concentrémonos con fuerza
pues en ello e imaginémonos aquel resplandor
fluyendo con absoluta paz y pureza de lo que Dios
es (luz y amor) lo que debe entrañar y transmitir
semejante brillo, y pensemos en ello penetrando y
cohesionando con dulzura las cosas,
armonizándolas y sustentando en ellas la facultad de
cohesión interior y perfecta estabilidad, al tiempo
que dotándolas con el contenido cierto tanto de lo
que es como de lo que ha de ser y el modo en que
se ha de desarrollar. ¿No se trata en este
resplandor, en potencia y acto a un tiempo, del
compendio del bien mismo? Los ángeles, en cambio,
obtuvieron la sabiduría en sí como un don natural,
no tuvieron por tanto que luchar por ella como
nosotros hemos luchado y continuaremos luchando
por conseguir el mero conocimiento; a ellos les fue
dada la sabiduría per se, procedente del fondo
cósmico, del mismo fondo universal de sabiduría
divina.
Tras haber introducido anteriormente el término
"cosas", bien podría creerse que pudiese tratarse de
une error, puesto que, en apariencia, únicamente la
mente poseería en sí la virtualidad para la
aprehensión del conocimiento y su consiguiente
posesión. Pero, si miramos y reposamos bien las
palabras de Salomón, la mente no vendría a
constituir respecto de la sabiduría misma sino un
instrumento (cual en sí es del espíritu) para su
acercamiento y comprensión, pues que la mente no
sólo indaga, sino que penetra, siente y comprende
de modo similar al corazón. Sin embargo ¿cuál
habrá de ser la sabiduría contenida y expresada en
un cubo, una esfera, y en todas y cada una de las
figuras geométricas? Porque todo cuanto existe en
el mundo es para ser investigado, examinado,
controlado, comprendido por el hombre y por los
hombres individual o colectivamente, dado que un
creador necesariamente tiene que conocer,
comprender y dominar cada cosa del mundo en que
le ha sido dado evolucionar. Por ello, todo cuanto ha
de saberse acerca de "las cosas y su todo" se
encuentra disperso y entrañado en ellas, en cada
molécula, en cada célula y átomo, y el hecho de
descubrirlo viene a conformar el conocimiento,
conocimiento que, sin embargo, aún no, aún no es
sabiduría. Porque aquél contiene tosca y
necesariamente los hechos tal cual tienen lugar
tanto física como espiritualmente y cuanto implican
en ya en sí mismos ya en sus efectos. Es la
experiencia, una parte de ella. Sólo, exclusivamente.
Un ser humano, con libertad y discernimiento
suficiente, se hallaría así ante el dilema de elegir en
definitiva qué hacer, qué dirección tomar frente al
conocimiento, frente a su posesión. Porque aquí es
donde se consuma y tiene lugar el libre y pleno
albedrío, justamente en los actos que llevamos a
cabo de forma consciente y libre. Es de ese preciso
momento de donde han de partir en su caso las
innumerables cadenas de causas-efectos de que se
nutren nuestros destinos amalgamándose entre sí,
aquello de que, en resumidas cuentas, se componen
nuestros karmas (acción-acciones) ya individuales o
colectivos. Por tanto, el componente moral deviene
de necesidad inexcusable a fin de alcanzar
sabiduría, es decir, el hecho práctico de poner por
obra el conocimiento en sentido positivo, en la
concreta construcción y proyección del bien.
Por lo que hace a nuestro quehacer diario, sea éste
desarrollado en la escala que fuere, para ser
impregnados por la sabiduría, es preciso sin
embargo y de todo punto que este quehacer sea
amado, porque el amor – principio de atracción y
cohesión, no se olvidársenos esto nunca – es el que
produce con su fuerza el acercamiento e
interpenetración por nuestra conciencia en relación
con aquello que pretendemos conocer, y ello, ya sea
externo o interno a nuestro ser, poco habrá de
importar. Ahora bien, ese amor de que hablamos,
deberá ser un amor puro, desinteresado y humilde,
compasivo y ayudador, un amor con que instruir
únicamente el bien y su tendencia a su preservación.
Daremos una referencia del Dr. George Washington
Carver que, más o menos, viene a decir así: “…
cualquier cosa nos revelará sus secretos si la
amamos lo suficiente". Por tanto, poner un gramo de
amor crecido en las cosas con que trabajamos y que
conforman nuestra vida, es de vital importancia para
la imprevista llegada y adquisición no sólo de la
sabiduría, en cuanta tonalidad moral-espiritual
específica, sino, lo que es previo a ella, del
conocimiento. De todos modos, harán bien en bien
en recordar que, en nuestro mundo, y en su práctica
diaria, "únicamente es sabio aquél se conduce
sabiamente". Sólo y exclusivamente él.

*
del libro "Los Rosacruces" de Antonio Justel

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario