humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

jueves, 27 de diciembre de 2012

CURANDO AL ENFERMO




CARTA Nº 6

Junio de 1911


CURANDO AL ENFERMO

Cristo dio a Sus discípulos dos mandamientos
cuando les dijo: "Predicad el Evangelio y curad al
enfermo." Vimos por la lección del mes pasado cómo el ministerio de guía espiritual está estrechamente
unido con la curación de las dolencias físicas; pues aunque la inmediata y aparente causa de la enfermedad
pueda ser física, en un análisis final todas las dolencias son debidas a la transgresión de las "Leyes de Dios",
las que llamamos vulgarmente "Leyes de la Naturaleza" en nuestros materiales intentos de eliminar lo
Divino. Bacon, con rara percepción espiritual, dijo: "Dios y la Naturaleza difieren entre sí como el sello y su
marca". Como el lacre se amolda a las líneas rígidas del sello, así también la naturaleza se amolda a las leyes
inmutables de su Divino Creador, y así la salud y la condición del libre albedrío son la regla entre los reinos
inferiores. Sin embargo, cuando se ha alcanzado el grado de humano, cuando se ha desarrollado la
individualidad y empezamos a exigir el derecho de la elección, de la prerrogativa y de la emancipación, es
cuando nos disponemos a contravenir o quebrantar las leyes de Dios, e invariablemente, esta transgresión va
seguida del sufrimiento.
Existe un lado de la Luna el cual no vemos nunca, no obstante sabemos que existe, y precisamente
ese lado escondido de la Luna es tan importante factor para la formación de las mareas como lo es la parte
más cercana a nosotros y visible. También en el hombre existe un lado escondido que es tan responsable de
la acción como el ser físico que contemplamos. Los quebrantamientos de las leyes divinas en los planos de
la acción mental y moral son tan responsables de los trastornos físicos, como lo es el lado oculto de la Luna
en la producción de las mareas.
Si lo que antecede fuese comprendido, los médicos cesarían de estar desorientados acerca del hecho
enojoso de que en tanto que cierta clase y cantidad de una medicina determinada cura una enfermedad,
puede ser impotente en absoluto en otras. Va en aumento el número de médicos que se van convenciendo de
que la ley del destino es un factor importante en la manifestación de las enfermedades y en el retardo de su
curación, no obstante no creer en la falacia del sino. Reconocen que Dios voluntariamente no nos aflige, ni
tampoco pretende vengarse de los transgresores; ellos reconocen que la pena y el sufrimiento están
designados para enseñarnos lecciones que no aprenderíamos o no podríamos aprender por ningún otro
medio. Las estrellas muestran el periodo estimado como adecuado para enseñarnos]a lección, no obstante no
poder, ni Dios mismo, determinar el tiempo exacto, ni la cuantía de sufrimiento necesaria; nosotros mismos
tenemos la prerrogativa, puesto que somos divinos. Si despertamos al hecho de nuestras transgresiones y
comenzamos a obedecer la ley antes que la aflicción astral cese, nos curaremos
de nuestro mal, ya sea éste mental, físico o moral; pero si persistimos hasta el final de una aflicción astral sin
haber aprendido la lección, nos forzará a la obediencia más tarde una configuración más hostil.
Relacionado con esto es por lo que un restablecedor de la salud dotado de una mente espiritual puede
prestar con frecuencia los servicios más eficaces y acortar el periodo de sufrimiento señalando al paciente la
causa de su aflicción. Aun cuando el médico se halle o se vea impotente para combatir con la enfermedad,
puede muchas veces alentar al paciente durante una crisis de inevitable sufrimiento, mediante la promesa
consoladora de alivio determinada para un momento.
En mis servicios a los enfermos durante años atrás no ha sido infrecuente mi privilegio de poder
señalar así la Estrella de la Esperanza, y hasta donde alcanzan mis recuerdos, mis predicciones sobre la
mejoría en un plazo determinado, han sido realidades siempre, y algunas veces de la manera más milagrosa
quedarse pueda, pues las estrellas son el Reloj del Destino y son siempre exactas. En lo que queda expuesto
tiene explicada la gran razón por la cual debemos estudiar astrología bajo el punto de vista espiritual. En la
lección del mes próximo espero exponer algo más definitivo concerniente a la Panacea Espiritual, y entre
tanto tengo la seguridad de que le será grato saber que hemos comprado el terreno del que ya hemos hablado
anteriormente.
Es un lugar que tiene una vista incomparable en el Sur de la bella California; en efecto, aunque yo he
viajado por todo el mundo no he visto sitio igual que pueda compararse con el lugar de nuestra futura
Residencia General. Está situado sobre una elevada meseta que permite la visión libre de un panorama que
se extiende a unas cuarenta millas o más, en todas direcciones. Por el Norte, la altura del monte Santa Ana
desvía los vientos fríos del Norte, de tal forma que prácticamente el clima está libre de hielos durante todo el
año. Debajo de nosotros, por el Este está el Valle de San Luis Rey, con el río que parece una franja plateada,
cruzando por fértiles campos, y por la histórica Misión Española, en la cual los Padres Franciscanos
enseñaron a los indios durante siglos. Más para el Este el monte de San Jacinto alza su pico nevado hacia un
cielo del mis intenso color azul. Por el Sur, el promontorio de La Joya, con sus cuevas pintorescas, oculta a
las miradas, el gran puerto natural de la ciudad situada más al Sur de las tierras del Tío San: San Diego.
Mirando al punto por donde se pone el Sol podemos contemplar el plácido seno del Océano Pacificó, la isla
de San Clemente, y también Santa Catalina con sus maravillosos jardines- submarinos- un cuadro
compuesto de gloria e inspiración, suficiente por sí solo para la evocación de todo lo que halla de mejor y
más puro en cualquier persona inclinada hacia lo espiritual.
A este bello rincón de la naturaleza le hemos dado el "Monte Ecclesia", habiéndose abierto ya un
fondo pare erigir los edificios adecuados: una Escuela de Curación, un Sanatorio, y, por último, un lugar
para el culto - una "Ecclesia"- en la que será preparada la Panacea Espiritual y enviada por todo el mundo
para que sea aplicada por los auxiliares debidamente capacitados para ello.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario