humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

jueves, 23 de diciembre de 2010

La leña y los abrigos


La leña y los abrigos

Existieron hace tiempo dos islas separadas por un océano. La isla del sur recibía el
nombre de País del Sur. Disfrutaba de un clima benigno y era la más habitada. La isla
del norte era llamada el País del Norte. Su clima resultaba verdaderamente frío y la
gente no iba a ella a menos que tuviera una buena razón. Y ciertamente existía una
buena razón para ir al País del Norte pues en él se encontraban piedras preciosas
imposibles de hallar en otros lugares.

Cuando la gente tenía que viajar del País del Sur al País del Norte, sacaba billetes de ida
y vuelta para el barco que los transportaba. En el billete figuraban tanto la fecha de
salida como la de regreso. Durante el viaje se les suministraban un abrigo grande y
pesado, un sombrero cálido y botas. Bebían vino durante la travesía, en la creencia de
que mantendría su sangre caliente en el País del Norte. Desgraciadamente, el vino les
hacía olvidar qué habían ido a buscar al País del Norte. Sucedía a veces que pasaban el
tiempo jugando los unos con los otros o recogiendo leña, con frecuencia mucha más de
la que necesitarían en toda su estancia allí. Al sugerirles que buscasen piedras preciosas
se reían y respondían “Las joyas no dan calor. ¿Para qué puede uno querer esas
pequeñas piedrecitas?”

El vino les hacía olvidar el aspecto que tenían sus compañeros antes de ponerse los
abrigos, sombreros y botas para el viaje y comenzaron a identificarlos por esas mismas
prendas que vestían. Cuando un compañero partía de regreso en un barco, a menudo
encontraban su abrigo en la playa y lloraban porque ya no jugaba con ellos ni les
ayudaba a recoger leña.

Finalmente les llegaba el momento de regresar e intentaban subir al barco toda la leña
que habían reunido. El capitán del barco nunca se lo permitía. Era un barco pequeño y
no tenían espacio para transportar a la vez las personas y la leña. Por añadidura, el
capitán sabía bien que no tenían necesidad de esa leña en el País del Sur, aunque hacía
tiempo que no intentaba discutir ese punto con los pasajeros y se limitaba a decirles que
iba contra la ley llevar ese tipo de equipaje en el barco.

Cuando esos pasajeros desorientados llegaban de vuelta al País del Sur y se disipaban
los efectos del vino, recordaban con amargura que partieron en busca de piedras
preciosas y no las habían traído consigo. De modo que empezaban a preparar un nuevo
viaje.


* * *

del libro La Era de Acuario Por Elsa M.Glover

No hay comentarios:

Publicar un comentario