humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

lunes, 30 de agosto de 2010

Análisis del Hombre hipotético de Virgo puro

Virgo

F
Análisis del Hombre hipotético de Virgo puro
(con todos los Planetas en dicho signo)


Es el signo Nivelador de la calidad de Tierra. La fuerza de la radiación de Virgo se
basa en la cosecha, la recolección y el empleo del fruto del agro.

Lo útil y la utilidad se convierten en contenido fundamental de todo aquello que
configura la vida del tipo de Virgo. Se trata de que con el menor esfuerzo se alcance el
máximo efecto útil posible. Se produce, así, la racionalización de cualquier trabajo, sea físico, psíquico, mental o moral, que se transforma en el motivo de vida del tipo de Virgo.

Esto trae como consecuencia la búsqueda de un plan de trabajo antes de la asunción de cualquier tarea.

La precaución y previsión, bajo forma de una especial sensibilidad por todo lo que
pueda reportar utilidad, es lo que la radiación de Virgo comunica al hombre.

Busca acortar el camino que lleva a los acontecimientos útiles evitando aquellos
perjudiciales, o sea, trata de alcanzar la inteligencia previa a la producción del daño.

El método de trabajo del Hombre puro de Virgo es la organización, primando como
principio la economía.

En el cuerpo humano a Virgo le corresponde el intestino, la función digestiva. El
cuerpo humano toma del alimento consumiendo aquello que resulta útil y desecha lo inútil.

El Hombre puro de Virgo posee un fino sentido para detectar todo lo que pudiese
impurificar y perturbar la economía. De aquí sale otra característica, su aversión a lo
superfluo, impuro y confuso; cobrando gran importancia la diferenciación entre lo principal y lo secundario.

El Hombre puro de Virgo investiga todo fenómeno en el sentido de su posible o
imposible grado de asimilación. A esta actitud le es necesaria una previsión fundamental
dirigida por el sentido instintivo hacia todo lo que se adecua a la propia naturaleza y resulta
apropiado para armonizar esta “propia naturaleza” con la “naturaleza en general”.

En un sentido puramente físico, esta actitud lleva el encarecimiento de toda forma de
higiene, y a ocuparse de las funciones del propio cuerpo.

En lo psíquico, esta actitud de higiene se manifiesta como sentido fino por la simpatía
y antipatía, que se sienten con nitidez física. Este sentido impide de antemano que se
produzcan graves desengaños y catástrofes sentimentales.

En lo mental se trata de tener presente en forma constante todos los conocimientos
que configuran la despensa del acervo mental. La vida mental del Hombre puro de Virgo se
encuentra bajo un autocontrol.

En lo moral nos encontramos con que nada se puede reconocer como bueno si causa
algún perjuicio. Si se logra encontrar algún ordenamiento de la vida en común entre los
hombres, tal que el provecho de cada cual sea, a su vez, útil a los demás, del mismo modo
que el perjuicio de cada cual sea a la vez el perjuicio de todos, entonces habríamos
encontrado el ideal de un orden social en que el principio moral de Virgo celebraría su triunfo máximo.

Para entender al Hombre puro de Virgo evolucionado volvamos a la correspondencia
orgánica del signo con el intestino. Aquello que se filtra por el intestino sirve a la conservación del organismo total, incluido el propio intestino. En tanto que el intestino cuida de su propio progreso, cuida del progreso de la totalidad del cuerpo del cual forma parte, o sea, que en tanto el intestino se sirve a sí mismo, sirve a la vez a la comunidad en la que está incluido.

El ser humano se convierte, bajo esta radiación, en mediador de las energías celestes
para la comunidad humana a la que pertenece, y en tanto cuida de su propia superación en lo evolutivo, cuida a la vez de la ventaja de todos aquellos con los cuales está comunicado.

La aspiración a la propia perfección a favor de la redención de los demás es la obra de
vida bien entendida, y ser en este sentido un alquimista es lo que constituye el verdadero
oficio del Hombre puro de Virgo evolucionado.

El Hombre puro de Virgo poco evolucionado está entregado en todo y a cualquier
precio a lo útil y conveniente para sí, es precavido hasta la desconfianza más extrema, jamás llega a alcanzar sus objetivos, de tanto prepararse y tomar medidas para alcanzarlos mejor, esto se debe a que antepone al propio objetivo el servicio puesto en lo conveniente.

Su vida se convierte en una cadena de pedanterías de todo tipo, de preocupaciones mezquinas, de elaboraciones interminables de sistemas, clasificaciones, estadísticas, ejercicios, preparativos y pruebas.

Sólo después de creerse seguro de todo, cuando crea asegurada su existencia física,
dirigirá su interés hacia el prójimo, pero el principal seguirá siendo siempre él mismo.
El Planeta que irradia la radiación de Virgo es Mercurio.

* * *

Curso de Astrología básico - Página: 21 - Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay

B - Análisis del Hombre hipotético de Tauro puro

Veo, y cuando el ojo esta abierto, todo se ilumina

B Análisis del Hombre hipotético de Tauro puro
(con todos los Planetas en dicho signo)


Corresponde a la modalidad Fija. Este signo terrestre se dirige a la realidad material,
encontrando en ella el principal campo de sus actividades. Pero ya no se trata del despliegue de fuerzas en el sentido de la siembra, ahora la pretensión es asegurar el máximo de actividad evitando todas las transformaciones.

Siendo, de este modo, la principal característica del signo de Tauro el
conservadurismo, en el más amplio sentido de la palabra. Para él este conservadurismo es lo que asegura al mundo terrestre su estabilidad, siendo el fundamento de toda firmeza, sin la cual no existiría ningún suelo estable sobre el que labrar. En este sentido es Tauro el más
fuerte de los signos de tierra, por representar justamente la propiedad de tal elemento: la
firmeza.

El Hombre puro de Tauro nace con una predisposición inconsciente a la resistencia
pasiva, a conservar y defender como propio y a cualquier precio todo aquello que trae consigo como herencia consciente e inconsciente (aptitudes, propiedades materiales, conocimientos, etc.). Este es la cualidad de fidelidad, que no debe ser entendida en sentido moral. Detrás de ella se oculta la obsesión del partidismo o el sentido de dependencia absoluta, así, esta fidelidad puede llegar a ser como la del perro con su amo, o sea, una dependencia y sometimiento de todo su ser al mandamiento de una tradición que en él se convierte en medida de todo aquello que se permite pensar y hacer.

Por lo que el Hombre puro de Tauro nace con la tendencia a la relación de
dependencia que asume para no tener que actuar por propia responsabilidad. Es por esto que su deseo es el de ser un subalterno, sabiendo que sobre él hay una autoridad protectora en lo moral, que, como ya mencionamos, es el peso de la tradición.

El Hombre puro de Tauro poco evolucionado vive en la fortaleza construida con el
material de su patrimonio tradicional, sea de los antepasados más alejados, sea de las
primeras experiencias de su propia vida, y esta fortaleza es el poder de las costumbres a las
que se aferra con toda la intensidad de su tendencia a la persistencia. El choque contra las
tradiciones le resultaría insoportable.

En lo mental se despliega una fidelidad basada en la inercia de pensamiento, teniendo
un suave apego a las maneras de pensar adquiridas en la infancia. Se le hace difícil acceder a
modos de pensar distintos del propio.

En la fidelidad que deriva en la inercia se encuentra la tragedia del destino de Tauro.

En el grado evolucionado del Hombre puro de Tauro encontramos al guardián fiel del
pasado. En palabras de los antiguos, el signo de Tauro es uno de los “cuatro vigías del cielo”.

En la imagen de la semilla, que corresponde a este signo, vemos la cámara del tesoro y el
guardián de todo el pasado orgánico de la planta.

El Hombre puro de Tauro más evolucionado cobra conciencia de esta guardia y de
esta condición de guardián como si fuese una misión sagrada. Se preocupa por la
conservación de todo lo que ya ha llegado a ser patrimonio de cultivo. Su misión no es la de
tender a lo nuevo, sino la de conservar lo conquistado y disponerlo para el uso en el momento oportuno. También le corresponde al Hombre puro de Tauro la tolerancia y la paciencia.

En el organismo este signo se corresponde con la región del cuello; y es precisamente
la garganta que puede ser tomada como el guardián de todo lo que tiene que pasar por ella
antes de formar parte integrante del cuerpo. Pero en la garganta está además la laringe
(órgano de la voz), el cual es el guardián de los pulmones.

Los órganos de la garganta no sólo vigilan lo que entra al cuerpo, sino que también
vigilan todo lo que por ella sale. Con esto queremos decir que la laringe es ante todo el
guardián y el custodia de la palabra sonora. Del mismo modo en que la memoria es la cámara del tesoro del pasado, así la palabra es la cámara del tesoro de los conocimientos mentales.

Pero en la región del cuello humano no sólo encontramos la voz, también está la nuca
con la vértebra atlas que soporta el peso de la cabeza. La carga que lleva el Hombre puro de
Tauro es la masa de tradiciones de la historia cósmica del desarrollo humano sobre la Tierra, es nada más ni nada menos, el patrimonio cultural de la siembra humana.

El efecto más alto que puede ejercer la radiación de Tauro es la fuerza de una entrega
esperanzada y paciente al aspecto moral de esta radiación.

El Planeta que transmite la radiación de Tauro es Venus.


* * *

Curso de Astrología básico Página: 19 - Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay

viernes, 27 de agosto de 2010

h - Análisis del Hombre hipotético de Capricornio puro (con todos los Planetas en dicho signo)


h
Análisis del Hombre hipotético de Capricornio puro
(con todos los Planetas en dicho signo)

Es el signo Cardinal, o sea el que inspira a la acción que conduce hacia la meta
firmemente establecida, tomada esta como el cumplimiento de un deber.

Lo primordial es la realización de un propósito, separando todo obstáculo que le
oponga resistencia. El cumplimiento del deber es interpretado, entonces, como una misión, y dejarlo sin cumplir o serle infiel despierta remordimientos de conciencia.

De aquí surge una característica esencial de la disposición de Capricornio: la
tenacidad, no se cansa en la persecución de una meta previamente determinada.
Este hombre hipotético no es dado a inclinarse a ninguna clase de concesión interior,
pero en cambio se inclina a toda clase de concesiones y compromisos exteriores que le
posibiliten la realización de sus propósitos.

Por lo que, teniendo en cuenta su propia fuerza, no duda en tomar los rodeos que,
entre otros caminos, le parecen los más cortos.

De aquí le surge la cualidad de astucia en la vida práctica que le va a permitir alcanzar,
tarde o temprano, aquello que para él constituye una misión a cumplir.

El Hombre puro de Capricornio tiene como otra de sus características el poseer una
gran resistencia en la lucha por la vida, incluso más que cualquier otro signo.

La inflexibilidad y la dureza se verifican no solo en el enfrentamiento con los diferentes
obstáculos, sino también en la resistencia interna, en la represión de los sentimientos que
aparecen bajo la forma de estados de ánimos. Para él los sentimientos han de quedar en la
esfera de lo privado.

Entonces, aparece como un individuo frío y pobre de sentimientos al no concederle a
los mismos un espacio muy extenso. Así consigue que estas “cosas tan secundarias” no lo
aparten de su objetivo principal.

Sin embargo, le importa lograr y conservar cierta independencia, sobre todo en los
procesos emocionales, pero este impulso de independencia es expresión que emana de un
mandamiento práctico, y no de un impulso de libertad en sí mismo.

Debido a esto el Hombre puro de Capricornio no se deja imponer obligaciones que no
pueden ser expresadas claramente en forma de convenio jurídico.

Le resulta muy doloroso no poder alcanzar una cosa por sus propios medios y tener
que sentirse en constante deuda impagable con alguien (deuda moral).

En el grado que amplía el círculo de sus actividades crece también su deseo de asumir
cada vez mayor responsabilidades, convirtiéndose en conductor responsable de todas las
empresas que ha puesto en marcha. Así llega a aparecer como “señor” de aquellos de
quienes en realidad se siente “servidor”. Y cuanto más gente participa de su trabajo, mejor se cumple su misión principal de vida: la de ser un “sembrador” en el agro llamado Tierra.

Y en esto se basa el hecho de que el Hombre puro de Capricornio muestre
constantemente la tendencia de ocuparse de una actividad pública, desempeñando oficios
que le permitan gobernar por el servicio o servir por el gobierno.

Le resulta totalmente imposible llegar a tomarse la vida con “liviandad” considerándola
fácil, ni siquiera en el caso de que esté nadando en riquezas. Sobre él pesa la dura carga de
una gran responsabilidad: la de tener que obrar siempre.

Es por esto que la tónica de su vida está dada por una grave serenidad, que parece
provenir de una conciencia siempre dispuesta a la responsabilidad.

En el cuerpo humano a Capricornio le corresponde las rodillas, por lo que resulta ser
un signo de aquello que quiere rebajar a los otros para elevarse a sí mismo, o de aquello que
se rebaja a sí mismo para elevar a los otros.

Desde acá se puede comprender por qué fue bajo este signo, del “portador de cargas
que se rebaja a sí mismo”, que nació el Hombre que realizó el mayor sacrificio por la
humanidad, trasmitiéndonos así el significado más profundo de este signo:

“Mas Jesús, llamándolos (a sus discípulos), les dice: sabéis que los que se ven ser
príncipes entre las gentes, se enseñorean de ellas, y los que entre ellas son grandes, tienen
sobre ellas potestad.

Mas no será así entre vosotros: antes cualquiera que quisiere hacerse grande entre
vosotros, será vuestro servidor; y cualquiera de vosotros que quisiera hacerse el primero, será el servidor de todos.

Porque el Hijo del Hombre tampoco vino para ser servido, mas para servir, y dar vida
en rescate por muchos”

Ahora veremos como el Hombre puro de Capricornio que aún no ha despertado a lo
superior recibe y elabora esta radiación.

Ante todo le falta la conciencia de saberse parte integrante del organismo superior que
lo incluye. Tendrá las cualidades del signo de Capricornio, pero de una manera totalmente
egoísta. Las energías del “obrar” las empleará en misiones mezquinas.

La subordinación del elemento sentimental a la significación de lo real se transforma
en indiferencia, o en insensibilidad.

El significado de lo familiar lo lleva a limitar todas las obligaciones y responsabilidades
sociales al círculo familiar.

Oprimido por el peso constante del deber, lleva la vida miserable de un esclavo que
tiene la desgracia de estar al servicio de sí mismo.

Este tipo hipotético de Hombre, debe aprender de su signo opuesto, Cáncer, a valorar
los deseos como incentivos previos a la acción que lleva a alcanzar los objetivos. También
debe aprender a responsabilizarse de los deseos, y no admitir los de carácter inmoral, aunque no llegue a convertirse en hechos físicos.

El Planeta regente de Capricornio es Saturno.

* * *

Curso de Astrología básico Página: 17 - Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay

El Hombre puro de Tierra (Hombre hipotético con todos los Planetas en signos de Tierra.)


El Hombre puro de Tierra

(Hombre hipotético con todos los Planetas en signos de Tierra.)


Para este hombre es importante la manera en que actúa en el mundo exterior y las
relaciones objetivas con el mismo.

Todo lo que no llega a una realización le parece insignificante, incluyendo sentimientos
y pensamientos, pues para este arquetipo de hombre el lugar en el mundo está determinado y justificado únicamente por las obras que sobre él se realiza.

En Hombre puro de Tierra es ante todo un hombre de realidad, siendo, en este
sentido, el cuerpo físico el único instrumento que le permite obrar en el mundo. Así, el
resultado concreto de la acción pasa a ser el significado de toda actividad humana y la misión es el ahondamiento en el mundo material.

La comprensión innata que éste posee sobre el funcionamiento del mundo material le
otorga gran paciencia y autodisciplina, siendo raras las ocasiones en que hay que decirle
como proveerse de las necesidades básicas, y siempre persiste hasta alcanzar su meta.
La medida de toda valoración será, entonces, el rendimiento:

- en la forma física como multiplicación de las posesiones,

- en lo emocional como alegría ante el rendimiento,

- en la forma mental por el aumento de saber en la medida en que haga rendir más
la acción en el mundo material

- en la forma moral en la medida en que puedan crearse leyes y disposiciones por
las cuales sea posible disminuir los males del mundo.

Por lo que para éste hombre la experiencia física tiene el rango de autoridad decisiva
en todos los terrenos. Pero este compromiso con el mundo práctico puede llegar a limitar su imaginación, lo que desemboca en una perspectiva estrecha, en una afición por la rutina y el orden y una total falta de aptitud para ocuparse del lado abstracto y teórico de la realidad.

Los sentimientos son algo inevitable, agregados a la realidad de la vida, y no tiene
inclinación a sumirse en ellos, aunque sí los reconoce, pues les resulta algo difícil separarlos de los procesos corporales, por lo que el cuerpo queda incluido en todas las experiencias emocionales, con lo cual disminuye la intensidad de las mismas (si la emoción no es lo suficientemente fuerte como para impactar al cuerpo físico, entonces ni siquiera existe).

Por esto los Hombres puros de Tierra parecen fríos en su vida emocional y no muestran
inclinación a tomar en cuenta los sentimientos de los demás, al menos, claro está, que
aparezcan con clara nitidez, representando algo concreto en lo físico.

Más que nada el Hombre puro de Tierra necesita abrirse a la realidad de los mundos
invisible y lograr el compromiso con ideales específicos que guíen su actividad práctica.

En lo referente al arte se inclina a aplicar la medida estética, y concibe al mismo como
una representación “objetiva” de la realidad, con lo cual impide que la obra de arte se pierda en “sugestiones”. Esto lo hace ser adepto del arte clásico.

Frente al problema moral, el Hombre puro de Tierra tiende a convertir en medida de
toda valoración moral el hecho consumado y sus consecuencias, ni la intención, ni el
propósito, ni las pasiones, ni los conflictos de conciencia cuentan a la hora de determinar si
una acción es buena o mala. Es del acto en sí que el Hombre puro de Tierra se siente
responsable, y para decidir acerca de su valor moral tiene en cuenta su efecto útil o
perjudicial.

Si tenemos en mente la actividad de un agricultor que siembra, cuida y cosecha,
podemos llegar a ejemplificar con claridad las tres modalidades del obrar en el mundo
material.

El acto de la siembra está representando al componente Cardinal, o sea a Capricornio,
pues es energía dirigida hacia afuera, hacia la modificación de lo existente.

El cuidado del suelo luego de la siembra, está representando al componente Fijo, a
Tauro, en donde la energía se dirige hacia la conservación de lo existente.

Finalmente, la cosecha representa al componente Nivelador, a Virgo, pues la energía
es dirigida a procesar y utilizar aquello obtenido con las acciones anteriores.

En esta imagen se puede apreciar claramente cual es la tónica de vida que estarían
señalando los tres subtipos del Hombre de Tierra.

* * *

Curso de Astrología básico Página: 15 - Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay

jueves, 26 de agosto de 2010

Astrología y Alquimia




Astrología y Alquimia


Encontramos, en la Astrología, una relación entre lo que denominamos elementos de
la naturaleza (tierra, agua, aire y fuego) y las distintas capacidades del hombre.

Simbólicamente, el elemento Tierra significa el Mundo físico y aquello que constituye
nuestra envoltura más externa, el cuerpo denso, con el cual ocupamos un lugar en el mundo material.

El Agua corresponde a aquello que es mucho menos definido y estable y se
corresponde con el Mundo del deseo y el adecuado vehículo que posee el hombre para
moverse en esa materia, el cuerpo de deseos (o cuerpo astral) el cual correlacionamos con
su vida anímica, sus emociones, sus afectos. El Aire corresponde a algo todavía más móvil,
algo así como la libre movilidad de la actividad del pensamiento (la mente), y se correlaciona con el Mundo del pensamiento y su contraparte en el hombre: el cuerpo mental. El Fuego corresponde a la fuerza de la voluntad dentro de nosotros.

El hombre debe emplear conscientemente el fuego que alberga en su interior para
fundir las sustancias inferiores y obtener por destilación la quintaesencia (aprendizaje referido a la experiencia física, etérica, emocional, mental concreto y mental abstracto), o sea esa sustancia sutil referida por los Alquimistas y con la cual obtenían la Piedra Filosofal.
Esto es lo que está representado por el enigma de la esfinge. En ella los antiguos
representaron un extracto simbólico de los cuatro elementos del Zodíaco, en una figura
compuesta por los signos fijos de cada elemento.

El cuerpo de la esfinge representa a Tauro, por lo tanto al elemento Tierra.

Las alas de Águila están simbolizando precisamente la transmutación del cuerpo de
deseos, pues el Águila es la imagen superior del Escorpión, o sea el elemento Agua.

Las garras de la esfinge son garras de León, el elemento Fuego.

Y finalmente una cabeza humana que representa al signo de Acuario y corresponde al
elemento Aire.

Así, la esfinge marca el camino que ha de recorrer el hombre desde su salida del
continente atlante; vale decir, que debe lograr la superación de su naturaleza inferior al dirigir su voluntad a través de la mente para llegar a actuar en el mundo material conforme a las Leyes Divinas.

Por lo que se abren para el hombre cuatro campos de acción en donde él va a tener
que imprimir el sello de divino origen.

El primero de estos campos corresponde al elemento Tierra. El vehículo del que
disponemos para movernos en el plano material es el cuerpo físico. Como fruto de las
experiencias con dicho elemento, adquirimos conocimiento de las leyes naturales. Pero
también aprendemos a diferenciar lo perjudicial de lo útil, aumentando lo útil y disminuyendo lo perjudicial, para lo cual ha de valerse de un proceso de selección libre y consciente. Para realizar este trabajo disponemos de las fuerzas que se irradian desde los signos de CAPRICORNIOCAPRICORNIO, TAUROTAURO y VIRGOVIRGO.

El segundo de los campos de acción es el que corresponde al elemento Agua, que en
el hombre constituye el contenido total de su vida de deseo con todas las fases intermedias
entre el egoísmo y el altruismo. Lo que acá tiene que ser transformado en forma alquímica son las formas pasionales, de modo que ya no constituyan una especie de “padecer”, sino que se transmuten en el amor curativo, en el amor que vence al odio y está al servicio del dios interior de las otras personas, en el amor sin deseo personal. El vehículo del que disponemos en el plano del deseo es el que llamamos cuerpo de deseo (o también cuerpo astral) que interpenetra al cuerpo físico. Las fuerzas que nos ayudan en ésta tarea de transformación del deseo son las de los signos:CÁNCER CÁNCER , ESCORPIOESCORPIO y PISCISPISCIS.

El tercer campo de acción corresponde al elemento Aire que en el hombre constituye
el reino de sus pensamientos, de su vida mental. El vehículo correspondiente al plano de aire es el cuerpo mental que interpenetra a su vez el cuerpo físico y el cuerpo de deseos. La tarea consciente del ser humano en éste campo es el independizar los pensamientos de la vida instintiva, de las bajas pasiones. En ésta tarea el hombre aprende a separar y seleccionar, a diferenciar entre la verdad y el error. Las fuerzas que lo ayudan en ésta tarea son irradiadas desde los signos LIBRALIBRA ,ACUARIOACUARIO yGÉMINISGÉMINIS .

El cuarto campo de acción corresponde al elemento fuego. Cuando el hombre ha
obtenido de los elementos Tierra, Agua, y Aire los alimentos para su crecimiento espiritual,
debe trabajar en la transformación del cuarto elemento, o sea la transformación del núcleo
humano más íntimo, el ser egoísta, en un ser que por el sacrificio (que significa sacro oficio)
aprende a desarrollar y proyectar la voluntad divina desde su Triple Espíritu. Lo que obtiene el ser humano de ésta aspiración es la perfección de la etapa humana por la obtención de la total libertad interior. Las fuerzas que lo ayudan en ésta tarea son irradiadas desde los signos de ARIESARIES, LEOLEO y SAGITARIOSAGITARIO.


*


SIGNOS REGENCIA EN EL CUERPO ELEMENTO MODALIDAD PLANETA REGENTE

Aries (ARIESARIES) Cabeza Fuego Cardinal Marte
Tauro (TAUROTAURO) Cuello Tierra Fijo Venus
Géminis ( GÉMINISGÉMINIS) Pecho Aire Nivelador Mercurio
Cáncer (CÁNCERCÁNCER) Estómago Agua Cardinal Luna
Leo (LEOLEO) Corazón Fuego Fijo Sol
Virgo (VIRGOVIRGO) Intestino Tierra Nivelador Mercurio
Libra (LIBRALIBRA) Riñones Aire Cardinal Venus
Escorpio (ESCORPIOESCORPIO) Genitales Agua Fijo Marte y Plutón
Sagitario (SAGITARIOSAGITARIO) Caderas Fuego Nivelador Júpiter
Capricornio (CAPRICORNIOCAPRICORNIO) Rodillas Tierra Cardinal Saturno
Acuario (ACUARIOACUARIO) Piernas Aire Fijo Saturno y Urano
Piscis (PISCISPISCIS) Pies Agua Nivelador Júpiter y Neptuno

* * *

Curso de Astrología básico Página: 11 -- Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay

Primeras consideraciones: división del Zodíaco


Primeras consideraciones: división del Zodíaco

Los Planetas son los organismos visibles de los 7 Espíritus delante del Trono de Dios:
el Sol (Sol signo Aries). Ellos son: Mercurio (S), Venus (T), Tierra, Marte (U), Júpiter (V), Saturno (W) y
Urano (X). Los planetas Neptuno (Y) y Plutón (g) no pertenecen en su origen a nuestro
Sistema Solar.

Éstas inteligencias están ejerciendo constantemente una influencia sobre nosotros y
también sobre los seres que evolucionan en los demás Planetas. Esta influencia es
inversamente proporcional al desarrollo espiritual de cada ser; así que el individuo que lucha por dominar sus pasiones y sabe afrontar las adversidades se vuelve señor de sí mismo logrando dominar las influencias estelares. Cuanto más evolucionado es un individuo menos responde mecánicamente a las influencias externas de los planetas, sino que este se guía por el aprendizaje adquirido, impreso en su espíritu.

El astrólogo ocultista ha estudiado las horas de regencia planetaria y trabaja en
armonía con las fuerzas astrales, él sabe actuar en el momento preciso logrando una mayor eficacia en la ayuda que brinda a los demás.

Es así, que la carta natal de una persona, si bien no revela el desarrollo espiritual
alcanzado por dicho individuo, es un reflejo de las potencialidades ocultas y manifiestas en él mismo. Por lo que cuando se le da a un astrólogo la fecha, la hora y el lugar de nacimiento, se le está entregando la llave de toda el alma, conocimiento este que puede ser empleado tanto para el bien como para el mal.

Otros elementos a tener en cuenta en la carta natal son los Doce Signos del Zodíaco,
o divisiones del cielo. El Zodíaco intelectual representa a las Jerarquías Divinas que actúan sobre nosotros, como lo hacen las Espíritus Planetarios, a través de las Doce Constelaciones por las que pasa el Sol al recorrer su elíptica. Éstas constelaciones son: Aries ( A ), Tauro ( B ), Géminis ( C ), Cáncer ( D ), Leo ( E ), Virgo ( F ), Libra ( G ), Escorpio ( H ), Sagitario ( I ), Capricornio ( J ), Acuario ( K) y Piscis ( L ).

Si tenemos en cuenta la polaridad energética de éstas doce regiones del Zodíaco, el
mismo se halla dividido de tal manera que a un signo masculino (+), que puede corresponder a los elementos Fuego o Aire, le sigue un signo femenino (-), que corresponde a los elementos Tierra o Agua. Con lo que queremos significar que los signos de Fuego y Aire resultan más auto-expresivos, por lo que siempre están “derramando” su energía sin reservas; mientras que los signos de Tierra y Agua resultan más auto-represivos en el sentido que no proyectan su energía hacia fuera sin tener mucha cautela y previsión.

En esta serie los dos extremos tienen cualidades netamente opuestas, pues la Tierra
es el elemento absolutamente femenino, mientras que el Fuego es absolutamente masculino.

El Agua es uno de los elementos mixtos, pues es masculino con respecto a la Tierra, pero
femenino con respecto al Aire y al Fuego; el otro elemento mixto es el Aire, que resulta
masculino con respecto al Agua, pero femenino frente al Fuego.

Ahora bien, en el hombre podemos encontrar estos cuatro elementos, con sus
polaridades, de la siguiente forma:


- Fuego como nuestro poder de voluntad,


- Aire como nuestro poder mental,


- Agua como nuestra capacidad emocional, y


- Tierra como lo concerniente a nuestro cuerpo físico.


Existe a este respecto una relación de complementación mutua:


- Tierra y Agua,


- Aire y Fuego.


Se forma, entonces, dentro del Zodíaco:

a) Cuatro grupos de tres miembros cada uno (cardinal, fijo y nivelador -o comúnrespectivamente)


Fuego:

- Aries (ARIESARIES)

- Leo (LEOLEO)

- Sagitario (SAGITARIOSAGITARIO)


Aire:

- Libra (LIBRALIBRA)

- Acuario (ACUARIOACUARIO)

- Géminis (GÉMINISGÉMINIS)


Agua:

- Cáncer (CÁNCERCÁNCER)

- Escorpio (ESCORPIOESCORPIO)

- Piscis (PISCISPISCIS)


Tierra

- Capricornio (CAPRICORNIOCAPRICORNIO)

- Tauro (TAUROTAURO

- Virgo (VIRGOVIRGO

b) Seis grupos de oposición de dos miembros cada uno.

Fuego y Aire:

-ARIESARIES y LIBRALIBRA

-LEOLEO y ACUARIOACUARIO

- SAGITARIOSAGITARIO y GÉMINISGÉMINIS

Tierra y Agua:

- TAUROTAURO yESCORPIOESCORPIO

VIRGOVIRGO y PISCISPISCIS

- CAPRICORNIOCAPRICORNIO yCÁNCERCÁNCER

c) Tres grupos de modalidades de cuatro miembros cada uno.

Cardinal: son los signos que dirigen la energía, ellos inician una nueva etapa en cada

elemento.

- ARIESARIES

- CÁNCERCÁNCER

-LIBRALIBRA

- CAPRICORNIOCAPRICORNIO

Fijo: son los que concentran todas la energía que corresponde al elemento

- TAUROTAURO

-LEOLEO

- ESCORPIOESCORPIO

-ACUARIOACUARIO

Nivelador: son los que preparan la transformación de las energías para la siguiente
etapa de desarrollo.

-GÉMINISGÉMINIS

-VIRGOVIRGO

-SAGITARIOSAGITARIO

-PISCISPISCIS


* * *

Curso de Astrología básico Página: 11 - Fraternidad Rosacruz Max Heindel del Uruguay