humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

sábado, 21 de mayo de 2011

Mediumnidad


The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 28




Mediumnidad



Para comprender la mediumnidad es necesario saber algo de los varios cuerpos del hombre. Además del cuerpo denso, instrumento que el ego usa para propósitos materiales, el hombre posee un cuerpo vital compuesto de éter, un cuerpo de deseos o emocional, y una mente. El espíritu individualizado o ego, vive dentro de estos vehículos que se interpenetran y los usa para adquirir experiencia en la escuela de la vida.

En el estado de vigilia el cuerpo denso y el cuerpo vital, (este último interpenetrando y sobresaliendo como pulgada y media del primero) quedan dentro de una nube en forma de ovoide. Esta nube ovoide está compuesta por el cuerpo de deseos y la mente. Todos estos vehículos son concéntricos y es la interpelación del uno dentro del otro, quedando los centros de percepción de unos propiamente alineados con los centros de los otros, lo que facilita al ego manipular el complejo organismo y ejecutar en forma metódica los procesos de vida llamados razonamiento, habla y acción.

Cuando el cuerpo denso duerme, hay una separación de los vehículos. El ego y la mente revestidos del cuerpo de deseos se retiran de los cuerpos vital y denso, estos últimos permaneciendo en la cama mientras los cuerpos más sutiles flotan sobre el cuerpo que duerme, conectados a él por el cordón plateado. El proceso de restauración comienza poco después. En casos normales el cuerpo de deseos que ha sido armonizado en el Mundo del Deseo imparte energía rítmica al cuerpo vital, y éste, a su vez, comienza a trabajar sobre el cuerpo denso, eliminando los productos de descomposición principalmente por medio del sistema nervioso simpático. El resultado es que el cuerpo denso queda restaurado y repleto de vida cuando por la mañana el cuerpo de deseos, la mente y el ego entran nuevamente en él despertándolo.

Al morir, la separación entre los cuerpos es la misma que durante el sueño. Los llamados muertos tienen ego, mente y cuerpo de deseos. Algunas veces, por algún tiempo, permanecen conscientes del mundo material que han abandonado. Algunos se apegan a la vida terrestre y no se deciden a aprender sus nuevas lecciones. Estos son los llamados espíritus apegados a la Tierra. No pueden, sin embargo, funcionar en los mundos visibles sin un cuerpo y hacen uso de aquellos seres vivos, cuyos cuerpos densos y vitales están flojamente conectados ' El grado de laxitud entre los vehículos denso y vital no es el mismo en todos los egos. Hay personas cuyos cuerpos denso y vital están más estrechamente entrelazados. Estos son los materialistas. Las personas cuyos cuerpos no están tan fuertemente entrelazados pueden en cierta forma percibir y responder a las vibraciones espirituales y se desarrollan por su propia voluntad convirtiéndose en ocultistas o clarividentes entrenados. Aquellos de voluntad débil desarrollan solamente con ayuda de otros y en forma negativa. Estos seres son víctimas propicias para los espíritus apegados a la Tierra que simulando ser guías espirituales desarrollan sus víctimas como médiums de trance o como médiums de materialización, si la conexión entre los vehículos denso y vital de la víctima es especialmente floja.

Un médium es un clarividente involuntario o negativo que tiene los cuerpos denso y vital flojamente conectados y bajo el control de un espíritu del mundo del deseo. Es el mismo caso de un hipnotista y su víctima en el mundo físico. En el caso de un médium de trance, todas sus experiencias espirituales tienen lugar mientras su cuerpo físico permanece inconsciente o en trance. El ego revestido de los cuerpos mental y de deseos abandona el cuerpo físico. El espíritu-guía o control lo ocupa. Esta misma separación ocurre en el estado de sueño con la diferencia de que en el ensueño el cuerpo permanece inhabitado. El espíritu control se apodera de¡ cuerpo físico de¡ medium y lo usa para sus propios fines, a veces con gran perjuicio para éste. Por ejemplo, cuando tal espíritu-control ha sido en vida un adicto a drogas o un libertino, usará ese vehículo para satisfacer su sed de licor o sus bajas pasiones. Nunca recalcaremos suficiente- mente la importancia de¡ cuerpo físico como nuestro más valioso instrumento, y el grave error que se comete cuando lo entregamos a un espíritu-control o un hipnotista.

Un espíritu errante es una réplica exacta de un hipnotizador excepto que el espíritu errante es invisible y tiene más poder sobre su víctima. Este espíritu es considerado como un ser elevado o ángel incapaz de hacer daño, y deseoso de ayudar a diseminar la verdad. De hecho no hay poder transformador en la muerte. El pecador no se convierte en santo ni el ignorante en sabio al morir, y es una realidad triste para el clarividente entrenado ver como los espíritus-guías o controles se imponen a sus incautas víctimas quienes no pueden distinguir ni comprender el verdadero carácter de estos impostores, aceptando sus frases melosas y huecas como sabiduría divina. Aunque estos espíritus han hecho algún bien al probar fuera de toda duda la continuidad de la vida después de la muerte, han hecho también mucho daño a los médiums.

Es de esperarse que espíritus de alta naturaleza ética o gran desarrollo espiritual no traten de controlar al médium total- mente. Los espíritus errantes o de baja categoría lo hacen para tener un vehículo con el cual satisfacer sus ansias de bebidas y sexo. En esta forma causan estragos en el cuerpo del médium.

En el caso de médiums materializadores el espíritu guía pone la víctima en trance y extrae el éter de su cuerpo vital a través del bazo. Este éter lo usa para las materializaciones. Como hemos dicho anteriormente, la única diferencia entre un médium y una persona ordinaria es la laxitud entre sus cuerpos denso y vital. Esta laxitud permite al espiritu-control o guía extraer el éter casi por completo. El cuerpo vital es el vehículo que especializa la energía solar que nos da vitalidad. Privado de su principio vitalizante, el cuerpo del médium en el momento de la materialización se encoge aproximada- mente a la mitad de su tamaño. La carne se torna blanda y la chispa de la vida apenas arde. Cuando termina la sesión y el cuerpo vital le es devuelto al médium, éste despierta. Se siente muy extenuado y algunas veces recurre a la bebida para reponer sus fuerzas, En estos casos la salud se quebranta y el médium se con- vierte en una ruina humana, Desgraciada- mente, la gran mayoría de los médiums no están conscientes de estos peligros, especial- mente de los peligros que le amenazan al morir. Entonces su guía puede apoderarse del cuerpo de deseos. Aún en vida, si el médium trata de evitar que él use su cuerpo impunemente, hallará que no tiene poder para impedirlo. Al morir el médium y hallarse los dos espíritus frente a frente, los peligros son aún mayores. Se sabe de casos donde el médium ha repudiado y tratado de escapar del agarre de su guía, pero sin poder lograrlo. Estaba indefenso. Algunos médiums han confesado como han sido empujados irresistiblemente al crimen o suicidio por estos guías o espíritus-control. Han rogado que los dejen en paz, pero en vano. Muy raras veces se oye decir que estos guías han mostrado piedad. Una vez que la persona se convierte en médium no tiene escapatoria.

No puede impedir que el guía entre en su cuerpo. Mientras el médium es dócil y obedece al guía, todo marcha bien, pero si protesta y desobedece, encontrará que el guía tiene dominio y espuelas y las usa sin misericordia.

El guía saca los cuerpos superiores y espíritu del médium que no ofrece resistencia y toma posesión completa. Al retirarse se lleva parte del cuerpo vital del médium, lo que le sirve para dominarlo permanente- mente. En algunos casos no se conforma con tomar prestados los vehículos, sino que se apodera de ellos y deja fuera al dueño para siempre. El cuerpo es el mismo, pero el ego es extraño y sus hábitos cambian. Esto es obsesión.

Puede comprobarse fácilmente, pues el iris de sus ojos no responde a la luz ni a la distancia. No contrae ni expande. Solamente el dueño de un cuerpo puede manipular los ojos. En el médium estos están cerrados o tienen una mirada fija y vidriosa.

La lección por aprender de estos cono- cimientos es que debemos mantener completo dominio sobre nuestros vehículos y bajo ningún concepto permitir que se nos hipno- tice o controle desde afuera. Tampoco debemos asistir a sesiones espiritistas o demostraciones hipnóticas porque la actitud negativa que se observa en esas reuniones hace a uno vulnerable a la obsesión.

NUESTRO LEMA DEBE SER DOMINIO PROPIO
Y NO DOMINIO SOBRE LOS DEMAS.


* * *


* * *

viernes, 20 de mayo de 2011

Retardo Mental


The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 29




Retardo Mental



El retardo mental es uno de los más trágicos y el menos comprendido de los problemas sociales. Años pasados, a los retardados mentales se los consideraba fuera de toda ayuda, siendo observados simplemente como una horrible y deplorable condición y se los dejaba vegetar fuera de la vista de la gente 'Respetable", recientemente con el progreso se ha hecho más caridad con el trato de estos infortunados individuos, y la actitud pública general les está permitiendo convivir como miembros reconocidos por la sociedad, a menudo actuando provechosamente dentro de su limitado campo de posibilidades.

De cualquier manera el progreso no suprime el dolor experimentado por los padres y familiares de estos tristemente afectados individuos. Si la causa del retardo mental fuera conocida, los conflictos y torturas experimentados por estas personas podrían suprimirse mejor y la humanidad comenzaría a actuar para dar una eventual solución al problema.

El retardo mental es considerado como una enfermedad, como cualquier otra sufrida por el individuo, engendrada solamente por su comportamiento durante la presente, o anteriores encarnaciones. Bajo la ley de consecuencia, debemos cosechar aquello que precisamente sembramos, y si nuestra conducta fue depravada o nuestro comportamiento incorrecto en cualquier sentido, debemos pagar esa deuda en nuestra encarnación física para así poder luego evolucionar.

Las aflicciones que afectan a la humanidad se pueden dividir en dos categorías: Mentales y Físicas. Las perturbaciones mentales son particularmente atribuibles al abuso de la función creadora. Así como el Espíritu Santo es la energía creadora en la naturaleza, la energía sexual es su reflexión en el hombre y el abuso de esta fuerza es la transgresión que debemos pagar en detrimento de nuestros vehículos hasta que comprendamos la parte Santa de la fuerza creadora. Las enseñanzas ocultas nos dicen que esta fuerza no debe ser usada para la gratificación sensual sino solamente para la propagación. El despilfarro de esta energía creadora podría ser transmutada en energía espiritual y usada en los planos superiores como agente de la Epigénesis (la habilidad de crear cosas nuevas).

La ciencia oculta también enseña que el cerebro y la laringe fueron construidos por los Angeles con la mitad de la fuerza creadora del hombre, quien antes de la adquisición de estos órganos, era bisexual y capaz de crear por sí mismo sin la cooperación de otro; pero dicha facultad se perdió cuando estos órganos fueron creados, y ahora es necesario la cooperación de otro ser del sexo opuesto para la generación de nuevos cuerpos para los espíritus que desean renacer. Hay todavía una interna conexión entre la actividad mental y sexual y el poder de la palabra. La evidencia de este afirmacion está en el caso de los maniáticos del sexo, quienes terminan idiotas incapaces de pensar correctamente porque están continuamente ocupados en enviar al exterior no solamente la parte de la fuerza sexual que es normalmente usada para la propagación, sino que también gran parte de la fuerza que podría ser usada para la construcción del cerebro, haciéndolo así capaz de producir pensamiento.

La visión espiritual revela que cuando el hombre estaba todavía en formación había una corriente de deseos donde quiera que ahora hay un nervio; la mente y la laringe mismas fueron hechos primero de sustancia de deseos. El deseo enviaba primero un impulso a través de la mente y creaba estas corrientes nerviosas, que hacían posible el movimiento del cuerpo y obtenía la gratificación indicada por el deseo. La palabra también es usada con el propósito de obtener un objeto deseado o un fin; a través de estas facultades el hombre ha obtenido cierto dominio sobre el mundo.

No obstante bajo la ley de consecuencia, él toma para sí un nuevo cuerpo, órganos y facultades que son similares a los que abandonó en la anterior oportunidad. Cuando la pasión ha arruinado el cuerpo en una vida, ésta se estampa en el átomo simiente. En el próximo descenso al renacimiento le es imposible al Ego tomar buen material con el cual pueda construir una sólida mentalidad.

El nace usualmente bajo uno de los signos comunes del Zodíaco, y por lo general los cuatro signos comunes están colocados en los ángulos para que los deseos pasionales encuentren dificultad de expresarse. Vemos pues que el poderoso impulso que antes regía en su mente, el cual debería ser usado para el propósito de la

regeneración, está ausente; a él le falta la iniciativa en la vida y por ende viene imposibilitado y a menudo demente.

Como quiera que sea el espíritu no es demente, el ve conoce y tiene un vehemente deseo de usar el cuerpo, aunque sea un imposible, pero a menudo no puede enviar siquiera un simple impulso a través de los nervios, y los músculos del rostro y del cuerpo por consiguiente no están bajo el control de su voluntad. Este fenómeno de la falta de coordinación es el que hace del afligido un hecho lastimoso a la vista. De este modo es como el Espíritu aprende una de las mas duras lecciones de la vida: que es peor que la muerte el estar atado a vivir en un cuerpo inhábil sin encontrar expresión a través de él, porque la fuerza necesaria de deseos que acompaña al pensamiento, palabra y movimiento, ha sido consumida por un vivir incorrecto en las vidas anteriores y regresa el Espíritu sin la energía necesaria para manifestarse en su instrumento carnal.

Hay una notable excepción a la regla general de que los mentalmente retardados sean por el abuso de la función creadora en una vida pasada. Cuando un Ego desciende para el renacimiento, ve enteramente el panorama de su próxima vida y si a él le parece particularmente dura, procura salir fuera de la "escuela de la vida". Para esta época la conexión entre el cuerpo vital y los centros sensoriales del cerebro en el feto ya ha sido realizada, por consiguiente el esfuerzo del Espíritu por escapar del útero materno es frustrado. El tirón dado por el Ego desarregla las conexiones de los centros sensitivos entre el cuerpo físico y el etérico en tal forma que el cuerpo vital no queda concéntrico con respecto al cuerpo físico, causando que la cabeza etérica se extienda por fuera del cráneo físico, por esto es imposible para el espíritu usar el vehículo denso, está atado a un cuerpo sin mentalidad y la encarnación es prácticamente perdida.

Hay también casos más tarde en la vida que debido a un fuerte susto el Espíritu intenta salir del cuerpo físico con sus vehículos invisibles. Como resultado un tirón similar es dado por los centros sensoriales del cerebro, y el susto desarregla la expresión mental. Todos luego de haber estado asustados, probablemente hayan sentido una sensación similar, una agitación, como si alguna cosa estuviera intentando salir fuera del cuerpo denso. Esta sensación es causada por el cuerpo vital y de deseos, los cuales actúan velozmente, tanto

que un tren expreso es lento en comparación. Ellos sienten el peligro, y se impactan antes que el susto haya sido transmitido al inerte y lento cuerpo físico, en el cual ellos están anclados, y el que evita su escape bajo tensiones ordinarias. Algunas veces, siempre que el estímulo sea demasiado fuerte se produce una desconexión sobre los centros etéricos sensoriales, exactamente como cuando se ha estirado un elástico y que puede recuperar su elasticidad, también en estos casos, es más fácil recuperar las facultades mentales que en los casos en los cuales es una demencia congénita traída de vidas pasadas, y que es causa de la inadecuada conexión. De tal manera vemos que el retardo mental no es el resultado de una injusticia de parte de Dios, no es un infortunado accidente; es el resultado de la propia conducta del Ego, así como en el caso de todas las dolencias, la aflicción individual ha sido traída por sí mismo.

Por supuesto que los mentalmente retardados no deben ser observados de ninguna otra forma que con profunda simpatía y atención. Todos los esfuerzos deben ser hechos para continuar expandiendo los bellos programas de educación y auto ayuda que ahora se ha comenzado a administrar para muchos de estos individuos. Ciertamente es por medio de la compasión y el amor que ellos pueden recibir orientación para trabajar, dentro de sus limitadas condiciones físicas, instándolos al esfuerzo de manera de que esta encarnación no sea perdida, sino por el contrario la misma constituya la más severa lección que tienen que aprender.

El retardo mental está siendo atendido, pero la humanidad debería de ir mucho más allá. A esta altura de la evolución y desarrollo humano y tecnológico de nuestra época es motivo de esta aflicción y el impropio uso de la fuerza creadora, viene a ser universalmente reconocido; la actitud moderna general que perdona una moral laxa y el estímulo de la indulgencia sexual, para la obtención del placer, no puede ayudar, pero las consecuencias serán desastrosas en un futuro para muchos miembros de la raza humana. Tal conducta deberá ser expiada, y la indulgencia de su pasión en la vida presente, segará las consecuencias en esta vida o en otra.

Nosotros hemos pasado a través de estados parecidos al mineral, vegetal, y animal antes de estar en estado humano, como somos actualmente, y más allá hay evoluciones superiores las cuales nos aproximan más y más a la Divinidad. Es nuestra pasión animal la que nos limita en el sendero del logro y de la pureza.

Es obvio también que muy poco progreso material puede ser hecho por un inhabilitado mental.

En el presente estado de evolución toda nuestra fuerza vital excepto la insignificante cantidad requerida para la propagación de la raza puede ser transmutada por sublimación de la mente y emociones en fuerza del alma.

Hasta que estos factores no sean reconocidos y aceptados por la generalidad, la raza no se librará de las limitaciones tanto físicas como mentales, las cuales ahora nos están causando mucho sufrimiento y nos impiden evolucionar.

FIN

* * *



* * *

martes, 17 de mayo de 2011

A Los que Lloran a Sus Muertos




The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 31




A Los que Lloran a Sus Muertos



Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados” (Mateo 5:4)

Estas palabras del Gran Confortador que visitó la Tierra hace dos mil años, vienen a la mente de todos durante la fiesta de Pascua, que trae alegría a millones, ya que la Humanidad está despertando, cada día más, a su verdadero significado.

La Pascua, que se celebró una vez por unos pocos cristianos, ya no es sólo una festividad cristiana. Ya no está reservada a los que aceptan el pan y el vino consagrados de las manos de sus sacerdotes. Se ha convertido en un gran día de alegría para los pueblos de todas las naciones y para los seguidores de todas las religiones; incluso para los que nunca pisan una iglesia.

Se ha convertido en costumbre que, tanto las gentes de los distritos rurales como las de las ciudades, elijan una colina para colocar allí una cruz y, en el alegre día de Pascua, se reúnan fraternalmente y adoren en comunidad, sin discriminaciones por razón de raza, credo o color; y, en nombre del más grande Espíritu que jamás haya habitado un cuerpo físico, adoren al Espíritu Universal, ofreciendo alabanzas y agradeciendo la vida y la luz que fueron su tarea en el gran esquema de Dios. Este espíritu universal de la alegría se expresa, precisamente, un día que nos trae a la memoria un hombre clavado en una cruz, que muestra a la Humanidad un rostro contraído por el dolor, y un cuerpo humano experimentando la agonía de la muerte. ¿Por qué se ha de regocijar la Humanidad en un día conectado en la memoria con un acto tal de brutalidad sucedido hace dos mil años?


Cristo Jesús

El hombre, en su ausencia de conocimiento, y en su vaga comprensión de la justicia de un Padre amoroso, ha convertido la tumba en un sepulcro sombrío, algo que produce temor, y en un final para todas sus aspiraciones y ambiciones. Durante edades, ha temido este final de la existencia física y ha hecho de ello un tiempo de intenso duelo, un período repleto de lágrimas. Pero, ese gran Espíritu que tenía poder sobre la vida y la muerte, permitió ser crucificado. Vino a la Tierra con ese fin. Puede, por tanto, surgir la siguiente pregunta: si afirmamos que Jesús el Cristo tenía poder sobre Su vida, ¿por qué permitió que se perpetraran contra él aquellas grandes indignidades y crueldades y por qué no se libró a sí mismo de aquella muerte indigna y cruel?

En la parábola del redil, en Juan 10, Jesús dijo a sus oyentes: “ Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas… Por eso mi Padre me ama, porque yo me desprendo de mi vida para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita. Yo la doy voluntariamente. Está en mi mano desprenderme de ella y está en mi mano recobrarla. Éste es el encargo que me ha dado el Padre”. Hay otra afirmación hecha por Cristo, después de la crucifixión, tras haber experimentado la muerte en la cruz, cuando regresó de los mundos espirituales para reunirse con sus discípulos. En el capítulo 28 de Mateo, versículo 18 , de nuevo proclama tener ese poder: “Y Jesús llegó y les dijo: Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la Tierra”.


Vida después de la vida

Cristo vino a la Tierra a impartir a los hombres una lección especial y, estando destinado a ser el Salvador de la Humanidad, la lección más importante que podía enseñar era la de la fe. Fe en Su Dios y la fe en una vida tras la muerte. Con su misma muerte debía traer al hombre la fe y la creencia en una vida después de ella. Predicó la inmortalidad y, para imprimir ese hecho en la Humanidad, debió pasar por los dolores de la muerte para volver a la vida y traer al hombre la prueba de una existencia post mortem. Y, para completarlo, se apareció a sus amados discípulos en su cuerpo espiritual. En I corintios, dice Pablo: ”Después se apareció a más de quinientos hermanos juntos; de los cuales, muchos viven aún y otros han muerto”. Anduvo y conversó con ellos para que creyeran que lo que les había predicado, la inmortalidad del alma, era un hecho y que, cuando el hombre abandona su cuerpo físico, sigue viviendo en un cuerpo más sutil y etéreo.

Pablo trae también al hombre mucha esperanza en una vida tras la muerte en el quinto capítulo de II Corintios, versículos 1 y 2: “Es que sabemos que, si nuestro albergue terrestre, esta tienda de campaña, se derrumba, tenemos un edificio que viene de Dios, un albergue eterno en el cielo, no construido por hombres; y, de hecho, por eso suspiramos, por el anhelo de vestirnos encima la morada que viene del cielo.

En el capítulo quince de I Corintios, de nuevo predica a los que no creen en la vida después de la muerte. Este maravilloso capítulo se emplea por la mayor parte de los sacerdotes para proporcionar fe y consuelo a quienes se sienten despojados por la pérdida de un ser querido.: “Se siembra un cuerpo animal; resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo animal, lo hay también espiritual.”

Durante la Antigua Dispensación, y a través de todo el Antiguo Testamento, el hombre tenía muy poca esperanza en una vida tras la muerte. Para él, la tumba ponía fin a todo. Se comprueba esa desesperanza cuando se lee el noveno capítulo del Eclesiastés, versículo quinto, donde se afirma: “Los vivos saben … que han de morir; los muertos no saben nada, no reciben un salario cuando se olvida su nombre”.


Hecho a imagen de Dios

Las enseñanzas rosacruces proclaman que el hombre es un espíritu inmortal hecho a imagen de Dios. Porque, ¿no se nos ha dicho, en el versículo 26 del capítulo primero del Génesis, que Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen?” Por tanto, si Dios es espíritu y el hombre está hecho a su imagen, ¿podemos seguir negando que el hombre no puede morir o que si muriese moriría una parte de Dios? ¿Puede alguien imaginar a un Gran espíritu que crease un ser como el hombre, a su propia imagen, y luego le permitiese morir? ¿Podría tal hombre llegar a ser él mismo un creador, como Dios lo destinó a ser, si una vida terrestre constituyese toda su existencia y si, cuando hubiera vivido sus setenta años saliese de la misma sin ninguna posibilidad de llegar a ser perfecto como su Padre celestial? Si uno se detiene a reflexionar sobre esta materia, se convence de que el hombre también ha de seguir evolucionando, aprendiendo, con el fin de llegar a ser omnisciente como su Padre en el cielo lo es, y de que eso no puede lograrse en una cota vida de unos cuantos años. Para aprender esas lecciones en la Tierra, sobre la que Dios le dio poder, el hombre ha de volver una y otra vez y, en cada encarnación, ha de cargar con su cruz de materia, su cuerpo físico.

El hombre ha de aprender, mediante su cuerpo físico, a convertirse en un creador como su Padre en el cielo. Ésa es la herramienta que utiliza en sus esfuerzos por aprender las numerosas lecciones de vida, con el fin de ser reconocido como hijo por su Padre celestial. Pero esa herramienta, el cuerpo físico, se cansa y se agota; y es necesario darle al espíritu un tiempo para poder digerir y asimilar toda la experiencia adquirida en la Tierra. Por eso Dios ha dispuesto que el espíritu salga de su vieja vestimenta desgastada y funcione en su cuerpo espiritual.

Cuando eso ocurre, el hombre, con su limitada visión, se aflige por el cambio; y le parece la despedida final el hecho de que se desintegre el viejo y desgastado vestido de un ser querido, y pueda funcionar en un traje o cuerpo más etérico, en el que no esté limitado por la distancia, ni sea la materia física una barrera infranqueable para su desplazamiento. Éste es el cuerpo espiritual del que habla Pablo en II Corintios, un edificio no hecho por las manos de los hombres, eterno en los cielos. En ese vehículo, nuestros seres queridos pueden visitarnos y, aunque, en nuestra ceguera, no disponemos de la vista espiritual para percibirlos, no por eso están menos cerca de nosotros. Ellos siguen interesados en nuestro bienestar y, cuando los necesitamos, no nos fallan; nos animan y ayudan mucho más de lo que creemos, aunque con nuestra aflicción podamos obstaculizar su progreso en esa nueva vida a la que se les ha llamado.

Cuando un hombre cae en profundo sueño y su cuerpo físico queda inerte sobre el lecho, está despierto y activo en el reino del espíritu. El cuerpo físico ya no es un obstáculo. Sin embargo, está unido a él mediante el Cordón de Plata, que lo conduce de vuelta a su cuerpo al despertar. Durante la inconsciencia del sueño, está en el país de los muertos que viven y, si lo desea, puede comunicarse con sus seres queridos, que están siempre cerca.

El estudiante de la Fraternidad Rosacruz tiene la certeza de la cercanía de los que han pasado al mundo invisible en lo que, comúnmente, se denomina muerte, y no se aflige como los que no tienen esperanza. Sabe que sus seres queridos no se han alejado, sino que, como dice John McCreery en su poema “No hay muertos”: “No están muertos. No han hecho sino pasar más allá de las nieblas que aquí nos ciegan, a una nueva y mayor vida en una esfera más serena”.


Vida inmortal

El conocimiento adquirido por los estudiantes de estas enseñanzas avanzadas ha hecho desaparecer el aguijón de la muerte, pues ellos saben que quienes han abandonado sus cuerpos mortales no están muertos, sino que están disfrutando la libertad de la vida en los mundos espirituales. Están convencidos de que Dios no hizo el hogar del alma humana ni inspiró al espíritu humano con la fe y el amor, para precipitarlo en la muerte, para destruir la obra de sus propias manos. El hombre es la obra maestra de Dios y, como tal, esta chispa de la divinidad, hecha a Su imagen, no puede morir. De otro modo sería destruída una parte de Dios.

Cristo vino voluntariamente a la Tierra para encerrarse en un cuerpo físico, sabiendo que el resultado seria proporcionar esperanza y fe a la Humanidad. Debió morir y resucitar para demostrar al hombre que la muerte es sólo una manifestación física, una liberación de un espíritu divino. Vino a una Humanidad cegada por el miedo a la tumba y para la que ésta era un abismo que engullía y hacía desaparecer al espíritu. Se encontró con la muerte como el rey de los temores y supo que sólo Él podría devolver al hombre la fe en una vida inmortal y proporcionarle la certeza de que es un espíritu glorificado. Dejo estas palabras confortadoras, que traen solaz y fe a quienes creen en Él:

“No estéis agitados; fiaos de Dios y fiaos de mi. La casa de mi padre tiene muchos aposentos. Si así no fuera, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os lo prepare, volveré para llevaros conmigo; así, donde esté yo, estaréis también vosotros.”(Juan 14: 1-3).

* * *



*

lunes, 16 de mayo de 2011

La Obsesion



The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 32




La Obsesion



La obsesión es un estado en el cual un espíritu desencarnado ha tomado posesión permanente del cuerpo de una persona, después de haber expulsado a su dueño. Pero algunas veces ocurre que un individuo que tiene algún vicio, como el de emborracharse, presenta como excusa que está obsesionado. Cuando quiera que una persona dice semejantes cosas, casi siempre se puede tener inseguridad de que eso no es más que un pretexto. Un ladrón que ha robado algo aquí en el mundo físico no va a divulgar su robo; ni una entidad obsesante tampoco va a ir proclamando ese hecho. A esas entidades no les importa absolutamente de lo que se piense del hombre cuyo cuerpo han robado, ni tienen motivo para divulgar su condición y arriesgar un exorcismo.


Hay una manera infalible para determinar si una persona está posesa: por medio del diagnóstico del ojo. "'Los ojos son las ventanas del alma". Solamente el dueño verdadero es capaz de contraer y dilatar el iris del ojo. Si un individuo realmente está poseso, el iris de sus ojos no se dilatará cuando entra en un cuarto oscuro o cuando se fija en un objeto lejano. Asimismo, no contraerá cuando sale al sol o cuando se fija en letras pequeñas. En resumen, el iris de los ojos no responde ni a la luz ni a distancia cuando una persona está posesa. Sin embargo, hay una enfermedad llamada "ataxia locomotriz" en la cual el iris no responde a la distancia, pero sí responde a la luz.

Los espíritus apegados a la Tierra sienten atracción a la región inferior del mundo de deseos, la cual interpenetra los éteres del mundo físico. Dichos espíritus están en estrecho contacto con las personas terrestres que se encuentran en mejores condiciones para adelantar sus proyectos infames. Normalmente, permanecen en este estado apegado a la Tierra por cincuenta, sesenta o setenta y cinco años, pero se ha sabido de casos muy raros en que tales espíritus han permanecido así por siglos. Las investigaciones de Max Heindel tienden a indicar que no hay límite a sus acciones o al tiempo que pueden quedar apegados a la Tierra. Pero durante este período de tiempo, están acumulando muchos pecados, el sufrimiento por los cuales no pueden escapar, porque su cuerpo vital imprime en su cuerpo de deseos un archivo de sus malas acciones. Cuando se desprenden de la Tierra por fin y entran a la existencia purgatorial, se enfrentan con la justa recompensa que bien merecen. Naturalmente, este sufrimiento aumenta según el tiempo que hayan seguido en sus prácticas nefandas después de la muerte del cuerpo denso, lo cual es otra prueba de que "aunque los molinos de Dios muelen muy lentamente, lo hacen excesivamente menudo."

Cuando el espíritu por fin ha abandonado el "cuerpo de pecado" -- para llamarlo así -- y sube al Segundo Cielo, dicho cuerpo no se desintegra tan rápido como lo hace normalmente el cascarón de la gente normal. Esto ocurre porque el enlace de los cuerpos vital y de deseos dan al cuerpo de pecado una consciencia personal e individual que es notable. El cascarón no puede razonar, pero tiene una astucia tal que da la impresión de que está animado por un espíritu, por un Ego, y esto le capacita para llevar una vida individual por muchos siglos. Entre tanto, el espíritu liberado entra al Segundo Cielo, pero por no haber hecho nada en la Tierra para ameritar una estancia larga en ese lugar o en el Tercer cielo, se queda sólo lo suficiente para crear un nuevo ambiente para sí y luego vuelve a renacer mucho más temprano de lo normal a fin de satisfacer sus ansias para la vida carnal que tanto le atrae.


Cuando este espíritu vuelve a la Tierra, es natural que el cascarón de su vida anterior, se adhiere a él y se quede con él durante la vida entera como un demonio. Las investigaciones al respecto han probado que esta clase de entidad sin alma era muy común durante los tiempos bíblicos. Fue a ésos a los que se refirio nuestro Salvador cuando habló de los demonios, siendo ellos la causa de las posesiones y enfermedades descritas en la Biblia. La palabra griega "daimon" los describe con

precisión.

Se nos dice en el Concepto Rosacruz del Cosmos que el hombre es un espíritu triple que funciona en tres cuerpos, sólo Uno de los cuales puede verse con los ojos físicos. San Pablo dice en 1 Corintios 15,40, ". Y Cuerpos hay celestiales, y cuerpos terrestres." Y en 15:44, "Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. Las Enseñanzas Rosacruces reconocen los cuerpos natural y espiritual, mencionados por San Pablo, Pero también sostienen que estos dos cuerpos son interpenetrados por un cuerpo invisible llamado el cuerpo vital, el cual mantiene la salud del cuerpo denso, restaurando y componiendo lo que el hombre ha destruido por sus deseos durante el día. Asimismo, sostienen que cada cuerpo del hombre corresponde a cierto mundo invisible que le rodea y que el mundo y el cuerpo correspondiente están compuestos de la misma clase de materia. Los diferentes planos de existencia -- el químico, el etérico y el de deseos -- son de diferentes densidades y se interpenetran. Por ejemplo, en el mundo de deseos, la densidad de la materia la hace actuar de una forma similar a la del humo; lo más pesado se adhiere a las regiones bajas de la tierra, mientras lo más puro y ligero asciende en el aire.

Durante la vida física, el hombre desarrolla sus cuerpos invisibles constantemente Por sus Pensamientos, deseos y emociones. Si sus deseos le hunden en una vida sensorial, si pasa su tiempo con placeres inútiles para su propia satisfacción, si no aspira a otra cosa que no sea el dinero, entonces su cuerpo de deseos puede compararse con el humo negro y pesado. Después de pasar a la vida de ultratumba, es atraído hacia aquella región que se llama la región purgatorial, la más cercana al mundo físico. En este lugar tiene que purgarse de todos sus deseos impuros; tiene que limpiar su cuerpo de deseos antes de poder subir a la región superior llamado el Primer cielo.

Si se condujera a un hombre culto y sensible, que ha llevado una vida pura y decente, a un barrio bajo de una ciudad grande y se le obligara a vivir en tal ambiente, sufriría, se enfermaría y volvería con los de su misma clase en la primera oportunidad. Igualmente, si a un hombre bajo y degradado que siempre ha vivido en un ambiente de suciedad, entre gente deshonesta, se le colocara en un palacio en medio de gente culta, estaría muy incómodo y volvería a su antigua guarida tan pronto como sea posible.


Las condiciones son similares en el mundo de deseos. El hombre que ha llevado una vida pura y espiritual, al morir, se queda en la región del mundo de deseos por muy poco tiempo. Tan pronto como se desprende de su cuerpo físico, sube a la materia más fina de este mundo. Pero el hombre que no ha conocido la pureza, que no ha pensado en el más allá, es como el humo negro y pesado: se adhiere al plano físico. Prefiere frecuentar sus antiguas guaridas, sobre todo si alberga rencor contra alguien y quiere vengarse; entonces quedará apegado a la tierra hasta que logre la venganza. Andará cerca del lugar donde vive su enemigo, o donde hay sesiones espiritistas hasta que consigna influenciar a alguna persona débil y negativa a llevar a cabo su plan de venganza. Muchas veces se lee en el periódico de un ladrón o asesino que alega ante el juez que se le sobrevino una sensación de repente y no pudo más que cometer el crimen -- alguna fuerza le obligó a hacerlo. Los espíritus incorpóreos frecuentemente se sirven del pobre borracho y lo fuerzan a beber, porque en esta forma los degenerados del mundo de deseos reciben cierta satisfacción.

Es un hecho interesante que los espíritus elementales subhumanos a veces se apegan a ciertos individuos, a una familia, o aún a una sociedad religiosa. Sin embargo, los vehículos de estos elementales no consisten de un "cuerpo de pecado" compuesto de un cuerpo vital y de deseos enlazados, sino del éter obtenido de un médium de una naturaleza relativamente moral. Puesto que el éter así obtenido está en descomposición y les es difícil conservar su vehículo, demandan a quienes sirven que les alimenten con comidas e incienso. Por supuesto que estos espíritus no pueden asimilar los alimentos físicos, pero viven a base de los humos y olores que emiten, aparte de los humos del incienso. Lo anterior es un ejemplo del hecho de que un ideal noble no nos protege cuando violamos las leyes de Dios, de igual manera que no podemos evitar una quemadura si colocamos la mano sobre una estufa caliente, sea cual sea nuestro motivo. Pero cuando un médium está movido por deseos nobles y por una devoción religiosa intensa, es difícil que las entidades malévolas se apoderen de su cuerpo vital por mucho tiempo. Se cansan rápidamente del esfuerzo y buscan otra víctima que sea más de conformidad con su propia naturaleza.


En la infancia, la sangre suele subir de temperatura hasta un nivel anormal. En años posteriores, durante el período de crecimiento, frecuentemente es al revés, pero durante la desenfrenada e impetuosa adolescencia, las pasiones y los enojos muy a menudo echan afuera al Ego por recalentar la sangre. Con razón decimos que la ebullición de cólera hace que la persona "pierda la cabeza," o sea que la incapacita para el razonamiento. Esto es precisamente lo que pasa cuando la pasión, la rabia o la cólera recalienta la sangre, así expulsando al Ego de sus cuerpos. Está bien dicho de un individuo en tal estado que "ha perdido control de sí mismo." El Ego se encuentra fuera de sus vehículos y ellos están privados de la influencia directiva del pensamiento, cuya actividad en parte es la de servir de freno al impulso. El gran peligro de tales arranques es que algún espíritu incorpóreo puede tomar posesión del cuerpo antes que el dueño vuelva a entrar en él. Esto se llama la posesión. Sólo el hombre que es ecuánime y que no permite que su sangre se recaliente puede pensar como debe.


Cuando alguien muere durante una pelea o con ira y deseos de venganza, seguirá apegado a su enemigo por algún tiempo. A veces ocurre que un espíritu incorpóreo incita a una persona negativa del mundo físico a llevar a cabo la venganza de aquél y cometer el crimen que aquél quiere.


En los años venideros, cuando la humanidad sea más iluminada y cuando los jueces, abogados y jurados tengan más conocimientos del estado posterior a la muerte, no condenarán al criminal porque comprenderán que el asesino a quien se le da la muerte sin la retrospección y a quien se le arroja al Mundo de Deseos sin preparación, puede ser de mayor peligro para la sociedad de lo que sería en carne y hueso. Sin cuerpo, el cuerpo está como un animal salvaje fuera de su jaula. Tiene mayor campo de acción para llevar su vida de criminal, aunque no pueden verlo los que "tienen ojos para ver, pero que no ven. " Si en vez de abrir la jaula y liberar el animal, las autoridades intentaran enlansarlo -- colocándolo donde se le puede enseñar una vida mejor -- salvarían a muchos de los crímenes que cometerían bajo la influencia de los espíritus invisibles que están apegados a la Tierra y que todavía albergan odios y deseos. Así es que la pena de muerte, en vez de servir como un freno, realmente fomenta el crimen.


La humanidad está escandalizada por la oleada de crímenes que está recorriendo el mundo entero. Ningún país está libre de su influencia, sobre todo en las ciudades grandes.


Muchas veces se pregunta, "¿Cuál es el origen de esta degeneración?" El ocultista puede dar la razón. El conoce las condiciones en el Mundo de Deseos. Sabe que la región inferior de este mando está llena de espíritus apegados a la tierra que están en estrecho contacto con el mundo físico. Estos espíritus tenían odios y deseos fuertes cuando fueron arrojados a una nueva vida. Tales espíritus todavía albergan sus bajos deseos y buscan la satisfacción.


En el Mundo de Deseos hay también muchos espíritus nobles que comprenden las condiciones y que se quedan en la región inferior con el propósito expreso de ayudar a los débiles, enseñándoles y llevándolos por vías más rectas. Pero igual que los trabajadores sociales de las ciudades grandes en el mundo físico, estos auxiliares pueden alcanzar solamente a un número limitado. Hay personas terrestres nobles e inegoístas que, mientras están fuera del cuerpo cuando están dormidos, prestan ayuda amorosa a estos auxiliares invisibles. En este campo están muy activos los Probacionistas de la Fraternidad Rosacruz. Ellos también hacen trabajo social en la región purgatorial.

Si un espíritu malévolo obtuviera satisfacción de sus bajos deseos influyendo a una persona débil o un médium de quien pudiera aumentar su naturaleza inferior, le sería necesario más tiempo para superar sus deseos y quedaría apegado a la Tierra hasta que fuera totalmente purgado. Si un hombre muere antes de superar su naturaleza inferior, vive con gente parecida por algún tiempo para satisfacer sus ansias por el tabaco, el licor o la sangre. Aún el lujurioso puede obtener algún placer influyendo a otros a que ejecuten actos sensuales, a fin de que pueda gozar de la satisfacción experimentada por ellos.

Así como el espíritu abandona su cuerpo terrestre al morir, de la misma manera descarta su cuerpo de deseos cuando termina sus experiencias en el Mundo de Deseos. Después, pasa al Segundo Cielo.


El cascarón de deseos descartado por el asesino o el lujurioso requiere mucho más tiempo para desintegrarse que el de un alma avanzada. El cascarón, o sea el cuerpo de deseos descartado, en el cual se ha inculcado una consciencia individual, es atraído a los con quienes el Ego había formado lazos o sea con quienes estuvo relacionado en la vida terrestre. Estos cascarones pueden ser usados por elementales quienes se apegan a algún médium y se hacen pasar por Lincoln, Wagner u otro personaje famoso que sin duda ha pasado al Segundo Cielo desde hace muchos años.


El suicida, aquella pobre alma que por desaliento destruye su cuerpo físico, es uno de los más desgraciados de los espíritus apegados a la Tierra. El ha destruido el templo que era la morada del Dios viviente.


El hombre durante su vida terrestre prepara el material con el cual construye la matriz o el arquetipo del cuerpo que va a usar en su próxima vida. Cada órgano está fortificado o debilitado según sus actos en la presente vida. Ignora que sus excesos o abusos reaccionarán y le dejarán con un cuerpo debilitado en una vida futura. Una vida casta y sencilla construye un cuerpo sano. "Así como sea lo que el hombre siembre, así será la cosecha que recogerá."


Vemos que la muerte no transforma al hombre; un pecador no se convierte en santo por el hecho de descartar su vestidura exterior. Aquello que el hombre ha sembrado en su vida, debe cosecharlo algún día, en algún lugar, pero tiene la oportunidad de arrepentirse y purgarse de sus pecados mientras se encuentra en la región inferior del Mundo de Deseos. 0 bien, puede optar por quedarse en esta región después de la muerte, vampirizando a los demás y frecuentando los nidales que le atrajeron durante su vida terrestre. Puede robar quizás el cuerpo físico a alguna pobre alma débil, para seguir con su vida libertina y satisfacer sus bajos deseos. Pero alguna vez tendrá que pagar por las ofensas cometidas; en algún tiempo, por sufrimiento y tristezas, tendrá que limpiarse de todos sus pecados y acercarse a Dios en su cuerpo purificado y espiritualizado.


Nadie que mantenga una actitud mental positiva puede llegar a estar poseso, porque mientras se hace valer su individualidad, esto es suficiente para impedir que venga algún intruso. Pero siempre hay gran peligro en las sesiones espiritistas, donde los asistentes se ponen en estado negativo. La mejor manera para evitar la posesión es la de siempre mantener una actitud positiva. Alguien que tenga inclinaciones negativas no debería jamás asistir a sesiones espiritistas, servirse de bolas de cristal o usar ningún otro método para evocar los espíritus. Esto es perjudicial en todo caso, pues los que han pasado al más allá tienen su trabajo que hacer y no se debería hacerlos volver acá.


* * *



*

sábado, 14 de mayo de 2011

PLUTON




The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 33




PLUTON



Aunque haya sido descubierto solamente hace muy pocos años, y de movimiento muy lento, el planeta Plutón ha reunido ahora una considerable y aparente confiable cantidad de información astrológica sobre sí mismo. Al insertar Plutón en mapas natales viejos, y usando las claves que nos fueron dadas en la mitología, ha sido posible acomodar muchas palabras claves y frases claves que permiten a los astrólogos a interpretar correctamente la influencia de este planeta en cualquier signo, casa y aspecto.

Esas palabras claves son numerosas e incluyen unas muy conocidas, tales como transformación, transmutación, redención, regeneración, degeneración, muerte y renacimiento, unidad, cooperación, dictadura, desaparición, mundo inferior, gangster, coerción. Se verá que estas son mayormente conectadas con la octava casa, la casa de las herencias y de la muerte.

En la mitología, Plutón era el Dios del mundo inferior, llamado Hades, o el Infierno de la ortodoxia, donde quema el Fuego Eterno. Este fuego corresponde al sexo, la fuerza procreadora. Cuando es analizado, Plutón indica todas las fases del sexo y, siendo las actividades del sexo las más fuertes en cuanto a vida y muerte, así este planeta bien puede ser llamado la estación generadora de la familia planetaria. Creemos que no debería ser llamado estrictamente un maléfico, pero más vale como un intransigente, sin dar favores pero exigiendo beneficios.

Plutón bien puede ser asignado al mundo inferior, porque la palabra quiere decir riqueza, siendo aplicada a él porque el grano, la riqueza de los tiempos antiguos, fue mandado desde abajo de la tierra como un regalo de él. Plutus, el Dios de la Riqueza era representado como ciego, indicando que cuando el hombre enfoca su atención en cosas materiales, falla de ver las cosas de más valor alrededor de él. Ciertamente, "el amor al dinero es la raíz de todo mal".

Nuestra palabra plutócrata es derivada de Plutón, y quiere decir poder o dominación a través de riqueza de fuentes otras que del propio trabajo. Tal riqueza está comprendida dentro de la jurisdicción de la octava casa, la posición zodiacal natural de Escorpión. Proviene de herencias, legados, primas, ganancias inesperadas, seguros, y fuentes similares. Ha sido ganada en una encarnación previa y viene de fuentes escondidas como una herencia en la vida presente.

Plutón y Prosperina, su esposa, gobernaban sobre los Espíritus de los muertos en el Mundo Inferior; aquí tenemos una analogía directa con la octava casa, soberana de la muerte. Plutón y Prosperina están correlacionados con los principios masculinos y femeninos de la Naturaleza, los principios de la procreación.

Otra correlación con asuntos de la octava casa se hace evidente cuando consideramos la función de Ceres, Diosa del Grano y la madre de Prosperina, de quien deriva la palabra cereal. En el ciclo de crecimiento del grano, como en la mayoría de las plantas, una planta vieja muere, pero la semilla de la cual brotó es enterrada y se regenera - de la muerte viene el renacimiento.

Plutón, generalmente aceptado como regente, o coregente con Marte, del signo Escorpión, gobierna los órganos excretorios que controlan el sistema depurativo del cuerpo, igual que el sistema municipal de alcantarillado. Aquí vemos a Plutón en el papel de regenerador y transformador, para todos los asuntos excretorios, cuando sepultado en la tierra, es transformado, regenerado, o redimido, y reaparecerá, como el ave Fénix, en otras formas.

En su lado positivo, Plutón trabaja para la unidad a través de organización. La regeneración de cuerpo y mente toma lugar cuando se discontinúa la gratificación de los sentidos, las fuerzas vitales ascienden a través de la columna espinal serpentina como un fluido o gas, vitalizando la glándula pineal, que se halla bajo el dominio del espiritual Neptuno. Entonces los hombres pueden remontarse a grandes alturas por la fuerza de una mente renovada. Como resultado, la soberanía de Plutón es convertida o transferida al signo Aries (gobernado por Marte), el asiento del pensamiento y de la glándula pineal.

En su parte negativa, Plutón engendra tiranía, dictadura, y organización para el propósito de dominación. De esta manera Plutón influencia a los seÑores del mundo inferior, gángsters y asesinos. Localizado en la octava casa de un horóscopo natal, puede indicar una muerte misteriosa, posiblemente por cirugía, o después de una desaparición.

En sus aspectos adversos, Plutón ha sido comparado con el "Guardián del Umbral" (el compuesto de la entidad elemental creada en los planos invisibles por nuestros malos pensamientos y actos no transmutados en vidas pasadas). En sus aspectos positivos, ha sido comparado con el Sanctasanctórum. Ningún planeta puede manifestar condiciones más depravadas o drásticas, o, a la inversa, mayores alturas exaltadas de espiritualidad.

Las cualidades esenciales de la "naturaleza espiritual" de un planeta, deben coincidir con las cualidades esenciales del signo que rige. Por lo tanto, en un estudio sobre Plutón, es necesario examinar también el signo Escorpión, considerando la abundante información auténtica que nos ha llegado a través de los siglos pasados, y de la cual Plutón y Marte son generalmente aceptados como coregentes por los astrólogos más destacados.

Como signo fijo y de agua, Escorpión puede ser comparado al hielo, comprimido e inmovible. Como un significador emocional, siente en su forma más intensa. Es la fuente de deseo-poder de la cual toda la humanidad deriva su pábulo emocional, para ser transmutado a través del amor para la regeneración de la Vida. De esta fuente, todas las cosas vivientes derivan su expresión creativa y su perpetuación. Por haber usado este poder en muchas maneras durante muchas encarnaciones, todos los seres tienen una gran extensión de deseo-potencial "sumergido", invisible en la vida presente, que deriva directamente de nuestra asociación de esta reserva. Muchos pensadores se han referido a esta asociación mutua como el "inconsciente colectivo".

En términos de punto de vista convencional, ortodoxo, podemos decir que Escorpión representa o simboliza la "fuente del mal". Esto expresa la actitud de la gente que ven la vida como blanco o negro-esencialmente bueno o esencialmente malo. Semejante concepto ha sido, y todavía es, necesario, porque sirve como un indicador para la conducta de la humanidad evolucionante.

No obstante, mientras el hombre evoluciona, su consciencia amorosa se hace más espiritualizada y su inteligencia más desarrollada. Su amor a sí mismo se convierte en amor por el cónyuge y los descendientes, y finalmente en "amor fraternal". Las fuerzas de la sexualidad son elevadas en calidad vibratoria para extenderse a niveles de poder creativo y mental. A través de todo esto, la consciencia del individuo madura y sazona convirtiéndose en deseo de mejoramiento, en expansión de mayores relaciones con el universo y otra gente y, últimamente, por sabiduría y la realización de ideales. Así que, la vida no es "enteramente negra" o "enteramente blanca", pero es un proceso de desarrollo. Escorpión, a través de las pautas de la octava casa, hace posible que la extensión de la experiencia se convierta en las trascendentes expresiones de la novena, décima, undécima y duodécima casa-las que gobiernan la mente, el estado social, las amistades y las penas.

Escorpión aparece como malo solamente a la mente de los que ven la maldad como un "ente estático". Cuando se le mira en un contexto más dinámico, Escorpión es la fuente de todo el amor, de toda la aspiración, y, a través de la satisfacción de relación- experiencia, la fuente de toda sabiduría.

Existe un factor psicológico desagradable envuelto en la vibración de Escorpión que debe ser considerado, y este es la frustración del impulso generativo retenido. Esto crea una congestión en la naturaleza de deseo que resulta en innumerables enfermedades emocionales, nerviosas y mentales que pueden afligir a la humanidad en casi todas las fases del desarrollo. Es verdad de que hay unas pocas personas encarnadas en cualquier tiempo que no requieren esta forma particular de desahogo, pero estas son muy escasas.

Es natural y saludable que la gente, hablando en forma general, sienta la satisfacción del impulso de apareamiento en la compaÑía de una relación amorosa. No muchos Egos están fisiológicamente y emocionalmente listos para una vida de soltería, y sería peligroso, individualmente y a la sociedad, para la mayoría de la gente, de emprender tal vida en el presente estado de desarrollo. Esto, no obstante, no tiene el propósito para discutir el uso indiscriminado de la fuerza sexual para el propósito de propagación o placer. La misma fuerza, cuando es conservada, puede ser transmutada en fuerza espiritual y liberada en forma de creatividad mental y epigénesis. Para las personas que están conscientes de la verdadera naturaleza y meta final del agente creativo llamado ahora "fuerza sexual", y de la manera de canalizarla para arriba, no hay necesidad de pasar por la experiencia de la frustración y de las enfermedades que ocurren cuando es retenida enteramente.

No obstante, un Escorpión (o Plutón) insatisfecho en el mapa natal-o sea, una configuración en la cual no aparece de que esta fuerza será soltada legítimamente ni para la propagación o para propósitos procreativos-indica la posibilidad de que la persona puede inclinarse a expresiones de crueldad, falta de honradez, asesinato y otros impulsos destructivos como un substituto de satisfacción por esta cosa que, en su naturaleza de deseo, clama por gratificación. Así como el cuerpo físico hace erupción de furúnculos por motivo de condiciones tóxicas retenidas, así la consciencia puede hacer erupción con toda clase de impulsos negros para liberar un potente impulso de deseo. La historia del desarrollo de la humanidad como un organismo sexual está lleno con capítulos de miedo, perversión, enfermedad, y locura, porque tanta gente ha vivido emocionalmente bajo normas que abarcan desde un falso puritanismo hasta la promiscuidad, completamente eliminados del proceso natural de experiencias y sanas y amorosas satisfacciones.

Finalmente estamos comenzando de llegar a las raíces de estas enfermedades emocionales y estamos forzados a la conclusión de que la vida no puede ser vivida bien a menos de que esté basada sobre una modalidad de sanos, constructivos, amorosos y felices escapes. El remedio para enfermedades emocionales, se halla en la educación espiritual bien informada, además de la determinación vitalizada de vivir vidas sanas, expresivas, hermosas y amorosas, en relación con uno mismo y con otros. De esta manera la reserva de deseo es transmutada y expresada en tal forma para convertir a la evolución, así como a la cancelación de deudas kármicas, en consciencia espiritualizada.Así las lecciones más significantes que Plutón enseÑa serán aprendidas, y el potencial más alto de Escorpión será realizado con el desarrollo de mentes puras, pensamientos puros, y vida pura. Entonces los aspectos adversos del planeta y del signo serán impotentes para afectarnos, y seremos capaces de un tremendo crecimiento espiritual bajo sus benignas influencias.


* * *



*

viernes, 13 de mayo de 2011

El Renacimiento y la Biblia


The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 35




El Renacimiento y la Biblia




Elías renació como Juan el Bautista

Las Escrituras nos enseñan una ley cósmica básica: la del Renacimiento. La doctrina de que, como espíritus diferenciados en Dios que somos, hemos renacido en este mundo, una y otra vez, en cuerpos de eficiencia creciente, para aprender las lecciones derivadas de la existencia material, y transformar nuestras potencialidades divinas latentes en poderes dinámicos.

Es evidente que los sacerdotes judíos creían en la teoría del renacimiento. En otro caso no hubieran enviado a nadie a preguntar a Juan el Bautista: “¿eres tú Elías?”, tal como se dice en el primer capítulo del Evangelio de Juan, versículo 21.

En el versículo 14 del capítulo 11 de Mateo se encuentran también palabras de Cristo relativas a Juan el Bautista, que no son nada ambiguas ni equívocas. Pues dijo: “Él es Elías”.

Más tarde, en otra ocasión, después de haber estado en el Monte de la Transfiguración, como se dice en el capítulo 17 de Mateo, Cristo dijo: “Elías vino ya y, en vez de reconocerlo, lo trataron a su antojo… Los discípulos comprendieron entonces que se refería a Juan el Bautista”.

En el versículo 13 del capítulo 16 de Mateo vemos a Cristo preguntado a Sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? Y ellos dijeron: Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías, y otros, Jeremías o uno de los profetas. Y Él les dijo: ¿pero quién decía vosotros que soy yo? Y Simón Pedro tomó la palabra, diciendo: Tú eres el Cristo el Hijo del Dios vivo”. De estas frases se deduce que Cristo no contradijo a Sus discípulos y ello es muy significativo. Él era esencialmente un Maestro y, si hubiesen sostenido cualquier idea errónea sobre el renacimiento, hubiera sido su obligación el corregirla. Sin embargo, no dio a entender que hubiera necesidad alguna de corrección. Y la respuesta de Pedro sugiere el conocimiento de las más profundas verdades relativas a la misión de Cristo.


Sansón

Como prueba bíblica adicional a la doctrina del renacimiento, hay casos, mencionados en la Escritura, en los que una persona fue elegida para determinado trabajo ANTES de su nacimiento. Un ángel predijo la venida de Sansón y su objetivo: matar a los filisteos. En el capítulo 13 del libro de los Jueces se relata que; “Había en Sorá un hombre de la tribu de Dan, llamado Manoj, cuya mujer era estéril y no había tenido hijos. “Y el ángel del Señor se le apareció a la mujer y le dijo: “Eres estéril y no has tenido hijos. Pero concebirás y darás a luz un hijo… é empezará a salvar a Israel de los filisteos… la mujer de Manoj dio a luz un hijo y le puso de nombre Sansón”.

En el primer capítulo de Jeremías, versículo quinto, el Señor dijo al profeta: “…antes de formarte en el vientre te escogí, antes de salir del seno materno te consagré y te nombré profeta d ellos paganos”.

Estamos familiarizados con las historias de la Biblia relativas a la venida de Jesús y de Juan y a sus especiales cometidos. A una persona se la selecciona para determinada misión en función de su aptitud para el tipo especial de trabajo que hay que hacer. La habilidad presupone la práctica pues, como se dice comúnmente, “la práctica hace maestros”. La habilidad no se nos da en bandeja, como se supone a veces. La práctica, anterior al nacimiento, sólo puede haber tenido lugar en una vida previa de modo que, con la deducción, la lógica y la razón como guías, podemos comprobar que en los casos que hemos mencionado se está exponiendo la doctrina del renacimiento. Hay, sin embargo, otros pasajes en la Biblia, el Salmo primero, por ejemplo, que sólo pueden ser comprendidos sobre la base de la creencia en el renacimiento.


Ley de Causa y Efecto

Para lograr la justicia perfecta, propia de un Creador Omnisciente, junto a la Ley de Renacimiento trabaja la Ley de Causa y Efecto, de Consecuencia, de Compensación o de Retribución, que de todas esas formas se denomina. El investigador oculto descubre que esta ley funciona perfectamente en todos los planos y trae a la realización todo lo que sembramos, tanto en pensamiento como en palabra o en obra.

En el sexto capítulo de Gálatas, versículos 7 á 9, se nos dice. “No os engañéis; con Dios no se juega; lo que uno cultive, eso cosechará. El que cultiva los bajos instintos, de ellos cosechará corrupción; el que cultiva el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. Por tanto, no nos cansemos de hacer el bien que, si no desmayamos, a su tiempo cosecharemos”.

En Corintios II, Capítulo 9, versículo 6, San Pablo nos repite: “Recordad esto: A siembra mezquina, cosecha mezquina; a siembra generosa, cosecha generosa”.

En el capítulo 9 del Evangelio de San Juan hay una parábola interesante que explica el funcionamiento de esta ley. Dice lo siguiente: “Al pasar, vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntaron: Maestro, ¿quién tuvo la culpa de que naciera ciego, él o sus padres? Jesús contestó: Ni él ni sus padres. Está ciego para que se manifiesten en él las obras de Dios”. En este pasaje Cristo Jesús trata de aclarar que lo que se oculta tras cada limitación física, no es el castigo, sino la iluminación. Ahí vemos la justicia perfecta de la Ley de Causa y Efecto, que está en la base de toda enfermedad o deformidad. Cuando un ego infringe una ley de lla naturaleza en una vida, retorna en otra para hacer frente a la limitación que resulta de aquella violación. Las transgresiones de las leyes divinas en los planos mental y moral son tan responsables de los desarreglos físicos, como la cara oculta de la luna lo es de las mareas. Mediante el dolor y el sufrimiento que acompañan a la limitación, el espíritu aprende sus lecciones y la enfermedad queda eliminada.

* * *



*

jueves, 12 de mayo de 2011

El Renacimiento la Llave Maestra


The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 36




El Renacimiento la Llave Maestra



¿Se ha puesto usted a pensar por qué algunas gentes son pobres, algunas ricas; algunas deformes, otras hermosas; algunas infortunadas, otras con mucha suerte; algunas enfermas y otras con salud cabal? ¿Ha tratado usted de encontrar una razón para esta falta de igualdad que es manifiesta por doquier en el mundo? ¿Le sorprende el porque qué algunos de los miembros de la familia humana están habitando en cuerpos negros, otros en Cuerpos morenos y otros hasta ahora en color blanco? ¿Alguna vez ha tomado en cuenta la existencia de los hombres de los bosques de Australia los pigmeos de Africa, los esquimales de Groenlandia o los indios salvajes de primitivos de la Patagonia?

Se le han presentado a usted estos enigmas y otros innumerables para su solución? Si así es, ¿cuál es la contestación de usted?

¿ Por qué hay gente pobre y otra rica; unos enfermos y otros en salud completa; unos con mente común y corriente y otros con mentalidades brillantes? Y entonces. se ha detenido usted a pensar el porqué estamos todos aquí, cuál es el significado de la vida fugaz de por si? Supongamos que hace usted estas preguntas a sus amigos, tabula sus contestaciones y las compara. Sería un experimento interesante. Algunos dirían que los pobres son gente desamparada y los ricos gente económica. Otros le contestarían a usted que los pobres son natural y justamente gente sin suerte y los ricos afortunados.

Otros le dirán que no es correcto preguntar sobre las condiciones que hay en el mundo de Dios; que el Creador en sabiduría ha ordenado tales cosas y que por naturaleza ellas deben de estar correctas; y todavía otra explicación podría ser dada, de que Dios es responsable por todo lo que es bueno, y un ser reprensible conocido comúnmente como el diablo es la causa de todo lo malo. Muchos hay que lo mirarían a usted con ojos cansados y le dirían que no saben nada; que los problemas de la vida son muy profundos y demasiado complicados para que ellos los resuelvan; que los Cristianos ortodoxos no satisfacen su sentido de la razón; que las conclusiones de los ateos los tienen horrorizados; y consecuentemente deben ser arrojados al mar, no conociendo que camino tomar- Si Dios es justo, ¿por qué favorece a algunos de Su creación y a otros no? si no es justo, entonces ciertamente no es Dios. Por otro lado si no hay Dios, entonces, ¿cómo vino el mundo en existencia, y todo lo que hay en él?

¿Hay una contestación a estos variados problemas que se presentan de por sí a las mentes de los hombres pensadores lo mismo que a las mujeres de hoy en día, una contestación que es lógica, que aguanta la prueba de la razón? Con certeza que hay una contestación.

La teoría materialista como es postulada por los ateos nunca puede ser satisfactoria a la humanidad. Cuando la mente humana ha agotado la ciencia, el laboratorio y las retortas químicas en su anhelo de buscar ese algo intangible que anima a la forma humana, y no habiéndolo descubierto, por despecho declara que eso que con tanta diligencia se busca es algo ilusorio y que se trata nada más que de ciertas correlaciones de la materia, designada como mente, y que perece cuando el cuerpo se desintegra. El porqué algunos individuos poseerían una mejor calidad de esas 'ciertas correlaciones'' (mente) que otros, esta teoría no trata de explicar.

La teoría postulada por los ortodoxos teólogos es un poquito mejor. Asegura que todas la cosas vivientes fueron creadas por Dios y que tienen sólo una vida terrestre por vivir y que sólo el hombre fue dotado con un Espíritu que es inmortal; que sin tomar en cuenta la condición en que nació, es responsable por las deudas contraídas durante la vida, y que su felicidad o miseria, después de la muerte, por toda la eternidad, está determinada por sus acciones durante el corto período de vida que transcurre entre el nacimiento y la muerte. Los animales. las plantas, en fin todo lo que existe, se supone ha sido creado por su expresa conveniencia y uso.

¿Es de extrañar de que el hombre que realmente piensa rechaza ahora esta teoría también, y finalmente decida entregarse por ahora a todas las cosas placenteras que le ayudan a olvidar de que alguna vez tendrá que encontrarse cara a cara con la muerte, que a lo mejor es una zambullida en la oscuridad?

Afortunadamente hay otra teoría, una teoría que está fundada en la verdad. Se le conoce con el nombre de Renacimiento. La doctrina del Renacimiento postula un proceso lento de desarrollo conseguido con una firme persistencia a través de repetidas encarnaciones en formas o cuerpos de mayor eficiencia. Por medio de estos procesos, todos los seres creados, en un tiempo desarrollarán sus potencialidades latentes en poderes como de dioses.

El Dios de nuestro universo creó oleadas de vida, y los seres pertenecientes a cada oleada de vida particular no cruzan con los de otras. La oleada de vida con la que estamos más familiarizados es la mineral, la vegetal, la animal y la humana. Cada oleada de vida está compuesta de un largo número de espíritus virginales dotados en potencia con todos los poderes de su divino Creador, y los seres de cada oleada de vida al final alcanzaran la divinidad. Cada oleada de vida se desarrollará deacuerdo con su naturaleza inherente. Los seres que pertenecen a la oleada de vida angélica nunca vendrán a ser arcángeles. Alcanzarán la divinidad trabajando a lo largo de una línea diferente de desarrollo. Nuestra humanidad nunca vendrá a ser ángeles; nuestro desarrollo será enteramente diferente. Los animales nunca serán seres humanos tales como lo somos nosotras aunque pasarán a través de un estado humano.

Nosotros nunca hemos sido animales y sin embargo hemos pasado por un estado como de animales. De la misma manera, las plantas pasarán a través de un estado animal en un período posterior, y los minerales alcanzarán el estado de las plantas. En ningún caso, no obstante, serán del mismo tipo que nuestros animales y plantas de hoy. Cada ola de vida tiene su método separado y distinto de desarrollo; sin embargo al final los espíritus virginales que componen esta oleada conseguirán la perfección, puesto que esto es el único objeto de la evolución.

Ahora veamos como la teoría del Renacimiento contesta a los problemas de la vida:

¿Por qué son algunas gentes ricas y otras pobres? Cada vida es un día en la gran escuela de Dios. Algunos de nosotros estamos aprendiendo una clase de lecciones y algunos están aprendiendo otras. Aquellos que son pobres en una vida, están aprendiendo lecciones referentes al valor real de ciertas comodidades; lecciones de inventiva que enseñan de la mejor manera como conseguir la mayor cantidad de beneficio a cambio de la menor cantidad de esfuerzo. Están aprendiendo cómo planear y apreciar cada cosa que poseen.

Aquellos que tienen riquezas están aprendiendo cuál es el valor real de ellas. Están aprendiendo su poder real de adquisición; ya pueda esto traer felicidad o dolor, así como pueda exaltarlos o degradarlos; sea esto una bendición o una maldición. Están aprendiendo que las riquezas pueden a veces comprar el honor del hombre y la virtud de la mujer; que pueden resultar para su propia caída, pero que nunca pueden comprarse las cosas que son en realidad de valor para el Espíritu. A la postre toda la gente confiada en el valor del dinero debe aprender la lección que son solamente administradores de sus posesiones y que les corresponde usar sabiamente y bien lo que se les ha confiado.

¿Por qué algunos tienen deformes el cuerpo físico? Generalmente hablando, ningún Espíritu puede habitar un cuerpo mejor que el que ha aprendido a construir durante sus vidas previas; pero lo siguiente es la excepción de la regla; con respecto a las anormalidades físicas y deformidades, la regla parece ser que la indulgencia en las pasiones durante una vida, reacciona en el estado mental en una existencia posterior; y el abuso de los poderes mentales durante una vida lleva a impedimentos en existencias posteriores. Por otra parte, una forma bella denota que su propietario ha hecho un trabajo experto en la construcción del cuerpo durante las vidas previas; algunas veces con detrimento de los procesos mentales Gente desafortunada son aquellos que voluntariamente han tenido negligencia para sus oportunidades en las vidas previas. Ahora se ven privados de todas las cosas que obtuvieron una vez fácilmente, para enseñarles a apreciar las ventajas cuando estas se presentaren de nuevo. El hombre o la mujer afortunada en una vida, ha aprendido que lo que parece le vino a él o ella de la manera tan facil en esta vida, es en realidad un premio al mérito.

El individuo cuyo cuerpo físico es enfermo, ha quebrantado las leyes de la naturaleza tanto en esta vida o en cualesquier otra pasada y está pagando el castigo. El hombre sano o la mujer sana ha puesto mucha atención en la formación perfecta de sus órganos durante el pasado.

Todas las razas son el producto de la evolución. En el muy lejano pasado cuando todos habitábamos en cuerpos negros, vivimos en un continente que existió en lo que es ahora el Océano Indico. A través del proceso del desarrollo evolucionario las diferentes razas vinieron a la existencia negra, moreno, caoba, moreno obscuro, color de cobre, amarillo y finalmente blanco. Con la excepción de algunas grandes almas, que encarnaron voluntariamente en cuerpos de razas inferiores con objeto de ser profesores de tales razas! el color de la piel marca el progreso que el individuo ha hecho en la escala de la evolución. Esto es aplicado también a los cuerpos inferiores de los Bosquimanos, los Pigmeos Esquimales, Patagones y otras gentes primitivas. Los Egos que habitan estos cuerpos son rezagados que no se mantuvieron en sus grados en la gran escuela de la vida y sirven como un pasmoso ejemplo de lo que puede suceder a un perezoso en el camino de la evolución.

El renacimiento responde inteligentemente a todas las desigualdades en la vida. Las condiciones en las cuales encontramos a muchos son el resultado compuesto de nuestros esfuerzos pasados o la falta de estos. Cada hombre o mujer es una suma exacta de todas sus actividades pasadas y no la víctima de un Dios caprichoso o de un planeador de maldades. No tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos si es que hemos hecho un revoltijo de cosas. Si no estamos satisfechos con la vida que encontramos, ahora es el tiempo para principiar a preparar un medio ambiente mejor para las futuras vidas; y si en realidad estamos al final bien despiertos y de veras con anhelos, nos será posible modificar nuestro medio ambiente en la presente encarnación.

El hombre o la mujer inteligente hoy día no están más satisfechos con trivialidades cuando buscan la verdad en relación con la vida. Por lo tanto, pedimos a cada lector que está buscando una solución a los muchos problemas que la vida nos presenta. el aplicar esta llave maestra, Renacimiento, y pruebe por si mismo la eficacia de su verdad.

FIN

* * *


miércoles, 11 de mayo de 2011

La Responsabilidad y el Aspirante Espiritual




The Rosicrucian Fellowship
Folleto n° 37




La Responsabilidad y el Aspirante Espiritual


La responsabilidad, aquella facultad que nos prepara para dar cuenta y razón, es uno de los mayores requisitos que se le exige a cualquier persona que aspire al crecimiento espiritual. El asumir responsabilidad va de la mano con la autosuficiencia, la que se requiere como un objetivo a todos los estudiantes de las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental.

Las responsabilidades que han de ser llevada, a cabo con éxito por el aspirante espiritual no se circunscriben a las conveniencias de su bienestar. Tienen, en vez, que ver con el bienestar de los demás. Van más allá del deber que normalmente las personas adultas del Mundo Occidental se espera asuman por el bienestar físico y mental de sus hijos y otros miembros de su familia que dependen de ellos. La mayor responsabilidad que amerita el estudiante de las Enseñanzas Rosacruceses el diseminar dichas Enseñanzas, con el ejemplo, a todos con los que se relaciona.

La responsabilidad del ejemplo es bien conocida por los educadores de niños, quienes comprenden que el niño es influenciado más por lo que ve que se hace, que por lo que se le dice haga. Este principio aplica igualmente bien a los adultos quienes en su mayoría, son más escépticos que los niños en lo relacionado a aquellos altos ideales que trascienden consideraciones y valores materiales. Muchos son los adultos que se han desilusionado con los principios de una u otra noble filosofía al ver que los que decían abrazarla, actuaban contrario a ella. Esto también es verdad en cuanto a las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental. Es más, estas Enseñanzas representan tan altos ideales que es principalmente por el ejemplo, en vez de por la admonición, que lograrán mayor éxito desde un punto de vista práctico.

Antes de asumir responsabilidad hacia otros, es primero esencial que estemos preparados y capacitados para asumir nuestra responsabilidad hacia nosotros misterios, en otras palabras, volvernos lo más autosuficientes posibles, tan pronto como sea posible. No podemos negar que la mayoría de nosotros, en ocasiones, debemos bregar con serios problemas personales que parece no podrían ser resueltos sin alguna clase de ayuda externa en forma material o espiritual. Tampoco podemos negar que bajo algunas circunstancias guía y consejo externo deben ser solicitados a fin de obtener alivio. Es nuestra contención, sin embargo, que no es necesario poner todos los problemas a los pies de los "profesionales" o "expertos" a fin de que sean resueltos con éxito.

Es casi imposible lograr una auto- suficiencia completa en nuestro presente estado de evolución, pero la mayoría podríamos manejar con más éxito muchos más de nuestros propio problemas que lo que ahora hacemos. Es humano desear "re- costarse" y el hábito de salir corriendo a buscar ayuda de alguien cuando afrontamos una situación difícil, en vez de tratar de resolverla por nuestro propio esfuerzo, es muy difícil de evitar.

FUENTES DE AYUDA

Hay disponibles varias fuentes de ayuda cuando aceptamos responsabilidad en tratar de resolver nuestros propios problemas. Con seguridad, se podría decir que la mayoría de la gente no ha hecho por utilizar estas fuentes a su mayor grado. La primera fuente es, por supuesto, la oración. Si nuestras plegarias son pensadas y expresadas sinceramente Gas peticiones hechas formal y ritualizadamente son una manera de orar y no siempre la más efectiva), la contestación invariablemente contendrá la clave a la solución del problema particular que nos ocupa. Debemos, sin embargo, estar preparados para aceptar la repuesta como una expresión de "Su voluntad", y saber discernir cuál habrá de ser la acción adecuada a tomarse. Muchos tienden a creer que sus plegarias no son contestadas, cuando en realidad lo son, únicamente que no ha sido en la forma en que se esperaba o se anticipaba. "Hágase Su voluntad" debe ser la base de nuestras peticiones.

Otra fuente de ayuda es nuestra intuición; aquella facultad del Espíritu de Vida siempre en contacto con la sabiduría cósmica, que sabe qué es lo correcto hacer en toda situación. Esta envía sus mensajes al corazón, el que a la vez los pasa al cerebro a través del nervio vago; lo que resulta en á primeras impresiones" que son siempre buenas porque provienen directamente de la fuente de la sabiduría cósmica y el amor en el Mundo del Espíritu de Vida. Mientras mejor aprendamos a prestar atención a estas impresiones cuando se presentan, y no hacer caso a la tentación de mal e interpretarlas añadiéndoles aquellas deliberaciones egoístas contribuidas por el intelecto que tan rápidamente surgen a la superficie, más potente ayuda en el asumir responsabilidad la intuición será.

El conocimiento, otra de las fuentes de ayuda en la asunción de responsabilidad, es en sí mismo una responsabilidad. El conocimiento de por sí no es ni bueno ni malo. Sin embargo, poseída de conocimiento, una persona puede convertirse en una fuerza impelente para el bien, o en la personificación del mal. Entonces es obvio que mientras mayor nuestro conocimiento, mayor nuestra responsabilidad en el uso que le demos.

El más alto conocimiento a que debemos aspirar es al conocimiento de cómo usar el poder espiritual. Como ya sabemos, los Adeptos están tan llenos de este conocimiento que pueden hacer lo que parecen ser "milagros", aunque lo que en realidad hacen es trabajar con las fuerzas de la Naturaleza en formas todavía desconocidas por la mayoría de la humanidad. Algunos dirán: "Todavía me falta mucho para ser un Adepto así es que no tengo que preocuparme aun por la responsabilidad de ejercitar el poder espiritual." Esto, sin embargo, no es verdad, Todos tenemos mucho mayor poder espiritual a nuestra disposición de lo que generalmente se cree.

RESPONSABILIDAD POR NUESTROS PENSAMIENTOS

Los pensamientos son una inmensa fuente de poder espiritual y el que estos sean puestos a la causa del bien o del mal, o el que sean inefectivos, depende por completo en el que los piensa. Pensamientos de ayuda, curación, compasión, ternura. simpatía, comprensión, optimismo, alegría, y sobre todo, pensamientos que se concentran en que la Luz envuelva a alguna persona, tienen un efecto dinámico. También rebotan a nosotros y contribuyen marcadamente a nuestro propio crecimiento anímico. Pensamientos de rencor y sentimientos de odio, ira, celos y temor sólo tienen efectos detrimentales en el objeto al que van dirigidos, e invariablemente rebotan y hacen daño a la persona que los originó. Una de las maneras más efectivas en que podemos asumir la responsabilidad de rendir un necesitado servicio a alguien, es concentrándonos en enviarle nuestros más altos sentimientos. Si los pensamientos de toda la humanidad fuesen de pronto canaliza- dos en dirección alta espiritual, la fuerza tan tremenda hacia el bien así liberada sería increíble. Así es que nuestra responsabilidad con respecto a nuestros pensamientos con relación a nosotros y a los demás, es muy grande y crece en proporción según nos ponemos más sensitivos espiritualmente.

CAUSA Y EFECTO

No podemos evadir nuestras responsabilidades y mientras más las evadamos, más difícil se nos harán. Bajo la Ley de Causa y Efecto cada uno es responsable por las consecuencias de cada pensamiento que pensamos, de cada palabra que decimos, y de cada acto nuestro. A veces estas consecuencias asumen increíblemente vastas proporciones. Un acto aparentemente insignificante que parece envolver a sólo otra persona, puede tener ramificaciones que afecten a docenas y aún cientos más. De alguna manera entonces tendremos que pagar las consecuencias en la presente o próxima vida.

Como todavía evolucionantes y aún muy imperfectos seres, estamos expuestos a cometer algunos errores, no importa con cuanto cuidado tratemos de cumplir con todas nuestras responsabilidades. Un error cometido honradamente, con sincera intención de ser constructivo, tendrá por supuesto, que ser corregido. El contexto de dicha enmienda seguramente no había de ser tan severa como sería el karma que acumularíamos al evadir cumplir con nuestras responsabilidades o al hacer deliberadamente aquello que sabemos está mal hecho por satisfacer nuestros anhelos de engrandecimiento personal.

En el entusiasmo de cumplir con nuestras responsabilidades, debemos obrar de modo que no obstruyamos el progreso de aquellas personas a quienes tratamos de ayudar. Nuestra responsabilidad hacia otros no incluye el estimularles a que se recuesten sobre uno. Por el contrario, una de nuestras más grandes responsabilidades es el estimular a los demás a que aprendan a ayudarse a ellos mismos. En muchos casos, sin embargo, ayuda material, médica, educativa o de otra clase debe ser primero dada a ciertas personas

que de momento no pueden valerse antes de que puedan ayudarse ellas mismas. Una vez esto se ha hecho, llegará el momento en que deberán dar sus primeros pasos solas. Eventualmente ellas también deberán aprender a valerse por si mismas y mientras más les ayudemos a hacerlo, de mayor valor habrá sido nuestra ayuda y más admirable- mente habremos llenado nuestra responsabilidad hacia ellas.

El ejercicio y cumplimiento de la responsabilidad, entonces, son imperativos para los aspirantes espirituales, Estamos continuamente impuestos a las responsabilidades, desde el llevar a cabo los ejercicios matutino y vespertino, hasta el rendir ayuda material o física a alguien que la pueda necesitar, e inclusive todos los pensamientos y actos entremedios. En cierto sentido, nunca estamos libres de responsabilidades ya que nos incumbe como aspirantes ver que nuestro "tiempo de asueto" sea constructivamente, no obstante, descansada- mente utilizado. Para afrontar nuestras responsabilidades adecuadamente, debemos hacer el uso más efectivo posible de nuestro conocimiento práctico y espiritual y de nuestro poder espiritual.

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS POR MAX HEINDEL

Este libro contiene una completa delineación de las enseñanzas de la Sabiduría Occidental, hasta donde es posible hacer público en el dia, La Orden Rosacruz de vez en cuando esparce sus enseñanzas ocultas para el público en forma tal, que su descripción se conforma al desarrollo intelectual de la época. Esta es la última de sus comunicaciones.

Max Heindel, su autor, fue el agente acreditado de la Orden Rosacruz y comisionado para dar el contenido de este libro al mundo. Esta obra contiene una completa exposición de los factores que integran la creación del universo y del hombre, y todas sus afirmaciones están en armonía con las investigaciones científicas.

La parte primera describe los mundos visibles e invisibles, el hombre y el método de la evolución, el renacimiento y la ley de Causa y Efecto.

En la parte segunda se condensa el esquema de la evolución en general y la evolución de nuestro sistema solar y de la Tierra en particular.

Por último, la parte tercera trata de Cristo y la misión que llevó a cabo, el desarrollo futuro del hombre y la iniciación, el ejercita- miento esotérico, y se prescribe un método seguro para adquirir el conocimiento oculto directo.

Aquellas personas interesadas en tener una relación más directa y estrecha con estas enseñanzas, pueden escribir a la Fraternidad Rosacruz, Sede Central, solicitando más información a la dirección que aparece en la primera página de este folleto.

* * *



***