humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

lunes, 27 de diciembre de 2010

La constitución del cuerpo




VI. La constitución del cuerpo

Los científicos materialistas han observado propiedades reguladoras y
organizadoras en los cuerpos de las criaturas vivientes. Como escribió el
botánico Edmund W. Sinnot (capítulo nº 2 de La creatividad y su cultivo):

"Los seres vivos son organismos. Un organismo es, en primer lugar, un
sistema organizado de estructuras y actividades. No es una masa informe
cuyas partes y procesos son casi independientes sino que se mantiene unido
bajo un control coordinador... La comida entra en él y se constituye en parte de
él... A medida que los tejidos se desgastan, la materia deja nuevamente el
organismo... Sin embargo, ello no cambia el sistema viviente ya que el
organismo se mantiene a sí mismo gracias a una serie de procesos
reguladores..."

"Cada organismo tiene... su ciclo particular de desarrollo progresivo y
creativo. La nota clave de este ciclo es el cambio continuo; no un cambio ciego
sino un cambio que se mueve hacia un fin muy definido, el individuo maduro y
la culminación del ciclo... El curso normal del desarrollo hacia un fin puede ser
bloqueado y alterado de diferentes modos... (pero) el organismo muestra una
tendencia persistente hacia la consecución del fin contra todo impedimento..."

"El brote de una planta cortado y puesto en agua o arena húmeda
regenerará su sistema radicular perdido. Varios órganos animales pueden ser
repuestos si han sido perdidos (patas de cangrejos, apéndices de larvas de
anfibios, colas de gusanos, ojos de caracoles, etc.)..."

En la misma obra citada, en el capítulo nº 3, el arquitecto Alden B. Dow
recalca que, cuanto mayor es la variedad de materiales disponibles para
construir algo, más variada puede ser la estructura de esa construcción.

Advierte que en la naturaleza hay gran variedad de átomos y moléculas y que,
por consiguiente, existen miríadas de posibles maneras de combinarlos.

Concluye: "Por esta razón no me sorprende la creatividad o individualidad
hallada en las estructuras naturales. Lo que sí me asombra es que con toda
esta habilidad creativa la naturaleza esté deseosa de conformarse tan sólo con
producir algo que reconocemos como una margarita corriente. Si los materiales
de construcción son similares, puedo ver como habría un tipo común para las
formas individuales. Por ejemplo, una casa hecha con ladrillos es una casa de
ladrillo y una casa hecha con madera es una casa de madera. Esto es sin duda
lo que llamamos genética pero no explica la similitud de formas entre todas las
margaritas."

Los científicos materialistas están confusos. ¿Qué da organización al
organismo? ¿Qué dirige el desarrollo y curación del organismo? ¿Qué hace
que los organismos de un determinado tipo se ajusten a un modelo reconocible
aunque puedan existir variaciones dentro del modelo general? Los clarividentes
pueden ver las fuerzas conductoras que dirigen esos fenómenos y así pueden
dar respuestas a esas preguntas.

Los clarividentes advierten que es necesario hacer primero una
distinción entre cuerpo y espíritu. El espíritu es tan separado y diferente de su
forma como el carpintero es distinto e independiente de la casa que construye
para ocuparla. Es el Espíritu el que moldea las formas como expresión de sí
mismo.

El espíritu construye cuerpos con sabiduría, propósito y anticipación.

Concibe mentalmente las distintas funciones que desea que el cuerpo sea
capaz de realizar y luego crea diversas estructuras en el cuerpo que sean
capaces de llevar a cabo esas funciones. Así, los cuerpos no son el resultado
de la combinación al azar de los átomos sino que son más bien el resultado de
una planificación cuidadosa. Ésta es la razón por la que vemos organización
en los organismos.

Los cuerpos físicos densos son capaces de crecer hacia una forma
específica y curarse si su forma es dañada porque el espíritu ha creado una
matriz de campos de fuerza etéricos (llamada cuerpo vital) que dirige la
ubicación de las partículas densas incorporadas en el cuerpo denso como
alimento. Si tomamos una mesa, practicamos muescas en ella y luego
esparcimos polvo de mármol, el mármol se introducirá en las muescas. De
manera similar los átomos se colocan en los puntos de fuerza del cuerpo vital.

Durante el crecimiento los puntos del cuerpo vital se encuentran en el proceso
de ser rellenados por átomos. Si un tejido se desgasta o un órgano denso es
extirpado y el cuerpo vital no ha sido dañado, el órgano crecerá de nuevo a
medida que esa región de la matriz se rellena de átomos nuevamente. Así, el
cuerpo vital permite al organismo desarrollarse hacia una forma
predeterminada y curarse por sí mismo.

La razón para la similitud entre las formas es que muchas formas
pueden ser creadas a partir de un modelo mental. Una vez que los espíritus
creadores hubieron creado un modelo básico de margarita, este mismo modelo
básico fue empleado para la creación de todas las margaritas. Similarmente
ocurrió para cada especie de planta y animal. Inicialmente un modelo básico
fue creado para la forma humana. Se hicieron modificaciones en este modelo
con el tiempo de forma que aparecieron modelos básicos separados para cada
raza y nación. Los humanos han alcanzado ahora el estado evolutivo en que
son capaces de efectuar trabajo creativo individualmente. Así los espíritus
humanos han comenzado a modificar individualmente las estructuras de sus
cuerpos de forma que cada uno se está volviendo claramente diferente de
todos los demás.

Por todas partes podemos ver en la naturaleza, si la buscamos,
evidencia de sabiduría, orden y relaciones entre las partes, así como avances
hacia metas. Tennyson estaba arrebatado por estas maravillas de la naturaleza
cuando escribió:

Flor en la agrietada pared,
Te arranco de la grieta,
Te sostengo en mi mano, con tus raíces,
Pequeña flor, si solamente pudiera comprender
Lo que tú eres, entera con tus raíces, el todo en el todo,
Conocería lo que Dios y el hombre son.


*
REFERENCIA

- Anderson, Harold H. Creativity and Its Cultivation. New York: Harper, 1959.




* * *

Ciencia
y
Religión

Por

Elsa M.
Glover

No hay comentarios:

Publicar un comentario