humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Aumentando nuestro poder


XXI. Aumentando nuestro poder

Los científicos materialistas observan que cuando varias fuerzas están
presentes, el efecto máximo se consigue si todas ellas actúan en la misma
dirección. Cuando las moléculas de aire se desplazan al azar en todas las
direcciones no ejercen una fuerza apreciable sobre los objetos. Mas si una
porción considerable de ellas se mueve en una dirección dada (como sucede
cuando sopla el viento, cuando un ventilador o motor de hélice ponen el aire en
movimiento o cuando un motor a reacción está funcionando), el aire puede
mover no sólo objetos pequeños sino derribar árboles y casas o hacer volar
aviones. Cada átomo en un fragmento de hierro es un pequeño imán pero el
hierro no puede ejercer una fuerza apreciable sobre otros fragmentos de hierro
hasta que una porción considerable de los imanes atómicos individuales se
haya alineado de modo que sus polos nortes apunten en la misma dirección.

Los científicos materialistas observan que cuando las fuerzas se unen y
no se les permite dispersarse, conseguimos un poder aumentado. Es más fácil
clavar un clavo por el lado de la punta que por el de la cabeza porque con la
punta sobre la madera toda la fuerza del golpe se concentra en una pequeña
superficie y, por consiguiente, logramos introducirlo en la madera. Cuando un
río discurre sobre un lecho amplio la corriente es tranquila, pero cuando el
cauce se estrecha, la corriente se vuelve fuerte. Cuando se permite al vapor de
una olla escapar en todas las direcciones, el vapor tiene poca fuerza, pero si la
corriente se canaliza por una única tubería estrecha puede ejercer una presión
tremenda. Cerca del Sol la luz y el calor son muy intensos pero a medida que
nos alejamos del Sol los rayos se dispersan y las radiaciones pierden
intensidad. Así, los planetas más cercanos al Sol reciben más calor que los
planetas más alejados de él. Los rayos del Sol sobre la superficie de la Tierra
producen un calor moderado pero si una lente o espejo cóncavo se utiliza para
hacer converger los rayos, éstos pueden emplearse para encender un fuego o
cocinar comida.

Los científicos materialistas observan adicionalmente que cuanto más
tiempo se aplica una fuerza, mayor efecto tiene. Al batear una pelota, cuanto
más tiempo se consiga mantener el bate en contacto con la pelota y
empujándola, más lejos llegará ésta.

De modo que, en el mundo material, las tres maneras básicas de
aumentar la potencia son:

1) Alinear las fuerzas de modo que actúen en una misma dirección.

2) Impedir que las fuerzas se dispersen y concentrarlas en un punto.

3) Prolongar el tiempo de actuación de dichas fuerzas.

El axioma hermético establece que "Como es arriba, así es abajo". En
correspondencia con cada método de aumentar la potencia en el mundo
material existe un método análogo de incrementar el poder espiritual.

Consideremos algunas aplicaciones espirituales de cada uno de los tres
métodos anteriores.

1) Alineación de las fuerzas de modo que actúen en una misma
dirección: si hemos de desarrollar poderes espirituales, debemos vivir nuestras
vidas de modo que cada acción nos lleve a esa meta. Debemos evitar
acciones que nos aparten de esta meta, tales como beber alcohol, tomar
drogas por placer, fumar, comer carne y degradar la energía creadora.

Debemos igualmente evitar acciones que, aunque no nos aparten de la meta,
no nos dirijan a ella, tales como perder tiempo y energía afanándonos en reunir
posesiones materiales que no necesitamos realmente, leer libros y ver
espectáculos que no son edificantes, buscar conocimiento inútil y hablar de
trivialidades que a nadie benefician. Debemos ocupar nuestras horas de vigilia
con aquellas actividades que nos lleven al desarrollo de poderes espirituales,
tales como la práctica de los ejercicios de concentración y retrospección, reunir
conocimiento que nos sea útil para perfeccionarnos y servir a la humanidad,
practicar el servicio desinteresado y amoroso a los demás, decir aquello que
puede servir de ayuda a otros, etc.

No debemos permitir a nuestras mentes vacilar entre "Puedo" y "No
puedo", "Haré" y "No haré", "Quiero" y "No quiero", etc. Si hemos de obtener
poder espiritual debemos decidir lo que necesita hacerse, convencernos de que
podemos hacerlo, decidirnos a hacerlo y luego permitir que nada (salvo llegar a
la conclusión que estábamos en un error) nos impida hacerlo.

2) Impedir que las fuerzas se dispersen y concentrarlas en un punto: el
aluvión constante de impresiones sensoriales que nos llega en las horas de
vigilia tiende a desenfocar nuestras mentes, puesto que van de una impresión a
otra, y dispersa nuestros poderes espirituales. Podríamos prescindir de algunos
estímulos sensoriales. Podríamos pasarnos muy bien sin ruidos estridentes y
preocuparnos por mantener el cuerpo físico en calma. Habitualmente no es
posible eliminar todas las incomodidades. Así que necesitamos entrenar
nuestra mente para ignorar en última instancia aquellas impresiones que no
son de utilidad y concentrar toda su atención en aquellas impresiones que son
útiles o en su propia actividad interna.

Necesitamos aprender a enfocar nuestra mente en un solo asunto a la
vez. Si estamos observando un objeto deberíamos enfocar toda nuestra
atención por unos momentos en ese objeto y observar con detenimiento todos
sus detalles. Si escuchamos a alguien, deberíamos prestarle toda nuestra
atención y apartar de nuestra mente todo lo demás. Si estamos pensando
sobre un asunto no deberíamos permitir que nuestra mente saltara a otros
asuntos hasta que conscientemente le diéramos permiso para hacerlo.

3) Prolongar el tiempo de actuación de dichas fuerzas: si un objetivo no
se alcanza en un minuto, trabaje en ello dos minutos. Si un objetivo no se
alcanza en una hora, trabaje en ello dos horas. Si un objetivo no se alcanza en
un año, trabaje en ello dos años, o veinte, o una vida entera. Si un objetivo no
se alcanza en una vida, continúe trabajándolo la próxima vida. Cuanto más
tiempo dirigimos nuestros esfuerzos en una dirección determinada, más poder
espiritual se adquiere y finalmente, el poder será suficiente para cumplir su
objetivo. Cualquiera puede hacer cualquier cosa si trabaja en ello el tiempo
suficiente con la dedicación suficiente.

Cuando el científico materialista aplica su conocimiento sobre como
aumentar el poder, puede hacer cosas tales como construir carreteras a través
de las montañas, levantar rascacielos y tender puentes. Puede elevar en el aire
cohetes pesados que vuelen más rápido que el sonido e incluso que lleguen a
la luna. Cuando el científico espiritual aplique su conocimiento sobre como
aumentar el poder espiritual, será capaz de hablar a otros por medio del
pensamiento, curar al enfermo y crear por medio de la palabra hablada.

Fin de Ciencia y Religión

***************************
**********************************

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

*

Los milagros


XX. Los milagros

Una ley científica es un enunciado de un patrón de observaciones del
mundo. A veces se observa que ciertas leyes son válidas sólo en ciertas
condiciones. Así, algunas leyes pueden ser válidas sólo a bajas temperaturas y
otras pueden ser válidas a altas temperaturas. Algunas pueden ser válidas sólo
para cuerpos macroscópicos y otras pueden aplicarse a cuerpos
microscópicos. Mas bajo condiciones idénticas, el mundo se comporta de la
misma forma en todas las ocasiones. Un milagro podría definirse como un
suceso que es o bien altamente improbable o bien imposible de acuerdo con
las leyes conocidas. La Biblia describe muchos milagros. ¿Cómo es posible
encajarlos en una visión científica? En nuestros días igualmente testigos
veraces presencian milagros ocasionalmente. Los mismos argumentos que
aplicaremos a los milagros bíblicos es posible aplicarlos a los milagros
actuales.

Algunos milagros bíblicos son alegorías y no se pretende que sean
tomados como registros de observaciones científicas. La historia en la que
Adán y Eva son tentados por la serpiente que habla, para que coman una fruta
y se vuelvan sabios (Gén. 3) es una alegoría que describe como los Espíritus
Luciferes (la serpiente) dirigieron la conciencia de la humanidad (Adán y Eva)
hacia su cuerpo denso y hacia su capacidad para tomar decisiones sobre lo
que harían o dejarían de hacer. La historia de la mujer de Lot mirando atrás y
convirtiéndose en una estatua de sal (Gén. 19:26) es una alegoría que señala
que si las personas se vuelven hacia los modos antiguos de hacer las cosas
sus vidas cristalizarán y no podrán progresar en modo alguno. La historia de
Sansón, quien poseía una fuerza milagrosa cuando tenía el pelo largo pero
perdió dicha fuerza cuando su pelo fue cortado (Jueces 16), es una
representación alegórica del Sol, que gana poder cuando sus rayos crecen en
primavera y verano pero pierde ese poder cuando sus rayos se acortan en
otoño e invierno. La historia de Jonás huyendo al mar para evitar cumplir la
tarea que Dios le asignaba, arrojado por la borda y tragado por una ballena,
liberado indemne del vientre de la ballena y nuevamente requerido para cumplir
la misma tarea, es una alegoría que muestra que si una persona comete
suicidio con el fin de escapar de ciertos problemas, esos mismos problemas se
presentarán ante ella cuando renazca. La historia que afirma que Jesús nació
de una Virgen es una representación alegórica del hecho de que María y José,
aunque mantuvieron relaciones sexuales lo hicieron sin pasión, conservando
un estado mental puro y santo. Puesto que esas historias son alegorías no hay
necesidad de explicar los milagros que en ellas suceden, del mismo modo que
no hay necesidad de explicar como el hada madrina de Cenicienta pudo
convertir una calabaza en una carroza.

Algunos milagros bíblicos no contradicen realmente las leyes científicas
conocidas pero resultan extraordinarios por el momento en que ocurren. Las
leyes científicas conocidas permitirían que un viento fuerte pudiera hacer
retroceder al mar pero el hecho de que el Mar Rojo retrocediera justo cuando
los israelitas quisieron cruzarlo e inmediatamente volviera a su situación
anterior (Ex. 14:21-31) es extraordinario en su cronología. Las leyes científicas
conocidas pueden permitir que sobrevengan rayos, tormentas, terremotos,
sequías, plagas y otros desastres "naturales" y que las personas que han
estado enfermas a veces se recuperen pero es extraordinario que las plagas
azotaran Egipto cuando el faraón se negó a dejar ir a los israelitas (Ex. 7-12);
que la tierra se abriera y tragara las tiendas de Coré y los otros que se habían
revelado contra Moisés mientras que ningún israelita fiel resultó herido (Núm.
16); que los filisteos fueran castigados con tumores mientras retuvieron el Arca
de la Alianza (1 Sam. 5); que cuando los filisteos uncieran vacas a un carro
portando el Arca, las vacas se dirigieron directamente hacia la tierra de los
israelitas (1 Sam. 6); que Oza cayera muerto inmediatamente después de tocar
el Arca (2 Sam. 6-7); que el fuego celestial consumiera un sacrificio que Elías
había ofrecido (1 Reyes 18:38); que Guejazi fuera castigado con la lepra
cuando aceptó pago de Namán tras haber curado Eliseo a Namán de la lepra
(2 Reyes 5); y que muchas personas fueran curadas cuando tocaron el vestido
de Cristo o cuando Cristo los tocó. Estos milagros indican que Dios (o los seres
espirituales superiores en general) trabajan habitualmente de acuerdo con las
leyes físicas. Si algo necesita ser destruido o algunas gentes necesitan ser
castigadas, el procedimiento más fácil o más conveniente para que Dios lo
lleve a cabo sería liberar aquellas corrientes de energía que mantienen en
actividad las cadenas físicas de causa y efecto.

Algunos milagros parecen contradecir las leyes científicas conocidas.

Una explicación para esta contradicción podría ser que las condiciones hayan
variado, con patrones de operación diferentes a los previos. En Génesis 5-9 se
recogen siete personas (Adán, Set, Enós, Cainán, Jared, Matusalén y Noé)
todas las cuales vivieron más de novecientos años. La investigación
clarividente muestra que en esos días los cuerpos físicos estaban tan sujetos al
envejecimiento como lo están hoy pero en esos días un padre era capaz de
pasar sus recuerdos a sus descendientes y así el padre "vivía en la memoria"
de sus descendientes durante un número de generaciones. Desde que la
condición necesaria para transmitir este tipo de memoria (fundamentalmente,
el matrimonio dentro de una pequeña tribu o una familia, ver El Concepto
Rosacruz del Cosmos, p. 353-354 de la edición inglesa) ya no está presente,
han dejado de observarse esas vidas tan prologadas.

Otra razón por la que los milagros pueden contradecir las leyes
científicas conocidas puede estar en que una ley desconocida actúe en ese
momento. Los clarividentes, con capacidad para ver en los mundos espirituales
y, por tanto, para ver las pautas de funcionamiento de dichos mundos y como
esos "mundos superiores" influyen en el mundo físico, pueden ampliar el rango
de leyes conocidas de manera que lo que inicialmente aparecía como
milagroso luego se vuelve comprensible. Los clarividentes ven que en los
mundos superiores el pasado y el futuro existen simultáneamente con el
presente. Así pueden comprender como los profetas eran capaces de ver el
futuro, o como la conciencia de alguien puede permanece en un tiempo
determinado o moverse hacia atrás en el tiempo para hacer que el Sol y la
Luna parezcan mantenerse inmóviles (Jos. 10:11-14) o hacer que la sombra
del Sol parezca retroceder diez grados en un reloj de sol (2 Reyes 20:9-11).

Los clarividentes pueden proyectar su conciencia de modo que pueden ver
cosas que no están en la línea de visión de sus ojos físicos. Así ellos pueden
comprender como Eliseo supo que Guejazi había recibido un pago inmerecido
de Namán (2 Reyes 5:26); como Cristo pudo decir a la mujer samaritana en el
pozo todo acerca de su familia (Juan 4:17-19) y pudo decir a Natanael que él
se había sentado antes al pie de una higuera (Jn. 1:47-50) y pudo decir a sus
discípulos dónde echar sus redes para llenarlas de peces (Jn. 21:4-14).

En los mundos espirituales, el clarividente puede ver los arquetipos
según los cuales todas las cosas son hechas y los diferentes tipos de vibración
que traen al ser los diferentes tipos de materiales en la tierra (ver Iniciación
Antigua y Moderna, p. 87-89 de la edición inglesa). Así él ve como los tipos de
vibración pueden ser modificados de forma que las piedras puedan convertirse
en pan o el agua en vino o la comida creada del aire. Puede comprender
entonces como el maná pudo surgir de "ninguna parte" (Ex. 16:14-35); como el
aceite y la comida de la viuda podían reponerse continuamente (1 Reyes
17:14-16), como Cristo pudo convertir el agua en vino (Jn. 2:1-11) y como
Cristo, a partir de siete panes y unos pocos pececillos fue capaz de alimentar a
cuatro mil hombres con sus mujeres y niños (Mat. 15:32-38). Cuando el
arquetipo se mantiene mentalmente unido incluso ante el fuego, entonces uno
puede caminar sobre el fuego sin quemarse como hicieron Sidraj, Misaj y
Abed-Nego (Dan. 3:19-27). Cuando el arquetipo de un cuerpo humano ha
perdido su energía vibratoria, la persona muere. El clarividente puede ver como
un arquetipo agotado puede ser revitalizado y como el espíritu separado del
cuerpo puede regresar al mismo y así el muerto puede ser devuelto a la vida.

De esta forma se hace comprensible como hicieron volver de entre los muertos
Elías al hijo de la viuda (1 Reyes 17:17-24), Eliseo al hijo de la sunamita (2
Reyes 4:18-37) y Cristo al hijo de la viuda (Lucas 7:11-17).

A medida que los hombres hacen más y más observaciones (tanto
físicas como clarividentes) y obtienen de ellas más y más comprensión de las
leyes según las cuales opera el universo, encuentran que fenómenos
previamente considerados milagros aparecen como la operación de leyes.

Cada nuevo conjunto de observaciones, sin embargo, aporta nuevos
fenómenos inexplicados y así lleva al científico a buscar nuevas explicaciones.
Es una máxima oculta que "Un velo tras otro es levantado para encontrar velo
tras velo detrás".

REFERENCIAS

- Heindel, Max. Ancient and Modern Initiation. Oceanside, Cal: The
Rosicrucian Fellowship, 1931.
- Heindel, Max. The Rosicrucian Cosmoconception. Oceanside, Cal: The
Rosicrucian Fellowship, 1973.

* * *

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

*

El tiempo


XIX. El tiempo

Los científicos materialistas han observado que la luz solar calienta más
intensamente algunas partes de la Tierra. Al irradiar la Tierra su calor al aire
sobre ella, algunas zonas se calientan más que otras. Las masas de aire
caliente son ligeras y se elevan mientras que las masas de aire frío son
pesadas y caen, lo cual da lugar a un viento de superficie que sopla desde la
región de altas presiones (donde descendió la masa de aire frío) hacia la región
de bajas presiones (donde el aire caliente se eleva). La rotación de la Tierra
influye en el movimiento de los vientos. Los vientos templados pueden tomar
agua de las regiones húmedas de la Tierra y llevar este agua hasta que se
enfrían lo suficiente como para no ser capaces de transportarla. Entonces la
liberan como lluvia, nieve o cualquier otra forma de precipitación. De acuerdo
con estos principios básicos, más la observación constante del tiempo, los
científicos pueden hacer predicciones acerca del tiempo que tendremos en el
futuro. Hasta el momento, la fiabilidad de las predicciones meteorológicas es
bastante limitada.

Los clarividentes pueden aportar un mayor discernimiento sobre las
causas de los patrones meteorológicos. El clarividente puede ver el interior de
la Tierra y las fuerzas espirituales que allí son influidas por el desarrollo moral
de los humanos y que en correspondencia influyen sobre los fenómenos
naturales sobre la Tierra tales como el tiempo, terremotos y volcanes. Max
Heindel precisa (El Concepto Rosacruz del Cosmos, pág. 506-507 de la versión
inglesa) que esas fuerzas pueden ser percibidas clarividentemente en el
séptimo estrato de la Tierra y que:

"Al principio de la evolución consciente del hombre estas fuerzas eran
mucho peores que en el presente. Parece que conforme la humanidad
progresa moralmente, estas fuerzas mejoran correspondientemente;
igualmente, cualquier fallo moral tiende a desencadenar esas fuerzas de la
naturaleza y hace que causen estragos sobre la Tierra, mientras que la lucha
por elevados ideales hace a estas fuerzas menos enemigas del hombre...

Desde el punto de vista oculto, la "mano de Dios" que castigó Sodoma y
Gomorra no es una tonta superstición, porque así como hay una
responsabilidad individual ante la Ley de Consecuencia que acarrea a cada
persona el justo resultado de sus obras, buenas o malas, así también hay una
responsabilidad colectiva y nacional que acarrea sobre los grupos de hombres
unos resultados correspondientes a sus acciones colectivas. Las fuerzas de la
naturaleza son por lo general los agentes de tal justicia retributiva..."

Uno se puede preguntar si son compatibles las visiones del científico
materialista y del clarividente, ya que ambos ven el clima como producto de
causas distintas. Para contestar a esta pregunta podemos considerar la historia
siguiente, también de Max Heindel (El Concepto Rosacruz del Cosmos, p. 125
de la edición inglesa): "Vemos dos hombres discutiendo en la calle y
súbitamente uno golpea al otro, haciéndolo caer. Un observador podrá deducir
que un pensamiento de odio fue la causa del golpe. En cambio, otro puede
sostener que él vio el brazo levantado, contraídos los músculos y luego el
brazo disparado hacia la víctima, la cual fue derribada. Esto es también cierto
pero es obvio añadir que si no hubiera habido un pensamiento de odio de por
medio, el bofetón no se habría producido."

La moralidad de la gente sobre la Tierra puede actuar como una causa
que afecta la manera en que diferentes partes del aire se calientan y ascienden
o se enfrían y descienden, o bien ganan y pierden humedad, influenciando así
los patrones meteorológicos. Emociones tales como el odio, tristeza y miedo
pueden afectar al flujo de fuerzas vitales y sangre dentro del cuerpo humano, y
conducirlo a una enfermedad. Algo similar puede suceder a gran escala cuando
un grupo de personas comparte tales sentimientos. Pueden afectar así al flujo
de energías a través de la atmósfera terrestre y de esta manera influir sobre el
tiempo.

Otras causas de patrones meteorológicos que el clarividente aprecia son
las astrológicas. Animan de energía los pensamientos y sentimientos de los
hombres (tanto de manera armónica como inarmónica), lo que a su vez influye
sobre el flujo de energías en la atmósfera, que a su vez determinan el tiempo.

Sobre todo esto se sitúan los Ángeles Archiveros. Ellos lo ven todo y
conocen las necesidades evolutivas de cada persona. Ellos disponen el tiempo
y lugar de todos los acontecimientos naturales y los caminos de las personas
de forma que todos y cada uno encuentran exactamente lo que necesitan para
su desarrollo.

En Marcos 4:35-41 se narra la historia en la que Cristo y sus discípulos
fueron sorprendidos por una gran tormenta a bordo de un bote que hacía agua.

Cuando Cristo ordenó: "Calla, enmudece", el viento cesó y sobrevino una gran
calma. Es razonable suponer que pensamientos y sentimientos armoniosos
como los que irradiaba Cristo puedan traer la calma.

La próxima vez que afrontemos un tiempo adverso u otras inclemencias
naturales haríamos bien en elevar nuestros corazones y mentes hacia Dios. O
mejor incluso, si podemos mantener nuestros corazones y mentes elevados
hacia Dios y podemos influir en los que nos rodean para que hagan lo mismo,
seremos capaces de ayudar a calmar los vientos de esta Tierra atribulada.


REFERENCIA

- Heindel, Max. The Rosicrucian Cosmoconception. Oceanside, Cal: The
Rosicrucian Fellowship, 1973

* * *

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

*

La gravedad


XVIII. La gravedad

La ciencia materialista ha descubierto que a cada cuerpo en el universo
se le puede asignar un número, llamado masa de ese cuerpo, de tal manera
que la fuerza gravitatoria que ejerce cualquier cuerpo sobre otro es
proporcional al producto de las masas e inversamente proporcional al cuadrado
de la distancia entre los cuerpos. Esta relación se escribe en términos
algebraicos así:


G M1M2
F= ------------
R


donde "G" es una constante, "M "1 es la masa del primer cuerpo, "M "2 es la
masa del segundo cuerpo, "R" es la distancia entre los centros de los cuerpos y
"F" es la fuerza que ejercen uno sobre el otro. La ecuación anterior se
denomina Ley de la Gravitación Universal de Newton.

Cerca de la superficie de la Tierra la Ley de Gravitación de Newton
describe correctamente la atracción de la Tierra sobre los cuerpos (dicha
atracción produce la caída libre de los cuerpos, y hace que los cuerpos
arrojados horizontalmente sigan una trayectoria que se curva hacia la Tierra).

Cuando el hombre envía cohetes en órbitas alrededor de la Tierra sirviéndose
de esta Ley, puede predecir con exactitud qué fuerza debe suministrar el
combustible al cohete para situarlo en una órbita determinada. Cuando se
aplica la Ley de Gravitación de Newton a los movimientos planetarios, los
movimientos teóricos concuerdan con los observados realmente con un
margen de segundos de arco por siglo.

Einstein desarrolló una nueva teoría para describir la gravedad, llamada
Teoría General de la Relatividad, la cual proporciona predicciones incluso más
ajustadas a las observaciones que la Ley de Newton. Existen, sin embargo,
unas pequeñas diferencias no explicadas entre las predicciones teóricas y las
observaciones.

Los clarividentes son capaces de dar información adicional sobre el tema
de la gravedad. El clarividente Max Heindel nos dice (El Concepto Rosacruz
del Cosmos, p. 260 de la edición inglesa) que " Bien cuando los rezagados que
habitan una luna han recuperado su lugar y regresado al planeta madre, o bien
cuando el retroceso constante ha provocado la desintegración completa de sus
vehículos, la Luna abandonada también comienza a disolverse... A medida que
pasa el tiempo, el poder de atracción ejercido por el planeta madre disminuye,
su órbita se ensancha hasta alcanzar el límite de nuestro sistema solar.

Entonces es expulsada al espacio interestelar y se disuelve en el Caos."

Los científicos no han apreciado una disminución evidente en la fuerza
gravitatoria de un planeta sobre su luna pero esto podría deberse a no haber
estudiado con detalle ninguna luna en proceso de expulsión o a que el efecto
era demasiado pequeño o demasiado dilatado en un largo periodo de tiempo
como para apreciarlo.

En Salmos 75:3 Jehová dice "Aunque la tierra vacilase con todos sus
habitantes, yo afirmaría sus columnas". Max Heindel dice, además, (Preguntas
y Respuestas, Vol. 2, p. 320 de la edición inglesa) que "Hasta hace 2.000 años
Jehová había tomado a su cargo y guiado nuestra Tierra desde fuera... De
forma que la Tierra era mantenida en órbita por Su poder. Sin embargo, por el
cambio ocurrido en el Gólgota el Espíritu de Cristo entró en nuestra Tierra parar
ayudarnos... El Cristo guía ahora la Tierra en su órbita desde dentro y
continuará haciéndolo hasta que hayamos aprendido a vibrar con ese atributo,
el amor, mediante el cual seremos capaces de aplicar el poder a nuestro
planeta y así guiarlo en su órbita desde dentro."

Los científicos han medido pequeñas desviaciones de las Leyes de
Gravedad de Newton y Einstein. Es posible que la influencia firme de Cristo
haya sido la responsable de tales pequeñas desviaciones. Es igualmente
posible que la influencia de Cristo sea necesaria para que la Tierra
sencillamente obedezca las Leyes. Las Leyes fueron formuladas durante su
"reino" y no sabemos qué Leyes regirían si Cristo no guiara la Tierra y otros
planetas. Sin Cristo, las actitudes materialistas y otros pensamientos quizás
incrementasen la masa de la Tierra, lo cual podría frenarla en su órbita (para
conservar el momento angular), lo que a su vez podría hacerla situarse en una
órbita menor. Puede que la influencia crística mantenga la masa de la Tierra
constante y en esa forma evite que la Tierra se dirija hacia el Sol.


REFERENCIAS

- Heindel, Max. Questions and Answers, Vol 2. Oceanside, Cal: The
Rosicrucian Fellowship, 1922.
- Heindel, Max. The Rosicrucian Cosmoconception. Oceanside, Cal: The
Rosicrucian Fellowship, 1973

* * *

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

*

martes, 28 de diciembre de 2010

Valores humanos


XVII. Valores humanos

El sociólogo Pitirim A. Sorokin llevó a cabo un estudio profundo de lo que
diferentes pueblos han considerado valioso durante la historia. Dividió los
sistemas de valores humanos en dos categorías principales que denominó
empírica e idealista. El sistema de valores empírico atribuye valor a aquello
que puede ser percibido por los sentidos físicos. El sistema de valores idealista
atribuye valor a conceptos intelectuales y espirituales. Sorokin encontró que
aquello considerado valioso por las personas influencia sus creencias, sus
estructuras sociales y políticas, y también su arte.

Los pueblos que mantienen el punto de vista empírico llegan a la verdad
mediante la observación física y creen que la relación entre causa y efecto es
invariable o determinada por puro azar. Los pueblos que mantienen el punto de
vista idealista llegan a la verdad por inspiración o revelación de Dios y creen
que las causas verdaderas se encuentran en un mundo más allá del mundo
sensorial. Los pueblos que mantienen la visión empírica identifican el bien con
la felicidad; los pueblos que mantienen la visión idealista creen que el bien está
determinado por principios. Los pueblos que mantienen la visión empírica
atribuyen al individuo una importancia capital y creen que la sociedad es
valiosa sólo en la medida en que ayuda al individuo a alcanzar la satisfacción
completa de sus impulsos egocéntricos. Los ricos, los militares o aquellos que
dominan materialmente son los dirigentes de la sociedad empírica. Los pueblos
que mantienen la visión idealista creen que el bien global es prioritario y los
derechos individuales pueden ser suspendidos en bien de la totalidad. Los
sacerdotes o líderes religiosos dirigen la sociedad idealista.

Las artes y literatura empíricas tienden a ser realistas, basadas en
objetos o personas familiares. Las artes y literatura idealistas son simbólicas,
impresionistas y alegóricas. La música empírica se concibe para interesar, es
agradable, entretenida y espectacular. Puede acompañarse de danza,
escenografía elaborada y comida. La música idealista pretende encerrar un
sentido oculto, algo más allá de los sonidos y de lo cual éstos son meros signos
y símbolos.

A través de la historia la visión empírica ha predominado en algunos
momentos mientras la visión idealista lo ha hecho en otros. Con frecuencia los
seguidores de ambos sistemas han entrado en conflicto. ¿Cuál es mejor? ¿Qué
visión debemos adoptar? Para contestar esta pregunta necesitamos considerar
el esquema evolutivo en su conjunto (tal como lo perciben los clarividentes). Al
comienzo del plan evolutivo nuestra conciencia estaba unida a Dios. Teníamos
entonces el punto de vista idealista en su estado puro. En aquel estado
nosotros teníamos conciencia del todo pero no conciencia del yo y de esa
forma no podíamos manifestar iniciativa o actuar creativamente. Con el fin de
ganar conciencia del yo se nos ayudó a construir cuerpos. Estos cuerpos
obraron como muros alrededor del yo, de manera que perdimos la conciencia
del todo pero ganamos conciencia del yo y la capacidad de actuar como
entidades creativas e independientes. Este estado de conciencia del yo es el

punto de vista empírico en su forma más pura. En el estado de conciencia del
yo surgen conflictos entre los individuos y hay luchas, guerras y mucho
sufrimiento.

El propósito último de la evolución es recobrar la armonía universal de la
conciencia del todo pero manteniendo la iniciativa y creatividad individuales
asociadas a la conciencia del yo. Así, nuestro objetivo sería combinar los
puntos de vista empírico e idealista, unir lo laico y lo religioso, la cabeza y el
corazón, el bien del individuo con el bien del todo. Las causas deben ser
buscadas tanto en el mundo sensorial como en el extra sensorial. Deben
admitirse evidencias tanto de los sentidos físicos como de la intuición y
encajarlos en nuestra visión del mundo. Mediante el amor debemos unir los
intereses colectivos y los individuales. Si todos estamos sintonizados y
sentimos los dolores y alegrías de cada uno, entonces el bien de uno se
convierte en el bien de todos. Los dirigentes políticos deben ser tanto hombres
de estado como líderes religiosos. El arte necesita combinar la belleza formal
con el significado interior.

Cuando la unificación se haya conseguido, entonces el "matrimonio
místico" tendrá lugar y seremos capaces de entrar en la Ciudad Santa (estado
del ser) en la cual no habrá muerte o dolor nunca más, allí donde el agua de la
vida fluye, allí donde la gloria de Dios es la fuente de luz, tal como se describe
en Apocalipsis 19:7-9 y Apocalipsis 21-22. Este es el Reino de Cristo y así
haremos bien en rogar "Venga a nosotros Tu Reino".


REFERENCIA

- Cowell, F.R. Values in Human Society--The Contributions of Pitirim A.
Sokorin to Sociology. Boston, Massachusetts: P. Sargent, 1970.

* * *

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

*