humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

viernes, 31 de mayo de 2013

EL DESENVOLVIMIENTO DEL CORAZÓN Y LA INICIACIÓN


CARTA Nº 78
Mayo de 1917


EL DESENVOLVIMIENTO
DEL CORAZÓN Y LA INICIACIÓN

Mientras me hallaba dictando la lección de este mes se me ocurrió preguntar a los estudiantes si obtienen el
máximo beneficio o provecho de estas lecciones o no. Todo esto depende completamente de la manera de estudiarlas, ya que no es posible obtener más de lo que nosotros pongamos en ella. Por consiguiente, juzgué oportuno dedicar esta carta a una pequeña discusión acerca de la mejor manera de utilizarlas para lograr el máximo de rendimiento.
Sabemos que el objeto de las enseñanzas Rosacruces estriba en el desarrollo del espíritu y del corazón al propio tiempo, y el dar a todas las explicaciones un sentido tan lógico que el espíritu esté pronto a recibirlas, dejando entonces rienda suelta al corazón para trabajar con el material así recibido. Si simplemente se leen
las lecciones, meditando ligeramente sobre ellas hasta hallarlas razonables como una explicación del sujeto abordado y olvidándolas enteramente a renglón seguido, poco será el bien que ellas produzcan, puesto que se habrá usado solamente el intelecto y no el corazón. El mejor método, después de que la lección ha quedado asimilada intelectualmente y aceptada, es el tomarla en forma devocional durante el resto del mes,
a diferentes intervalos, al sentirse dispuesto para tal ejercicio. Se debe repasar la lección entonces tratando de no pensar en lo más mínimo en ella o sea apartando de ella, lo más lejos posible, al intelecto. Hay que esforzarse en sentirla, porque el sentimiento es una de las funciones del corazón. Procúrese visualizar las diferentes cosas y materias tratadas en ella.
Por ejemplo, la lección que acompaña esta carta versa sobre la humanidad durante el estado hermafrodita.
Lleva a la mente la entrada de los espíritus de Lucifer y el paso de la regeneración bajo la custodia de Mercurio. Si usted visualiza ante sus ojos internos la condición del hombre durante los diferentes estados que se han sucedido, usted sacará de ello un gran beneficio. Esto es más fácil de hacer que visualizar y
sentir los cambios que han de ocurrir en lo futuro, pues en lo íntimo de la conciencia nuestra subsisten latentes todos los sentimientos experimentados durante las épocas pasadas de la evolución, siendo solamente cuestión de práctica el poder recordarlos a voluntad.
Se recordará usted, por lo que se dice en el Concepto Rosacruz del Cosmos, respecto al método de la Iniciación, que alguna vez cuando llegue a aquel punto tendrá que retroceder por el camino que ha recorrido, para sentir y ver conscientemente aquello de que estaba inconsciente al pasar sobre ello. Por esto
la práctica anterior es una preparación. Cuanto más pueda verse uno a sí mismo en el estado mental indicado, tanto más profundamente podrá sentirse a sí mismo en la condición correspondiente y considerar la mano protectora y conductora de las jerarquías divinas que nos han ayudado en el camino de la evolución, y tanto más se estará preparado para el tiempo que ha de venir y en el que tendrá que atravesarse
aquel camino en el proceso de la Iniciación. No es aventurado afirmar que de la Iniciación, de esta manera, se derivarán muchos más beneficios que si no se está preparado por este método.
De ésta práctica de sentir la lección recibirá una ayuda grande, muy grande, en su progreso espiritual; y si se usa acertadamente iluminará las lecciones todas proporcionando un punto de vista espiritual interno que no es factible obtener de ninguna otra manera. Por consiguiente, espero sinceramente que grabará lo dicho en el fondo de su corazón y se habituará a practicarlo con regularidad hasta con aquellas lecciones que, a primera vista, puedan parecerle bastas y sin interés. Este proceso le proporcionará el placer de descubrir y extraer
perlas escondidas bajo la superficie y con las que nunca hubo soñado.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* * 

sábado, 25 de mayo de 2013

EL MIEDO INNECESARIO A LA MUERTE


 CARTA Nº77
Abril de 1917


EL MIEDO INNECESARIO A LA
MUERTE

Es en verdad patético contemplar la tristeza de la gente al verse despojada por la muerte de alguno que le sea cercano y querido y ver cómo, en algunos casos extremos, dedican todo el resto de su vida a gemir por el que ha desaparecido. Se visten de luto de pies a cabeza, y juzgan un sacrilegio a la memoria del
desaparecido hasta la menor sonrisa, sin considerar que con tal actitud de espíritu prolongan la permanencia de aquella persona querida en las más densas regiones del mundo invisible, donde todo aquello que es malo vive y se muere, y está en contacto constante con la parte egoísta y baja de la humanidad. Esto es un hecho real y positivo, no una mera fantasía, y puede ser demostrado a cualquiera que tenga la más ligera extensión
de vista espiritual.
Una de las mayores bendiciones que descienden sobre los que estudian y creen las enseñanzas Rosacruces es emanciparse gradualmente del miedo a la muerte y del sentimiento de que representa una enorme calamidad cuando algún ser querido de ellos pasa al invisible más allá. Una bendición fluye para ambos,
para el supuesto "vivo" y para el supuesto "muerto", al recibir el espíritu que parte, los cuidados y ayuda más apropiados durante la transición. Entonces puede asimilar el panorama de la vida que hará la existencia post mortem completa y provechosa, debido a no haber sido turbado por el pesar, el dolor y el llanto histérico de los que permanecen todavía en sus cuerpos. Durante los años que siguen puede ser también
asistido por las plegarias de ellos. Por otra parte, aquellos de los que llamamos "vivos" que estudian estas enseñanzas, están aprendiendo a practicar esta actitud liberal acerca de la muerte tan necesaria al desarrollo anímico, porque comprenden que es un hecho real el que la muerte del cuerpo, en el momento debido, sea la mayor bendición que puede caer sobre la humanidad. Entre todos nosotros ninguno posee un cuerpo tan perfecto que pueda vivir por siempre. En la mayoría de los casos según pasan los años se nos van revelando
los puntos débiles de nuestros vehículos en un grado creciente, cristalizándolos y endureciéndolos, y de este modo se transforman cada día más en una carga que estamos muy satisfechos de abandonar. Además, tenemos la esperanza y el conocimiento de que nos será dado un nuevo cuerpo y un nuevo comienzo en una época futura, y como consecuencia, podremos aprender un número mayor de lecciones en la escuela de la
vida.
Esta es la época del año en que la Muerte Mística que todos celebramos dirige nuestros pensamientos y los de la humanidad en general hacia la cuestión de la muerte y el renacimiento. No hay otra enseñanza que sea de tanta importancia ni de valor tan vital como esta del renacimiento. La humanidad necesita de ella más que nunca en estos tiempos a causa del carnaval de crueldad y de matanza que ha ensangrentado a Europa
durante estos dos años y medio últimos. Tan interdependiente está la gran familia humana entre sí que hay comparativamente muy pocas personas en el mundo que no hayan perdido algún pariente en tal titánica lucha.
Es un deber y un privilegio inmediato de todos aquellos que saben la verdad acerca de la muerte, diseminarla cuanto les sea posible entre los que viven todavía en tinieblas respecto a los hechos relacionados con este acontecimiento. Por consiguiente, me atrevo a encarecer a todos los estudiantes de la
Fraternidad Rosacruz la necesidad de considerar que no somos más que administradores de todo lo que poseemos, ya sea moral o material, y que es un deber nuestro, siempre que sea posible hacerlo con tacto y diplomacia, inculcar estos grandes hechos de la vida y del ser en la mente de aquellos que todavía los
ignoran. Nunca podemos saber el modo cómo volverá a nuestras manos el pan que tiramos a los peces. Pero es lo cierto que más temprano o más tarde estas enseñanzas provisionalmente olvidadas, han de ser de nuevo el conocimiento de toda la humanidad y debemos compartir la perla del saber que hemos encontrado, con los demás, siempre que sea posible. Si descuidamos el hacerlo así, cometemos en realidad un pecado de omisión, del que alguna vez nos pedirán cuentas.`
Yo confío que grabaremos esto en nuestro corazón y nos dedicaremos a extender este conocimiento, no como quieran el tiempo y la oportunidad, sino tomando la ocasión por los cabellos y proporcionándonos la oportunidad; pero con la mayor táctica para que el objeto que perseguimos no se frustre utilizando un método inadecuado. Además, no es necesario el calificar este conocimiento, es decir, darle un nombre. La
Biblia está llena de ejemplos que demuestran que esta doctrina era creída por los Mayores de Israel, quienes enviaron mensajeros a San Juan Bautista preguntándole si él era Elías, así como todas sus especulaciones acerca de si Cristo era Moisés, Jeremías u otro cualquiera de los profetas evidencian esta creencia.
Cristo creía en el renacimiento, porque afirmó concretamente que Juan el Bautista era Elías. Esta doctrina fue enunciada por Pablo en el capítulo 15 de la 1º a los corintios y también en otros lugares.
Ningún servicio mejor se puede prestar a la humanidad que enseñándola estas verdades.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* *

lunes, 20 de mayo de 2013

"LAS ALMAS PERDIDAS" Y LAS REZAGADAS

CARTA Nº 76
Marzo de 1917



"LAS ALMAS PERDIDAS" Y LAS
REZAGADAS

Se nos ha pedido una lección sobre las "almas perdidas" y sobre las rezagadas. Nuestro comunicante quiere
saber las enseñanzas rosacruces que hagan referencia al asunto. Como esta cuestión fue tratada en las primeras páginas de este mismo libro, en la carta de abril de 1912 (nº 17), nada podemos hacer mejor que remitir a ella a nuestro amigo. Esperamos que será una respuesta satisfactoria para él. Nos complacería
mucho que los estudiantes que se vean embarazados por cuestiones de interés general nos las sometieran para su dilucidación en estas cartas pues a pesar de dedicar en nuestra revista "Rays" una sección a preguntas, no todos los estudiantes son subscriptores de ella. Además, que los problemas así tratados obtienen una versión algo más íntima de lo que es posible en una revista que ha de ser leída por un público
no tan versado en la filosofía como nuestros estudiantes.

pueden ver carta de abril de 1912 Nº17 desde aquí:
http://estudiantesrc.blogspot.com.ar/2010/02/rezagados-de-la-evolucion.html


del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


http://estudiantesrc.blogspot.com.ar/2010/02/las-almas-perdidas-y-las-rezagadas.html


*

jueves, 16 de mayo de 2013

SIRVAMOS DONDE ESTEMOS MEJOR PREPARADOS PARA SERVIR



CARTA Nº75
Febrero de 1917

SIRVAMOS DONDE ESTEMOS MEJOR
PREPARADOS PARA SERVIR

Una pregunta nos ha sido formulada recientemente como sigue: "Habla usted mucho acerca de servicio,
¿pero qué significa esto en concreto...? Muchos hay dentro de la Fraternidad que aseguran que gustan de servir, pero no hacen más que aquello que les gusta hacer. "¿Es esto servicio?"
Nos hemos decidido a dedicar la carta mensual a este asunto porque parece que la pregunta ofrece ocasión para una meditación provechosa, y un análisis de la materia puede beneficiarnos a todos Es evidente que la mayoría de la gente de todo el mundo no quiere servir más que cuando "se lucra en algo por sus actos". Buscan un provecho material y esta es la manera más prudente con la que los poderes ocultos
les espolean a la acción, ya que así evolucionan inconscientemente hacia el estado del desarrollo de alma en
que servirán por el amor de servir. Pero no puede esperarse de ellos que cambien de la noche a la mañana;
las transformaciones súbitas no existen en la naturaleza. Cuando se rompe la cáscara del huevo y un
polluelo sale de ella, o cuando el capullo estalla y la mariposa inicia su vuelo por entre las flores, sabemos
muy bien que la magia no lo ha hecho así en un momento. Ha habido previamente un proceso de preparación interno antes del cambio externo. Un parecido proceso de desarrollo interno se requiere para transformar a los adoradores de Mamón, el dios de la Codicia, en sirvientes y fieles del Amor.
Si queremos agrandar un edificio, todo lo que necesitamos hacer es acarrear los materiales y ladrillos
necesarios al lugar de la acción, impulsar la fuerza de los trabajadores y ya está. El edificio comienza a
agrandarse, paso a paso, a las dimensiones que deseemos y a la velocidad que requiramos, dependiendo todo de nuestra habilidad en facilitar el trabajo y el material. Pero si queremos aumentar el tamaño de un árbol o de un animal, no podemos conseguir este propósito clavando maderos al tronco del árbol o
colocando pieles y carne sobre la espalda del animal. El edificio debe su desarrollo a acrecentamiento exteriores, mientras que todas las cosas vivientes tienen su desarrollo en el interior y no puede apresurarse hasta una extensión apreciable, sin peligro de complicaciones. Lo mismo ocurre con el desarrollo espiritual; procede del interior y necesita su tiempo. No es de esperar que los individuos que acaban de sentir la
llamada interior que les impele a una asociación altruista renuncien en un abrir y cerrar de ojos a su egoísmo
y a todos los vicios, y florezcan inmediatamente y se desarrollen hasta la estatura de Cristo. A lo más nosotros somos un poco mejores de lo que éramos, a no ser por el hecho de que estamos afanándonos y esforzándonos en seguir "Sus pasos." Pero en esto estriba toda la diferencia, pues estamos procurando servir
como Él sirvió.
De ser éste el motivo, de ningún modo desmerece el servicio del músico que nos deleita durante nuestros oficios el hecho de que le guste la música. Tampoco es menor el servicio que nos presta el orador que nos inflama de celo en el trabajo del Maestro porque guste de revestir sus ideas con el brillante ropaje de la
poesía y de las bellas palabras. Tampoco es menos atractivo el vestíbulo porque el miembro que lo barrió, que sacudió el polvo y que lo decoró guste de tener siempre limpias y bellas las cosas que le rodean. Cada uno puede, efectivamente, servir con mucha mayor ventaja si la línea de sus servicios es paralela a la de sus inclinaciones y habilidades personales y naturales, y es forzoso animarnos los unos a los otros para buscar
oportunidades de servir en la dirección que cada uno se sienta más inclinado.
No significa mérito especial alguno el buscar el servicio en algo que pueda ser desagradable para nosotros.
Sería, sin duda, un error si el músico dijese al encargado de la limpieza: "No me gusta fregar los suelos y limpiar las paredes y sé también que tú tiemblas ante el sólo pensamiento de tener que tocar el piano, puesto que lo ignoras en absoluto, pero cambiemos nuestros oficios en gracia del servicio." Por otra parte, si no hubiese nadie que pudiera tocar el piano, constituiría un deber para el encargado de la limpieza el probarlo, dejando a un lado su incapacidad y hacerlo lo mejor que le fuera posible. Si se necesitase barrer los suelos y
limpiar el polvo de las sillas, el orador y el músico deberían prestarse gustosos a estos trabajos sin importarles su personal desagrado. Nada es servil. El mismo principio puede aplicarse en el hogar, en la tienda y en el despacho. El servicio puede definirse como el uso mejor que podamos dar a nuestros talentos y disposiciones: La puesta de nuestros talentos al mejor uso en todos los casos de necesidad inmediata, dejando a un lado si el hacerlo nos gusta o no.
Si nos esforzamos en obrar de este modo, nuestro desarrollo del alma aumentará en armonía con ello.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* *

martes, 14 de mayo de 2013

TODO DESARROLLO OCULTO COMIENZA CON EL CUERPO VITAL



CARTA Nº 74
Enero de 1917



TODO DESARROLLO OCULTO
COMIENZA CON EL CUERPO VITAL

Uno de los amigos que durante unos meses ha venido recibiendo el curso por correspondencia, me escribió recientemente para que se le esclarezca un punto que le ocasiona alguna perplejidad, y como puede ocurrir
que otros experimenten una desazón parecida, pero sin haber llegado a expresarla, hemos creído lo mejor destinar esta carta a contestarles. Es lo suficientemente interesante para ser de utilidad, incluso para los que
no han observado el asunto desde el punto de vista que lo ha hecho aquel amigo nuestro. No es que formule queja alguna, sino que hubo solicitado el curso por correspondencia con la esperanza de obtener algo de
interés para su ulterior desarrollo oculto. En lugar de esto, recibe mensualmente un amable pequeño sermón y aunque admite que es bueno para los principiantes y aún para estudiantes adelantados, se le ocurre
preguntar que dónde está el curso de estudios. Otros autores prescriben ciertos ejercicios que ayudan a sus prosélitos y dice si podemos ofrecerle algunos que desarrollen su facultad de escribir.
No; no podemos ofrecérselos. Las enseñanzas Rosacruces se aplican al progreso espiritual ulterior más bien que a la prosperidad material y no sabemos de ejercicio oculto alguno que pueda traer la fortuna, ni
directamente ni por una propulsión anormal de un talento latente. Y si pudiésemos ofrecérselos, no lo haríamos tampoco, pues un uso tal del poder oculto no es más que magia negra. "Buscad primero el reino de
Dios y su rectitud, y todas estas otras cosas se os darán por añadidura dijo Cristo, y nosotros no nos equivocaremos nunca si seguimos Su consejo. Si nuestro amigo o cualquier otro quiere desarrollar una
facultad latente solamente por el bien que con ella se puede hacer, esa aspiración espiritual se convertirá en realidad seguramente, adhiriéndose persistentemente a ella y amasada con esfuerzos físicos (trabajos), se
alcanzará el fin deseado sin necesidad de ejercicio oculto alguno especial.
Y acerca de las lecciones que son "sermones agradables cortitos". Sí; así son, leídos superficialmente. Pero estudiados a fondo hay en ellos una mayor cantidad de conocimiento oculto, de mayor provecho para el
estudiante, que uno de los ejercicios que nuestro amigo solicita. No carece, sin embargo, de método "nuestra chifladura" de dar los cursos siguiendo tal procedimiento. Quizás no sea esta explicación suficientemente
clara para los estudiantes, y por consiguiente, nos esforzaremos en ampliarla. Ruego sentidamente a los lectores que tengan en cuenta, que lo que sigue es una comparación hecha con este propósito
exclusivamente, y que no envuelve ninguna crítica.
Aparte del hecho de que la Escuela Oriental de Ocultismo basa sus enseñanzas sobre el Hinduismo, mientras que la Escuela Occidental de Sabiduría defiende el Cristianismo, la religión del Oeste, existe una
gran discrepancia fundamental e irreconciliable entre las enseñanzas de los modernos representantes del Este y las de los Rosacruces. Según la versión del Ocultismo Oriental del cuerpo vital, llamado "linga
sharira", carece relativamente de importancia, pues es incapaz de desarrollo como vehículo de conciencia.
Sirve solamente de avenida para la fuerza solar, "prana" y como un eslabón entre el cuerpo físico y el cuerpo de deseos, llamado "kama rupa" y también "cuerpo astral". Este, dicen ellos, que es el vehículo del Auxiliar Invisible.
La Escuela Occidental de Sabiduría nos enseña como su máxima fundamental el que todo el desarrollo oculto comienza con el cuerpo vital y el que escribe como su representante público, ha estado constantemente empeñado, desde el comienzo de nuestro movimiento, en el decidido propósito de reunir y
diseminar los conocimientos referentes a los cuatro éteres y al cuerpo vital.
Buen acopio de información se ofreció con el Concepto Rosacruz del Cosmos y libros siguientes, pero las lecciones y cartas mensuales contienen los resultados de nuestras investigaciones hasta la fecha.
Constantemente hacemos desfilar este cuerpo vital(vital en un doble sentido), ante las mentes de nuestros estudiantes a fin de que, conociendo y reflexionando acerca de él y leyendo y haciendo caso de los "amables
pequeños sermones" que usamos para envolver en ellos esta información algo más galantemente, puedan, consciente y hasta inconscientemente, dejar su manto dorado nupcial. Debemos encarecer la conveniencia
de estudiar estas lecciones cuidadosamente y año tras año; pues aunque pueda haber en ellas mucha escoria, hay también oro revuelto. nuestros mejores deseos están con ustedes para un abundante desarrollo espiritual
durante el Año Nuevo.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*

*


viernes, 10 de mayo de 2013

INVENTARIO ESPIRITUAL DURANTE LA SANTA ESTACIÓN



CARTA Nº 73
Diciembre de 1916


INVENTARIO ESPIRITUAL DURANTE
LA SANTA ESTACIÓN

Cristo comparó las almas aspirantes de Su tiempo a administradores que hubiesen recibido un número
determinado de talentos, de manos de su señor, y que se suponía que habían emprendido una rama del
comercio con ellos para acrecentar el capital o los bienes a su custodia confiados. Hemos de desprender de
ésta parábola que todos los que aspiran a Servirle, deben usar de los talentos dados por Dios de manera
parecida, de modo que demuestre el beneficio que han obtenido en el desarrollo del alma al ser llamados, en
tiempo oportuno, a dar cuenta de su administración.
Esta rendición de cuentas, por lo que atañe a la mayoría de la humanidad, no se lleva a cabo hasta que el
Segador ha cerrado el canal de la vida y se ven de pronto en el Purgatorio para ver le resultado de las cosas
hechas en el cuerpo, ya sean buenas o malas.
¿Y qué diríamos y pensaríamos de un hombre de negocios que los condujese de tan defectuosa manera y
con tanta falta de método? ¿No nos parecería que estaría navegando directamente hacia los arrecifes de la
bancarrota si no comprobase los saldos de sus cuentas, ni inventariase sus débitos y sus créditos cada año?
Seguramente que nos parecería muy racional y merecido su fracaso por su negligencia en seguir los
métodos más comunes que se emplean en los negocios.
Si consideramos el valor de un sistema determinado y el beneficio que ha de producirnos el conocer clara y
constantemente nuestra situación relativa a los negocios materiales, debería igualmente seguir los mismos
métodos seguros en lo concerniente a nuestros asuntos espirituales. No solamente igual, sino que
deberíamos ser más circunspectos en la conducción de los negocios celestiales que en los terrenos, puesto
que nuestra prosperidad material no es más que una lucecita en la noche, comparada con el bienestar eterno
del espíritu.
Nos acercamos al solsticio del invierno, el comienzo de un nuevo año bajo el punto de vista espiritual, y
contemplamos la nueva avenida de amor de nuestro Padre Celestial por mediación del Cristo-Niño. Este es,
por consiguiente, el buen tiempo para hacer inventario y preguntarnos cómo hemos empleado los
ofrecimientos de amor del año anterior, la forma en que nos hayamos esforzado en reunir un tesoro celestial.
Y un gran beneficio obtendremos si nos dedicamos a practicar este inventario con el mejor espíritu y bajo
los mejores auspicios de tiempo, ya que existe una hora para sembrar y una hora para recoger, y para todo lo
que está bajo el Sol existe un tiempo en que puede ser hecho con mayor probabilidades de éxito que si se
ejecuta en cualquier otra estación.
Las estrellas son las marcadoras celestiales del tiempo. -De ellas proceden las fuerzas que nos influencian
toda la vida -. Por Nochebuena, entre el 24 y el 25 de diciembre, a medianoche, dondequiera que habitemos,
hallaremos que la retrospección y las resoluciones adoptadas en ella para el año nuevo, serán de la máxima
eficacia.
En Mount Ecclesia y en los varios Centros de Estudio se celebra un servicio de medianoche por
Nochebuena, y los estudiantes que lo celebran se ven impedidos por ello de la autocomunión de
medianoche. Otros habrá que tampoco podrán praticarla en aquellos instantes por varios razones. -Para
todos ellos, una cualquiera de las horas de la madrugada les será de la misma eficacia. Pero unámonos
todos, aquella noche, en un esfuerzo espiritual concertado de aspiración; y que cada estudiante ruegue no
solamente por su desarrollo de alma individual para el año entrante, sino también por el desarrollo colectivo
de nuestro movimiento, unidos todos en una plegaria. Los trabajadores del Cuartel General les piden
también sus pensamientos salvadores.
Si todos, al unísono, arrimamos nuestros hombros a la carga, podemos dar por cierta una inusitada
bendición individual y colectiva, y un año espiritualmente próspero.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* * *