humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

miércoles, 31 de julio de 2013

UN TRIBUNAL INTERNO DE LA VERDAD


CARTA N°83
3 de octubre de 1917


UN TRIBUNAL INTERNO
DE LA VERDAD

Una visitante llegada a Mount Ecclesia la semana pasada, me dijo que llevaba unos veinte años estudiando
las diferentes filosofías que había podido conocer, y que había emprendido, en los últimos años, el estudio
de las enseñanzas Rosacruces con el resultado de que le habían parecido ser la verdad absoluta. Ella,
naturalmente, esperaba darme a mí una gran alegría con tales manifestaciones, y se sintió asombrada y
defraudada al mismo tiempo, cuando le dije que yo no consideraba de tal manera las enseñanzas que me
habían dado los Hermanos Mayores y sacadas a la luz en varios de nuestros escritos.
Para los hotentotes, cafres y otros salvajes africanos que pueden desarrollar un temperamento religioso,
hasta donde les sea posible el sentir tal cosa, les parecerá, probablemente, natural una gran verdad el que hay
un ser divino de naturaleza superior a la humana. Para tales hombres y de tal concepción de la religión hay
un avance gradual respecto de las filosofías trascendentales que inspiran reverencia en las especies más
adelantadas de nuestra raza humana. Esto nos da la razón para creer el que la evolución del hombre demanda
también una evolución de su religión. Nosotros hemos pasado desde los planos de una ignorancia infantil al
punto en el que hoy nos encontramos, y sería absolutamente contrario a las leyes de la analogía el suponer
que cualquiera cosa en la línea religiosa que poseemos actualmente es lo definitivo, pues si no tuviera que
haber más progreso religioso, no habría tampoco más progresos humanos. Ahora bien, entonces, ¿
cual es el camino que conduce a las alturas de la religión y dónde podemos encontrarlo? Esto parece que es
la inmediata cuestión lógica. La contestación a este interrogante es que no se encuentra en los libros, ya sean
los míos o los de cualquiera otro. Los libros son útiles mientras proporcionan ideas a nuestro pensamiento
sobre las materias de que tratan. Nosotros podemos o no podemos llegar a las mismas conclusiones que el
autor de los libros, pero en tanto que infiltramos las ideas en ellos vertidas en nuestro propio ser y allí actuar
con ellas cuidadosa y devocionalmente, lo que extraigamos del proceso es nuestro, de nuestro propio ser y
más cerca de la verdad que cualquiera otra cosa que alcancemos mediante cualquiera otro, o por cualquier
otro medio.
Nuestro fuero interno, pues, es el solo tribunal de la verdad de valía. Si nosotros consistente y
persistentemente llevamos nuestros problemas ante este tribunal, desarrollaremos con el tiempo un sentido
superior de la verdad con el cual, instintivamente, dondequiera que oigamos una idea avanzada, nosotros
conoceremos si es sana y verdadera, o lo contrario. La Biblia en lugares distintos nos exhorta a guardarnos
de todas las clases de doctrinas que flotan en el aire a nuestro alrededor, porque muchas son peligrosas y
alteran la mente. Los libros son lanzados al mercado que anuncian esta, aquella, o la otra clase de filosofía.
A menos que nosotros hayamos establecido, o empezado a establecer este interno tribunal de la verdad,
nosotros seremos como la señora referida mas arriba, e iremos deambulando de un sitio a otro, mentalmente
hablando, toda nuestra vida sin hallar descanso y conociendo al final un poco mas que al principio, o acaso
menos aun.
Por lo tanto, mi consejo a los estudiantes no sera nunca el que acepten o rechacen o que sigan ciegamente
alguna autoridad, sino el que se esfuercen y luchen por establecer este interno tribunal de la verdad. Poner
todos los casos ante tal tribunal, probar todas las cosas y aferrarse constante y decididamente a lo que han
comprobado que es bueno ante tal tribunal.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* *



miércoles, 10 de julio de 2013

LA DOMA DE UN MIEMBRO INSUBORDINADO


CARTA Nº 82
Septiembre de 1917


LA DOMA DE UN MIEMBRO
INSUBORDINADO

Como indudablemente saben nuestros estudiantes, tenemos en Mount Ecclesia un pequeño servicio por la
mañana y por la tarde, en el que se incluye algo de lectura de la Biblia. Mi esposa y yo mismo gustamos de
leer, de vez en cuando, el tercer capitulo de Santiago, porque se encuentra en el una lección muy importante.
He pensado que no estaría mal someterlo a la atención de ustedes, en particular, a causa de un incidente que
ocurrió aquí hace poco y que tuvo la virtud de grabar con fuerza en mi conciencia aquella lección. Creo que
podemos sacar todos provecho de infiltrarla en nuestros corazones. Permítaseme primeramente que cite unos
pocos versículos del capítulo mencionado y narraré después el incidente a que me he referido.
"Si un hombre no ofende de palabra, este es un hombre perfecto y capaz también de refrenar todo su cuerpo.
Fijaos, nosotros colocamos bocados en las bocas de los caballos para hacernos obedecer; y así conseguimos
la sumisión de su cuerpo todo. Fijaos en los buques igualmente, que, con ser tan grandes y ser juguete de los
fieros vientos, son guiados y conducidos con un pequeño timón a donde quiera el piloto. Igualmente también
la lengua es un miembro insignificante y se precia de grandes cosas. Fijaos en un pavoroso incendio
producido por una chispa insignificante, y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad; así es la lengua
entre nuestros miembros, profanadora de todo nuestro cuerpo, que cambia en un horroroso incendio el curso
de la naturaleza, y está condenada al fuego del infierno . . . Pues todas las clases de bestias, de aves, de
reptiles y todas las cocas del mar se doman y han sido domadas por la humanidad; pero la lengua no puede
ser domada; es un diablo díscolo, insubordinado, rebosante de mortal ponzoña. Con ella bendecimos y
enaltecemos a Dios, hasta el Padre y con ella también maldecimos y llenamos de oprobio a los hombres, los
cuales han sido hechos a imagen y semejanza de Dios. Hermanos míos, estas cosas no debieran ser. Pues
donde hay envidia y disputas, hay confusión y producen toda suerte de maldades. Pero la sabiduria que
viene de lo alto es primeramente pura, luego apacible, gentil y fácil de ser tratada, llena de misericordia y de
buenos frutos. Y el fruto de la rectitud que se siembra en medio de la paz es el que hace la paz."
Tenemos en Mount Ecclesia varios enjambres de abejas. Hace algún tiempo que los jardineros trataron de
cambiar de sitio uno de ellos. Las abejas se irritaron fieramente por aquella intromisión en su vida y en su
trabajo, y picaron a sus agresores dolorosa y severamente en innumerables sitios. Al serme contado el
incidente y reflexionando acerca de el me asaltó el pensamiento de que había allí una lección de
importancia. La abeja pierde el aguijón al picar y muere seguidamente.
¡Reflexionad bien en esto !
¡Qué estrictamente se conduce así la ley de la justicia! Se mata a si misma al lastimar a otros. No es un Dios
vengativo, sino su propia acción la que le da el castigo. ¡Reflexionémoslo bien !
Si muriésemos inmediatamente después de picar a un semejante con palabras agudas, mordaces, ¿ cuantos
de nosotros existiriamos? Y también, si supiésemos que la muerte debía llegarnos después de aguijonear a
otros, ¿ no sujetariamos nuestras lenguas en provecho propio y de los que fuésemos a lastimar? He aquí
seguramente un ejemplo que deberíamos tener siempre bien presente y considerarlo repetidamente hasta
lograr aprender a apretar fuertemente los dientes y mantener cerrada la boca cada vez que nos veamos
tentados a emplear palabras desagradables. Si podemos hacer solamente esto, el día llegará, paso a paso, en
que cesaremos de sentirnos dispuestos a ofender al prójimo, sin importarnos lo que puedan habernos hecho.
Puedo aseguraros, en el caso de mi esposa y en el mío propio, en particular desde nuestra llegada al Cuartel
General, que, más que otro cualquiera, este capítulo nos ha sido de un provecho espiritual extraordinario.
Nos ha ayudado mucho mas que todos los otros juntos, aunque, naturalmente, estamos lejos, muy lejos
todavía de la perfección. Pero lo que nosotros hemos hecho y lo que otros nos han hecho a nosotros aquí, es
garantía plena de recomendación para este capítulo a vuestra atención especial, acoplado, quizá, con la
pequeña narración de las abejas, para que les sea de considerable utilidad si lo leen y lo graban en sus
corazones una o dos veces a la semana.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*

* *