humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

viernes, 15 de marzo de 2013

MEDIOS ANTINATURALES DE CONSECUCIÓN



CARTA Nº58
Septiembre de 1915


MEDIOS ANTINATURALES DE
CONSECUCIÓN

Cuando se investiga un sujeto determinado en El mundo invisible, se abren a nuestra vista innumerables
fascinadores senderos. Constantemente nos vemos distraídos de nuestra línea general de investigación por
este, aquel o el otro tema que atraiga nuestra atención, con el consiguiente peligro y grande, de perder la
meta de vista y errar en un laberinto de incoherencia. A menudo, por mi parte, la tentación de seguir un
sendero es más fuerte que mi poder de resistencia y recientemente, durante la escritura de "EI Velo del
Destino", la figura de un anacoreta, con el cuerpo consumido por el hambre hasta parecer un esqueleto (y
que se había disciplinado hasta hacer brotar sangre de sus llagas que no había dejado nunca cicatrizarse,
pensando que servía a Dios con estas austeridades), me condujo a buscar el origen de estas horrorosas
prácticas. He escrito un largo articulo sobre este asunto para nuestra revista, pero es tan importante el asunto
y son tantos los estudiantes de la Fraternidad que no son subscriptores de la revista, que he juzgado que lo
mejor de todo es relatar aquí los puntos principales.
En los antiguos Templos de los Misioneros las grandes verdades enseñadas por la Fraternidad Rosacruz
relativas al cuerpo vital eran dadas al aspirante a la Iniciación. Aprendía que este vehículo se componía de
cuatro éteres: el Éter Químico necesario para la asimilación; el Éter de Vida que propulsa el desarrollo y la
propagación; el Éter de luz que es el vehículo de la percepción del sentido y el Éter Reflector, receptáculo de
la memoria.
Se instruía completamente al aspirante respecto a las funciones de los éteres inferiores comparados con los
dos superiores. Supo que todas las funciones puramente animales del cuerpo dependían de la densidad de los
dos éteres inferiores y que los otros dos éteres, los más elevados, componían el cuerpo de alma, el vehículo
del servicio en el mundo invisible. Aspiró a cultivar esta gloriosa vestidura por medio de la abnegación
propia, reprimiendo las inclinaciones de la baja naturaleza por la fuerza de la voluntad, lo mismo que
hacemos nosotros hoy en día.
Pero hubo quien, impelido por su extremado celo por llegar, no importa cómo, olvidó que solamente por
medio del servicio y del desprendimiento se desarrolla el manto dorado nupcial, compuesto de los dos éteres
superiores. Este pensó que la máxima ocultista "Oro en el crisol, escoria en el fuego; ligero como el viento,
arriba y arriba", significaba solamente que en tanto que se expulse la escoria de la baja naturaleza, no
importaban los medios de lograrlo. Y reflexionó que siendo el Éter Químico el agente de la asimilación,
podía ser eliminado del cuerpo vital agotando el cuerpo físico. Y pensó igualmente que siendo el Éter de
Vida la avenida de la propagación, podría destruirlo viviendo el celibato. Entonces le quedarían solamente
los dos éteres superiores o a lo menos habrían aumentado en volumen considerablemente con relación a los
otros dos.
A este objeto practicó toda suerte de austeridades imaginables; el ayuno y la abstinencia entre otras. Por este
proceso antinatural, perdió el cuerpo la salud y se extenuó. La naturaleza pasional, que buscaba gratificación
por la práctica de la función propagadora, fue aplacada por el castigo. Cierto es que de esta, horrible manera
la naturaleza inferior pareció ser sometida; y es cierto igualmente que al alcanzar las funciones corporales
tan enorme decaimiento, visiones, o más bien alucinaciones, fueron la recompensa de aquel individuo; mas
la verdadera espiritualidad no ha sido nunca obtenida profanando o destruyendo "el templo de Dios", el
cuerpo, y el ayuno puede llegar a ser tan inmortal como la gula.
Esforcémonos en usar la moderación en todas las cosas para ser ejemplares a los demás y alcanzar la
admisión al Templo por obra de un justo vivir.

del libro "Cartas a los Estudiantes", de Max Heindel

*


* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario