humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

sábado, 30 de enero de 2010

REINO DE LAS HADAS (segunda parte)

LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO II

EL PLANO ETÉRICO DEL MUNDO FÍSICO

REINO DE LAS HADAS
(segunda parte)



Los grandes jefes silfos empujan masas de nubes enormes como montañas a través del cielo y sus poderosos rostros se dibujan momentáneamente contra el fondo de las nubes, como si fueran esculpidos sobre un gran peñasco blanco. Su conciencia se mantiene firmemente atenta al mandato interno que reciben de los grandes Arcángeles que guían el destino de la Tierra; sin embargo algunas veces responden a la llamada de la mente humana dirigida hacia ellos y entonces pueden, por un momento, echar un vistazo abajo, hacia la Tierra y al pequeño ser humano que los ha invocado, mientras continúan majestuosamente su camino. Los miembros más pequeños de la Jerarquía de silfos toman forma evanescente en las ráfagas de viento y en las corrientes de aire que soplan sobre la Tierra y el mar. Los videntes han observados que en tanto que la humanidad considere a estos Espíritus elementales como no existentes, no hace verdadero contacto con ellos; pero cuando comienza a entender que son seres vivientes y sientes que ellos también están evolucionando, se establece gradualmente un contacto. Parte de la razón del porqué son invisibles para nosotros, es que ellos mismos no desean ser vistos o molestados cuando están trabajando. Sus juegos son otro asunto, porque entonces es cuándo están libres de sus deberes y pueden ponerse en contacto con los seres humanos, imitando sus costumbres y trajes, representando primorosas pantomimas con objeto de jugar con el amigo humano.
Sus fiestas del Solsticio de verano son en verdad ejemplo de tales juegos; es el tiempo en que las hadas ya no trabajan y pueden jugar con los seres humanos. Los otros Espíritus de la Naturaleza también tienden a obrar en la misma forma, en su afán de imitar y juguetear.
Al mismo tiempo existe una ley de nuestro propio sistema Solar, tal vez de nuestro Universo, que decreta que el tipo humano, como lo conocemos, es básico en cierto estado de evolución para los Espíritus que pertenezcan al sistema. El mismo, tiene variaciones, pero existe siempre una semejanza básica. El "juego" de los Espíritus de la Naturaleza, pretendiendo ser seres humanos, es realmente un entrenamiento que los conducirá a un futuro estado de humanidad para ellos, en su propio esquema de desarrollo.
La cuarta clase de Espíritus de la naturaleza que se encuentra entre los elementos son las salamandras, los Espíritus del fuego. Sus cuerpos están compuestos principalmente de Éter Reflector y podemos decir de nuevo que este éter, junto con el Éter Luminoso materia con la cual los silfos están principalmente constituídos, forman la "Luz Astral" descripta por Paracelso; porque así como los dos éteres inferiores accionan y reaccionan íntima y casi indistinguiblemente, sucede lo mismo con los dos éteres superiores, el Éter Luminoso y el Éter Reflector, como por ejemplo en el "Dorado Vestido de Bodas", que conocen los ocultistas.
Las salamandras trabajan en el elemento fuego y en el calor y como en el caso de los silfos, sus actividades están también asociadas con la electricidad del aire y las fuerzas magnéticas de la tierra y del agua. En las tormentas eléctricas, se hacen visibles en el relámpago y con la visión etérica son entonces contempladas en su aspecto terrorífico, vagamente humano, pero de apariencia demoníaca. Sus actividades son principalmente subterránea; con los grandes fuegos de la tierra y con el calor de la misma; en las explosiones de fuego que surgen del interior de la tierra, las corrientes de lava y demás cosas afines. Sin embargo, existen miles de usos benéficos derivados del calor, el fuego y las llamas, y de este modo es como las salamandras vienen a tener un papel vital y constructivo en la evolución de la tierra. Ningún fuego puede ser encendido sin ellas, en verdad; y por eso nosotros tampoco tendríamos calor sanguíneo sin sus actividades entre las fuerzas químicas y vitales del organismo humano.
La leyenda dice que las salamandras son criaturas con forma de lagarto que se ven cerca del fuego, lo que puede deberse a la tendencia de los Espíritus de la Naturaleza a imitar los elementos en los cuales trabajan, así como los otros objetos y seres que encuentran en su ambiente. De este modo es como las hadas de la Tierra que trabajan con las flores tienen alas, si bien son líneas de fuerzas, asumen una semejanza con las alas de los insectos, como las abejas y las mariposas y aun con la de los pájaros.
El Espíritu del fuego imitaría de manera semejante el retorcimiento y el rodamiento de las llamas y del humo del fuego, por lo tanto pueden ser tomadas las salamandras por lagartos, serpientes o dragones. Puesto que los Espíritus de la naturaleza gustan de jugar a cambiar de forma, es enteramente comprensible que puedan asumir la semejanza de los lagartos reales, que son animales que aman el calor y la de las serpientes también.
Los Espíritus de la Naturaleza pueden variar no sólo de especie sino que su forma puede ser cambiante de momento en momento según tome una nueva dirección. A menudo parecen asumir aspectos envejecidos, y esto se debe a su longevidad, porque aún los gnomos viven siglos; también pueden observarse entre las hadas las costumbres y vestuarios usados en la Europa medieval, cuando mucha gente podía comunicarse con los Espíritus de la Naturaleza. Ellos han retenido evidentemente la memoria de aquellos tiempos y han transmitido las estilizadas imágenes o las formas de pensamiento a las nuevas generaciones.
Sin embargo, todo esto es "juego". Cuando trabajan, son simplemente fuerzas semi-inteligentes que actúan bajo la dirección de las inteligencias superiores, Jerarquías de la Naturaleza y Ángeles; "pintan" los colores de la vegetación, no con pintura ni con ayuda de un pincel sino combinando las fuerzas vitales de las plantas en el proceso de fotosíntesis. Similarmente los gnomos pintan colores en las rocas identificándose con las fuerzas del éter químico, las fuerzas químicas bien conocidas de la ciencia. Al mismo tiempo, el ocultista diría que sin la presencia de estos semi-inteligentes Espíritus de la Naturaleza, con su chispa de vida, las "fuerzas moleculares" no podrán ordenar las moléculas en los patrones que vemos a nuestro alrededor en la naturaleza.
Un aspecto característico de los cuentos de hadas es la súbita e inexplicable desaparición de las hadas. ¿A dónde van? ¿Han disuelto su forma y se han desintegrado? Son absorbidas por el lado invisible de la Vida, de las plantas, del suelo, del agua, del aire, de las rocas, etc., como un "patrón de fuerza" específico. Parte del trabajo de las hadas consiste en acumular la fuerza vital (magnetismo y éter de vida), que entonces descargan sobre las plantas, como lo han descripto muchos videntes. Esto no es muy distinto a la obra de curación magnética entre los humanos, en la que el curador, por medio de un acto de voluntad, atrae hacia sí mismo la fuerza vital cósmica que después proyecta, por medio del tacto u otros medios, en el cuerpo vital del paciente. La fuerza vital pertenece principalmente al Éter de Vida, pero se acompaña del más denso Éter Químico, una forma completamente definida de "materia" o sustancia que puede ser vista por medio de la visión etérica y manipulada por el tacto etérico.
El "fuego élfico", que consiste en chispas de electricidad en las plantas, en los minerales y en la Luz del Sol, evidencia la actividad de los Espíritus de la Naturaleza. De paso podemos observar que las palabras inglesas "Fey" y "Faire" son variantes de una palabra que significa Espíritu, y lo mismo la palabra "Sprite".
Los videntes han hecho notar que los Espíritus de la Naturaleza pueden aparecer pequeños como grandes en tamaño, pero percibidos por medio de la visión etérica no significa en términos de física, que ellos tengan la misma dimensión. Es una ley de los planos internos, desde la región etérica hacia arriba, que cuando la visión es enfocada sobre un objeto o sujeto, éste parece moverse en dirección hacia el vidente, haciéndose más grande a medida que se acerca. Por consiguiente, el vidente puede tener la impresión clara de que él mismo se está moviendo en la escena, o en presencia de la cosa que está observando, y de hecho el foco de su conciencia está haciendo eso precisamente.
Así, Max Heindel observa que el vidente que está investigando los mundos internos conscientemente -específicamente los los registros de la Memoria de la Naturaleza- envía su voluntad hacia el espacio interno y la cosa que desea ver y permanece frente a él tanto tiempo como desee investigarla. En el Éter Reflector esta ilusión de movimiento es especialmente notada cuando la escena contemplada parece acercarse al vidente que la tiene ante sí.
Así como nosotros tenemos esa ilusión, cuando contemplamos una producción en el cine o cuando nos encontramos viajando en un avión, mientras estamos sentados, así el vidente siente que él se está moviendo a través de las escenas del Éter Reflector, cuando en realidad es el foco de su conciencia el que se mueve.
La misma regla se aplica por lo que toca al estudio de los Espíritus de la Naturaleza en los éteres. El ojo físico contempla una planta, por ejemplo, o una piedra preciosa; simultáneamente con el sentido etérico mira al Espíritu de la Naturaleza y a las fuerzas con las cuales trabaja en el interior de la planta. A medida que continúa viendo a la planta y al Espíritu de la Naturaleza, éste puede surgir de la planta, evocado por la fuerza magnética que emana del vidente y entonces parece agrandarse súbitamente y aún llegar a tener el tamaño humano.
Por lo tanto, encontramos que a través de toda la literatura feérica los Espíritus de la Naturaleza y las hadas (distinguiendo aquí entre los Espíritus de los elementos, Aire, Agua y tierra y las hadas propiamente dichas) son a menudo descriptos como semejantes a hombres y mujeres. Notamos que las salamandras son principalmente activas bajo el suelo, en los fuegos de la tierra. Únicamente las variedades menos evolucionadas de gnomos son las feas pequeñas criaturas primitivas conocidas en la literatura; aunque éstas también tienen sus deleites que ofrecer al investigador del reino etérico, del mismo modo que las ranas y los insectos constituyen un placer para el científico interesado en tales materias.

Pero el término "salamandra", como el de "gnomo", ha sido usado para referirse a bellas criaturas de aspecto humano que aparecen ante la visión con llamas sobre sus frentes en los tiempos en que, una vez hecho su trabajo en las grandes cavernas bajo la superficie de la tierra, surgen hacia el aire delgado de los picos montañosos y se hacen visibles para aquel que ha sido bendecido con la visión interna con la cual contemplarles. Por lo general son masculinos.
Las ondinas son generalmente vistas como tipo femenino, pero también existen Espíritus del agua, masculinos. Los silfos tienden a ser usualmente masculinos en tipo, como las salamandras, pero también tienen representantes femeninos.
continuará.................................................................................................

del libro"Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

viernes, 29 de enero de 2010

Reino de las Hadas (1ª parte)

LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO II

EL PLANO ETÉRICO DEL MUNDO FÍSICO

REINO DE LAS HADAS
(Primera Parte)


En el libro "Los Espíritus y las Fuerzas de la Naturaleza" Max Heindel dice: "Hablar del éter como avenida de fuerzas no sugiere nada a la mente común, porque estas son invisibles. Pero para el investigador oculto las fuerzas no son simplemente nombres tales como vapor, electricidad, etc.; él encuentra que estas fuerzas son seres inteligentes de varios grados, tanto subhumanos como superhumanos. Lo que llamamos "leyes de la naturaleza" son en realidad grandes inteligencias que guían a seres elementales de acuerdo con ciertas reglas designadas para promover su evolución".
En la encarnación física el hombre trabaja con las formas externas de las cosas casi exclusivamente y no tiene conciencia del lado de la vida de la naturaleza, que es interna u oculta. Ha perdido la clarividencia racial con la que, en un remoto pasado, podía ver los Espíritus de la naturaleza y trabajar conscientemente con ellos. Ahora solamente unos pocos clarividentes tienen este poder; algunos todavía retienen la clarividencia negativa de las edades pasadas, y otros todavía menos, han desarrollado la clarividencia positiva que pertenece propiamente a nuestra época evolutiva contemporánea. Cada año que pasa, sin embargo, nacen Egos en quienes la facultad positiva está presente al nacimiento y por lo tanto retienen su clarividencia natural aún en la edad adulta. Dentro de pocos signos esta facultad de visión, tanto etérica como astral, será el patrimonio de la mayoría de la raza humana desde el nacimiento.
Max Heindel habla de la persistencia de la clarividencia negativa en Europa aún hasta de la Edad Media y cómo las gentes podían ver a los gnomos y elfos o a las hadas vagando por montañas y bosques. A estos él denomina Espíritus de la Tierra. Las ondinas moran en las corrientes de agua así como en los lagos, neblinas y nubes.
Hablando de las condiciones físicas que se dice cuentan para la producción de los fenómenos naturales, comenta lo siguiente: "Todo es perfectamente simple: un exacto proceso automático de movimiento perpetuo" ¿Pero es todo? ¿No hay unos cuantos agujeros es esta teoría? Una cosa falta para explicarlo completamente, a saber: la acción semi-inteligente de los silfos, que levantan las finamente divididas partículas de vapor de agua preparadas por las ondinas, desde la superficie del mar, las llevan tan alto como pueden, antes de que tenga lugar la condensación parcial y se formen las nubes. Estas partículas de agua las retienen hasta que las ondinas las obligan a soltarlas. Cuando decimos que hay tormenta es que están librando batalla en la superficie del mar y en el aire; algunas veces con la ayuda de las salamandras para encender la antorcha del relámpago con el hidrógeno y el oxígeno separados y enviar su pavorosa flecha estallando en zig-zag a través de la negra oscuridad, seguida por los poderosos truenos que reverberan en la atmósfera que se aclara, mientras que las ondinas lanzan a tierra triunfalmente las rescatadas gotas de lluvia para que de nuevo puedan ser devueltas a su elemento "negativo".
El, continúa: "los pequeños gnomos son necesarios para fabricar las plantas y las flores; su trabajo es teñirlas con los innumerables matices de colores que deleitan nuestros ojos. También cortan los cristales en todos los minerales y hacen las gemas preciosas que fulguran sobre las doradas diademas. Sin ellos no habría hierro para nuestras maquinarias, ni oro con qué pagarlas; están dondequiera y la proverbial abeja no es más activa que ellos. A la abeja, sin embargo, se le reconoce el trabajo que hace, mientras que los pequeños Espíritus de la Naturaleza, que desempeñan un papel tan importante en el trabajo del mundo, son ignorados y desconocidos excepto por unos pocos que se llaman soñadores".
En el Solsticio de verano, cuando el trabajo ha quedado hecho, los Espíritus de la Naturaleza celebran su gran festival. "En esta noche, la más grande de todas las noches del alegre verano, acuden desde el marjal y el bosque y desde el desfiladero y la cañada, al "Festival de las Hadas". Ellos en verdad cocinan y fermentan sus alimentos etéricos y después danzan extasiándose en su alegría, la dulce alegría de haber desempeñado su importante trabajo en la economía de la naturaleza". El término "parduzco" de los anglosajones es una palabra comparativamente moderna procedente del siglo diecinueve, cuándo un artista popularizó este tipo de elfo en la forma que los "kewpies" fueron popularizados en el siglo veinte por Rosa O'Neill. Estas son simples caricaturas y cualquier parecido con los verdaderos Espíritus de la Naturaleza es probablemente accidental. Todos los elfos, gnomos y hadas, hablando en general, son"Espíritus de la Tierra" y en la ciencia oculta sus actividades se relacionan en gran parte con el "Éter Químico" esto es, sus cuerpos están formados principalmente de este éter, dice Max Heindel.
De parecida manera las ondinas responden a las fuerzas magnéticas de las mareas de los océanos así como a las corrientes de aguas y lagos, incluyendo también las influencias magnéticas provenientes de la Luna, especialmente en plenilunio. Por supuesto, las fuerzas de imantación del Sol son aún mayores que las de la Luna y las fuerzas de ambos, así como la de la Tierra, magnetizan todas las aguas de nuestro planeta, aunque la Luna actúa de una manera muy especial enfocando sobre la Tierra ciertos aspectos del magnetismo vital que circula a través del sistema Solar. Las ondinas tienen cuerpo que se componen principalmente de "Éter Químico" que es la avenida de todas las fuerzas químicas; así las ondinas o Espíritus del agua, incorporados en el "Éter de Vida", tienen una afinidad especial con las fuerzas magnéticas que pertenecen al éter, porque así como el físico puede hablar de fuerzas electroquímicas y electromagnéticas, el ocultista puede hablar de fuerzas psicomagnéticas que se relacionan específicamente con el "Éter de Vida" en un plano y con el "Éter de Luz" en otro, y aún con el Mundo del Deseo que es el mundo de la "psyque", o mundo del alma. En el Mundo Físico el magnetismo y la electricidad no se encuentran usualmente separados uno del otro; se presentan juntos. En el plano etérico la "Fuerza de Vida" la fuerza vital que es similar tanto en la electricidad como en el magnetismo, tiene predominio; y nunca está separado de lo que hemos denominado "psicomagnetismo". Esto es, una "Fuerza de Vida" que no es material y que si bien está siempre presente en los organismos físicos vivientes, puede sin embargo existir independientemente cuando fluye a través de los planos etéricos y del Mundo del Deseo o "Mundo del Alma". La ciencia moderna declara que el antiguo concepto de los éteres como medio para la transmisión de las fuerzas del calor, luz, electricidad y magnetismo, es falsa. Las ondas que viajan a través del espacio, dicen, están hechas de partículas, de modo que ambas son la misma cosa. La ciencia oculta no ha aceptado este concepto moderno en su totalidad, fundándose en lo que los videntes observan que tiene lugar en los éteres, pero es necesario un investigación más profunda de parte de éstos para resolver los muchos problemas involucrados.
Las partículas ciertamente están allí y lo mismo las ondas; los ocultistas las han descripto durante décadas y aún centurias. Pero los físicos modernos todavía no han explicado completamente lo que el ocultista ve y algunas partes de la antigua teoría de los éteres como independientes de las fuerzas que funcionan a través de ellos pueden ser aún aceptadas. Max Heindel dice que los silfos "Espíritus del Aire y del Viento" funcionan efectivamente en cuerpos hechos principalmente del "Éter Luminoso" no fue postulado como medio de transmisión de la Luz (la teoría ha sido ahora abandonada por la física), sino algo que se aproxima a la "luz Astral" de Paracelso. Sin embargo, tiene en realidad una afinidad oculta con la luz misma, como fenómeno electromagnético y los silfos son percibidos por los sentidos etéricos como muy eléctricos en su naturaleza, estimulantes, vitalizantes y sensitivos a la función de la electricidad en la atmósfera.
........................................................................................................................................................................
continuará...

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

El plano etérico del mundo físico

LOS HABITANTES DE LOS PLANOS
CAPÍTULO II
EL PLANO ETÉRICO DEL MUNDO FÍSICO
En ciencia oculta, el Plano Etérico es considerado como el lado "interno" u oculto del mundo de materia con sus múltiples fenómenos físicos.
La visión que revela el plano etérico a los habitantes del mundo físico es simplemente una extención de la visión física. En consecuencia el plano etérico es a menudo percibido por personas que no pretenden tener facultades espirituales especiales y así vemos como historias del mismo y de sus habitantes se encuentran en la literatura popular del mundo.
Más aún, existe una clara armonía en los datos suministrados por los videntes de toda raza, clima y época; por ejemplo, en Europa el arte de los antiguos Etruscos muestra las mismas tradiciones acerca de las hadas, conocidas tanto en Irlanda como en Inglaterra.
Los hebreos también tenían una literatura tradicional sobre este tema, como se puede ver en el libro de Enoc, en el que se indica que sin excepción todo aspecto de la naturaleza, aún los pastos y céspedes tienen un "Ángel" o "Espíritu" designado como su gobernante o guardián.
Por ejemplo leemos: "Yo miré y vi la casa del tesoro de la nieve y los Ángeles que guardan sus terribles depósitos y las nubes de donde salen y entran. Me mostraron la casa del tesoro del rocío, como aceite de oliva y la apariencia de su forma, como de todas las flores de la tierra; y más aún, muchos Ángeles custodiando la casa del tesoro de estas cosas y cómo son hechos. Ellos trajeron delante de mí, a los ancianos y Regentes de las órdenes estelares, y me mostraron doscientos Ángeles, que rigen las estrellas y sus Servicio a los ciegos y que vuelan con sus alas y se llegan alrededor de los que navegan". (Secretos de Enoc IV-VI).
Estas referencias no son obviamente sólo para los Ángeles Estelares, sino para las Jerarquías de seres inferiores, también, a quienes llamamos "hadas", o Espíritus de la Naturaleza tales como los gnomos, las ondinas, silfos y salamandras. Las hadas propiamente dichas pertenecen al orden de los gnomos, o Espíritus de la tierra que trabajan con los Ángerles que rigen sobre "toda hierba". Ellas en particular trabajan bajo la instrucción de la Jerarquía Angélica, quién les muestra la imágenes arquetípicas según las cuales debe se hecho su trabajo de construcción.
En el prólogo de nuestro folleto "Los Espíritus y la Fuerzas de la Naturaleza" la señora Augusta Foss de Heindel comenta "he escuchado muchas historias que no han sido escritas; de las experiencias de Max Heindel con los Espíritus, de la vida de estos, y de su apariencia. El había afirmado muchas veces que escribiría alguna vez un libro entero sobre los Espíritus de la Naturaleza, pero su arduo trabajo de fundación, interfirió con esta muy necesaria obra. Sólo muy pocos artículos han sobrevivido.
En los primeros días de Mt. Ecclesia, varios niños fueron traídos aquí por sus padres. Una niñita llamada Harriet, es mencionada en el número de noviembre de 1916 en la revista Rayos de la Rosacruz (página 32). La corta historia que aparece allí se titula "Hadas" pero no tiene firma y aunque parece ser un relato de Max Heindel acerca de aventuras con hadas, es completamente evidente que fue escrita por su secretaria a partir de notas accidentales".
"La pequeña Harriet W .... es para quién escribe, la visitante más interesante que haya tenido Mt. Ecclesia en muchos años. Tiene siete años de edad y ve a las hadas; así es que cuando su madre le dijo que Max Heindel era también un amigo de los "enanitos" tuvo mucho deseo de conocerle. Desgraciadamente su pequeño cuerpo está lejos de estar bien, y los padres pensaron que una visita a Mt. Ecclesia la ayudaría. Ella está ahora con nosotros esperando quedar aquí durante algún tiempo". Tuvo mucho gusto en verla y al momento comenzó a contarle una historia acerca de las pequeñas hadas de Mt. Ecclesia, que van por ahí con sus colores y pinceles y pintan todas las hermosas flores que aquí tenemos. También le contó (un cuento popular, de como las hadas van y ordeñan las vacas, cada una toma su pequeña flor para beber de ella, y la leche que sacan es tan rica y amarilla, que después que la han usado para beber retiene su color dorado, luego la devuelven a la planta de la que originalmente la habían arrancado; estas las llamamos copas de mantequilla, o "botón de oro".
"La editora también hizo arreglos con Harriet para un real y alegre paseo es noche con las hadas de Mt. Ecclesia. Tan pronto como su cuerpo se durmió y ella salió de él a la tierra de los sueños, encontró una maravillosa carroza esperando. Fue hecha de lo que era originariamente una gran hoja de repollo que las hadas habían adornado con tapizados de flores, de modo tal que era simplemente el más fino, suave y fragante cochecito imaginable.
Una araña que vive en el pórtico de la casita de Harriet se ofreció para hacer un dosel y preservar del rocío a Harriet mientras ella hacía su paseo. También hizo un arnés para una docena de mariposas que las hadas habían pintado con dibujos especiales y hermosos; esas mariposas fueron entonces unidas a la carroza. Luego las gotas de rocío cayeron y por cada gota de rocío, de modo que en pocos momentos la carroza de Harriet estuvo brillantemente iluminada con miles de lucecitas resplandecientes.
Cuando todo estuvo listo, las mariposas volaron hasta el pórtico para esperar a Harriet y en el momento que ella salió de su cuerpo el Sr. Heindel la presento a la reina de las hadas y a todas las otras hadas de Mt. Ecclesia y por último, a una pequeña divertida hada de nombre Salta-Brinca-Salta, Entonces Harriet fue puesta en su carruaje y todo el grupo voló por el aire por encima de Mt. Ecclesia hasta el mar donde las ondinas estaban sentadas en las rocas y acariciaban las pequeñas focas que saltaban en el agua y fuera de ella. Después de eso comenzamos a hacer algunos juegos y Harriet corrió un carrera con Salta-Brinca-Salta, y ganó. Después de eso jugamos al escondido, y Harriet fue tan astuta que se envolvió toda ella en un rayo de luna, de tal modo que nadie pudo verla; ellos creyeron que ella era un rayo de luz. Pero antes de que nos diéramos cuenta, el sol comenzó a asomarse por encima de las colinas y dijo "Buenos Días" a las hadas, quienes se escabulleron, y tanto Harriet como el Sr. Heindel tuvieron que apresurarse a llegar a sus camas, para estar a tiempo de despertar y desayunar, pero no sin antes haber concertado una cita con las hadas para encontrarse de nuevo en la noche siguiente y continuar el juego".
En "Espíritus y Fuerzas de la Naturaleza", afirma Max Heindel: "También en el éter podemos observar a los Ángeles, cuyo cuerpo más denso está hecho de ese material, así como nuestro cuerpo está formado de gases, líquidos y sólidos. Estos seres están un grado más avanzado que la evolución animal. Nosotros nunca hemos sido animales como los de la presente fauna, sin embargo, en un estado previo del desarrollo de nuestro planeta tuvimos constitución semejante al animal. Entonces los Ángeles eran humano, aunque nunca poseyeron un cuerpo denso como el nuestro, ni han funcionado nunca en ningún material más denso que el éter. Con el tiempo el hombre será como los Ángeles.... Como el éter es la avenida de las fuerzas vitales, creadoras, y como los Ángeles son expertos constructores con el éter, podemos fácilmente comprender que ellos estén eminentemente capacitados para ser los guardianes de las fuerzas propagadoras en la planta, el animal y el hombre".
En varias citas presentadas al lector hemos establecido referencias de tres clases de seres etéricos: 1) los que habita los elementos simbólicamente denominados Fuego, Tierra, Aire y Agua, y trabajan con ellos, siendo conocidos en ciencia oculta como Salamandras, Gnomos, Silfos y Ondinas 2) las hadas propiamente dichas que en realidad pertenecen al grupo Gnomos de los Espíritus de la naturaleza y habitan y trabajan en el elemento Tierra; 3) los Ángeles, oleada de vida que se encuentra un grado más avanzada que la humana y cuyo cuerpo más denso está hecho de éter. Puesto que el éter es una parte del mundo físico, los Ángeles, así como los Espíritus de la Naturaleza, están en contacto estrecho y directo con el plano terrenal.
Nótese que todos los vidente observan a los seres etéricos tomar una apariencia similar a la de los seres humanos, aunque los contornos de sus cuerpos no son duros ni fijos. Ahora, puesto que ellos no necesitan comer, dormir ni trabajar, como los seres humanos en el mundo físico, sino que en lugar de eso operan a través del lado de la fuerza, o energía, surge un gran número de interrogantes. ¿Por qué estos seres muestran apariencia similar a la de los seres humanos, siendo que su evolución es diferente?
En el próximo capítulo discutiremos los varios problemas de los habitantes del plano etérico; los cuales incluyen su vida, forma, actividad y leyes que gobiernan su existencia.
del libro"Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

jueves, 28 de enero de 2010

El Mundo Físico

LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO I

EL MUNDO FÍSICO


De acuerdo con el libro "Concepto Rosacruz del Cosmos" existen siete Planos Macrocósmicos, de los cuales el séptimo es el campo de nuestra evolución humana y de los otros órdenes de vida. Este, es el más inferior de los siete Planos Macrocósmicos y está dividido en siete sub-planos, y de éstos, el séptimo sub-plano, es el Universo material como lo conocemos.
Podemos mencionar que nuestro mundo físico no es el más denso mundo en existencia. Hay estados de materia más densos que el que nos es comúnmente familiar y la astrofísica moderna se ha hecho consciente de esto. La materia excesivamente densa conocida del astrofísico no se encuentra normalmente sobre la tierra; sin embargo, la ciencia oculta ha tomado nota de tal materia y sostiene que existe ciertamente, interpenetrando el mundo común de nuestra experiencia y que los habitantes de éstos mundos más densos están tan inconscientes de nosotros como a nuestra vez lo estamos, respecto a los Ángeles y Arcángeles. El mundo oculto de una evolución más densa que la nuestra puede ser ignorado, especialmente porque nada se ha dicho de él en nuestro libro de texto, aunque Max Heindel lo ha mencionado en otra parte. La Vida de Dios es infinita en todo sentido; por lo tanto, no podemos poner límites a las clases de Vida que puedan existir en el Universo bajo condiciones muy diferentes a las nuestras.
Todo lo que vemos a nuestro alrededor en el mundo físico constituye el "cuerpo" o vehículo de seres vivientes. Sabemos que toda célula separada de cualquier organismo tiene Vida propia y una oscura conciencia instintiva. Grupos de células forman órganos, los cuales desarrollan una conciencia colectiva o grupal que es gobernada por una inteligencia superior. La materia era "densa" y "caliente" aún en el oscuro Período de Saturno, que estaba situado en la región del Pensamiento Concreto. Desde el punto de vista de la ciencia del siglo diecinueve, éste hubiera sido un Universo "imaginario". Matemáticamente pertenece a los números "negativos", que son "mentales" o imaginarios. No puede haber tal cosa físicamente (como un "menos uno"), y sin embargo los matemáticos hacen uso de números negativos en sus cálculos.
Así es como, al hablar de la posibilidad de la existencia de objetos que se mueven más rápido que la luz, el Dr. Asimov ha comentado "..cualquier objeto que se mueva más velozmente que la luz tendría que tener una masa y una longitud expresada en lo que los matemáticos llaman números imaginarios. No tenemos forma de visualizar masas o longitudes que sean expresadas en números imaginarios, así que es más fácil suponer que tales cosas, por ser impensables no existen. En 1967, sin embargo, Gerarld Feinberg, de la Universidad de Columbia, se preguntó si era correcto hacerlo así. Tal vez una masa y una longitud imaginaria es simplemente una forma de describir un objeto con (digamos) gravedad negativa, un objeto que repele materia en nuestro Universo en lugar de ser gravitacionalmente atraído... él llamó a estas partículas más veloces que la luz, taquiones, haciendo derivar esta palabra de otra griega que significa veloz".
Un Universo compuesto de taquiones indica una naturaleza y disposición contraria al nuestro en cierto aspecto básico. Por ejemplo en nuestro mundo la luz tiene la más alta velocidad, mientras que el Universo taquión, la celeridad de la misma es la más lenta. Explica el Dr. Asimov: "en el Universo que se mueve velozmente, un taquión con energía cero se traslada a velocidad infinita; entre más fuerza obtenga más lentamente se mueve, por lo que, con energía infinita, se retarda hasta alcanzar la velocidad de la luz. En nuestro mundo de lentitud un cuerpo no puede marchar más velozmente que la luz bajo ninguna circunstancia; así que la velocidad de la misma es la frontera entre los dos mundos, y no puede ser cruzada".
Asimov continúa: " ...si un taquión se mueve a través de un vacío a velocidades más rápidas que la luz, debe dejar un rastro de luz potencialmente detectable conforme marcha. Por supuesto, la mayor pare de los taquiones marcharían extremadamente veloces, millones de veces más veloces que la luz (así como la mayoría de los objetos ordinarios se mueven enteramente en forma lenta, sólo un millonésimo de la velocidad de la luz). Los taquiones ordinarios y sus destellos pasarían largo tiempo antes de que pudiésemos distinguirlos. Solamente los taquiones muy ocasionales, de alta energía, nos pasarían a velocidades cercanas a la luz y aún entonces estos cubrirían una milla en algo así como 1/200.000 de un segundo, y tratar de verlos sería una muy delicada operación".
Hay algo místico en este concepto, en el cual la luz es impasable barrera entre dos mundos o Universos de Vida Cósmica. La visión de la Luz Divina en el místico, que es instantánea y parece llenarlo todo, bien puede ser fenómeno del "Universo rápido", cuando se pone en contacto con la conciencia humana. Pero cualquiera que fuese la vida evolucionante en esos mundos, a nosotros nos parecería que se mueve en direcciones contrarias a la nuestra, en forma parecida a como la vida se mueve "hacia abajo" durante la involución, desde los planos espirituales más elevados hasta la zona fronteriza o luz física y luego hacia arriba de nuevo a los mundos del Espíritu por medio del Éter Luminoso.
El Antiguo testamento Hebreo, como lo tenemos hoy día, ha sido materializado hasta el punto de perder todo parecido con las antiguas enseñanzas de Misterios transmitidas por Moisés: sin embargo, unos pocos fragmentos han sido salvados y otros pocos recobrados por los arqueólogos de nuestro tiempo; este material fue atesorado por los Esenios en Palestina y por los Terapeutas en Egipto; también en la Biblioteca gnóstica de Nag Hammadi; otros documentos similares, nos indican que tras la Biblia exterior ha existido siempre y todavía subsiste un código o clave interna, espiritual.
"En el principio... dijo Dios: Sea la Luz: y fue la Luz". Los libros de Enoc describen las Jerarquías Angélicas de siete planos o Mundos, correlacionados con los siete planetas del sistema Ptolomeico; los hebreos, por supuesto, correlacionaron todas sus Antiguas Escrituras con la ciencia avanzada de su era, que en la época final de su existencia nacional era principalmente griega. No obstante, es evidente que ellos no consideraban esa ciencia como "griega", como nosotros no consideramos "judía" la "Teoría de la Relatividad" simplemente porque Einstein era judío. Ciencia significa "Conocimiento", así como Gnosis significa "Verdad" y en lo que el hebreo iluminado creía, era en Ciencia y Verdad, porque estas son lo que son, sin tomar en cuenta la nación en la cual puedan originarse los investigadores.
Así en las Antiguas Escuelas de Misterios cada uno de los siete planos del Séptimo Plano Cósmico estaba correlacionado con un planeta y éste era considerado como la encarnación de un Gran Espíritu, o como una Lámpara llevada por los cielos por un Gran Espíritu Invisible. El planeta y el Espíritu que lo habitaba entonaban Cánticos Cósmicos de poder espiritual, cuya vibraciones llenaban los mundos. Aún en las centurias anteriores a Cristo se sabía que la Tierra era redonda, como está descripto en el sueño de Escipión.
Existe por lo tanto, una evidencia que apoya el punto de vista ocultista de que los Jerarcas del Templo conservaban en su poder mucho conocimiento científico que era desconocido por las masas del pueblo.
Las estrellas eran miradas como manifestación visible de grandes Dioses cósmicos, denominados "Ángeles" y "Arcángeles" en las escuelas Judeo-Cristianas. Otras clasificaciones fueron atribuidas al plano particular en que sus labores especiales se manifestaban.
El Universo fue dividido en cuatro elementos: Fuego, Tierra, Aire y Agua. Algunas veces sólo son mencionados tres, porque el Aire y el Fuego -se opinaba- eran sinónimos y también se decía lo mismo respecto a la Tierra y el Agua. Los antiguos creían que estos elementos estaban habitados por los "Dioses" o fuerzas de la naturaleza y según su propia terminología, cada pueblo tenía sus propios Dioses.
En el mundo de las plantas y de los animales era vista la chispa viviente individual del Espíritu de la planta, el Espíritu Grupo de los vegetales, y también miembros de la Jerarquía Angélica que cuidaban del reino vegetal en el Período de la Tierra. Similarmente se veía que los animales era dominados por el Espíritu Grupo. La humanidad fue guiada por las variadas Jerarquías que nos han llevado hacia adelante en nuestra evolución hasta el punto que nos encontramos en el umbral de la divinidad. Nuestros Hermanos Mayores de Mercurio y Venus; los Señores de la Mente; de Sagitario; y todas las otras Huestes de Seres que vienen a la Tierra procedentes de planetas de otros Zodíacos y Universos que están fuera de nuestro conocimiento. La constelación de Virgo, signo de la Virgen Cósmica, ha sido siempre mirada con especial reverencia por tener mucho que ver con nuestra evolución y esto se echa de ver en los antiguos planisferios celestes, en lo que Virgo cubre como cuarenta y tres grados a lo largo de la elíptica.
Todos los planos se unen finalmente en el más inferior o más externo Séptimo Plano Cósmico, particularmente en el sub-plano más inferior de este...
Pero cuando hablamos de los habitantes de este séptimo sub-plano del Séptimo Plano Cósmico, nos referimos únicamente a los que trabajan aquí sobre la Tierra y de los cuales estamos más o menos claramente conscientes en una forma u otra. En las palabras de Enoc: Estos son los Arcángeles que están sobre los Ángeles y miden toda vida en los Cielos y en la Tierra y los Ángeles que presiden sobre las estaciones y los años, los Ángeles que están sobre los frutos de la Tierra y los que están sobre toda hierba, dando alimentos a toda cosa viviente y los Ángeles que escriben las acciones de todas las almas de todos los hombres delante de la faz del Señor; en medio de Ellos están seis Fenices y seis Querubines y seis Seres de seis alas cantando al unísono" (Secretos de Enoc XIX, 3).

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

Formas de pensamiento en el Mundo del Deseo

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

FORMAS DE PENSAMIENTO EN EL MUNDO DEL DESEO


Mientras está todavía en el Mundo del Deseo, el Ego está consciente de las "formas de pensamiento", que en verdad representan más concepción de ideas que sentimientos y emociones. Sin embargo, todas estas formas de pensamiento tienden a despertar impresiones en el Mundo del Deseo, y a revestirse de materia del mismo, por lo que, como dejamos dicho, el Ego está en condiciones de observarla. Esto lo podemos entender mejor si lo comparamos con nuestras experiencias en el Mundo Físico.
En el Primer Cielo el ambiente se construye con Arquetipos que son formas de pensamiento; sin embargo, para los Egos que allí están son fenómenos del Mundo del Deseo; lo mismo sucede con nuestro mundo físico que siendo "material" para nosotros está construido con Arquetipos que son realmente formas de pensamiento. Los filósofos han descubierto que la palabra "Espacio" es verdaderamente un concepto que pertenece intrínsecamente al Mundo del Pensamiento y por su parte Max Heindel dice que el "Espacio" es un gran misterio que se relaciona con el polo "negativo" del Espíritu Cósmico. Podemos hablar del espacio físico, del espacio del Mundo del Deseo y del mental; pero en realidad existe sólo Un Espacio en el cual todos los mundos fenomenales se mueven y tienden su ser. En esto se encuentra la clave de muchos misterios.
Para el ser humano que está en el Mundo del Deseo, puede no haber tal cosa como pensamiento sin sentimiento porque, en las épocas primitivas, la mente infantil se coaligó con la parte superior del cuerpo de deseos para formar la así llamada "alma animal". Sin embargo, existen también "formas de pensamiento" per se, aún en el Mundo del Deseo, que preceden al sentimiento o a la emoción y que actúan como Arquetipos de esta última representando pensamientos que el Ego ha creado y formado primeramente en la Región del Pensamiento Concreto.
Por regla general el Ego no tiene un cuerpo mental completamente formado en nuestro presente estado de evolución. La mente es una pequeña nube que rodea e interpenetra la cabeza y puesto que el Ego que está en el Mundo del Deseo todavía lleva una forma corporal, tiene en su aura este cuerpo mental semejante a una nube, alrededor y a través de la "cabeza" del cuerpo de deseos. De la cabeza, por consiguiente, parecen emerger las "formas de pensamiento", tomando usualmente figuras geométricas que pueden combinarse para crear otras de gran complejidad. Estrellas, círculos, triángulos, conos, espirales, campanas, flores, copos de nieve, parecen salir a torrentes hacia el espacio del Mundo del Deseo a causa de la actividad mental que hay dentro de esta pequeña nube.
La diferencia entre las formas de pensamiento del Mundo del Deseo y las correspondientes al Mundo Mental, es que las primeras representan sentimientos personales limitados, mientras que las del Segundo Cielo se relacionan con las ideas, conceptos, inspiración creadora y emoción cósmica, aparte del deseo personal que viene a ser, en efecto, la expresión del "Alma Emocional".

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

La auto-expresión en el Primer Cielo

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

LA AUTO-EXPRESIÓN EN EL PRIMER CIELO


Aprendemos en el "Cosmos" que la Epigénises es uno de los poderes básicos del Espíritu Virginal y es responsable de los nuevos desarrollos en la evolución, de manera que el Ego no desenvuelve simplemente un patrón ya existente dado por las divinas Jerarquías, sino que tiene la oportunidad de crear innovaciones; esto es cierto no solamente durante la época de la encarnación, sino también por la experiencia adquirida en el Mundo Celeste. El Ego no está limitado en la vida recién concluida, sino que también se le permite dar expresión a su propia epigénesis. Por lo tanto, tal como lo hemos visto, la Auto-Expresión es la nota-clave del Primer Cielo, en tanto que la Auto-Afirmación es la que corresponde al Purgatorio; así que la primera viene relacionándose con la Fuerza de Atracción y la segunda con la Fuerza de Repulsión.
En el Primer Cielo el Ego crea para sí mismo un bello mundo que comparte con los otros habitantes de esa región, ya que éste es un mundo de participación, no sólo de las formas artísticas creadas allí sino también de la vida anímica interna en el proceso conocido en psicología como "empatía". Los Egos que residen aquí sienten juntos y comparten igualmente todas las emociones; concurren a escuelas y templos cuya belleza inspira reverencia; visitan a seres angélicos y a su vez reciben visitantes de otros planetas y otros sistemas estelares; renuevan antiguas amistades y hacen otras nuevas dentro de los límites impuestos por las leyes que gobiernan esta región. Nuevos impulsos, puestos aquí en movimiento, conducirán a futuros desenvolvimientos en las encarnaciones venideras.
Cuando por fin todas las lecciones por aprender en el Primer Cielo han sido impresas en el átomo-simiente del cuerpo de deseos, junto con la "esencia" recogida en el Purgatorio que dará una profunda convicción de lo valioso de la buena vida en las encarnaciones futuras, el Ego queda listo para realizar la transición al Mundo del Pensamiento, y como conserva aún el átomo-simiente del cuerpo de deseos todavía posee la capacidad de tener sentimientos y emociones en ese elevado Mundo. Y es que el Ego lleva consigo la "esencia" de su trabajo en el cuerpo de deseos, o sea el Alma Emocional, que representa el "pabulum" para el Espíritu Humano, así como el Alma Intelectual fue el "pabulum" para el Espíritu de Vida, o el Cristo Interno.

del libro "Temas Rosacruces" Segundo Tomo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

miércoles, 27 de enero de 2010

Escuelas de Misterios en el Mundo del Deseo

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

ESCUELAS DE MISTERIOS EN EL MUNDO DEL DESEO


Las Escuelas de Misterios Menores son construídas por altos Iniciados, en los lugares de la superficie terrestre donde las corrientes psíquicas son más fuertes. Estos centros son comparables a los centros vistos en el cuerpo de deseos del ser humano. Las Siete Escuelas de Misterios se relacionan con los siete centros de la envoltura de deseos del Espíritu de la Tierra, que es nuestro Mundo del Deseo planetario; son vórtices de fuerza psíquica que conducen directamente hacia el interior o centro de la tierra.
En estas áreas de fuerza espiritualmente concentrada se juntan el cielo y la tierra; y la superficie cargada con las vibraciones de las Escuelas de Misterios retiene registros de edades pasadas que se conservan de ciclo en ciclo, impresos sobre el Éter Reflector por los Hierofantes, de tal modo que los Iniciados de menor grado y aún los Discípulos no iniciados, pueden revisar la historia evolucionaria del Espíritu de la Tierra y de los Espíritus a su cargo, es decir, las oleadas de vida que habitan este planeta.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

La experiencia del Primer Cielo

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

LA EXPERIENCIA DEL PRIMER CIELO


El Primer Cielo está compuesto de tres regiones: Vida Anímica, Luz Anímica y Poder Anímico. Todas ellas se interpenetran y entremezclan, del mismo modo que los éteres, gases, líquidos y sólidos en el Plano físico. Los Egos del primer Cielo forman sus cuerpo y ambiente con estas sustancias regionales, así como los Egos encarnados físicamente forman sus cuerpo densos y el ambiente físico con la sustancia del plano terrestre externo.
Las experiencias del Primer Cielo en las Regiones antes mencionadas, se relacionan con las actividades del Arte, el Altruísmo y la Filantropía o sea la expresión y ejercicio de lo Bueno, lo Verdadero y lo Bello. El Ego es atraído hacia una sección u otra de acuerdo con sus mayores intereses, o aspiraciones, ya sea el Arte, o el Altruísmo (devoción y afecto inegoísta). Este es un mundo de color y por lo tanto aquí el artista alcanza la cumbre de su carrera espiritual. El arquitecto es igualmente bienaventurado al construir hermosas estructuras, aunque las bellezas matemáticas del Segundo y Tercer Cielos estén todavía por revelarse; los científicos también pueden proseguir en la búsqueda del Conocimiento. Primariamente, sin embargo, este es el Mundo del Amor, y el amor es el poder que ordena todas las cosas bien y verdaderamente, para los Egos que moran en el Primer Cielo; siendo el Arte el medio de expresión del Amor.
Habiendose despojado de la pesada materia de deseos que le hacía descender al Purgatorio, el Ego se siente ahora ligero y sin peso alguno a medida que avanza hacia arriba en el Primer Cielo. Tampoco es este sentimiento una ilusión del Mundo del Deseo; es una realidad visible para los clarividentes, porque existe para el Ego una sensación de subir y bajar a través de los planos o mundos, esta sensación la da realmente el aura del Espíritu de la Tierra, aunque el Primer Cielo parece estar muy arriba de la superficie de la misma.
Notamos de paso que todo aspecto de la vida terrestre tiene su reflejo en el Éter Reflector y, como hemos visto, los dos Éteres superiores continúan existiendo a través de la estancia en los tres Cielos. El Ego se lleva consigo, aún hasta el Tercer Cielo, la porción espiritualizada de los Éteres Luminoso y Reflector, que forma el núcleo del "cuerpo del alma" de la siguiente encarnación cuando éste sea formado de nuevo.
Las réplicas o reproducciones de la vida terrestre que existen en el plano interno no parecen flotar, como regla general, por encima de la Tierra, porque son creadas por los pensamientos de los Egos que viven sobre la superficie de la misma; pero algunas veces hay significativas diferencias que indican desenvolvimientos que tendrán lugar en el mundo físico en un futuro cercano. En las "ciudades" etéricas (astrales) que coexisten con las físicas, las dos clases de seres humanos -"los vivos y los muertos"- pueden encontrarse, comunicarse y trabajar juntos.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

El Panorama del Primer Cielo

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

EL PANORAMA DEL PRIMER CIELO


Cuando el Ego sale del Purgatorio o Regiones del Mundo del Deseo inferior, todavía retiene la semejanza del cuerpo que tenía sobre la tierra.
Sin embargo, gradualmente, formará después para sí mismo un bello cuerpo nuevo o glorificado con la materia de deseos radiante del primer Cielo. Este cuerpo variará en apariencia con relación al usado en la tierra más y más, hasta que, en la culminación de su permanencia en el Primer Cielo, sólo quedará la semejanza de la cabeza del que tuvo anteriormente.
Así como el panorama de las acciones, emociones y pensamientos malos, mostrando al Ego en el Mundo del Deseo inferior es la base del Purgatorio, ahora el panorama de todo lo bueno que hizo, sintió y pensó se desarrolla ante él y el Ego puede disfrutar de la bienaventuranza de aquellos a quienes ayudó. Esto continúa para formar un nuevo registro que, junto con el del Purgatorio, se imprime en el Átomo-simiente del cuerpo de deseos en forma de conciencia y recto pensar o sea el fundamento moral y religioso para futuros renacimientos. Tomenos nota de que los actos del Ego incluyen el lenguaje.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

Información Incidentales sobre "Los Misterios Rosacruces"

EL MUNDO DEL DESEO

CAPÍTULO IX

LA EXPERIENCIA DE LA TRANSICIÓN

INFORMACIONES INCIDENTALES SOBRE "LOS MISTERIOS ROSACRUCES"


Después de escribir el "Concepto Rosacruz del Cosmos" con la tecnicidad de un libro de texto, Max Heindel escribió "Los Misterios Rosacruces" como un compendio más generalizado y popular. No reemplaza al "Cosmos", pero suministra muchas informaciones interesantes e incidentales sobre el material abarcado en la obra de texto. Hablando del Mundo del Deseo como la morada de aquéllos que han muerto, comenta que en el mismo, fuerza y materia son casi indistinguibles; una especie de fuerza-materia "que está en movimiento incesante, y que reacciona al más ligero sentimiento de una vasta multitud de seres que pueblan este mundo de naturaleza maravillosa".
Max Heindel continúa diciendo. "A menudo hablamos de los abundantes millones de seres de China y de la India y aún de nuestras vasta ciudades, Londres, Nueva York, París o Chicago, que consideramos sobre pobladas en extremo y sin embargo, la más densa población de cualquier lugar de la Tierra es escasa en comparación con las atestadas condiciones del Mundo del Deseo. No obstante, ninguna molestia es sentida por los habitantes de este Reino, porque si bien en este mundo dos cosas no pueden ocupar igual espacio al mismo tiempo todo es diferente allí. Gran número de personas y cosas pueden existir en el mismo lugar y al mismo tiempo, así como enfrascarse en diversas actividades, sin tener en cuenta lo que otros estén llevando a cabo; tal es la maravillosa elasticidad de la materia de deseos. Como ilustración, podemos mencionar un caso en que el que escribe, mientras asistía a un servicio religioso claramente percibió en el altar, ciertos seres interesados en promover ese servicio y en trabajar para alcanzar el mismo fin. Al propio tiempo pasó flotando por la sala y el altar, una mesa en la cual cuatro personas estaban ocupadas en jugar a las cartas, por lo que absoluta ignorancia de los seres empeñados en fomentar el servicio religioso era tal, que equivalía al hecho que realmente estos no existiesen".
Aquí comenta que los recién muertos a menudo permanecen cerca del hogar con amigos y parientes por algún tiempo, y actúan como sí todavía tuviesen un cuerpo físico, sentándose en sillas, etc. Al principio no comprenden que dos personas puedan ocupar el mismo espacio en su condición de existencia y apresuradamente abandonan una silla cuando ven que se les van a sentar encima; pero bien pronto aprenden que esto no los daña en lo más mínimo y que pueden permanecer allí sin tener en cuenta el hecho que el pariente "viviente" también está sentado en el mismo lugar.
Hemos mencionado ya a los seres elementales que son vistos en el Mundo del Deseo Inferior, y que algunas veces espantan o turban al neófito; así como el hecho de que éstos puedan ser fácilmente ahuyentados.
Existen también otro seres de quienes Max Heindel dice (Misterios Rosacruces), lo siguiente: "Entre las entidades que son, por así decirlo, nativas de estos reinos de la naturaleza, ninguna es mejor conocida del mundo cristiano que los Arcángeles... El cuerpo más denso, aunque difiere del nuestro en forma, está hecho de materia de deseos, y es usado por ellos como vehículo de conciencia al igual que nosotros usamos el nuestro. Ellos son expertos manipuladores de las fuerzas del Mundo del Deseo y estas fuerzas .... mueven todo el mundo a la acción, y por lo tanto, los Arcángeles trabajan con la humanidad industrial y políticamente, como árbitros del destino de pueblos y naciones".
Los Ángeles pueden decirse que son Espíritus de la familia.... y los Arcángeles pueden ser llamados Espíritus de raza o de Naciones.
"Existen varios grados de inteligencia entre los seres humanos; algunos están calificados para desempeñar elevadas posiciones más allá de la capacidad de los demás y lo mismo sucede entre los Seres superiores. No todos los Arcángeles están capacitados para gobernar una nación y regir el destino de una raza, pueblo o tribu; algunos no tienen aptitud para regir a la humanidad absolutamente, pero como los animales tienen también una naturaleza de deseos, estos Arcángeles de grados inferiores gobiernan a los animales como Espíritus-Grupo, por lo que tienen oportunidad de evolucionar a una capacidad más elevada...
"Los antiguos egipcios conocían de ellos, en una forma tosca, sobre sus templos y tumbas. Tales figuras con cuerpo humano y cabeza de animal viven en efecto en el Mundo del Deseo y si se puede hablar con ellos se encontrará que tienen muchas mayor inteligencia que la del ser humano corriente".
Esa afirmación recuerda otra peculiaridad de las condiciones del Mundo del Deseo respecto al lenguaje. Aquí, en este mundo humano, los idiomas son tan diversificados, que existe países donde las gentes que viven sólo a unas pocas millas de distancia, hablan un dialecto tan diferente, que se entienden con gran dificultad, así como cada nación tiene su propio lenguaje que varía completamente de otros pueblos".
"En las regiones inferiores del Mundo del Deseo existe la misma diversidad de lenguas que en la tierra, por lo que los así llamados muertos de una nación, encuentran imposible conversar con aquellos que vivieron en otro país. De aquí que los conocimientos lingüísticos sean de gran valor para el Auxiliar Invisible ... puesto que su esfera de acción y utilidad se puede extender enormemente por medio de tal capacidad. Aún aparte de la diferencia idiomática, nuestro modo de hablar produce excesivas malas interpretaciones, pues las mismas palabras a menudo transmiten las más opuestas ideas para diferentes mentes..."
"En las regiones superiores del Mundo del Deseo la confusión de lenguas da lugar a un modo de expresión que impide absolutamente la mala interpretación de lo que queremos decir. Allí cada uno de nuestros pensamientos toma una forma definida y un color perceptible para todos, y este símbolo-pensamiento emite un cierto tono que no es una palabra, pero que comunica lo que queremos decir a quién nos dirigimos, no importando qué lengua habló en la tierra."
Max Heindel compara entonces este lenguaje-símbolo, con la forma en la cual la nota musical hace posible a los compositores músicos leer y tocar la misma música aún cuando no se hable el mismo idioma y como las cifras 1, 2, 3, etc., que tienen diferentes nombres en otras lenguas, capacitan similarmente a los matemáticos para comprenderse uno al otro. Aún así, todas las clases de seres de las regiones superiores del Mundo del Deseo se comunican.
Los antiguos persas, como los egipcios tenían mucho que decir acerca de los seres que habitan el Mundo del Deseo y los éteres. A la cabeza de la Jerarquía estaban los Siete Ameshaspends, que corresponden a los Siete Espíritus Ante el Trono del Cristianismo, y a los Embajadores que los representan sobre el planeta Tierra. Cada uno de los seis Ameshaspends rige dos meses cada año, decían los videntes persas, mientras que el séptimo y más elevado, Michael o Miguel, es el Embajador del Sol en la Tierra, representando los seis planetas (Nótese que el Embajador Michael, no es el mismo Miguel que es Espíritu de Raza, aunque ambos son Arcángeles).
Evidentemente, los Siete Ameshaspends mismos no habitan el Mundo del Deseo inferior sino que gobiernan las actividades de los Izzards que hacen su trabajo en esa región. Los Izzards están divididos en dos grupos, uno de los cuales está compuesto por veintiocho clases y el otro por tres. Cada clase tiene dominio sobre todo el resto en un cierto día del mes, cuando regulan las condiciones del tiempo y trabajan con animales y seres humanos en particular.
Las veintiocho clases trabajan con los animales que tienen veintiocho pares de nervios espinales, lo que se relaciona con el mes lunar; las tres clases trabajan con la humanidad, que tiene 31 pares de nervios espinales que se relacionan con el mes solar. Los antiguos persas pueden no haber conocido las correlaciones fisiológicas, pero sus videntes vieron los seres que trabajan en el Mundo del Deseo e influencian las actividades de los animales y de los hombres respectivamente.
Los muertos humanos también se cuentan entre los habitantes del Mundo del Deseo. Allí se sienten más vivos que cuando estaban encarnados físicamente; pero tienen especiales problemas que encarar a causa de la movilidad y plasticidad de la materia de deseos. El tiempo virtualmente no existe en el Mundo del Deseo; Max Heindel relata que él nunca pudo cronometrarse a sí mismo, pero que en varias ocasiones midió el tiempo de otros, cuando estaba en el cuerpo físico y ellos viajando velozmente por el espacio en cierta misión. "Distancias tales como de la Costa del Pacífico hasta Europa, la entrega de un corto mensaje allí y el retorno al cuerpo, ha sido todo realizado ligeramente en menos de un minuto. Por lo tanto, nuestro aserto que aquéllos que llamamos muertos están en realidad mucho más vivos que nosotros, está bien fundamentado en los hechos."
También, Max Heindel cuenta acerca de una estudiante que había comenzado el curso de astrología en su clase de Los Ángeles, pero fue sacada del cuerpo por una violenta enfermedad y dice: "En una de las muchas ocasiones en que ella visitó al que escribe después de su liberación del cuerpo, deploró el hecho que parecía tan difícil progresar... que el que escribe le aconsejó continuara asistiendo a las clases, y a la vez le sugirió que podría seguramente conseguir alguien, en el otro lado, que le ayudase a estudiar. En este punto ella exclamó impacientemente: "Oh, sí, por supuesto que asisto a las clases y me ha ido muy bien; también he encontrado un amigo que ayuda; pero usted no puede imaginarse cuán difícil es concentrarse allí sobre los cálculos matemáticos y la interpretación de un horóscopo, o de hecho sobre cualquier tema, donde cada pequeña corriente de pensamiento le lleva a usted a varias millas del lugar donde está estudiando! Yo acostumbraba pensar que era difícil concentrarse cuando tenía un cuerpo físico, pero no es nada en comparación con los obstáculos que el estudiante encuentra allí." Así vemos que el "obstáculo" del cuerpo denso sirve a un propósito útil con relación a la mentalidad embriónica de la humanidad en el presente día.
Podemos agregar que Max Heindel dice que los Arcángeles son vistos como esferas de luz y colores brillantes; y es evidente que las representaciones humanizadas de los Arcángeles comunes, en el arte sagrado, son el producto de un simbolismo cósmico, mediante el cual la apariencia del ser, ante un espacio inferior, es automáticamente adaptada a su conciencia.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel