humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

sábado, 20 de septiembre de 2014

EL SENDERO




Capítulo I
EL SENDERO

Cerca del final de su ministerio, Cristo Jesús dijo a sus discípulos que pronto los dejaría, pero que les prepararía un lugar en la casa de Su Padre, y que Él volvería para recibirlos.
Tomás le dijo, Señor, no sabemos donde vas, ¿cómo sabremos el camino? Jesús le dijo, Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie llega al Padre sino por mí.

San Juan 14:5­6.

Cristo Jesús quiso decir que debemos aceptarlo y seguir Sus pasos para alcanzar el Mundo de Dios, dónde habita Dios, el Arquitecto de nuestro sistema solar. Lo primero que debemos hacer es aceptar a Cristo Jesús como nuestro Señor y Salvador. Debemos prepararnos para poder entrar en contacto conscientemente con los Grandes Seres en los Mundos Superiores.
Estos Exaltados Seres pueden llevarnos hasta Dios cuando tengamos la preparación necesaria.
El propósito de este libro es ayudarle en su jornada evolutiva. 
Consideremos primero el futuro inmediato y vayamos paso a paso. Viviendo una buena vida, aquí y ahora, y evitando los diversos peligros de nuestra tierra, podemos prepararnos
para el Cielo y evitar una pérdida de tiempo en el Purgatorio.
Entonces, cuando renazcamos, lo haremos en mejores circunstancias, podremos continuar en el camino, hacer más rápidos progresos y situarnos para mejor servir a Dios dondequiera que estemos. No podemos avanzar solos. Tenemos que ser ayudados por los más avanzados en el Sendero, pero nosotros también debemos ayudar a otros en el camino y socorrerlos en
su avance. La vida es una jornada desde la cuna hasta la tumba y más allá, y de nuevo a la cuna; y así, de vida en vida. Cada vida es como un día en la escuela. Aprendemos unas pocas lecciones de la vida cada vez que regresamos a la tierra y, a su tiempo, debemos haberlas aprendido todas; entonces estaremos preparados para conocer a Dios.
Cuando miramos nuestra Biblia, encontramos que es una historia relativa a comunidades de personas que han vivido sobre la Tierra desde el principio del actual Periodo Terrestre. Los primeros nueve capítulos del Génesis nos hablan de la vida en la Tierra antes y justamente después del diluvio, que tuvo lugar cuando el continente de Atlántida se sumergió.
Posteriormente, Noé murió y sus descendientes se establecieron en diferentes partes de la Tierra.
A través de todo el Antiguo Testamento, se nos muestra cómo las naciones florecieron y se hundieron de acuerdo a cómo vivieron. Cuando obedecían a Dios y eran buenas, prosperaban y Dios las ayudaba de muchas maneras. Cuando se negaban a obedecer a Dios y se volvían crueles y perversas, eran castigadas y sus vidas acortadas, o eran cautivadas por sus enemigos. Se nos dice cómo morían los malvados que no estaban preparados para encontrarse
con Dios, y lo que ocurría a aquellos otros que sí lo estaban. En algunos casos nos habla de cómo eran sus circunstancias después de la muerte.
Se dice a los estudiantes de las Enseñanzas Ocultas y Místicas que el Purgatorio es un lugar muy real y que todos serán juzgados después de la muerte. Cuando llega el momento de la muerte y nuestro espíritu abandona el cuerpo, cada uno de nosotros es llevado a la Región Fronteriza por un Auxiliar Invisible. La persona a cargo de la Zona fronteriza dirá al Ángel que nos lleve a la región inferior del Mundo de Deseo, para ser purgados de nuestros malos
deseos y castigados por nuestras malas acciones, o que nos conduzca al Cielo, dónde podremos disfrutar la recompensa por las buenas acciones que hayamos hecho en la tierra.
Allí será fácil, para cualquiera que esté presente, ver si hemos vivido buenas o malas vidas, por lo que nuestros cuerpos de deseos revelan. Cada uno de nosotros debería esforzarse por construir un hermoso cuerpo de deseos sin mancha ni defecto. Un cuerpo de deseos compuesto de delicados matices de oro, azul, rosado, verde claro y blanco deslumbrante indica un ego avanzado, que ha vivido una vida útil, como un auxiliar de la humanidad.
Deberíamos prepararnos para el encuentro con la muerte mientras gozamos de buena salud. Si esperamos hasta que nos sorprenda alguna enfermedad, puede ser demasiado tarde para hacer la necesaria preparación. La muerte puede venir de repente. En nuestros días, miles de personas mueren cada año en accidentes de automóvil o de otra clase. En tales casos, no hay tiempo para prepararse para la muerte. Nos vamos tal como somos, tanto si estamos listos como si no.
Hace algunos años, cierto número de empleados de una compañía eléctrica planearon una jornada de excursión. Subieron a bordo del barco Eastland con sus almuerzos, esperando disfrutar de un picnic durante la travesía del Lago Michigan. Nunca consiguieron salir del
puerto. La nave escoró y se hundió en el fango del río, llevando a muchas personas a la muerte. No tuvieron tiempo para prepararse. La muerte vino de repente y sus vidas expiraron como la llama de una vela. Naturalmente que los egos de estas personas no murieron, pero pasaron al gran más allá, tanto si estaban listos como si no, para ese gran cambio.
Consideremos qué diferencia habrá si no estamos preparados para la muerte. San Lucas nos cuenta que Cristo Jesús habló a sus discípulos de un hombre rico que estaba preparado para vivir pero no para morir.
Y él les dijo: Estad alerta, y guardaos de toda avaricia: que no depende la vida del hombre de la abundancia de los bienes que posee.
Y enseguida les propuso esta parábola: Un hombre rico tuvo una extraordinaria cosecha de frutos en su heredad.
Y discurría entre sí diciendo: ¿Qué haré, si no tengo sitio capaz para encerrar mis granos?
Al fin dijo: Haré esto: derribaré mis graneros, y construiré otros mayores, donde almacenaré todos mis productos y mis bienes.
Con lo que diré a mi alma: Oh alma mía!, ya tienes muchos bienes de repuesto para muchísimos años: descansa, come, bebe y date buena vida.
Pero le dijo Dios: Insensato! esta misma noche te exigirán tu alma: ¿de quién será cuanto has almacenado?
Esto es lo que sucede al que atesora para sí y no es rico ante Dios.

San Lucas 12:15­21.

El pintor Tissot ha ilustrado muy bien esta historia. Pintó a un avaro con una bolsa de dinero y a un Ángel radiante, o un Auxiliar Invisible, junto a él. El Auxiliar Invisible había venido para llevar el espíritu del avaro al Mundo de Deseo. Semejante hombre puede estar preparado para vivir en la tierra, pero no está preparado para morir, porque sus tesoros están en la tierra y no en el Cielo. Un hombre así sufrirá en el Mundo del Deseo, debido a que sus
pensamientos han estado centrados toda su vida en las cosas materiales. Un hombre materialista, probablemente tendrá pocos tesoros en el Cielo. Así, cuando finalmente llegué al Primer Cielo, tendrá poco de qué disfrutar y sus estancia allí será muy corta.
Consideremos la historia del hombre rico y de Lázaro. El rico no estaba preparado para conocer a Dios, pero Lázaro sí. Esto nos muestra la ventaja de vivir una vida buena y estar listo para ir al Cielo en vez de al Purgatorio. La historia es como sigue:
Hubo cierto hombre rico que se vestía de púrpura y de lino finísimo, y tenía cada día espléndidos banquetes.
Había un cierto mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a su puerta, cubierto de llaga y deseando saciarse con las migajas que caían de la mesa del rico. Los perros venían y le lamían las llagas.
Sucedió que murió el mendigo y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; el hombre rico también murió y fue sepultado.
,Y en el infierno, estando entre tormentos, levantó sus ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.
Esto significa que el hombre rico estaba en el Purgatorio sufriendo a causa de sus malas acciones y deseos, mientras Lázaro estaba en el Cielo, gozando de todo lo bueno que había hecho durante su vida, y sintiendo el agradecimiento que otros habían sentido por sus muchas acciones bondadosas.
Y exclamó diciendo, Padre Abraham, ten misericordia de mí y manda a Lázaro para que mojando la punta de su dedo en agua me refresque la lengua porque me abraso en estas llamas.
Pero Abraham le dijo: Hijo, recuerda que tú durante tu vida recibiste bienes, y Lázaro cosas mala; así ahora él es confortado y tú atormentado.
Aparte de que, entre nosotros y tú hay un gran abismo: de tal manera que los que de aquí quisieran pasar ahí, no podrían; ni tampoco los que quieran pasar de ahí para acá.
Entonces él dijo: te ruego, pues, padre, que lo envíes a la casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos; a los que puede testificar y evitar así que vengan también ellos a este lugar de tormento.
Abraham le replicó: Ellos tienen a Moisés y a los profeta;: que les escuchen.
Y él dijo: No, padre Abraham, pero si alguno de los muertos fuere a ellos, se arrepentirán.
Y Abraham le replicó: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán ni aunque resucite un muerto.

San Lucas 16:19­31.

Los Auxiliares Invisibles saben que esto es verdad, porque a veces se encuentran a personas en el Purgatorio que les piden que vayan a sus familias y les digan que vivan buenas vidas y que hagan lo mejor que puedan para no tener que sufrir después lo que ellos pasaron tras su muerte. Yo he oído hablar de dos casos de este tipo. En ambos casos, el Auxiliar dijo que no sería bueno, porque los parientes no lo creerían de ninguna manera.
Una noche, dos Auxiliares se encontraron a una estudiante de una escuela Oculta, a quien ellos habían conocido algunos años antes. Había muerto poco tiempo antes y estaba en el Purgatorio. Ella los llamó cuando iban de camino a una misión.
­ Siento no haber vivido una vida mejor­ dijo ­Iba a las reuniones del Centro pero realmente no creía que las enseñanzas fueran ciertas y no intenté hacer nada para mejorar.
Por favor ayudadme a salir de aquí.
­ Debes orar a Dios ­dijo el Auxiliar­ prometerle que obrarás mejor y que vivirás una buena vida si se te da otra oportunidad.
­ Lo haré así ­dijo ella­ Por favor id y decidles a mis hijas que las enseñanzas son verdaderas y que sean buenas. No quiero que ellas sufran como yo estoy sufriendo ahora.
Los Auxiliares no podían ir a las hijas porque ellas también los conocían. Si lo hubieran hecho, las hijas no les habrían creído.

* * *
Algunas personas están listas cuando les sobreviene la muerte. Una noche de septiembre una Auxiliar fue enviada a hacer lo que pudiera por una Auxiliar más avanzada que había sido asesinada en una tierra distante. Esta Auxiliar se apresuró a confortar a esta pobre mujer que estaba aterrada. Unos soldados le habían disparado y dado muerte y habían apilado su cuerpo con algunos otros que iban a quemar porque no tenían tiempo para enterrarlos.
La Auxiliar llevó consigo al ego de la Hermana Lega a su casa, la sentó en su cama y la consoló. La Hermana Lega le dijo cuanto sentía haber sido asesinada. Sabía todo acerca de las condiciones post­-mortem. Abrazó a la Auxiliar para mostrarle su agradecimiento por su bondad y simpatía. Le dijo a su nueva amiga que su cuerpo iba a ser quemado con gasolina.
Cuando esto ocurriese sufriría mucho dolor porque su cuerpo todavía estaba conectado a sus vehículos superiores por el cordón de plata.
La angustiada Hermana Lega se preguntaba por qué tenía que ser asesinada y su cuerpo quemado. Otra Hermana Lega mostró a la Hermana recién asesinada y a su nueva amiga, por medio de la Conciencia de Júpiter, que era su destino morir así. Vieron que, en una ocasión, había sido responsable de que varias personas fueran asesinadas y quemadas, cinco vidas antes de la actual, cuando vivía en otro cuerpo, tiempo atrás. Ella sufrió mucho después de eso.
Finalmente tomó el sendero del discipulado y, en una vida posterior, llegó a ser una Hermana Lega. En la vida actual había estado haciendo bien la labor que le había sido asignada. Había emigrado a un país vecino para vivir allí definitivamente.
La Auxiliar acompañó a la Hermana Lega hasta que su cordón de plata se rompió por el fuego, y entonces la llevó a la Región Fronteriza. Allí la mujer responsable dijo a la Hermana
Lega que podría ser llevada al Primer Cielo enseguida, o que podría continuar su trabajo como una Auxiliar durante veinticuatro horas al día, pues se le permitía continuar su labor de ayudar otros.
Esta Hermana Lega no tuvo experiencia Purgatorial por la que pasar y estaba ansiosa por retrasar su descanso en el Cielo. Había limpiado el átomo­-simiente de su corazón, así que estaba realmente preparada para la muerte. Había pagado una deuda Kármica que había contraído cinco vidas antes, y ahora estaba libre para trabajar continuamente por la humanidad hasta casi el momento de su nuevo renacimiento.

* * *
No mucho después de esto, esta misma Auxiliar y un compañero, mientras estaban trabajando como Auxiliares, se encontraron a la Hermana Lega en alguna parte, y ella le pidió a la primera que visitara a una amiga en la tierra e hiciera determinadas cosas por sus amigos de la tierra, a los que no le estaba permitido aparecerse.
­ Tengo muchos amigos en mi país ­dijo­ a quienes me gustaría ayudar, pero no me está permitido materializarme en su presencia porque iría contra la ley espiritual y los asustaría.
La Auxiliar le dijo que estaría encantada de ayudarla en todo lo que pudiera cuando fuera posible.
No podemos realmente conocer a Dios, el Arquitecto de nuestro sistema solar, hasta que estemos listos para nuestra decimotercera iniciación. Esto implica al menos tres vidas de verdadero esfuerzo y sacrificio para lograr esta meta. Muchos están en el Sendero, y muchos han alcanzado este exaltado estatus, llegando a ser pilares en la casa de Dios, mientras la mayoría de nosotros andamos errantes.
Es posible para todos comenzar a hollar el Sendero del progreso espiritual. Somos todos dioses en formación, aunque la mayoría no lo parezcamos. Somos todos hijos de Dios, y parte de Dios desde que, al principio de nuestro periodo de manifestación, Dios diferenció dentro de Sí mismo todos los espíritus virginales de nuestra oleada de vida como chispas de una llama. Estamos aquí en la tierra para experimentar, y se espera que adelantemos gracias a esta experiencia, que mejoremos con cada vida en la tierra hasta que hayamos aprendido todas las lecciones de la existencia, y lleguemos a ser maestros de los seres menos evolucionados, que también deben ser ayudados a lo largo de su camino.
Uno de los frutos de la evolución es el desarrollo del cuerpo alma, el cuerpo mental, y el cuerpo del espíritu de vida. El cuerpo alma de un hombre no desarrollado es sólo una línea, y su cuerpo de deseos está principalmente compuesto de materia de deseos marrón oscuro, verde oscuro, rojo cenagoso y gris. Un hombre desarrollado tiene un cuerpo alma glorioso y un hermoso cuerpo de deseos, compuesto de dorado, blanco, y delicados colores de gran
belleza. Una persona con visión espiritual sólo tiene que mirar a alguien para saber el estado aproximado de su desarrollo espiritual. Cuando nos llega el momento de la muerte y se nos lleva a la Región Fronteriza, nuestros cuerpo alma y de deseos son como boletos que nos permiten entrar, bien en el Cielo o bien en el Purgatorio.
Para preparar nuestro desarrollo, debemos empezar a purificar nuestras mentes y cuerpos enseguida. Es un largo proceso, pero he aquí algo fundamental: debemos suprimir nuestros pensamientos de odio, celos, prejuicio y miedo. Debemos dejar gradualmente de comer carne y pescado. Debemos abstenernos de hábitos malos, tales como fumar, beber bebidas alcohólicas, y otras prácticas dañinas. Antes de que una persona pueda servir por la noche
como Auxiliar Invisible, debe ser un auxiliar visible durante el día.
Debemos escoger a quién deseamos servir, tal como hicieron los viejos profetas. Josué fue uno de los mejores Auxiliares Invisibles descrito en el Antiguo Testamento. La historia de su vida es una inspiración para todos los que deseen encontrar la manera de obtener logros espirituales. Justo antes de que el anciano Josué muriera, llamó al pueblo de Israel junto a sí y revisó su historia hasta ese momento. Les habló de todo lo que Dios había hecho por ellos, y cómo Él había llevado a Abraham a lo largo de la tierra de Canaan, y había ayudado a Isaac, Jacob y Esau. Dijo al pueblo cómo Dios había enviado a Moisés y a Aaron para que los
sacaran de Egipto, y cómo Dios les había dado una tierra fructífera en la que morar. Entonces Josué dijo:
Ahora por consiguiente, temed al Señor, y servidle sinceramente y en verdad, y abandonad los dioses a los que vuestros padres sirvieron antes del diluvio, y en Egipto; y servid al Señor.
,Y si os parece malo servir al Señor, escoged este día a quién serviréis. ­ y Josué añadió: yo y mi casa serviremos al Señor.

Josué 24:14,­15.

La Biblia nos dice que el pueblo prometió servir y obedecer a Dios, que Josué hizo un pacto con ellos ese día, y que escribió esas palabras en una piedra y la colocó cerca del santuario del Señor, para recordarles su promesa de servir a Dios. Josué fue uno de los
mejores servidores de la humanidad, de los que se tiene noticia. Fue el sucesor de Moisés y fue su gran privilegio llevar a los israelitas a través del Jordán hacia la Tierra Prometida. Fue, al mismo tiempo, general y sacerdote de aquel antiguo pueblo.
Fue de Josué de quien se supone haber ordenado al Sol permanecer inmóvil mientras la batalla rugía entre los hijos de Israel y los cinco reyes con sus grandes ejércitos. Lo que realmente ocurrió fue que Josué oró pidiendo ayuda y un Liberado vino a ayudarle. Este Gran
Ser expandió su gran aura dorada que eclipsó el Sol, y el pueblo no echó en falta el Sol físico cuando declinó. Cuando la batalla terminó, el Liberado retrajo su dorada aura, se fue y llegó la oscuridad.
Fue Josué quien dividió la Tierra Prometida entre las doce tribus. Durante muchos años instó al pueblo a amar y obedecer a Dios. Mientras él estuvo con ellos se llevaron muy bien, pero Josué sabía que errarían nuevamente y adorarían a los ídolos otra vez. A pesar de eso, hizo todo lo que pudo para inculcarles la idea de que, si escogían servir a Dios, debían ser sinceros y honestos en lo que hicieran.
Cuando Josué habló de antes del diluvio quiso decir en el tiempo de la Atlántida. Este mismo pueblo había vivido en la Atlántida en vidas anteriores, y algunos de ellos, como Moisés y Josué, habían servido fielmente a Dios en aquel tiempo y habían llegado a ser
Iniciados, que condujeron al pueblo por el camino correcto. Otros habían tomado parte en magia negra y habían sido muy perversos. Algunas de éstos habían creado cuerpos de pecado que les habían inducido a hacer el mal vida tras vida. Otros, continuaron adorando ídolos vida tras vida.
Josué dijo al pueblo que eligiesen bien, allí y en aquel momento, a quién servirían. Quería que los que escogiesen servir al Señor se uniesen firmemente, de tal manera que pudieran formar una gran nación y fuesen capaces de defenderse de las tribus vecinas que adoraban a los ídolos. Sabía que la unidad hace la fuerza. Él dio un buen ejemplo y el pueblo tuvo gran confianza en él y se dispuso a seguirle en la promesa de servir a Dios. Pero no siempre fueron
fieles a sus promesas.
En tiempos de Moisés, el pueblo había visto la gran aura del Dios Jehová y a otros Grandes Seres en sus elevados vehículos. También habían visto los milagros que Moisés y Aaron hicieron, y por eso creyeron, porque habían tenido prueba visible de que Dios es un Ser
con mensajeros capaces de llevar a cabo Sus mandatos. Al pueblo que renació posteriormente no le fueron dadas tantas pruebas y fue muy testarudo y pertinaz.
Josué y Moisés conocían la ley del Karma. Sabían que debemos recolectar lo que sembramos. Moisés había recibido los diez mandamientos de Dios y había explicado plenamente su significado al pueblo. Muchas otras grandes leyes fueron dadas para ayudarles,
pero los Israelitas no vivieron de acuerdo a esas leyes, como tampoco lo hacemos hoy nosotros.
Jehová Dios vio y oyó lo que ocurría y, en el momento en que Josué y el pueblo prometieron adorarle y obedecerle, se regocijó de su promesa de ser obedientes. Podemos estar seguros de que Dios se alegró de la buena vida de servicio de Josué. El trabajo de los
Auxiliares Invisibles se ha desarrollado continuamente durante incontables edades. Son miembros de diferentes oleadas de vida y de diversos grados de desenvolvimiento.
En la Biblia leemos que había varios pueblos adoradores de ídolos que vivían cerca de los Israelitas. Esto hizo más difícil para éstos ser fieles a Dios, porque se casaron con estos no
creyentes. Había muchas guerras entre los pueblos de la Tierra en aquel entonces, tal como ahora. Dios envió a Deborah, Barak, Gedeón, Sansón, y otros jueces para ayudar al pueblo a progresar. Cuando el pueblo era obediente a Dios, prosperaban pero, cuando desobedecían se sumían en la aflicción.
Parecía como si cada generación de individuos tuviese que escoger a quién quería servir.
Cuando tenían líderes sabios como Samuel, David y Salomón, servían a Dios; pero, cuando los líderes morían y su influencia se extinguía, servían de nuevo a los ídolos, aunque aún tenían los diez mandamientos para guiarles. La Biblia está llena de relatos sobre personas que eligieron servir a Dios, y de otras que eligieron servir a Mammon, las fuerzas del mal en el mundo.
Enoc fue alguien de carácter excepcional y también fue un Auxiliar Invisible. Vivió en los tiempos de la Atlántida y tuvo una vida interesante. Trató de ayudar a todo el que pudo. En el Libro Apócrifo de Enoc, se nos dice en verso que, incluso intercedió por Lucifer y los Ángeles Caídos, pero se le dijo que debían recibir el castigo que merecían.
Lucifer fue en un tiempo un poderoso Ángel del Cielo, pero causó problemas y fue expulsado por Miguel y los Arcángeles. Durante un gran período este Ángel Lucifer ha incordiado a los hombres y ha causado muchos problemas y sufrimientos. Al escritor se le
dijo en 1931 que Lucifer ha abandonado su mal sendero y está ahora tratando de recuperar su lugar perdido, haciendo el bien en el mundo en vez del mal. Lucifer se ha generado mucho mal Karma pero, si persiste en su buen intento, puede finalmente redimirse a sí mismo.
Diábolo, el siguiente en discordia, es ahora el nuevo líder de los Ángeles Rebeldes.
Esperemos también que pronto elija servir al Señor y desandar sus malos pasos.
Enoc renació como Noé e hizo su elección. Escogió servir al Señor y obedecer sus mandamientos. Edificó el arca y salvó de la destrucción a su familia y a un ejemplar de todos los animales cuando vino el diluvio. En ese momento una gran parte del antiguo continente de la Atlántida se hundió. Noé volvió a renacer como Abraham e hizo la misma sabia elección. Escogió servir al Señor e hizo tanto bien como pudo a lo largo de su dilatada vida.
En un tiempo posterior este mismo ego renació como Salomón y decidió adorar a Dios.
Actuó erróneamente durante algún tiempo, pero regresó al recto y estrecho sendero, y fue un rey muy sabio que hizo mucho para ayudar a su pueblo. Finalmente el ego conocido como Salomón renació como Jesús y ya sabemos que llevó a cabo un inestimable servicio a la Humanidad.
Jesús ofreció su cuerpo físico al gran Espíritu Solar, Cristo, durante tres años, que acabaron en la crucifixión. Gracias a esta ayuda, Cristo fue capaz de venir a la Tierra y establecer la Religión Cristiana entre unos pocos fieles egos que habían sido los amigos y
compañeros de Jesús antes que el actual continente tuviese el aspecto con el cual estamos familiarizados hoy. En los tiempos Atlantes, los seres humanos más avanzados llegaron a ser
la vanguardia de la oleada de vida humana. A través del sacrificio de Jesús, Cristo pudo convertirse en el Espíritu Interno de la Tierra. Cristo vino a redimir a los peregrinos de la Tierra que estaban quedándose atrás en la evolución.
Moisés renació como Elías y fue llevado al Monte Nebo a morir. Después que abandonó su cuerpo, este se desintegró rápidamente debido a su alta vibración. Es por eso que el pueblo nunca pudo encontrar su cadáver. Elías regresó como Juan el Bautista. Se me ha dicho que Juan el Bautista fue San Jerónimo en una vida posterior.
Daniel fue un gran ego que eligió servir al Señor. Comenzó haciendo rápidos progresos en los tiempos atlantes y ganó su decimotercera y última iniciación como Daniel, el amigo de los
tres reyes babilónicos. No tuvo un camino fácil de recorrer. Recordemos que se le envió al foso de los leones porque adoró públicamente a Dios en un tiempo en el que era excesivamente peligroso hacerlo así. Dios lo salvó del peligro enviando un Auxiliar Invisible para ayudarle. Este Auxiliar ordenó al Espíritu Grupo de los leones que los hiciera dóciles e inofensivos para con Daniel. Los leones obedecieron al Espíritu Grupo y Daniel no fue dañado. Los hombres que maquinaron asesinar a Daniel no merecieron esa ayuda y los hambrientos leones acabaron pronto con ellos.
Luego está la historia de los amigos de Daniel, Sidrac, Misac y Abdénago, los tres jóvenes Hebreos que fueron fieles y decidieron adorar y obedecer a Dios. Su fe fue realmente probada. Fueron introducidos en un horno ardiente y fueron salvados por un Elevado Ser que hizo que las Salamandras se apaciguaran. Este Gran Ser tenía un aura tan brillante que el rey lo tomó por un Ángel. Este Auxiliar vino en su cuerpo-­alma y luego materializó su cuerpo denso en el horno donde el rey lo vio. El Aura de un Liberado puede expandirse a través de cientos de kilómetros, pero en este caso lo hizo sólo en el espacio del horno.
Otro Auxiliar fue Job que vivió unos tiempos muy duros. El pobre Job fue terriblemente tentado por su Guardián del Umbral, que obtuvo permiso de los Señores del Destino para acosarlo. Este cuerpo de malos pensamientos no transmutados, o Satanás, pidió a Dios, o a los Señores del Destino, que le permitieran someter a Job su prueba final. Dios sabía que Job no pecaría, sino que, a su tiempo, iría hacia la liberación.
­ Sí, pero mantén a salvo su vida ­dijeron los Señores del Destino.
El Guardián atrajo contra él a toda la gente de aquella región a quién Job había conocido en vidas pasadas y alejó a su familia de él. Luego lo abatió con una enfermedad crónica.
Influenció a los amigos de Job para que lo indujesen a renegar de su Dios, e incitó a su familia para que intentara hacerle pecar y maldecir a Dios y perder los dones espirituales que
había ganado. Estos dones habían sido temporalmente suprimidos, de tal manera que Job tuvo que depender sólo de su discernimiento.
Después que hubo pasado esa prueba, fue admitido al adeptado y alcanzó la liberación en la siguiente vida. Fue conocido como José de Arimatea en su siguiente vida como hombre, y en una vida posterior fue conocido como Sir Galahad y vivió en Inglaterra.
Han sido muchos los egos que han elegido lo incorrecto en vez de lo correcto. Destacado entre ellos es Judas Iscariote, el discípulo que entregó a Cristo en manos de sus enemigos por treinta monedas de plata. Judas permitió ser obsesado por una entidad maligna. Cuando llevó a cabo su terrible acción, la entidad obsesora lo abandonó y Judas se llenó de remordimientos. Volvió al templo, arrojó las monedas de plata, huyó y se ahorcó. Los sacerdotes no se atrevieron a poner las monedas con el tesoro del templo, y compraron el campo del alfarero en el cual enterrar a los extranjeros. Judas escogió lo equivocado y su caída fue súbita y atroz.
Hubo otros, como Pablo, que comenzaron persiguiendo a los seguidores de Cristo Jesús pero desandaron su mal camino cuando vieron hacia donde se dirigían. Pablo había sido cegado en su camino a Damasco, poco después de conocer a Jesús. Fue conducido a la ciudad y oró insistentemente a Dios para que le restaurase la visión. Tres días después, Ananías fue enviado a ayudarle, y recuperó la vista. Pablo entonces eligió seguir a Cristo y, desde entonces, fue realmente un buen servidor. Dedicó el resto de su vida a predicar el Evangelio y curar al enfermo.
Muchos egos han elegido servir a Dios vida tras vida. Uno de esos egos fue David, el Hijo de Jesé. David fue un poderoso guerrero, exquisito cantor, buen músico, escritor y poeta.
Renació posteriormente como Jonás y salvó a la ciudad de Nínive de la destrucción gracias a su sinceridad y elocuencia. Este mismo ego renació después como Simón Pedro y fue el pescador de Galilea. Luego llegó a ser uno de los doce discípulos de Cristo. Fue un hombre devoto que anduvo predicando el evangelio y curando a los enfermos hasta que halló la muerte a manos de los enemigos de la Cristiandad.
Cientos de años después este mismo ego tomó el cuerpo de un joven italiano que murió en Asís. Este gran ego había renacido antes que el joven y, cuando su cuerpo envejeció demasiado para se útil, fue colocado en el cuerpo del joven por los Hermanos Mayores.
Entonces tomó el nombre de Francisco. Durante muchos años Francisco de Asís trabajó entre los pobres leprosos de aquella región y vivió una vida muy sencilla y humilde. Fundó muchos
monasterios y fue extraordinariamente amado y reverenciado por el pueblo. Durante esa vida le fue dada a Francisco su decimotercera iniciación. Se me ha dicho que este ego está en los mundos superiores trabajando aún para ayudar a la humanidad como lo hizo anteriormente.
Cuando este ego era Jonás tuvo una experiencia muy inusual, porque fue salvado de la muerte por una ballena. Veamos cómo ocurrió. En el Libro de Jonás leemos estas palabras:
El Señor habló a Jonás, hijo de Amittay, y dijo: Anda, vete a Nínive, la gran ciudad y predica en ella, porque el clamor de sus maldades ha subido a mi presencia.
Pero Jonás tomó el camino de Tarsia, huyendo del Señor, y fue a Jope; y halló un barco que partía para Tarsis: pagó su pasaje y entró en él con los demás para ir a Tarsis huyendo del Señor.
Pero el Señor mandó un viento recio sobre el mar, y hubo una gran tempestad de tal manera que estaba la nave a punto de partirse.

Jonás 1:1­4.

Jehová Dios sólo tenía que enviar su palabra para hacer que las Ondinas del agua y los Silfos del aire desarrollaran una gran actividad, y hubo una terrible tormenta. Un elevado Hermano Lego dijo a Jonás que debía ir a Nínive; pero Jonás tuvo miedo y huyó. La tormenta era tan grande que los marineros estaban aterrorizados y cada hombre rogaba a su Dios para que les salvase. Arrojaron la carga al mar para aligerar el buque. El capitán halló a Jonás
dormido en la bodega del barco y le ordenó rogar a Dios por la seguridad de todos. Los marineros echaron a suertes para determinar quién era el culpable de su gran problema y la suerte recayó en Jonás.
Los marineros preguntaron a Jonás qué había hecho para atraer este mal sobre ellos. Jonás dijo que era hebreo, que temió a Dios y que huyó de Su presencia. Los hombre preguntaron a Jonás qué debían hacer con él para que el mar se apaciguase. Él les dijo que lo arrojaran al mar, porque era el causante del problema. Antes de hacerlo, los hombres remaron duramente para llevar el barco a tierra, pero no pudieron, porque la tempestad bramaba fieramente.
Entonces, los marineros oraron otra vez a Dios y determinaron que no podían perecer por causa de Jonás. Pidieron a Dios que no les culpase por lo que iban a hacer con él, lo arrojaron al mar y llegó la calma.
Entonces los hombres temieron a Dios y le ofrecieron sacrificios e hicieron votos.

Jonás 1:16.

La Biblia, tal como la tenemos traducida, dice lo siguiente:
Y había preparado el Señor un pez grande para que se tragara a Jonás. Y estuvo Jonás tres días y tres noches en el vientre del pez.
Jonás 1:17.
Esta última parte es inexacta e ilustra cómo la Biblia ha sido incorrectamente traducida.
Un elevado Hermano Lego ha dicho que mucho de la traducción de la Biblia es incorrecto y que aquellos que buscan diligentemente la verdad le darán su correcto significado. He aquí la manera en la que Jonás fue realmente salvado de morir ahogado por la ballena. Jonás fue puesto a salvo sobre el lomo de la ballena y no en su estómago.
Esta historia ha ocasionado a los estudiantes de la Biblia mucha ansiedad y turbación y se usa por los no creyentes como un argumento contra la Biblia en su conjunto. La mayoría de la
gente no cree que la ballena se tragase a Jonás vivo y luego lo arrojase de su estómago tres días más tarde. La vida de Jonás fue salvada por una ballena de forma extraordinaria, pero de una manera que puede ser fácilmente aceptada por los estudiantes de Ocultismo.
Después de que los hombres del barco descubrieron que Jonás había desobedecido el mandato del Hermano Lego que había sido enviado para hablarle de su misión en Nínive, de amonestar al pueblo del inminente peligro que se cernía sobre ellos, fueron inducidos a arrojar a Jonás por la borda, para que pudiese aprender que no podría escapar de los Grandes Seres que estaban guiando los destinos de la humanidad de este planeta. El mismo Hermano
Lego que les permitió arrojar a Jonás por la borda en respuesta a sus ruegos, hizo que una ballena se situase a un costado del barco para recibir a Jonás sobre su lomo. La ballena permaneció cerca de la superficie del agua y transportó a Jonás durante tres días.
Esto se hizo para dar a Jonás una oportunidad de arrepentirse de sus obras y enseñarle a obedecer, porque era un hombre muy obstinado entonces, aunque era un buen sirviente de la humanidad cuando estaba de buen humor. Después de que Jonás se hubo arrepentido y
prometió obedecer, se le condujo a la costa y se lke abandonó. Las olas lo llevaron hasta tierra firme, sano y salvo.
Mientras Jonás estuvo en el mar, muchos peces grandes y otras criaturas se acercaron a él.
Pero ninguno lo tocó, porque fue protegido de la muerte por Auxiliares Invisibles que lo guiaban. Era el destino de Jonás el ir a Nínive y salvar al pueblo, y fue protegido para que lo hiciera así. Posteriormente, llevó a cabo su misión tan bien, que la gente de aquella ciudad malvada le escuchó, se arrepintió, y rogó a Dios por su salvación. Aquella gente fue tan sincera y diligente en sus oraciones, que todos se salvaron del desastre.
Puede que alguien diga que no entiende cómo la ballena pudo nadar hasta el barco y permitir que Jonás permaneciese en su espalda durante tres días; y cómo alguien puede mantener a una ballena sin sumergirse durante tres días completos. Los estudiantes de
Ocultismo saben que los animales están controlados por un Espíritu Grupo. Estos Espíritus Grupo tienen cuerpos parecidos al de los hombres, y cabezas que se parecen a la de los animales que están bajo su custodia. Muchos Auxiliares pueden verlos y conversan con estos Espíritus Grupo en el curso de su trabajo nocturno, mientras están fuera de sus cuerpos durante el sueño.
Un Hermano Lego que haya tenido cinco o más iniciaciones puede comunicarse con estos Espíritus Grupo y hacer que sus órdenes sean llevadas a cabo por los animales. El Hermano Lego que estaba a cargo de Jonás tenía el poder de ordenar al Espíritu Grupo de las ballenas el rescate del profeta. Después de que Jonás se dio cuenta de su situación oró al Señor para que lo salvase de la muerte y prometió ir al pueblo de Nínive. Entonces se lo condujo a tierra.
Actualmente, el mundo es muy parecido a Nínive, y necesitamos a alguien como el profeta Jonás para decir a la humanidad que retorne bajo la guía de Dios. Mucha gente malgasta su tiempo en los cines, cabarets y tabernas. La humanidad se ha vuelto tan materialista, que gran número de personas se han alejado de Dios y están interesadas sólo en adquirir riquezas y pasarlo bien. Tienen poco interés en las cosas espirituales.
Las palabras de Josué: Escoged en este día a quién queréis servir, son tan importantes para nosotros como lo fueron para el pueblo de su tiempo. Somos egos del pasado reencarnados, y todavía tenemos muchas lecciones por aprender. Los viejos odios y afectos del pasado están con nosotros aún, la ley del Karma está operando y estamos cosechando ahora lo que sembramos anteriormente. Se espera de nosotros que vivamos en paz unos con otros y amemos a nuestros enemigos. La mayoría de la gente difícilmente puede mantenerse fieles a sus amigos y, en muchos casos, incluso se traicionan a sí mismos.
Muchos se llaman a sí mismos cristianos, pero no actúan como cristianos. Combaten contra sus semejantes de otras naciones, que son sus hermanos, porque Dios es el Gran Padre de todos los habitantes de la Tierra. Roban y defraudan a sus vecinos para poder obtener más riqueza y poder, sin pensar que la ley del Karma les retribuirá inexorablemente. Todavía devoran a sus jóvenes hermanos, los animales, y asesinan a las aves y las bestias sólo para
demostrar lo buena que es su puntería. Se visten con ropas hechas de sus pobres víctimas, los animales.
Los cristianos deben vestir la armadura de Dios y anticiparse a ayudar a otros, porque éste es el camino del logro espiritual. La armadura de Dios es el cuerpo alma, el cual edificamos
viviendo una vida pura y mediante el servicio a los seres humanos, animales y plantas, porque todos ellos necesitan ayuda en su evolución. Sabemos que en los tiempos pasados hubo muchos buenos caballeros que dedicaron sus vidas al servicio de algún rey que trató justamente a su pueblo, que les protegió de ser saqueados por ladrones que vagaban por todos los continentes, y de piratas que perseguían los barcos en el mar.
Estos caballeros tenían que cumplir un largo aprendizaje antes de que les fuese permitido vestir una armadura y cabalgar junto a los otros caballeros. En tiempos remotos muchos de estos caballeros llegaron a ser Hermanos Legos, que cabalgaban durante el día protegiendo al débil e indefenso y, por la noche, salían de sus cuerpos mientras estaban dormidos, y trabajaban como Auxiliares Invisibles.
Aquellos caballeros a menudo partían de sus hogares cuando eran niños e iban a vivir en un castillo cercano, donde tenían que vivir casi en celdas y con una comida muy sencilla.
Algunos de ellos dormían en camas de paja y tenían pieles de animales como mantas. Estos jóvenes eran entrenados como soldados y eran adiestrados en la obediencia, el valor y en
cómo ser útiles a los demás.
Un buen estudiante de las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental, por ejemplo, debe cubrirse con esta armadura si desea servir como Auxiliar Invisible al servicio de los Hermanos Mayores de la Rosa Cruz. Vistiendo la armadura de Dios, o construyendo el cuerpo alma, obtendrá una recompensa inapreciable, porque depositará sus tesoros en el Cielo. Podrá incluso evitar malgastar su tiempo en el Purgatorio después de la muerte.
Aquellos que sirven como Auxiliares Invisibles, gradualmente, recuerdan donde van durante la noche y qué hacen, y esto les proporciona una gran satisfacción y gozo. El cuerpo alma es la armadura de Dios, la cual todos los verdaderos grandes hombres y mujeres del pasado han vestido y usado, a Su servicio. Este cuerpo alma no puede ser comprado. Debe ser construido por la vida pura y por el servicio útil a los demás.
Se nos ha dicho que los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquía. Esto ocurrió en el tiempo en que Pedro fue enviado a predicar la palabra de Dios a los gentiles de aquella ciudad. Justo antes de esto, Pedro se encontró con Cornelio y sus
compañeros y habló con ellos.
Entonces Pedro abrió la boca y dij: Verdaderamente he comprendido que Dios no hace acepción de personas. Sino que en cualquier nación, el que le teme y obra bien es de su agrado.

Hechos 10:34­35.

Pedro predicó un hermoso sermón a aquella gente. Posteriormente explicó todas los detalles a los apóstoles y hermanos de Judea, que estaban sorprendidos de que hubiese predicado e incluso comido con los gentiles.
Entre ellos había algunos nacidos en Chipre y en Cirene que, habiendo entrado en Antioquía, conversaban con los griegos, predicándoles al Señor Jesús.
Y la mano del Señor estaba con ellos y un gran número creyó y se convirtió al Señor.
Llegaron estas noticias a oídos de la iglesia de Jerusalén y enviaron a Bernabé a Antioquía
Llegado allá, al ver la gracia de Dios, se llenó de júbilo y exhortó a todos a permanecer en el Señor con corazón firme.
Porque era Bernabé varón perfecto y lleno del Espíritu Santo y de fe y una multitud se agregó al Señor.
De aquí partió Bernabé a Tras,o en busca de Pablo; y, habiéndolo hallado, lo llevó consigo a Antioquía, en cuya iglesia estuvieron empleados todo un año e instruyeron a multitud de gente. Y los discípulos fueron llamados aquí cristianos por primera vez.

Hechos 11:20­26.

Aquellos fueron días de prueba para los seguidores de Cristo, porque Esteban fue apedreado hasta morir y Herodes hizo que el hermano de Juan fuera pasado por la espada.
Herodes puso también a Pedro en prisión, pero un Ángel lo liberó. No mucho después de esto, Pablo y Bernabé fueron expulsados de Antioquía por los judíos de la ciudad. Muchos de estos primitivos cristianos sufrieron el martirio en esos tiempos. Nuestra libertad para adorar a Dios se la debemos a ellos y a aquellos sinceros creyentes que les siguieron a través de los años.
El Cristianismo Místico nos enseña que estamos aquí en la Tierra para adquirir experiencia, y que hemos vivido antes y que viviremos otra vez aquí. Nos enseña por qué algunas personas son lisiados, enfermos, nacidos en pobres ambientes e infelices, mientras que otra gente tiene espléndidos cuerpos físicos, buena salud, nacen en buenos ambientes y son felices. Nos enseña que, si nos esforzamos en nuestra presente vida, podemos mejorar nuestras condiciones del futuro.
La doctrina de la expiación vicaria, o que Cristo murió para salvarnos, ha infundido esperanza en muchas nobles personas que han triunfado en subyugar sus bajos deseos y han llegado a ser buenos sirvientes de la humanidad; algunas han hollado el Sendero.
Consideremos las enseñanzas de Cristo en el Sermón de la Montaña y veamos cómo pueden ayudarnos en el sendero del logro. Hay nueve Bienaventuranzas. Las revisaremos brevemente una por una.
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Esto significa que las personas que reconocen que tienen limitaciones y viven humildemente, lo mejor que son capaces, pueden, en un esfuerzo, sobreponerse a sus faltas.
No perjudican a su vecino de ninguna manera. No critican a nadie, sino que se ocupan de sus propios asuntos y son honestos, fiables y dignos de confianza. Cuando mueren, alcanzan el Cielo y en alguna vida alcanzarán la liberación.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Significa que aquéllos que han perdido a sus amigos y seres queridos, serán consolados.
Esto puede simbolizar que, cuando van a dormir por la noche, pueden viajar al Mundo del
Deseo, encontrarse con sus seres amados y hablar con ellos. Y pueden recordarlo como un sueño que les proporciona un bálsamo. Cuando los egos están separados por la distancia, o por parientes que se resisten a permitir el matrimonio o a que se vean entre sí, algunas veces se les permite encontrarse fuera de sus cuerpos, cuando están durmiendo. Entonces, pueden andar juntos, algunas veces vagando sin rumbo y, en otros casos, pueden llegar a ser
Auxiliares Invisibles, trabajar como compañeros y ser así confortados.
A la muerte, los egos frecuentemente se reúnen y pueden emplear su tiempo en estar felizmente juntos en el Cielo. Cuando renacen de nuevo, pueden hacerlo como pareja, o como hermanos y hermanas, o como amigos en familias vecinas.
Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
Esto nos dice que aquellos que son humildes serán recompensados. La gente que trabaja humildemente entre sus conciudadanos y que no mienten, ni roban, ni codician, ni levantan falsos testimonios, serán ayudados a triunfar. Cuando estas personas se dedican ellos mismos a la agricultura, o a los negocios, frecuentemente triunfan en obtener un medio de vida para sí mismos y para sus familias.
Abraham, Isaac y Jacob llegaron a ser prósperos ganaderos por su paciencia y persistencia.
Jacob trabajó, esforzada y fielmente, durante veintiún años, para Labán, su suegro.
Finalmente, se le permitió marchar y regresar a su hogar para ver a su padre. Trabajó catorce de esos años para merecer a sus dos esposas, Raquel y Lea, y siete años por sus ovejas y cabras. Para un hombre es posible adquirir una granja o un negocio mediante el trabajo duro y, de esta forma, tendrá algo que legar a sus hijos. Cuando tales personas renacen, lo hacen en circunstancias favorables. Por lo tanto, heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Si una persona desea ser buena y aspira al conocimiento espiritual, y lo busca y reza por ello, un día lo encontrará. Puede ser guiado por alguien que le instruirá privadamente, como se hizo durante las edades oscuras cuando el conocimiento esotérico no era dado abiertamente. Muchos de los trovadores de la edad media eran Hermanos Legos. Mientras viajaban de un lugar a otro, estaban siempre buscando almas investigadoras que estuviesen
listas para las Enseñanzas Místicas. Los Cantores de Alemania eran estudiantes del cristianismo esotérico. El mundo pensaba que sólo se reunían para cantar y estudiar música, pero también estudiaban religión y se capacitaban para ser portadores de luz.
Hoy también necesitamos portadores de luz, y los hambrientos de verdades espirituales pueden verse satisfechos si son perseverantes. Las diversas iglesias satisfacen a muchas personas, pero hay algunos que desean conocimientos más avanzados sobre la vida y sus misterios. El Cristianismo Místico cubrirá plenamente sus necesidades y satisfará sus ansias.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos obtendrán misericordia.
El significado de esto es claro. Los que tenemos un pequeño conocimiento sobre cómo trabajan las leyes gemelas de Renacimiento y de Consecuencia sabemos que cosechamos lo
que sembramos. Si somos misericordiosos con nuestros prójimos, recibiremos misericordia de Dios por nuestras limitaciones. A pesar de que estemos seguros que alguien es culpable de un crimen, debemos ser muy cuidadosos con lo que hacemos. En casos tales como éste, los individuos no deben tomarse la justicia por su mano, porque serán castigados. Recordemos las palabras de la Biblia: La venganza es mía. Yo recompensaré, dice el Señor. Si un hombre
parece ser culpable por evidencias circunstanciales y es liberado, estemos seguros de que, si necesita castigo, lo tendrá en el Purgatorio. No debemos preocuparnos por eso. Hagamos todo
lo que podamos para cuidar de nosotros mismos, mantengámonos fuera de problemas, y seamos útiles a los demás.
Este mandato tiene además un significado más profundo. Bienaventurados son los misericordiosos, también significa que debemos ser igualmente misericordiosos con nuestros
jóvenes hermanos. Esto abre un gran campo de servicio a la gente de hoy en día. Éste es un tema doloroso para algunas personas, que tratan de evitar oír hablar de ello. Se espera que seamos misericordiosos con los animales. Si tenemos animales domésticos debemos ser afectuosos y buenos con ellos y ayudarles a avanzar en su evolución. Haciéndolo así, también obtendremos beneficio.
Si tenemos animales de granja, debemos tratarlos cariñosamente y no lastimarlos, ni hacerles pasar hambre, ni causarles sufrimientos innecesarios. Los animales salvajes no deberían ser cazados en crueles trampas de acero, que causan indecibles sufrimientos a los
encantadores animales de hermosa piel. Si se desea ser misericordioso, se debe dejar de vestir ropas de piel y encontrar sustitutos. La lana puede obtenerse del cuerpo de las ovejas sin
causarles ningún dolor, y las ovejas pueden continuar viviendo y obteniendo experiencia.
Luego, se puede ir un paso más allá, y cesar de comer carne. De esta manera podemos disminuir la demanda de comida animal, que ya no resulta necesaria para la mayoría de nosotros en los tiempos actuales. La matanza de animales es uno de los grandes crímenes de
nuestros tiempos y, mientras continuemos con ella, podemos esperar guerras y rumores de guerra en la medida en que sigamos consumiendo grandes cantidades de carne.
La gente será belicosa y buscará matar a sus hermanos por cualquier causa trivial. Yo creo que esto es el mayor obstáculo para el progreso espiritual. Es por esto por lo que los centros de grupos ocultistas son pocos. La gente no quiere limitarse a sí misma.
Algunas personas se interesan por el cristianismo esotérico durante un tiempo pero, cuando son requeridos para dejar de comer carne, secretamente se rebelan y se apartan siguiendo sus propios impulsos. Por eso algunos estudiantes tratan de vivir una vida
misericordiosa pero pierden interés y vuelven a comer carne y, por lo tanto, nunca obtendrán el conocimiento directo que necesitan para dejarles satisfechos. Este es uno de los requisitos más difíciles para ser un cristiano.
Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios.
Esto significa exactamente lo que se lee. Cuando alguien se ha purificado a sí mismo, ha construido un cuerpo alma grande y luminoso. Para hacer esto, ha de ser pobre de espíritu, manso y solitario. Debe tener hambre y sed de justicia, y debe ser misericordioso con todos.
Una persona así avanzará rápidamente en el Sendero hacia Dios. Cuando alcanza el estado en el que está listo para su decimotercera y última iniciación, se le lleva, en su cuerpo alma, hasta Dios, por una escolta de Ángeles, Arcángeles y otros Grandes Seres, y conoce al Dios de nuestro Sistema Solar cara a cara. Un ego así se convierte en un Liberado. Tales avanzados egos siempre desean regresar a la Tierra y trabajar con la humanidad. A algunos se les permite hacerlo y otros se dirigen a Venus y Júpiter para trabajar allí.
Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Ser buscadores de la paz es un buen signo de adelanto. La historia nos dice que George Washington y Abraham Lincoln fueron, a menudo, pacificadores de éxito. Otros dos notables pacificadores fueron Willian Penn y Benjamín Franklin.
Bienaventurados los que sufren persecución por causa de la justicia porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados vosotros cuando por mi causa, os persiguieren, os maldijeren y dijeren toda suerte de calumnias contra vosotros.
Regocijáos, porque será grande vuestra recompensa en el cielo; pues del mismo modo persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.

San Mateo 5:3­12.

Cristo Jesús quiere decir, en estos versículos, exactamente lo que dice. A través de toda la historia, ha sido más difícil ser bueno que ser malo. Los que hacen el mal odian la presencia de aquellos egos que fueron superiores a ellos. Consideremos a José. Fue un ego avanzado que trató de ser bueno. Sus hermanos lo vendieron como esclavo para hacerlo desaparecer.
José sobrevivió, llegó a ser un hombre influyente y más tarde ayudó a aquellos mismos hermanos que finalmente aprendieron a ser compasivos a través del sufrimiento. Otros hombres no han salido tan bien parados. El gentil Jonathan, amigo de David, fue asesinado, y el pobre Job perdió todos sus hijos, todas sus posesiones y sufrió mucho físicamente, pero lo padeció pacientemente. Al final, Dios le dio más de lo que tenía al principio.
Muchos de los primitivos cristianos sufrieron a causa de sus creencias religiosas. De los once fieles discípulos, todos menos San Juan tuvieron muerte violenta. Mientras que, en Roma, San Juan fue arrojado a una caldera de aceite ardiente, pero fue protegido por un Auxiliar y salió ileso, San Pablo y diez de sus discípulo fueron asesinados de diferentes maneras. Muchos de los primeros cristianos fueron ejecutados.
En relación con esto, deseo decir algo que los estudiantes del Cristianismo Místico debería conocer. Se me ha dicho que los apóstoles no sufrieron como sufren los individuos ordinarios
cuando son asesinados, porque habían ganado el derecho a ser ayudados por los Seres Superiores. Les fue evitado un gran sufrimiento porque el Ángel de la Muerte fue enviado para cortarles el cordón de plata justo cuando estaban a punto de ser torturados y, por lo tanto, los egos fueron sacados de sus cuerpos a tiempo para salvarles del sufrimiento. Grupos de Auxiliares y Ángeles llevaron sus egos y sus vehículos superiores al cielo, abandonando sus
inanimados cuerpos densos a la cólera de sus enemigos. Es un gran alivio saber esto.
Mucho más tarde, las cruzadas causaron miles de muertes y gran miseria y sufrimiento.
Todo ello es una triste historia pero, a través de los tiempos, el camino de los verdaderos sido generalmente difícil. Aquellos que no dieron sus vidas, perdieron sus posesiones, y sirvieron como mejor pudieron. Con frecuencia no fueron reconocidos en la tierra, pero podemos estar seguros de que finalmente fueron recompensados.
Las bienaventuranzas deben haber sido un consuelo para miles de personas con dificultades, algunos en tierras extrañas, otros, prisioneros y algunos esclavizados. El Cristianismo conoce nuestras modernas necesidades y la Biblia nos señala el camino. Cristo
Jesús dijo: Deja que tu luz alumbre a los hombres para que puedan ver vuestras buenas obras y glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos.
El profeta Isaías habló de la venida de Cristo Jesús muchos años antes de que naciese.
Y saldrá un renuevo del tronco de Jesé y de su raíz se elevará una flor.
Y el espíritu del Señor estará sobre Él, espíritu de sabiduría y entendimiento, el espíritu de consejo y de fortaleza, el espíritu de conocimiento y amor del Señor.
Y no juzgará por lo que aparece exteriormente a los ojos, ni condenará por lo que oye decir.
Sino que juzgará a los pobres con justicia y tomará con rectitud la defensa de los humildes de la tierra; y a la tierra la herirá con la vara de su boca y con el aliento de sus labios.
El lobo habitará con el cordero, y el tigre estará echado junto al cabrito, el becerro y el león pacerán juntos y un niño pequeño los pastoreará.

Isaías 11:1­6.

San Marcos nos dice que Cristo Jesús amaba tiernamente a los niños, como muestran los siguientes versículos de la Biblia:
Y le presentaron unos niños para que los tocase y los discípulos reñían a los que venían a presentárselos.
Pero cuando Jesús vio esto, se disgustó mucho, y les dijo, Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis porque de los que son como ellos es el reino de los Cielos.
En verdad os digo que quién no recibiese como un niño el reino de los Cielos, no entrará en él.
Y, estrechándolos en sus brazos, y poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.

San Marcos 10:13­ 16.

Cristo Jesús sabía que algunos de aquellos niños eran egos avanzados, que algún día darían prueba de ello. Él era capaz de plantar la semilla de la espiritualidad en ellos, mucho más
fácilmente que en los adultos porque, instintivamente le amaban, creían en Él y comprendían que Él era un Gran Ser. Ellos querían estar con Él. Los niños se apiñaban alrededor de Cristo en tal cantidad que, a veces, sus discípulos se enfadaban ante la insistencia de sus padres, que estaban ansiosos de que sus niños fuesen bendecidos y apoyados por el amante Cristo que
adoraba a los niños y lo manifestaba tan claramente. Cristo sabía que muchos egos adelantados renacerían y conducirían a sus padres hacia Dios, y que otros destacarían en diferentes campos materiales, y liderarían a sus mayores aún cuando fueran muy jóvenes.
Si a un niño se le enseña, desde la infancia, que Cristo Jesús es el redentor de sus pecados, ese niño crecerá y llegará a ser estudiante de alguna filosofía oculta, y a ser consciente en los mundos internos. Probablemente se convierta en un Hermano Lego. Cuando este ego muera, podrá renacer en alguna familia adelantada con esos poderes desarrollados. Entonces, podrá guiar a sus padres en la dirección correcta. La historia nos habla de muchos niños
extraordinarios.
George Frederick Haendel, el famoso compositor, amaba la música desde que era un niño pequeño y podía tocar de oído. Su padre quería que su hijo fuese médico y trató de impedirle que tocara cualquier instrumento, pero el muchacho se adiestró a sí mismo en un viejo piano arrinconado en el ático. Cuando George tenía ocho años tocaba el órgano tan bien que su padre quedó encantado y le permitió estudiar música. Se ha dicho que Haendel escribió más
de cincuenta óperas y algunos oratorios. Este gran músico era un Hermano Lego renacido como un niño que fue capaz de guiar a otros, porque era un muchacho adelantado.
Ludwig van Beethoven fue otro niño superdotado. Antes de cumplir los cuatro años, su padre le hacía practicar varias horas al día en un clavicordio. Beethoven amaba el piano más que cualquier otro instrumento y fue un extraordinario ejecutante. Se piensa que algunas de sus sinfonías son las mejores que jamás se han escrito.
Otro niño extraordinario fue Félix Mendelssohn, el compositor. Un artista pintó un cuadro que muestra a Félix Mendelssohn sentado a su piano, componiendo su sonata “Luz de Luna”.
Frente a él, el artista pintó un Deva y un grupo de deliciosas Hadas que venían a danzar con su música. Mendelssohn podía ver las Hadas y podía oír la música de las esferas. Por eso fue capaz de componer muchas piezas de armoniosa música, para que el mundo la gozase a través de los siglos.
Johann Sebastian Bach fue uno de los mayores músicos que han vivido, y mostró su natural habilidad a una temprana edad. Escribió muchas delicadas piezas de música y tuvo diez hijos que fueron músicos exquisitos. Así vemos que Bach dio a diez egos, que amaban la música, una oportunidad para renacer en una familia de músicos, donde pudieran desarrollar sus talentos. Se nos ha dicho que muchos egos evolucionados se mantienen esperando en el
Primer Cielo durante largo tiempo, porque no encuentran unos padres que puedan proporcionarles los sensitivos cuerpos que necesitan para su desarrollo.
Volviendo al campo del arte, vemos que la mayoría de los grandes artistas comenzaron sus vidas como niños prodigio, que pronto aventajaron a sus profesores. Miguel Ángel Buonarotti fue un famoso pintor italiano, escultor y arquitecto, que mostró su habilidad a una tierna edad.
Gustavo Doré fue un niño muy dotado. Mientras era todavía pequeño, pintó cuadros realistas de su familia y de la gente que veía en la calle. Cuando tenía cinco años ilustraba sus cartas a sus amigos con caricaturas. Gustavo Doré aprendió a leer cuando tenía entre tres y cuatro años. Es mejor conocido por los maravillosos grabados en madera que pintó como ilustraciones de la Biblia y otros libros famosos. Adelantó la pintura e hizo hermosos trabajos.
Fue también grabador y escultor. Era un ego avanzado, cuya misión parecía intentar mostrar las bellezas de los mundos visibles e invisibles y, de esta manera, situar a la humanidad cerca de Dios y de los Grandes Seres.
Los dibujos y pinturas de Gustavo Doré deben haber inspirado a miles de personas a ser mejores, a actuar correctamente y a esforzarse tenazmente por hacer algo que valga la pena.
Este artista fue capaz de guiar a otros desde su infancia, porque renació como un hombre sabio con visión.
Dos de los más grandes niños que conocemos fueron Jesús y Samuel. Jesús tenía Ángeles como compañeros de juegos, y muchos de los más grandes pintores los han mostrado en sus adorables pinturas. San Lucas describe al niño Jesús de esta manera: Y el niño crecía y se desarrollaba fuerte en espíritu, y la gracia de Dios estaba sobre él.
Se ha dicho cómo María y Jesús llevaron a Jesús a Jerusalén cuando tenía doce años.
Luego, lo encontraron en el templo sentado en medio de los doctores, oyéndoles y haciéndoles preguntas. San Lucas dice: Y todos los que le oían se quedaban atónitos de su entendimiento y respuestas.
A la edad de doce años, Jesús era un líder espiritual. Cristo Jesús llegó a ser el líder de la religión cristiana, que es la religión más elevada que el mundo ha conocido. Está destinada a ser la religión del mundo.
El profeta Isaías habló de la venida de Cristo Jesús mucho tiempo antes de que naciera.
Isaías habló de las condiciones que aparecerán en la Edad de Acuario cuando dice: Y un niño pequeño les liderará. Diré cómo será esto posible. Un niño será el guía, porque será un niño
avanzado, con dones especiales de sabiduría y entendimiento. Tendrá vista y audición espirituales y será capaz de hablar con los Ángeles y los Auxiliares Invisibles, a los que podrá ver, y podrá controlar a las bestias salvajes de la jungla y del bosque. Nacerá como un líder natural a quien la gente deseará seguir.
¿Le gustaría prepararse para ser uno de estos niños adelantados del futuro? Entonces, comience enseguida a purificar su cuerpo y su mente. De ahora en adelante, arroje de sí todos los malos deseos y prejuicios que haya estado cobijando, y comience a estudiar las
enseñanzas Místicas y Ocultas y a vivir una vida buena y útil. Esto le capacitará para construir un cuerpo alma en el cual podrá funcionar cuando esté fuera de su cuerpo durante el sueño. Entonces, dos egos que estén tratando verdaderamente de seguir los pasos de Jesús pueden llegar a ser padres de niños sobresalientes, y esto debe ser un gran gozo.
La fe sin obras está muerta y por ello, no sólo debemos tener fe, sino hacer algo al respecto. Debemos ser útiles y ayudar a hacer del mundo un lugar mejor en el que vivir. En el libro del Génesis se nos dice cómo Noé construyó el arca por mandato de Dios. En aquel
tiempo la gente de la tierra era muy malvada y estaba continuamente pensado en maldades.
Dios decidió destruir al hombre, pero Él amaba a Noé y a su familia y deseó salvar sus vidas.
El Señor se llegó a Noé y le dijo que construyera el arca y le dio cuidadosas instrucciones sobre su construcción. También le dijo que embarcara ciertos animales en ella, cuando el gran barco estuviese listo para su uso. Esto ocurrió durante los tiempos de la Atlántida, justo antes de que la última parte de la misma se hundiera. El arca fue construida y el diluvio llegó y, después de muchos días, tocó tierra y Noé y su familia fueron salvos. Noé tuvo fe, trabajó para construir el arca y reunió los animales necesarios. En aquel tiempo fue ridiculizado por sus vecinos, que rechazaban la idea de que pudieran ser castigados por el mal que estaban haciendo.
Noé mostró su fe con sus obras y fue bien recompensado por su fidelidad. Si Noé hubiera creído que un gran diluvio se avecinaba, pero hubiera sido negligente para seguir las indicaciones que se le dieron para construir el arca, hubiera estado perdido cuando la
catástrofe ocurrió; hubiera sido demasiado tarde para hacer los preparativos necesarios.
Ocurre lo mismo con nosotros: Se nos ha dicho que nos preparemos para la muerte, y podemos ver que esto es un acontecimiento del que ninguno de nosotros puede esperar escapar. Sabemos qué incierta es la vida. La Biblia es una guía que nos da cuidadosas
instrucciones de cómo vivir y cómo prepararnos para este cambio. Se nos habla de dos posibles futuros destinos a donde podemos ir.
Si desperdiciamos nuestras oportunidades de auto-desarrollo y servicio a los demás y cometemos muchos pecados, cuando pasemos al más allá, seremos llevados al Infierno o al Purgatorio, como mucha gente llama a la región inferior del Mundo del Deseo. Allí nos purificaremos de nuestros malos deseos y seremos castigados por el mal que hayamos hecho.
Por otro lado, se nos dice cómo podemos escapar de ir al Purgatorio y cómo, en vez de ello, podemos ir al Cielo. Debemos tener fe en el poder de Cristo para salvarnos, pero esto no es suficiente. Debemos comprometernos a ayudar a otros a hacer sus vidas más felices y más útiles, porque la fe sin obras está muerta.
Consideremos la historia del buen Samaritano y de quienes también vieron al hombre que había sido robado y golpeado. Una de estas personas, un Samaritano, fue un hombre bueno que tuvo piedad del hombre y curó sus heridas y lo llevó adonde pudiera descansar y ser
cuidado. Fue el buen prójimo que Jesús admiró por su bondad.
Todos podemos ser buenos prójimos, porque siempre hay oportunidades alrededor nuestro para ello. El mundo está hoy lleno de gente como el sacerdote y el Levita que pasaron al lado del herido sin ayudarle.
El prejuicio es una característica corriente de la gente de hoy en día. En la India hay un sistema de castas que debería ser abolido. Una clase de personas son las llamadas “intocables”. Esta pobre gente lleva una existencia muy dura, porque las otras clases son
crueles e inhumanas con ella. Los intocables son igual que el resto, pero carecen de dinero y de lugares adecuados para vivir. Han nacido dentro de esa casta y parecen no tener escapatoria.
Como en los tiempos bíblicos, hay desigualdades entre la gente de diferentes razas. En algunos países, a ciertas personas no se les permite tener los mismos derechos, bien por su raza, o por el color o el credo. La gente de raza blanca, en conjunto, se consideran a sí
mismos superiores al resto y olvidan que todos somos hermanos y debemos ser correctamente tratados. Sigamos la regla de oro y cometeremos menos errores.
Debemos considerar nuestra fe. ¿Cuánta tenemos? ¿Tenemos fe en Dios y en Cristo Jesús?
¿Deseamos seguir a Cristo y hacer lo que Él nos pide? Recordemos que Cristo Jesús habló a sus discípulos de predicar el evangelio y curar al enfermo. Está muy bien tener fe, pero debemos hacer algo. Debemos poner nuestros talentos a trabajar. Debemos considerar cómo podemos ayudar a otros.
Los médicos y enfermeras tienen grandes oportunidades de servicio. Pueden hacer todo lo que está en su mano para curar la enfermedad. Los sacerdotes y lectores pueden explicar la
Biblia y las enseñanzas Místicas y Ocultas. Algunos pueden trabajar en las escuelas y otras instituciones. Otros pueden escribir libros que inspirarán a los demás a tener más fe. Todos nosotros podemos salir de nuestra rutina para ayudar a otros. Podemos mostrar que creemos en Dios, y que también creemos en poner nuestra fe en práctica. Podemos trabajar para aumentar y perfeccionar nuestras capacidades. Podemos hacer nuestro mejor esfuerzo y pedir
a Dios que nos ayude a hacerlo aún mejor.
¿Y cuál es la recompensa por el recto vivir? En el Antiguo Testamento leemos sobre los mandamientos que Jehová Dios dio a Moisés para darlos a los antiguos israelitas como guía.
Estos mandamientos aún son válidos para nosotros y debemos obedecerlos si deseamos progresar en la evolución y ganar la recompensa, tanto en la Tierra como el Cielo. Debemos tener perfecta fe y confianza en Dios, porque es un Ser todopoderoso, lleno de amor y compasión por el hombre.
Salomón dijo Al que obra con rectitud será segura la recompensa. Cristo Jesús nos ha dicho que depositemos tesoros para nosotros mismos en el Cielo y esto es lo que espera un Auxiliar Invisible viviendo una vida de servicio a la humanidad. Cuando un hombre ha vivido una buena vida, y depositado tesoros en el Cielo, nadie puede arrebatárselos. Su recompensa es segura, porque se guarda un registro muy cuidadoso. Todo lo que un hombre hace durante
su vida se registra en la fidedigna Memoria de la Naturaleza, que está localizada en el Mundo del Pensamiento. Todo lo que hacemos está registrado en esta región, y a los Auxiliares avanzados se les dice cómo leer esos registros. Todas las cosas que un hombre hace se imprimen también en el átomo simiente de su corazón y, cuando le llega la muerte, ve este panorama pasar ante él.
Cuando un hombre va al Purgatorio, este registro se reproduce por segunda vez, y revive este panorama lentamente, y sufre por todo lo erróneo que ha hecho. Cuando el ego de un hombre alcanza el Primer Cielo, el panorama se despliega de nuevo y el hombre goza de todo lo bueno que ha hecho.
Una de las recompensas por una vida recta es la oportunidad de ir al Cielo y permanecer durante un tiempo. El Cielo es un lugar donde no se puede hallar ningún mal. Cuando una persona va allí, está lejos de la influencia de todas las circunstancias y condiciones terrestres.
Disfruta de todo lo bueno que hizo en su vida pasada, y de todo lo bueno que otros hicieron por él. Aquí un hombre puede descansar y gozar del hogar que él mismo ha construido mediante sus buenas obras y pensamientos.
El Cielo es un maravilloso lugar para estar en él, porque las oportunidades de progreso son muchas. Los estudiantes tienen acceso a vastas librerías para estudiar. Los músicos pueden oír
y regocijarse con la música celestial, a la que se denomina frecuentemente la “música de las esferas”. Los artistas pueden deleitarse en la siempre cambiante combinación de colores que
hallan en el Primer Cielo y pueden proseguir su labor con mucho mayor éxito que en la Tierra.
La esperanza de ir al Cielo es uno de los mayores incentivos para vivir rectamente.
Muchos cristianos han vivido en la pobreza y el sufrimiento, y el pensamiento de ganar un lugar en el Cielo les ha sostenido a través de todas las pruebas. Otros hombres han llegado a estar cansados de vivir y han anhelado el descanso. Algunas personas que han vivido
noblemente han sido capaces de ver el Cielo, y por lo tanto tienen la prueba de la realidad del mismo. En el Libro de los Hechos de los Apóstoles, se nos dice que Esteban vio la Gloria de Dios,y a Jesús, de pie, a la derecha de Dios, cuando elevó su mirada firmemente hacia el Cielo, en el momento en que era falsamente acusado por ciertos hombres malvados.
Jesús dijo a sus discípulos que verían el Cielo, y que verían el Ángel de Dios ascendiendo y descendiendo sobre el Hijo del hombre. En los cuatro evangelios encontramos el registro de muchas cosas que los discípulos vieron y que les convencieron de la realidad del Cielo.
Muchos artistas con visión espiritual han pintado cuadros mostrando las condiciones del Cielo y las personas que habitan en él, y estos cuadros han sido venerados por miles de devotos Cristianos. San Juan describió la multitud de Ángeles que vio en el Cielo en el Libro de la Revelación.
Una de las retribuciones de la vida recta es que un Auxiliar puede ir al Cielo durante sus horas de sueño y hablar con sus amigos y conocidos. Los Hermanos Legos y las Hermanas Legas pueden investigar las condiciones del Cielo y pueden hacer lo que Juan hizo. Pueden ver el Cielo con su vista espiritual, mientras mantienen la completa conciencia de vigilia.
Otros Auxiliares pueden ir al Cielo mientras están fuera de su cuerpo durante el sueño y hablar con la gente, y luego, recordarlo cuando despiertan. Mucha gente va al Cielo y habla a sus amigos y parientes y lo recuerda como un sueño. Muchos hacen todas las cosas que sueñan que harán, durante la noche, y obtienen gran de placer de tales recuerdos. Cuando un Auxiliar recuerda su trabajo, mientras está fuera de su cuerpo durante el sueño, experimenta
una gran satisfacción.
Otra recompensa por el recto vivir es protegerse del peligro. Le contaré la historia de una joven buena que fue salvada de la muerte de una manera muy extraña. Había vivido una buena vida, y había oído hablar sobre la protección de los Seres Superiores, que tratan de promover el bienestar de todas las cosas vivientes sobre la tierra.
Una tarde de , un Auxiliar se echó una siesta, dejó su cuerpo y se desplazó sobre los estados noroccidentales. En cierto lugar, un petirrojo voló sobre él, trató de posársele encima y pasó a través de él.
­ Oh, quieres dar un paseo, no?­ dijo el Auxiliar al pájaro.
Agarró al pájaro y entonces percibió una pequeña etiqueta en su cuello. Esta etiqueta tenía el nombre y la dirección de una mujer. Había también un pedazo de papel en la pata del pájaro. El Auxiliar tomó el papel y leyó estas palabras: Por favor, siga a este pájaro a su casa. Estoy enferma.
­ Muy bien, Buddy, vamos a casa ­ dijo el Auxiliar ­ Te acompañaré allí. ­ El Auxiliar y el petirrojo volaron muy rápido hasta un edificio que estaba en llamas. La chica vivía en el tercer piso. Salía mucho humo de su ventana. El Auxiliar entró y encontró a la chica en su
cama, que había sido alcanzada por las llamas. Estaba gritando pidiendo ayuda. Tomó a la chica, apartó a un lado las mantas ardientes y la llevó fuera de la ventana.
La gente en la calle gritó cuando los vieron, porque pensaron que el Auxiliar había saltado con la joven y que se matarían cuando se estrellasen contra el suelo. En lugar de eso, descendieron suavemente y el Auxiliar dejó a la joven sobre el suelo. Alguien la cubrió.
Entonces, llegaron los bomberos y llevaron a la chica al hospital, porque tenía quemaduras graves.
Después de rescatar a la muchacha, el Auxiliar regresó al edificio en llamas para ver si alguien permanecía dentro, pero no encontró a nadie. Luego, fue al hospital y encontró a la joven completamente vendada en la cama.
­ ¿Puedes oírme? ­ le preguntó.
Ella no le prestó atención. Entonces el Auxiliar fue a la antecámara, se materializó de tal manera que parecía como si estuviese en su cuerpo físico y entró de nuevo a la habitación.
­ ¿A quién desea ver? ­ preguntó una enfermera.
­ Quiero ver a la señorita que acaba de ser ingresada afectada de quemaduras ­ replicó.
­ Está ahora bajo el efecto de medicamentos para aliviar el dolor ­dijo la enfermera.
El Auxiliar se acercó a la cama y esta vez ella lo vio.
­ ¿Dónde está mi pájaro? ­ preguntó ­ Por favor, vaya y encuentre a mi pájaro.
El Auxiliar regresó a la escena del fuego y lo encontró posado sobre la rama de un árbol.
Lo llamó y vino junto a él inmediatamente.
­ ¿De quién es este pájaro? ­ preguntó un policía que estaba observando.
­ Pertenece a la señorita que se quemó en el edificio ­ dijo el Auxiliar.
­ Me haré cargo de él ­ replicó el policía.
­ No. Ella me dijo que se lo llevará ­ dijo el Auxiliar.
­ No se nada sobre eso, y tendré que mantenerle a usted bajo arresto ­ dijo el policía.
­ Muy bien, pero me llevaré el pájaro ­ dijo el Auxiliar, y desapareció, mientras se elevaba en el aire con el pájaro. La gente siguió al pájaro hasta que se perdió de vista.
El Auxiliar regresó al hospital con el petirrojo y fue hasta la pared del edificio. Cuando nadie estaba mirando se materializó y puso al petirrojo bajo su chaqueta para pasar por la recepción con él. Llegó a la sala donde estaba la joven y le dio el petirrojo. Cuando ella le
habló, el pájaro cantó.
­ Saque fuera el pájaro ­ dijo una enfermera.
­ No ­ dijo la muchacha ­ yo encontré este petirrojo con una pata rota cuando era pequeñito, lo cuidé hasta que se puso bien, lo tenía en mi cama, y a dondequiera que yo vaya el pájaro vendrá conmigo.
El petirrojo la miró como si dijera, ¿Qué pasa contigo?
­ ¿Por qué no me dejaste morir? ­preguntó la muchacha al Auxiliar. Mi cara y mi cuerpo están arruinados y tendré que abandonar mi puesto en la Escuela Dominical. Soy superintendente y tenemos quinientos niños matriculados. Estoy tratando de enseñarles, guiarles y hacer personas útiles de ellos.
­ Puede que tengas mejor apariencia y estés más bonita después de que te encuentres bien dijo el Auxiliar sonriente.
­ Gracias, pero no lo creo ­ respondió la muchacha ­ Puedo adivinar el aspecto de mi cara ahora, y el dolor es muy fuerte.
­ Déjame sostener tu mano ­ dijo el Auxiliar, y tomó su mano ­ Me gustas porque cuidaste al pájaro cuando estaba herido y porque has hecho mucho por él.
En ese momento, el padre, la madre y la hermana de la joven entraron, y la madre se desmayó cuando vio el estado de su hija.
­ Sacádla fuera ­ dijo el Auxiliar ­ No la necesitamos aquí.
La hermana se enfadó y comenzó a preguntar al desconocido sobre su hermana.
­ ¿Es Vd. su novio? ­ preguntó.
­ Yo podría ser su compañero, su hermano, su amigo, o cualquier cosa excepto su marido contestó el Auxiliar.
­ Habla Vd. de una forma enigmática ­ dijo el padre de la chica.
La madre recobró la conciencia y se enfadó mucho.
­ Si Vd. no hubiese sido tan severa con su hija, esto no le hubiera ocurrido ­ dijo el Auxiliar ­ El trato que usted le daba la obligó a irse de su casa.
Se volvió hacia la chica.
­ Ahora ya no tienes dolor. Pídele a la enfermera un poco de agua y después pídele un vaso de leche.
La enfermera le trajo agua pero se negó a darle la leche.
­ Vamos, enfermera! ­ dijo el Auxiliar ­ traiga la leche, y sea Vd. tan gentil en disposición como lo es en apariencia. Sé que es Vd. hermosa.
La enfermera sonrió, fue y trajo la leche.
­ Tendrá Vd. la culpa de esto ­ dijo ella cuando regresó.
­ La tendré ­ replicó el Auxiliar.
La joven se tomó la leche y se sintió mucho mejor.
­ Comprueba si estás herida ­ dijo el Auxiliar al cabo de unos minutos.
­ Naturalmente que lo estoy ­ dijo la chica.
Entonces comenzó a palparse a sí misma, sus ojos se agrandaron con estupor y comenzó a moverse.
­ Ya no tengo dolor ­ dijo con voz sorprendida.
­ ¿Qué es lo que estás haciendo ante de mis ojos? ­exclamó el padre de la joven.
­ Quítate las vendas de la cara y del cuerpo ­ dijo el Auxiliar.
­ Las vendas están pegadas y me dolerá quitármelas ­ dijo la chica.
La joven no entendía que había sido sanada por la fuerza curativa que viene de Dios.
­ Inténtalo ­ sugirió el Auxiliar tranquilamente.
La joven descubrió que las vendas se podían quitar fácilmente y lo hizo con rapidez.
Cuando se las hubo quitado todas, descubrió que no tenía una sola herida, excepto que el pelo y las cejas estaban chamuscados.
­ Tus cejas y tu pelo crecerán de nuevo ­ dijo el Auxiliar ­ Oye bien lo que te digo. Dios cuidará de lo suyo, aunque otros se nieguen a cuidar de los demás, como has hecho tú.
El Auxiliar vio que aquella joven había desarrollado un hermoso cuerpo alma mediante su vida útil y buena.
­ ¿Quién es Vd.? ­ preguntó la joven maravillada.
­ Soy un servidor como tú ­ replicó el Auxiliar.
­ Quiero saber dónde vive para poder visitarlo ­ dijo la muchacha.
­ No, no puedes hacer eso ­ dijo el Auxiliar.
La joven se impacientaba y quería levantarse.
­ Las uñas se te caerán y tus dedos pueden estar llagados, pero podrás volver a casa mañana por la tarde, si lo deseas ­ dijo el Auxiliar ­ Debo irme. Sé dulce y buena.
La joven quiso besar al Auxiliar pero él dijo:
­ No, no lo hagas niña, te puedes hacer daño. Esto era porque el Auxiliar estaba en un cuerpo materializado.
­ Me siento agradecida contigo por todo lo que has hecho para ayudarme ­ dijo la muchacha.
­ Que Dios te bendiga, hermana ­ dijo él, y desapareció.
­  Dios mío! ­ exclamó el padre ­ Debe ser un Ángel.
Este Auxiliar y su compañera volvieron a ver a la joven unas cinco horas más tarde, y la encontraron pacíficamente dormida en la cama del hospital. El Auxiliar no se materializó esta vez, pero la Auxiliar sí lo hizo y entró en el hospital. La enfermera le mostró la cama de la joven y la Auxiliar la despertó.
­ ¿Dónde está el Ángel? ­ preguntó la joven ­ ¿Eres tú él?
­ No ­ contestó la Auxiliar ­ pero él está aquí.
­  Oh, tú eres un Ángel también! ­ exclamó la joven rápidamente.
­ No ­ dijo la Auxiliar ­ Yo sólo soy una sirviente de la humanidad ­ y conversó con la joven durante un rato.
La muchacha seguía preguntando por el Auxiliar, y finalmente éste se materializó y habló con ella, que quedó satisfecha. Entonces la chica rogó a la Auxiliar que fuera su amiga y viniese a verla cuando estuviese restablecida.
­ ¿Vas a regresar a vivir a tu casa? ­ preguntó la Auxiliar.
­ No, no lo haré ­ contestó la joven.
Cuando la Auxiliar estaba dispuesta para marcharse, la muchacha le pidió besarla.
­ Sí ­ dijo la Auxiliar, se inclinó sobre ella y la besó.
­ Estoy tan agradecida por haber besado a un Ángel ­ dijo la joven.
­ Dále a la muchacha algo de energía porque está muy emocionada ­ dijo el Auxiliar por medio del pensamiento.
La Auxiliar tomó a la joven en sus brazos, expandió su aura y la joven exclamó:
­  Oh! ­ Entonces la Auxiliar desapareció.
La enfermera entró y corrió hacia la cama. Los otros pacientes se despertaron sobresaltados y miraban atónitos.
­ ¿Es Vd. una santa a quien los Ángeles visitan y asisten? ­ preguntó la enfermera ­ He oído algo sobre ti de la enfermera a quien relevé. ¿Cómo puedes ser tan buena?
­ Yo no soy una santa ­ dijo la joven ­ sólo rezo y enseño a los niños de una Escuela Dominical, pero soy la chica más feliz del mundo.
La enfermera se santiguó.
­ Cuando los Ángeles se aparecen a alguien es que va a morir pronto ­ dijo.
El Auxiliar le dijo a su compañera que se materializara rápidamente y les dijera que eso no era verdad.
La Auxiliar se materializó y habló a la enfermera.
­ Eso no es verdad ­ dijo ­ No diga eso otra vez.
Después de esto los Auxiliares partieran para seguir con su labor.
El libro apócrifo conocido como la Historia de la Bendita Virgen María y la Historia de las Semejanzas de Cristo, editados y traducidos por E.A. Wallis Budge, proporcionan muchas
evidencias que dicen cómo la Virgen María fue salvada de la muerte por los Seres Elevados.
Se me ha dicho que Cristo Jesús tenía doce discípulos mayores, sesenta y seis discípulos menores, y cuatrocientos cincuenta y seis discípulos intermedios. Aunque se supone que once de los discípulos mayores tuvieron una muerte violenta, excepto San Juan, la mayoría de los otros discípulos tuvieron mejor suerte y vivieron para servir como Auxiliares durante muchos años. Posteriormente, renacieron y llegaron a ser Auxiliares en la siguiente vida y fueron
protegidos de muchos peligros.

* * *
He aquí la historia de una niña avanzada que fue salvada por una leona: Mientras unos Auxiliares iban sobre una jungla de la India, vieron a una leona llevando a una niña pequeña de piel oscura, de unos cuatro años, en sus fauces. Los Auxiliares bajaron, se materializaron y fueron hacia la leona. Esta soltó cuidadosamente a la niña y embistió fieramente contra los Auxiliares. La niña comenzó a llorar, la leona se paró, la miró y luego miró a los Auxiliares, como decidiendo qué hacer.
Entonces la leona embistió de nuevo a los Auxiliares.
­ Señora Leona, somos sus amigos ­ dijo el Auxiliar ­ pero queremos saber qué está haciendo usted con la niña.
La leona vino hasta el Auxiliar y gimoteó. Luego se volvió hacia la niña, la asió de nuevo, la levantó, e hizo ademán de irse.
­ Espere un minuto ­ llamó el Auxiliar.
La leona soltó otra vez a la niña y dio un feroz rugido.
­ No se enfade, Señora Leona, sino compórtese como una dama ­ dijo el Auxiliar ­ Se supone que es usted la reina de la jungla. ¿Por qué no es amable cuando hay amigos delante?
La leona recogió a la niña y comenzó a alejarse otra vez.
­ Espere ­ dijo el Auxiliar. Entonces se puso en contacto con el Espíritu Grupo que tiene bajo su custodia a los leones y le preguntó qué iba a hacer la leona con la niña.
­ Seguídla y no permitáis que le ocurra ningún daño ­ dijo el amable Espíritu Grupo.
Los Auxiliares Invisibles desaparecieron, la leona rugió mirando a su alrededor con mirada de sorpresa y luego se fue. Atravesó unos pequeños arroyos y marismas y, finalmente, llegó a una aldea de nativos. Entró en la aldea y los nativos comenzaron a correr y a gritar. Un grupo de guerreros salió, armado con largas lanzas con las cuales fueron a atacar a la leona. El Auxiliar le dijo a su compañera que se les apareciera y expandiera su aura. Cuando ella hizo esto, los guerreros cayeron hacia atrás y la leona continuó hasta que alcanzó cierta cabaña.
Entonces, puso a la niña en el suelo y se volvió para irse.
­ Espere, señora leona ­ llamó el Auxiliar ­ no puede salir viva de aquí ­ Entonces se volvió hacia la mujer nativa de la cabaña y le dijo: ¿Es esta su niña?
La mujer estaba de pie cerca de la pared, tan rígida como una tabla, y sus ojos estaban enormemente abiertos de miedo. Su cara se puso pálida cuando vio a la leona en la puerta. La cabaña tenía sólo una puerta, así que sabía que no podría escapar.
El Auxiliar fue hacia la mujer, la sacudió y ella gritó ruidosamente, tomó a la niña en sus brazos y dijo: Mía, mía. Ellos observaron a la niña y vieron que no había heridas ni rasguños en su cuerpo, que mostraran que la leona la hubiese sujetado con los dientes. Los Auxiliares estaban maravillados de por qué la leona no había matado a la niña.
El Espíritu Grupo dijo que aquella niña había venido al renacimiento para ayudar a los nativos, y siempre había sido buena con sus protegidos en el pasado. La niña estaba vagando y el Espíritu Grupo había incitado a la leona a llevarla a su casa.
Los Auxiliares sanaron a algunos nativos enfermos, jugaron con la leona y algunos niños y, luego, partieron sintiéndose muy felices por lo que habían visto.

* * *
Otra recompensa de la vida recta es la sabiduría. Cuando un predicador purifica su cuerpo por una vida virtuosa, construye un cuerpo alma y obtiene el don de la vista y el oído espirituales, puede atraer gente hacia sí como lo hicieron algunos de los primeros predicadores.
Cuando un artista gana estos preciosos dones espirituales por el recto vivir, puede observar la Memoria de la Naturaleza y ver acontecimientos pasados en las vidas de Cristo, sus discípulos y otros, como muchos de los grandes pintores fueron capaces de hacer. Cuando a un músico se le otorgan estos dones sin precio, puede ser instruido en cómo reproducir la música de las esferas.
La Biblia nos habla de muchos sabios profetas y maestros que hicieron mucho por ayudar a la humanidad. Su sabiduría no era el resultado de largos y continuados estudios en libros.
Mucho de ello les vino como recompensa al recto vivir. Tomemos a Salomón como ejemplo.
El pidió sabiduría y se le dio, y la usó para regir a su pueblo sabiamente durante muchos años. Josué, Aaron, José, Jesús, Pablo y muchos otros tenían los dones de la visión y audición espiritual, y algunos tenían el poder de curar a otros. Ha habido muchos otros desde entonces.
Cuando uno vive realmente una buena vida, tiene una satisfacción y un gozo interno que nadie puede arrebatarle. Da una alegría y una dicha que no puede ser explicada, cuando ayudamos a un amigo querido, o cuando él nos ayuda a nosotros. El agradecimiento de otras personas hacia nosotros nos hace felices de igual manera. Cuando alguien vive realmente una vida inofensiva y útil, puede ganar el derecho a ser un Auxiliar Invisible. Ésa es una recompensa por la cual vale la pena esforzarse.
Otra recompensa por el recto vivir es una vida más larga, que nos dará más oportunidades para adquirir experiencias. Algunas personas han visto prolongadas sus vidas para que pudieran continuar su obra. La Biblia nos dice que Ezequiel se puso enfermo y se le dijo que moriría. Entonces rogó a Dios, pidió ayuda y Dios añadió quince años a su vida, enviando a Isaías a curarlo. No quiero decir que esto ocurra a todos los Auxiliares en cada vida, porque
no es así. Sin embargo, muchas personas que fueron Auxiliares han visto prolongada su vida.
La más grande recompensa de todas es ganar la liberación de Dios, el Gran Padre de todos nosotros. Para llegar a esto, un Auxiliar debe servir a la humanidad durante muchas vidas y ganar la decimotercera iniciación. Cuando ha hecho esto, el ego es escoltado ante la presencia del Dios de nuestro Sistema Solar por Ángeles, Arcángeles y otros Grandes Seres.

* * *


del libro  LA LABOR DE LOS AUXILIARES INVISIBLES
por Amber M. Tuttle
traducción de Manuel Padrón

No hay comentarios:

Publicar un comentario