humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

martes, 31 de enero de 2012

LA SANGRE: EL VEHÍCULO DEL EGO



LA SANGRE: EL VEHÍCULO DEL EGO


Desde la infancia hasta los catorce años, la médula de los huesos no forma todos los corpúsculos sanguíneos. La mayoría de ellos los suministra la glándula thymus, que es mayor en el feto, y gradualmente va disminuyendo conforme se va desarrollando la facultad individual del producir sangre, al crecer el niño. La glándula thymus contiene, por así decirlo, cierta existencia de corpúsculos proporcionados por los padres y, por consiguiente, el niño toma la sangre de esa fuente que comprende su individualidad. Hasta que el niño mismo no haga su sangre, no pensará de sí mismo como que es un "yo", pero cuando la glándula thymus desaparece a los catorce años, entonces el sentimiento del "yo" se expresa completamente, pues entonces la sangre es producida y dominada enteramente por el Ego. Lo siguiente hará clara esta idea del cuerpo vital, y que dicho cuerpo vital se liberta a los siete años, y su lógica.


debe recordarse que la asimilación y el crecimiento dependen de las fuerzas que obran sobre el polo positivo del Éter Químico cuando ya está formado y maduro. Unicamente el Eter Químico es el que está completamente maduro en ese entonces, debiendo las otras partes madurar más. A los catorce años el Éter de Vida del cuerpo vital, que es el que efectúa la propagación, madura por completo. En el intervalo de los siete a los catorce años la asimilación excesiva ha almacenado cierta cantidad de fuerza que se dirige a los órganos sexuales y que está dispuesta cuando nace o se libera el cuerpo de deseos. 


Esta fuerza sexual se almacena en la sangre durante el tercer período de siete años, y entonces es cuando el Éter Luminoso, que es el productor de la sangre caliente, se desarrolla y gobierna el corazón, de manera que el cuerpo no esté demasiado frío ni demasiado caliente. En la infancia la sangre alcanza a veces temperaturas anormales. Durante el período de crecimiento excesivo se produce frecuentemente lo contrario, pero en el joven cuya cabeza esté demasiado caliente, la pasión y el temperamento pueden muchas veces arrojar fuera al Ego, debido al excesivo calor de la sangre. Con mucha propiedad decimos generalmente que tal temperamento es hirviente y describímosle así como si la persona referida hubiera "perdido la cabeza", es decir, que se ha hecho incapaz de pensar. Esto es exactamente lo que ocurre cuando la pasión, la ira o la ansiedad sobrecalientan la sangre, lo que arroja al Ego fuera de sus cuerpos. Cuando decimos de una persona en tal estado que "ha perdido todo dominio de sí misma" la descripción es completamente exacta. El Ego está realmente fuera de sus vehículos, los que se mueven , sin ton ni son, independientes de la guía del pensamiento, parte de cuya tarea es refrenar los impulsos. El gran y terrible peligro de tal suceso es que antes de que su propio poseedor penetre nuevamente dentro de su cuerpo, alguna entidad desencarnada puede tomar posesión de él y conservarlo. Esto es lo que se llama obsesión. Solo el hombre que se mantiene frío, que no permite que un calor excesivo de su sangre lo arroje de sus vehículos, es el que puede pensar propiamente. Como prueba de que el Ego no puede obrar en el cuerpo cuando la sangre está demasiado caliente o demasiado fría, llamamos la atención al bien conocido hecho de que el calor excesivo produce somnolencia y si pasa de cierto límite arroja al Ego fuera de su cuerpo, quedándose éste dormido e inconsciente. El frío excesivo tiene también la misma tendencia. Únicamente cuando la sangre tiene la temperatura normal puede emplearla el Ego como vehículo de consciencia. 


Para mostrar más la conexión del Ego con la sangre, puede mencionarse el calor producido cuando uno se ruboriza o avergüensa, lo que evidencia que la sangre sube a la cabeza, sobrecalentando al cerebro y paralizando el pensamiento. El miedo es el estado en que el Ego trata de defenderse contra algún peligro exterior. Entonces atrae la sangre al centro y por consiguiente empalidece, debido a que la sangre ha abandonado la periferia del cuerpo y ha perdido calor, paralizando esto también el pensamiento. Su sangre se "hiela", tiembla y los dientes castañetean, en la misma forma que cuando la temperatura ha bajado debido a
condiciones atmosféricas. La fiebre, el exceso de calor, produce el delirio.

--------------------------------------------------------------------------------



Diagrama 5B: Un Ciclo De Vida
--------------------------------------------------------------------------------

La persona sanguínea, cuando la sangre no es demasiado caliente, es activa mental y corporalmente, mientras que la persona anémica es displicente. En la una el Ego tiene mayor dominio; en la otra , menor. Cuando el Ego necesita pensar, atrae sangre con la temperatura necesaria al cerebro. Cuando una comida copiosa o pesada centraliza la actividad del Ego en los órganos digestivos, el hombre no puede pensar: está soñoliento.

Los antiguos escandinavos y escoceses reconocían que el Ego estaba en la sangre. Ningún extranjero podía asociarse con ellos hasta que había "mezclado su sangre" con la de ellos, haciéndose así uno de los suyos. Goethe, que era un iniciado, también lo dice en su "Fausto". Fausto va a firmar un pacto con Mefistófeles y pregunta: "¿Por qué no firmar con tinta ordinaria? ¿Por qué usar sangre?" Y Mefistófeles contesta: "La sangre es una esencia muy especial". El sabe que quien tiene la sangre tiene al hombre; que sin sangre caliente el Ego no puede expresarse.

El calor apropiado para la expresión real del Ego no está presente hasta que la mente ha nacido de la Mente Concreta Macrocósmica, cuando el individuo tiene unos veintiún años. La ley lo reconoce así también desde el momento en que fija la mayoría de edad como mínimo a los veintiún años.

En el presente estado de desarrollo de la humanidad, el hombre atraviesa esos diversos grados en cada ciclo de vida, de un nacimiento al siguiente.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*

* * *


*

lunes, 30 de enero de 2012

NACIMIENTO DE LA MENTE



NACIMIENTO DE LA MENTE


Después de los catorce años, la mente empieza a ser nutrida por la mente macrocósmica, desarrollando sus posibilidades latentes y haciéndola capaz de generar pensamientos originales. Las fuerzas de los diferentes vehículos individuales no han madurado hasta el punto que puedan emplearse todas en su evolución, y por lo tanto solamente a los veintiún años es cuando el Ego toma posesión de su vehículo completo. Esto lo efectúa por medio del calor de su sangre y desarrollando sangre individual; cosa que se realiza mediante el pleno desarrollo del Eter Luminoso.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*


* * *


*

sábado, 28 de enero de 2012

NACIMIENTO DEL CUERPO DE DESEOS


NACIMIENTO DEL CUERPO DE DESEOS


El cuerpo vital de la planta va formando hoja tras hoja, creciendo el tronco cada vez más. Si no fuera por el cuerpo de deseos macrocósmico, continuaría así indefinidamente, pero el cuerpo de deseos macrocósmico lo restringe en cierto punto y gobierna todo crecimiento ulterior. La fuerza que ya no se necesita para el crecimiento, es entonces utilizable con otros propósitos para construir la flor y formar la simiente. De parecida manera el cuerpo vital humano, cuando comienza a obrar libremente, después del séptimo año, hace crecer el cuerpo rápidamente, pero a los catorce años nace el cuerpo de deseos individual; entonces, puede trabajar libremente en el cuerpo denso. El crecimiento excesivo es gobernado entonces, y la fuerza utilizada anteriormente con aquel objeto se puede utilizar para la propagación, para que la planta humana pueda florecer y producir fruto. De ahí que el nacimiento del cuerpo de deseos personal marque el período de la pubertad. Desde entonces comienza a sentirse la atracción por el sexo opuesto atracción que obra especialmente desenfrenada y activa en el tercer período septenario de la vida -- desde los catorce hasta los veintiún años --, debido a que la mente refrenadora no ha nacido aún.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*

* * *


*

viernes, 27 de enero de 2012

NACIMIENTO DEL CUERPO VITAL




NACIMIENTO DEL CUERPO VITAL

Mientras el cuerpo vital macrocósmico guía el crecimiento del cuerpo del niño, lo protege de los peligros que posteriormente lo acecharán cuando el ignorante cuerpo vital individual haga su obra solo. Esto ocurre el séptimo año, cuando comienza el período de crecimiento excesivo y peligroso, crecimiento que continúa así en los siguientes siete años. Durante ese intervalo el cuerpo de deseos macrocósmico desempeña la función de matriz para el cuerpo de deseos individual. 



Si el cuerpo vital continuara en libertad, sin restricción, como sucede en el vegetal, el hombre alcanzaría un tamaño enorme. Hubo un tiempo en el pasado en el que el hombre estuvo constituido semejantemente a las plantas, teniendo solamente un cuerpo denso y un cuerpo vital. Las tradiciones de la mitología y las leyendas de todo el mundo respecto a los gigantes de antiquísimos tiempos son absolutamente ciertas, pues entonces los hombres crecían tanto como los árboles, por las razones expuestas.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel 

*


* * *´

*

jueves, 26 de enero de 2012

NACIMIENTO DEL CUERPO DENSO



NACIMIENTO DEL CUERPO DENSO

Los vehículos del recién nacido no se hacen activos inmediatamente. El cuerpo denso está completamente desamparado durante largo tiempo después del nacimiento. 
Y razonando por analogía podemos ver fácilmente que lo mismo debe suceder con los vehículos superiores. El ocultista científico lo ve, pero aun sin necesidad de la clarividencia, la razón nos demostrará que debe ser así. Así como el cuerpo de denso se prepara lentamente para la vida separada e individual dentro de la cubierta protectora de la matriz, así también los demás cuerpos van naciendo gradualmente y puestos en actividad, poco a poco, y si bien los tiempos dados en la descripción que seguirá no son sino aproximados, son, sin embargo, bastante exactos como para servir los propósitos generales de probar la relación entre el individuo y el mundo.



En el período que sigue inmediatamente al nacimiento, los diferentes vehículos se interpenetran unos a otros, así como, en nuestra ilustración anterior, la arena compenetraba a la esponja y el agua a ambas. Pero aun cuando todos ellos estén presentes igual que en la edad adulta, están meramente presentes. Ninguna de sus facultades positivas es activa. El cuerpo vital no puede utilizar las fuerzas que operan a lo largo del polo positivo del éter. La asimilación que obra a lo largo del polo positivo del éter químico vital "macrocósmico" cuyos éteres actúan como matriz para el cuerpo vital del niño hasta el séptimo año, durante cuyo período va gradualmente madurando. La facultad de propagarse que obra sobre el polo positivo del Éter de Vida está también latente. La calefacción del cuerpo -- producida por el polo positivo del Éter Luminoso -- y la circulación de la sangre, son debidas al cuerpo vital macrocósmico, actuando como éteres sobre el niño y desarrollándolo lentamente hasta el punto en que pueda gobernar por sí mismo esas funciones. Las fuerzas que obran sobre el polo negativo de los éteres son mucho más activas. La excreción de los sólidos, producida por el polo negativo del Éter Químico (correspondiente a la subdivisión sólida de la Región Química) está demasiado desembarazada, como también la función de excreción de fluidos, producida por el polo negativo del Éter de Vida (correspondiente a la segunda subdivisión, la fluídica, de la Región Química). La función pasiva de percepción sensorial, que es debida a las fuerzas negativas del Éter Luminoso, es también extraordinariamente notable. El niño es muy impresionable y "es todo ojos y oídos". 



Durante los primeros años las fuerzas que operan sobre el polo negativo del Éter Reflector son también extremadamente activas. En esos años los niños pueden "ver" los mundos superiores y muy a menudo hablan de lo que ven, hasta que los castigos o ridículos que les imponer sus mayores por "andar con cuentos", les hace desistir de hablar de ello. 



Es deplorable que los niños se vean obligados a mentir o por lo menos a negar la verdad debido a la incredulidad de sus "sabios" mayores. Hasta las investigaciones de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas han probado que los niños tiene muy a menudo compañeros de juego invisibles que los visitan con frecuencia hasta que tienen varios años de edad. Durante esos años la clarividencia de los niños es del mismo carácter negativo que la de los mediums. 



Sucede lo mismo con las fuerzas que trabajan en el cuerpo de deseos. La sensación pasiva del dolor físico está presente mientras que el poder de sentir emociones está ausente casi por completo. La voluntad infantil muestra, por supuesto, emoción a la más ligera provocación, pero la duración de esa emoción es momentánea. Todo está en la superficie. El niño posee también mente, pero es casi por completo incapaz de actividad mental individual. Es extraordinariamente sensible a las fuerzas que obran sobre el polo negativo y por consiguiente el niño es eminentemente imitador y enseñable. 



Todas las cualidades negativas son activas en el recién nacido, pero antes de que pueda usar sus diferentes vehículos deben madurar sus cualidades positivas. 



Cada vehículo va madurando gradualmente por la actividad del correspondiente vehículo macrocósmico, que actúa como matriz para el vehículo individual para alcanzar el grado necesario de madurez. 



Desde el principio hasta el séptimo año, el cuerpo vital va creciendo y madurando lentamente dentro de la matriz del cuerpo vital macrocósmico y debido a la gran sabiduría de este vehículo macrocósmico, el cuerpo vital del niño está mejor formado y mejor organizado que en el resto de la vida. 

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*



miércoles, 25 de enero de 2012

PREPARATIVOS PARA EL RENACIMIENTO



PREPARATIVOS PARA EL RENACIMIENTO

Habiendo visto, pues, la necesidad del renacimiento repetido, consideremos ahora el método bajo el cual se cumple este propósito.

Antes de sumergirse en la materia el triple espíritu está desnudo, teniendo solamente las fuerzas de los cuatro átomos-simiente (que son el núcleo del triple cuerpo y de la mente). Su descenso es semejante al ponerse varios pares de guantes de creciente grosor, como se ilustró previamente. Las fuerzas de la mente de la última encarnación son despertadas de su estado latente en el átomo simiente. Este empieza entonces a atraer hacia sí materiales de la más elevada subdivisión de la Región del Pensamiento Concreto, de parecida manera a la que en el imán atrae hacia sí las limaduras de hierro.

Si pasamos un imán sobre un montón revuelto de limaduras de estaño, plata, oro, hierro, latón y otros metales, veremos que aquél selecciona únicamente las limaduras de hierro y que aún entre ellas no tomará más que las que pueda atraer con su fuerza. Su poder atrayente es de cierta clase y está limitado a cierta cantidad de esa clase. Y esto es igualmente cierto respecto al átomo simiente. Puede tomar, en cada Región, nada más que el material por el que tiene esta afinidad. De esta manera, el vehículo construido en torno de este núcleo es la exacta contraparte del correspondiente vehículo de la última encarnación, menos el mal que ha sido expurgado y más la quintaesencia de bien que ha sido incorporada al átomo simiente.



El material elegido por el triple espíritu se agrupa en forma de una gran campana, abierta en su base y con el átomo-simiente en la cúspide. Si concebimos esto espiritualmente podemos compararlo a una campana de buzo descendiendo aun mar compuesto de fluidos de creciente densidad. Estos fluidos corresponderían a las diferentes subdivisiones de cada mundo. La materia atraída a la contextura del cuerpo en forma de campana, lo hace más pesado y así va cayendo a la subdivisión inferior y toma de ésta el material apropiado. Entonces se hace aún más pesado y se sumerge más profundamente hasta que ha pasado a través de las cuatro subdivisiones de la Región del Pensamiento Concreto, y, entonces, se completa la forma de la nueva mente del hombre. Inmediatamente se despierta el átomo-simiente del cuerpo de deseos. Situase en la cúspide de la campana , por dentro. y los materiales de la séptima Región del Mundo del Deseo se agrupan en torno suyo hasta que se sumerge en la sexta región, adquiriendo allí materiales, y este proceso continúa hasta que alcanza la primera Región del Mundo del Deseo. La campana tiene ahora dos capas: la forma de la mente por fuera y la del nuevo cuerpo de deseos por dentro. 



El átomo simiente del cuerpo vital se pone entonces en actividad, pero aquí el proceso de formación no es tan sencillo como en el caso de la mente y del cuerpo de deseos, porque debe recordarse que esos vehículos están comparativamente inorganizados, mientras que el cuerpo vital y el denso están más organizados y son muy complicados. El material en cantidad y calidad determinadas, es atraído de la misma manera y bajo la operación de la misma ley que en caso de los cuerpos superiores, pero la construcción del nuevo cuerpo y el colocarlo en el alrededor conveniente se hace por cuatro Grandes Seres de inconmensurable sabiduría, que son los Angeles Archiveros, los Señores del Destino. Ellos imprimen el éter reflector del cuerpo vital de tal manera, que las escenas de la vida que seguirán se reflejen en él. El cuerpo vital es construido por los habitantes del Mundo Celeste y por los espíritus elementales, de tal manera, que forme un tipo especial de cerebro. Pero nótese esto: El Ego reencarnante mismo, incorpora en él la quintaesencia de sus primitivos cuerpos vitales, y, además, hace un pequeño trabajo original. Esto tiene lugar para que en la vida venidera pueda haber sitio para la expresión individual original, expresión que no esté determinada por las acciones pasadas. 



Es muy importante recordar ese hecho. Existe una gran tendencia a pensar que todo lo que ahora existe es el resultado de algo que existió previamente, pero si fuera éste el caso no habría margen para esfuerzos nuevos y originales que evocaran nuevas causas. La cadena de causas y efectos no es una repetición monótona. Hay un influjo continuo de causas nuevas y originales. Esa es la base real de la evolución, la única cosa que le da significado y la que la convierte en algo más que un simple desdoblamiento o desarrollo de cualidades latentes. Esto es Epigénesis, el libre albedrío que supone la libertad de inaugurar algo completamente nuevo, y no una simple elección entre dos cursos de acción. Este es el importante factor que sólo puede explicar el sistema al que pertenecemos de manera satisfactoria. Involución y Evolución en sí mismas son insuficientes; pero acopladas con la Epigénesis se tiene una triada completa que proporciona también una explicación completa. 



El destino de un individuo generado bajo la ley de consecuencia, es de gran complejidad e involucra la asociación con Egos en y fuera de encarnación en todo tiempo. Aun los encarnados en un tiempo dado pueden no estar viviendo en la misma localidad, así que es imposible para el destino de un individuo el que pueda ser cumplido en una sola vida o en un solo lugar. El Ego es llevado, por lo tanto, a un cierto alrededor ambiente y a cierta familia con la que esté en alguna forma relacionado. Por lo que atañe al destino que debe cumplirse, como a veces las condiciones necesarias son indecisas en alguno de los alrededores ambientes en los que se encarna el Ego, se le permite elegir , en lo posible, pero una vez que el Ego ha elegido, los agentes de los Señores del Destino los vigilan invisiblemente, a fin de que ningún acto de su libre voluntad frustre el cumplimiento de la porción de destino que haya elegido. Si obramos de tal manera que nuestros actos vayan encaminados a eludirlo, nos harán ejecutar otro movimiento que forzosamente nos obligará al cumplimiento de nuestro destino. Nunca se repetirá demasiado, sin embargo, que esto no convierte al hombre en un prisionero, sin ayuda. La misma ley gobierna esto, que la que rige cuando disparamos un tiro. Una vez disparado no podemos detener la bala ni desviarla de su camino de ninguna manera. Su dirección fue determinada por la posición en que mantuvimos la pistola al hacer fuego. Pudimos haber cambiado esa posición en cualquier momento antes de apretar el gatillo, y hasta ese instante teníamos pleno dominio. Y esto se aplica igualmente a las nuevas acciones que producen el nuevo destino. Podemos, hasta cierto punto, modificar y hasta contrabalancear ciertas causas ya puestas en movimiento, pero una vez lanzadas, sin tomar otras medidas o ejecutar otro acto, llegará un tiempo en que se pondrán fuera de nuestro alcance. A esto se le llama destino " maduro" y es al destino de esta clase al que nos referimos al decir que los Señores del Destino gobiernan para evitar tentativas que lo eludan. Respecto a nuestro pasado estamos desamparados en gran extensión, pero en cuanto a los actos futuros tenemos pleno dominio, salvo en lo que nos hayamos limitado por nuestras acciones anteriores. Poco a poco, sin embargo, conforme aprendemos que somos la causa de nuestras aflicciones y alegrías, vamos también comprendiendo la necesidad de ordenar nuestras vidas mas en armonía con las leyes divinas, y de esta manera nos elevamos sobre las leyes del Mundo Físico. Esta es la clave de la emancipación. Como dice Goethe:

From every power that all the world enchains

Man frees himself when self-control he gains.



o sea que "el hombre se liberta de todos los poderes que encadenan al mundo cuando adquiere el dominio de si mismo".

El cuerpo vital, habiendo sido modelado por los Señores del Destino, proporcionará la forma del cuerpo denso órgano por órgano. Este patrón o molde es colocado entonces en la matriz de la futura madre. El átomo-simiente para el cuerpo denso está en la cabeza triangular de uno de los espermatozoides del semen del padre. Este espermatozoide únicamente, hace posible la fecundación y en esto está la explicación de por qué son estériles muchas veces las uniones sexuales. Los constituyentes químicos del fluido seminal y del óvulo son los mismos de siempre, y si fueran éstos los únicos requisitos requeridos, la explicación de la esterilidad no se encontraría buscándola solamente en el mundo físico, material y visible. Se explica claramente, sin embargo, cuando comprendemos que así como las moléculas del agua se hielan a lo largo de lineas de fuerza que en ella se encuentran, manifestándose como cristales de hielo en vez de congelarse como una masa homogénea, como sería el caso si no hubiera líneas de fuerza previas a la coagulación, así tampoco puede formarse cuerpo denso alguno hasta que haya un cuerpo vital en el cual pueda construirse el material físico. También debe haber un átomo simiente para el cuerpo denso, para que actúe como determinador de la cantidad y calidad de la materia con la que se forma el cuerpo físico. Aunque en el presente estado de desarrollo no hay nunca armonía en los materiales del cuerpo, porque eso significaría un cuerpo perfecto, sin embargo, la inarmonía no debe ser tan grande como para que sea un disolvente del organismo.



De este modo, mientras que la herencia en primer término sólo es positiva en cuanto al material del cuerpo denso, y no con respecto a las cualidades anímicas, que son individuales por completo, el Ego renaciente también ejecuta cierta clase suma de trabajo en su cuerpo denso, incorporando a él la quintaesencia de sus cualidades físicas pasadas. Ningún cuerpo es una mezcla exacta de las cualidades de sus padres, si bien el Ego está restringido a usar los materiales tomados de los cuerpos del padre y de la madre. De aquí que el músico reencarna donde pueda conseguir el material necesario para una mano delicada y un oído sutil con sus sensitivas fibras de Corti y el debido ajuste de los tres canales semicirculares. El arreglo de estos materiales es, sin embargo, en cierta extensión, efectuado bajo la dirección del Ego. Es lo mismo que cuando a un carpintero se le da una pila de maderas para que las emplee en construir una casa para vivir en ella, si bien se deja a su propio criterio la clase de casa que desee construir. 



Salvo en el caso de un ser de elevado desarrollo, este trabajo del Ego es casi nulo en el presente estado de evolución del hombre. El margen mayor se le da en la construcción del cuerpo de deseos, muy poco en la del cuerpo vital y casi ninguna en la de su cuerpo denso; si bien este poco es suficiente para hacer de cada individuo una expresión de su propio espíritu, diferente al de sus padres. 



Cuando la impregnación del óvulo ha tenido lugar, el cuerpo de deseos de la madre trabaja sobre él durante un período de dieciocho a veintiún días, permaneciendo el Ego fuera, en su cuerpo de deseos y concha mental. Al expirar ese tiempo el Ego entra en el cuerpo de la madre. Los vehículos en forma de campana se absorbe a través de la cabeza del cuerpo vital, y la "campana" se cierra por la parte inferior. Desde entonces el Ego incuba su cuerpo venidero hasta el nacimiento del niño y entonces comienza la nueva vida terrestre.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*


martes, 24 de enero de 2012

EL TERCER CIELO



EL TERCER CIELO


Habiendo asimilado todos los frutos de su vida pasada y alterado la apariencia de la Tierra de tal manera que pueda proporcionarle el alrededor ambiente requerido para su próximo paso hacia la perfección; habiendo también aprendido por el trabajo en los cuerpos de otros, a construir un cuerpo apropiado a través del cual pueda manifestarse en el Mundo Físico, y habiendo, por último, disuelto la mente en la esencia que construye el triple espíritu, el espíritu puro individual asciende a la más elevado Región del Mundo del Pensamiento: el tercer cielo. Aquí, por medio de la armonía inefable de este mundo superior, se fortalece para su próxima inmersión en la materia.

Después de algún tiempo viene el deseo de nuevas experiencias y la contemplación de un nuevo nacimiento. Esto evoca una serie de cuadros ante la visión del espíritu, un panorama de la vida nueva que nos espera. Pero nótese esto bien: este panorama contiene solo los acontecimientos principales. El espíritu tiene plena libertad en cuanto a los detalles. Es como si un hombre que fuera a una ciudad distante tuviere un billete de tiempo limitado, con punto de partida a su elección. Después de haber elegido y comenzado el viaje ya no puede cambiar de camino durante la jornada. Puede detenerse en tantos lugares como quiera, dentro del tiempo límite, pero no puede volver atrás. Así, conforme avanza más y más en su viaje se encuentra más y más limitado por su pasada elección. Si eligió viajar en un vapor carbonero seguramente llegará a su destino sucio y manchado. Si hubiera elegido en cambio un buque hermoso llegaría más limpio. Así sucede con el hombre en cada nueva vida. Puede tener ante sí una vida muy dura, pero puede elegir entre vivirla limpiamente o revolcarse en el barro. Otras condiciones están también bajo su gobierno, sujetas sí, a las limitaciones de sus elecciones a obras pasadas.


Los cuadros del panorama de su próxima vida, de la que acabamos de hablar, empiezan en el nacimiento y terminan en el sepulcro. Se suceden en opuesta dirección a la en que se desarrollan en el panorama que sigue a la muerte, ya explicado, que pasa ante la visión del espíritu apenas ha abandonado su cuerpo denso. La razón de esta diferencia radical entre ambos panoramas es que en el antenatal el objeto es mostrar al Ego renaciente cómo ciertas causas o actos producen siempre determinados efectos. En el caso del panorama post- mortem el objeto es al revés: mostrar cómo cada acontecimiento de la vida que acaba de pasar era el efecto de alguna causa anterior de la vida. La Naturaleza o Dios no hacen nada sin una razón lógica, y cuanto más investiguemos más evidente se nos hace el que la Naturaleza es una madre muy sabia, empleando siempre los mejores medios para la realización de sus fines. 


Pero puede preguntarse: ¿Por qué debemos renacer? ¿Por qué debemos volver a esta existencia terrestre limitada y miserable? ¿Por qué no podemos adquirir experiencia en esos reinos superiores, sin necesidad de venir a la Tierra?
¡¡Estamos cansados de esta vida terrestre fastidiosa y agotadora!!

Tales quejas están basadas en malentendidos de varias clases. En primer término debemos comprender y grabar profundamente en los anales de nuestra memoria que el propósito de la vida no es la felicidad sino la experiencia. La tristeza y el dolor son nuestros maestros más benévolos, mientras que las alegrías de la vida no son sino cosas fugaces.

Esto parece ser una doctrina muy dura y el corazón grita apasionadamente y protesta ante la posibilidad de que ese pensamiento sea cierto. Sin embargo, así es, y si lo examinamos comprenderemos que no hay tal dureza en esa doctrina después de todo.


Consideremos las bendiciones del dolor. Si pudiéramos colocar nuestra mano sobre una estufa caliente y no sintiéramos dolor, la mano podría quedarse allí probablemente hasta que el brazo se quemara, sin que nosotros nos diéramos cuenta de ello a tiempo para salvarlo. El dolor que resulta del contacto de la mano con la estufa caliente es lo que nos hace retirar aquella rápidamente, antes de que produzca ningún daño serio. En vez de perder la mano escapamos con una ligera quemadura que bien pronto se cura. Esta es una ilustración de lo del Mundo Físico. Y encontraremos que el mismo principio obra en los mundos del Pensamiento y Moral. Si ultrajamos la moralidad, el remordimiento que nuestra conciencia nos produce, provoca un dolor, dolor que nos impedirá repetir el acto, y si no aprendemos a la primera lección, la Naturaleza nos proporcionará experiencias cada vez más duras hasta que por último penetrará en nuestra conciencia el hecho de que "el sendero del transgresor es muy duro". Y eso continuará hasta que nos veamos forzados a tomar una nueva dirección y dar un paso más hacia una vida mejor. 


La experiencia es "el conocimiento de las causas que producen los actos". Este es el objeto de la vida, junto con el desarrollo de la "Voluntad", que es la fuerza con la que aplicamos el resultado de la experiencia. La experiencia debe adquirirse, pero podemos elegir entre adquirirla por el escabroso y duro camino de la experiencia personal o por la observación de los actos ajenos razonados y reflexionando sobre ellos, guiados por la luz de cualquier experiencia que hayamos tenido. Este es el método por el cual el estudiante de ocultismo debe aprender, en vez de necesitar el látigo de la adversidad y del dolor. Cuanto más deseosos estemos de aprender en esa forma, menos sentiremos las punzantes espinas del "sendero del dolor" y tanto más pronto obtendremos el "sendero de la paz". 


La elección es nuestra, pero en tanto no aprendamos todo lo que hay que aprender en este mundo, debemos volver a él. No podemos permanecer en los mundos superiores y aprender allí hasta que hayamos dominado las lecciones de la vida terrestre. Esto sería tan sensible como enviar a un niño al kindergarten un día y a la universidad al siguiente. El niño debe volver al kindergarten un día y otro y pasar años enteros, antes de que el estudio haya desarrollado en él la capacidad suficiente, para que pueda comprender las enseñanzas que se dan en la universidad. 


El hombre también está en la escuela: la escuela de la experiencia. Y debe volver a ella muchas veces antes de que pueda esperar el dominar todo el conocimiento del mundo de los sentidos. No existe una vida terrestre sola, por rica que haya sido en experiencia, que pueda suministrar todo ese conocimiento, y por eso la Naturaleza decreta que el hombre debe volver a la Tierra, después de intervalos de reposo, para proseguir su trabajo donde lo dejó, de igual manera que un niño sigue su estudio en la escuela cada día, después del intervalo de una noche de sueño. No es argumento contra esta teoría el decir que el hombre no recuerda sus vidas anteriores. No recordamos los ejercicios y trabajos que hicimos al aprender a escribir y, sin embargo, poseemos el arte de escribir, que prueba que lo hemos aprendido. Todas as facultades que poseemos demuestran que las hemos adquirido alguna vez y en alguna parte. Algunos recuerdan su pasado, sin embargo, como se relata en un ejemplo notable al final del capítulo siguiente y, que al fin y al cabo, es uno de tantos. 


Y además, si no hubiera vuelta a la Tierra, ¿ qué utilidad tendría la vida? ¿Por qué luchar por nada? ¿Por qué una vida de felicidad en un cielo eterno debería ser la recompensa de una buena vida? ¿ Qué beneficio podría producir una buena vida en un cielo donde todo el mundo es ya feliz? Seguramente en un lugar donde todo el mundo es feliz y está contento no hay necesidad alguna de simpatía, de sacrificios ni de buenos consejos. Nadie los precisaría; pero en la Tierra hay muchos que los necesitan y esas cualidades humanitarias y altruistas son de la mayor utilidad para la humanidad que lucha. Por lo tanto, la Gran Ley que trabaja para el bien, hace que el hombre vuelva al mundo para beneficio de sí mismo y de los demás, con sus tesoros adquiridos, en vez de permitir que se estropeasen o desperdiciasen en el cielo, donde nadie los necesita.

*

del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*


* * *

*