humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

martes, 23 de octubre de 2012

EL NUMERO DE LA BESTIA


EL NUMERO DE LA BESTIA

Ante la visión educada del clarividente, iniciado en los varios grados de Misterios, la Tierra se presenta como compuesta de estratos, semejante a una cebolla, estando cada capa o estrato sobre otro. Hay nueve estratos y la costra central; diez en total. Cada estrato se le va haciendo accesible con cada iniciación, así que al final de las nueve iniciaciones, domina todas las capas, pero no tiene acceso a los secretos del corazón central.En el habla antigua, esos nueve grados se llaman los "Misterios Menores". Llevan al neófito conscientemente a través de todo el relato de la evolución pasada, a través de todas las actividades de la existencia involuntaria, de manera que entonces es capaz de comprender la manera y el significado de la obra que entonces efectúo incoscientemente. Se le muestra cómo se produjo la constitución nónupla actual (el triple cuerpo, la triple alma y el triple espíritu); cómo trabajaron las Jerarquías creadoras sobre los espíritus virginales despertando en ellos al Ego, ayudando a éste a formar el cuerpo; y también el trabajo que él mismo efectuó para extraer del triple cuerpo tanta triple alma como posee actualmente. Y se le conduce un grado cada vez a través de los nueve que componen los misterios menores, los nueve estratos.

El número nueve, es el número raíz del estado actual de nuestra evolución. Tiene un significado en nuestro sistema que ningún otro número tiene. Es el número de Adám, la vida que comenzó su evolución como Hombre, que alcanzó el estado humano, durante el Período Terrestre. En hebreo, así como en griego, no hay números porque cada letra tiene un valor númerico. En hebrero "Adam" se llama "ADM". El valor de la "A" es 1; el de la "D", 4' el y de la "M", 40. Si sumamos estos números: 1 + 4 + 4 + 0 = 9, encontraremos el número de Adam o de la humanidad.

Si dejamos el Libro del Génesis, que trata de la creación del hombre en un antiquísimo pasado, por el Libro de la Revelación, que trata de su desarrollo futuro, encontraremos que el número de la bestia es 666. Sumando esos números: 6 + 6 + 6 = 18 y 1 + 8 = 9, encontraremos nuevamente el número de la humanidad, que en sí misma es la causa del mal que obstaculiza su progreso. Y más aún, donde se indica el número de los que se salvarán, encontramos 144.000. Sumando como antes 1 + 4 + 4 + 000 = 9, nuevamente el número de la humanidad, mostrando que prácticamente se salvará en su totalidad; siendo el número incapaz de progresar en nuestra evolución actual, despreciable en comparación con el gran total, y aun los pocos que fracasen no estarán perdidos del todo, pues progresarán en otro plan futuro.

La consciencia de los minerales y vegetales es realmente inconsciencia. El primer vislumbre de consciencia empieza en el reino animal. Hemos visto también que de acuerdo con la más moderna clasificación, hay trece grados en el reino animal: Tres clases de radiados, tres clases de moluscos, tres clases de articulados y cuatro clases de vertebrados.

Si consideramos al hombre ordinario como un grado en sí mismo, y recordamos que hay trece iniciaciones desde el hombre hasta Dios, o desde el tiempo en el que comenzó a capacitarse para convertirse en una Inteligencia Creadora Consciente de Sí, tenemos nuevamente el mismo número (nueve): 13 + 1 + 13 = 27; 2 + 7 = 9.

El número 9 está también oculto en la edad de Cristo Jesús 33; 3 x 3 = 9, y de esta manera análoga en los 33 grados de la masonería. En los tiempos antiguos, la masonería era un sistema de iniciación en los misterios menores, los que como hemos visto, tienen nueve grados, pero los iniciados los escriben, generalmente, como 33. Similarmente leemos grado 18o de la Rosacruz, que no es más que un velo para el no iniciado, porque nunca hay más de nueve grados en ningún misterio menor, y los masones de hoy en día conservan muy poca cosa de los rituales ocultos contenidos en sus grados.

Tenemos también los nueve meses de gestación, durante el cual va construyéndose el cuerpo hasta su eficiencia actual; y hay nueve perforaciones en el cuerpo: Dos ojos, dos fosas nasales, dos oídos, una boca, y dos orificios inferiores.

Cuando el hombre ha pasado a través de las nueve iniciaciones menores, consiguiendo la entrada en todos los estratos de la Tierra, debe obtener el acceso al corazón central. Este se abre a él meidante la primera de las cuatro Grandes Iniciaciones, en la que aprende a conocer el secreto de la mente, esa parte de su ser que comenzó en la Tierra. Cuando está pronto para la primera Gran Iniciación ha desarrollado su mente hasta un grado que todos los hombres obtendrán al final del Período Terrestre. En esa Iniciación se le da la clave del nuevo estado, y todo el trabajo por él efectuado después de ella, será el mismo que la humanidad en general efectuará en el Período de Júpiter, que no nos concierne actualmente a nosotros.

Después de esta Gran Iniciación es un Adepto. La segunda, tercera y cuarta Grandes Iniciaciones pertenecen a estados de desarrollo que obtendrá la humanidad ordinaria en los Períodos de Júpiter, Venus y Vulcano.

Esas trece iniciaciones están representadas simbólicamente en Cristo y sus doce Apóstoles. Judas Iscariote representa a las traidoras tendencias de la naturaleza inferior del neófito. El amado Juan es la iniciación de Venus, y Cristo en sí mismo simboliza al Divino Iniciado del Período de Vulcano.

En las diversas escuelas de ciencia oculta, los ritos iniciáticos varían así como el número de iniciados que indican; pero esto es sencillamente cuestión de clasificación. Se observará que las vagas descripciones que pueden darse son mucho más vagas cuanto más elevadas son. Aun cuando se hable de siete o más grados, casi nada se dice ya de la sexta Iniciación, y nada absolutamente de las que están más allá. Esto es debido a otra división: Los seis grados de "preparación" y las cuatro iniciaciones que conducen al candidato al final del Período Terrestre, al Adeptado. Entonces debe de haber siempre tres más, si la filosofía de la escuela o sociedad van tan lejos. El autor no conoce, sin embargo, otra escuela que la Rosacruz que tenga algo que decir sobre los tres Períodos que precedieron al Período Terrestre, salvo la simple afirmación de que existieron esos períodos. No se los pone en relación con nuestra fase actual de existencia. Similarmente, otras enseñanzas ocultistas enseñan que habrá tres esquemas evolutivos más, pero no se dan detalles sobre ellos. Por supuesto, bajo esas circunstancias, las tres últimas iniciaciones no se mencionan siquiera.

El diagrama 18 dará una idea de la posición de los estratos terrestres, omitiéndose indicar el corazón central, para mostrar más claramente la formación de corrientes en forma de 8 en el noveno estrato. En el diagrama, esos estratos están representados como si tuvieran igual espesor, aunque en realidad unos son mucho más delgados que otros. Empezando con el más exterior, aparecen en el orden siguiente:1) Tierra Mineral: Esa es la cubierta o costra externa de la Tierra, de la que trata la Geología en todo lo que ha podido penetrarla.2) Estrato Fluídico: La materia de este estrato es más fluídica que la de la costra exterior, pero no es líquida, sino más bien parecida a una pasta viscosa y espesa. Tiene la cualidad de expansión, como la de un gas excesivamente explosivo, y queda mantenida en su lugar por la enorme presión de la corteza exterior. Si ésta se quitara, todo el estrato fluídico desaparecería en el espacio produciendo una explosión formidable. Esos estratos corresponden a las Regiones Química y Etérica del Mundo Físico.3) Estrato Vaporoso: En los estratos primero y segundo, no hay realmente vida consciente. Pero en este estrato existe siempre una corriente de vida fluyendo continuamente, vibrante, como en el Mundo del Deseo, rodeando e interpretando nuestra Tierra.4) Estrato Acuoso: En este estrato están todas las posibilidades germinales de todo lo que existe sobre la superficie de la Tierra. Aquí están las fuerzas arquetípicas que se ocultan tras los espíritus-grupo, así como las fuerzas arquetípicas de los minerales, porque ésta es la expresión física directa de la Región del Pensamiento Concreto.5) Estrato Germinal: Los científicos materialistas se han visto burlados en sus esfuerzos para descubrir el origen de la vida, cómo surgieron cosas vivientes de la materia antes muerta. En realidad, de acuerdo con la explicación oculta de la evolución, la cuestión debería ser: Cómo se originaron las cosas "muertas". La Vida fue anterior a las Formas muertas. Ella construyó sus cuerpos de la substancia vaporosa y sutil, mucho antes de condenarse en la corteza sólida de la Tierra. Unicamente cuando la Vida ha abandonado a las formas pueden éstas cristalizarse, endurecerse y morir.El carbón de piedra no es nada más que cuerpos vegetales cristalizados; el coral es también la cristalización de formas animales. La vida abandona a las formas y las formas mueren. La vida nunca entra en una forma para despertarla a la vida. La vida salió de las formas y las formas murieron. De esta manera es cómo las cosas "muertas" vinieron a ser.

En este quinto estrato yace la fuente primordial de la vida, de la que vino el ímpetu que construyó todas las formas de la Tierra. Corresponde a la Región del Pensamiento Abstracto.

6) Estrato Igneo: Por extraño que parezca, este estrato posee sensación. El placer y el dolor, la simpatía y la antipatía, tienen aquí su efecto sobre la Tierra. Generalmente se supone que la Tierra no puede tener sensación alguna bajo ninguna circunstancia. El ocultista, sin embargo, cuando ve segar el grano maduro o arrancar las frutas de los árboles en el otoño, o el cortar las flores, sabe el placer que experimenta la Tierra misma en ello. Es parecido al placer que siente la vaca cuando el ternero vacía sus ubres repletas. La Tierra experimenta un gran placer por haber nutrido a su progenie de Formas, alcanzando ese placer su mayor grado en el tiempo de la siega.

Por otro lado, cuando se arrancan las plantas de raíz, es evidente que el ocultista que la Tierra siente un dolor. Por esa razón aquél no come los alimentos vegetales que crecen bajo la Tierra. En primer lugar, están llenos de fuerza terrestre y carecen de fuerza solar, además de estar envenenados por haber sido extraídos por las raíces. La única excepción a esta regla es la patata, de la que come con prudencia, porque originalmente crecía en la superficie de la Tierra y sólo en tiempos relativamente recientes comenzó a crecer bajo el suelo. Los ocultistas tratan de alimentar sus cuerpos con los frutos que crecen bajo el Sol, porque contienen más fuerza solar y de calidad superior, y no causan sufrimiento alguno a la Tierra con ello. No debe creerse que los trabajos de labranza produzcan dolor alguno a la Tierra, pues es al revés. Toda desintegración de la corteza dura de ella le produce un sentimiento de libertad, de comodidad, como cuando a uno le sacan un peso de encima, y toda solidificación es fuente de dolor. Cuando en una montaña el torrente lava el suelo y lo lleva a la llanura, la Tierra se siente más libre. Cuando la materia desintegrada se deposita de nuevo, como en la barra que se forma frente a la boca de los ríos, se produce un sentimiento de incomodidad.

Así como la sensación de los animales y del hombre es debida a sus cuerpos vitales separados, así también los sentimientos de la Tierra están especialmente activos en el sexto estrato, que corresponde al Mundo del Espíritu de Vida. Para comprender el sentimiento de placer que experimenta cuando se rompe una roca y el dolor que se produce cuando hay adherencias, debemos recordar que la Tierra es el cuerpo denso de un Gran Espíritu, y para facilitarnos un medio adecuado y conveniente en el que podamos vivir y obtener experiencia, ha tenido que cristalizar su cuerpo hasta el estado de solidez actual.

Conforme prosiga la evolución y el hombre aprenda las lecciones pertenecientes a este pináculo de concreción, entonces la Tierra se irá haciendo más blanda y su espíritu se irá liberando. A esto se refiere San Pablo cuando habla de que toda la creación está moviéndose y gimiendo, esperando por el día de la liberación.

7) Estrato Reflector: Esta parte de la Tierra corresponde al Mundo del Espíritu Divino. Existen en la ciencia oculta lo que se conoce bajo el nombre de "Los Siete Secretos Indecibles". Para aquellos que no están familiarizados con esos secretos, o que no tengan por lo menos un vislumbre de su importancia, las propiedades de este estrato les parecerán particularmente absurdas y grotescas

En él, todas las fuerzas que conocemos como "Leyes de la Naturaleza", existen como fuerzas morales o, más bien, inmorales. Al principio de la marcha consciente del hombre, esas fuerzas eran peores que ahora. Pero parece que conforme la humanidad progresa moralmente, esas fuerzas mejoran en proporción, y además cualquier falla en moral tiene tendencia a aguijonear esas fuerzas de la Naturaleza, produciendo perturbaciones sobre la Tierra; mientras que la lucha por elevados ideales hace a esas fuerzas menos enemigas del hombre.

Las fuerzas de este estrato son, pues, un reflejo exacto del estado moral de la humanidad. Desde el punto de vista oculto, la "mano de Dios" que castigó a Sodoma y Gomorra no es una tonta superstición, porque así como hay una responsabilidad individual ante la Ley de Consecuencia que acarrea a cada persona el justo resultado de sus obras, buenas o malas, así también hay una responsabilidad comunal o nacional que acarrea sobre los grupos colectivos de hombres resultados equivalentes a sus actos colectivos. Las fuerzas naturales son los agentes generales de tal justicia retributiva, produciendo inundaciones o terremotos o la beneficiosa formación de aceites y carbones de varias clases, de acuerdo con sus merecimientos.8) Estrato Atómico: Este es el nombre dado por los rosacruces al octavo estrato de la Tierra, que es la expresión del Mundo de los Espíritus Virginales. Parece tener la propiedad de multiplicar todas las cosas que están en él; esto se aplica, sin embargo, únicamente a las cosas que ya han sido formadas definitivamente. Una pieza informe de madera o piedra no tiene exitencia allí, pero cualquier cosa que haya sido formada, que tenga forma o vida, como una flor o un cuadro, queda multiplicada en este estrato en grado maravilloso.9) Expresión Material del Espíritu Terrestre: Hay allí corrientes en forma de 8 que están íntimamente relacionadas con el cerebro, corazón y órganos sexuales de la raza humana. Corresponde al Mundo de Dios.10) Centro del Ser del Espíritu Terrestre: Nada puede decirse sobre él actualmente, salvo que es la última simiente de todo cuanto está en o sobre la Tierra y corresponde al Absoluto.Desde el sexto estrato, el ígneo, hasta la superficie de la Tierra, hay cierto número de orificios o agujeros en diferentes lugares. Su extremo exterior se llama "cráter volcánico". Cuando las fuerzas de la Naturaleza del séptimo estrato son aguijoneadas, pueden expresarse a través de los cráteres volcánicos, poniendo en movimiento al sexto estrato, el ígneo, exteriorizándose la agitación




en forma de erupciones, en la boca del volcán. El material explosivo se toma de la substancia del segundo estrato, porque éste es la contraparte densa del sexto estrato, así como el cuerpo vital, el segundo vehículo del hombre, es la contraparte del Espíritu de Vida, el sexto principio. Este estrato fluídico, de calidad expansiva y sumamente explosivo, asegura un suministro ilimitado de material en el punto de la erupción. El contacto con la atmósfera exterior endurece la parte que no se volatiza en el espacio, formando así la lava y el barro, de la misma manera que la sangre que fluye de una herida se coagula y restaña, y esa misma lava cierra el camino a las partes internas de la Tierra.

Como puede deducirse fácilmente del hecho de que las tendencias reflejadas de inmoralidad y antiespiritualidad de la humanidad son las que despiertan esas fuerzas de la naturaleza del séptimo estrato a una actividad destructora, puede comprobarse generalmente que los pueblos degenerados son los que sucumben en esas catástrofes. Esos pueblos, juntos con otros cuyo destino generado bajo la Ley de Consecuencia, por varias razones, entraña una muerte violenta, son llevados desde los diferentes países por fuerzas suprahumanas, hasta el sitio donde debe ocurrir la erupción. Para todo pensador, las erupciones volcánicas del Vesubio, por ejemplo, serían una corroboración de la afirmación que acabamos de hacer.

La lista de esas erupciones furante los últimos 2000 años muestra que su frecuencia ha aumentado en proporción directa al crecimiento del materialismo. En los últimos sesenta años especialmente, en los que el radio de la ciencia materialista se enganchó tanto, y con creciente arrogancia y absoluto desprecio negaba todo lo espiritual, han aumentado también las erupciones volcánicas. Mientras que sólo hubo seis erupciones en los primeros 1000 años después de Cristo, las últimas cinco han tenido lugar en un período de 51 años, como se verá.

La primera erupción de la Era Cristiana fue la que destruyó las ciudades de Herculano y Pompeya, en la que pereció Plinio el Mayor, en el año 79 D.C. Las otras erupciones tuvieron lugar en los años 203, 472, 512, 652, 982, 1036, 1158, 1500, 1631, 1737, 1794, 1822, 1855, 1872, 1885, 1891, 1906.

En los primeros mil años hubo seis erupciones; en el segundo millar de años ha habido doce, ocurriendo las últimas cinco en un período de 51 años, como acabamos de indicar.

Del número total de 18 erupciones, las nueve primeras ocurrieron en la llamada "Edad Media", esto es, los 1600 años durante los cuales el Mundo Occidental fue dominado por los llamados "gentiles" o "idólatras" o por la Iglesia Romana. El resto tuvo lugar en los últimos trescientos años, durante los cuales el advenimiento y desarrollo de la Ciencia Moderna, con sus tendencias materialistas, ha borrado casi todo vestigio de espiritualidad, especialmente en la última década del siglo XIX. Por lo tanto, las erupciones de ese período comprenden casi un tercio del número total de erupciones que tuvieron lugar en nuestra Era.

Para contrabalancear esa influencia desmoralizante, los Hermanos Mayores han estado dando durante ese tiempo muchas enseñanzas ocultas, pues están siempre trabajando para el bien de la humanidad. Se pensó que dando esos conocimientos y educando a los pocos que los recibieran, sería posible contrarrestar la ola de materialismo, que en caso contrario podría producir muy serias consecuencias para sus partidarios, quienes, habiendo negado durante tanto tiempo lo espiritual, no podrán encontrar su equilibrio cuando descubran que existe, aunque vivan aún, pero se encuentren privados de su cuerpo denso. Tales personas pueden encontrarse con un destino demasiado triste para que pueda contemplarse con ecuanimidad. Una de las causas de la terrible "peste blanca", la tuberculosis, es el materialismo, que quizá no haya existido en la actual encarnación, pero que es el resultado de anteriores creencias y afirmaciones materialistas.

Hemos hablado de la muerte de Plinio el Mayor y del tiempo de la destrucción de Pompeya. Es muy interesante seguir el destino de tal científico, no tanto por el individuo en sí, sino por la luz que arroja sobre la forma en que el ocultista lee la memoria de la Naturaleza, cómo se imprimen las cosas en ella, y el efecto de las características pasadas sobre nuestras tendencias actuales.

Cuando un hombre muere, su cuerpo denso se desintegra; pero la suma total de sus fuerzas puede encontrarse en el séptimo, o el estrato reflector de la tierra, del que puede decirse que es como un almacén en el que, como fuerzas, quedan en existencia las formas pasadas. Si conociendo el tiempo de la muerte de un hombre, buscamos en ese almacén, es posible encontrar allí su forma. Y no solamente está almacenada en este estrato séptimo, sino que el octavo estrato, el atómico, multiplica esa forma, así que cualquier tipo puede ser reproducido y modificado por otros cuerpos. Las tendencias cerebrales de un hombre tal como Plinio el Mayor pueden haberse reproducido millares de años después, y han sido parcialmente la causa de la actual tendencia de los científicos materialistas.

Queda todavía mucho que aprender y desaprender a los hombres de ciencia materialista actuales. Aunque luchen hasta el último momento contra lo que califican burlonamente de "ideas ilusorias" de los ocultistas, están siendo compelidos a reconocer sus verdades y a aceptarlas una por una, y es sólo cuestión de tiempo el que se vean sean obligados a aceptarlas todas.

Mesmer, que les fue enviado por los Hermanos Mayores, fue más que ridiculizado; pero cuando los materialistas cambiaron el nombre de la fuerza descubierta por aquél y la llamaron "hipnotismo" en vez de mesmerismo, en seguida se hizo "científico".

Veinte años hace, la señora Blavatsky, fidelísima discípula de los Maestros Orientales, dijo que la Tierra tenía un tercer movimiento, además de los dos que producen el día y la noche y las estaciones. Indicó, además, que la inclinación del eje de la Tierra es producida por un movimiento que, a su debido tiempo, llevará el polo norte adonde actualmente está el ecuador, y más tarde aún lo llevará al sitio ocupado ahora por el polo sur. Esto, decía ella, era conocido por los antiguos egipcios, mostrando el famoso planisferio de Dendera, que tenía inscripciones de tales revoluciones. Esas indicaciones, junto con toda su insuperable obra, "La Doctrina Secreta", sólo merecieron la burla y el sarcasmo.

Pocos años hace, un astrónomo, Mr. G. E. Sutcliffe, de Bmbay, descubrió y demostró matemáticamente que Laplace se había equivocado en sus cálculos. Por ese descubrimiento y la rectificación de dicho error, se confirmó con demostraciones matemáticas la existencia del tercer movimiento de la Tierra, tal como lo indicaba la señora Blavatsky. Esto se explica también por el hecho maravilloso de que se encuentran plantas tropicales y fósiles en las regiones polares, pues tal movimiento produciría, necesariamente, a su tiempo, períodos tropicales y glaciales en todas las partes de la Tierra, correspondientes a un cambio de posición respecto del Sol. Mr. Sutcliffe envió su carta y demostraciones a Nature; pero esa revista rehusó publicarlas; y cuando el autor hizo público su descubrimiento por medio de un folleto, se levantó contra él una tremenda tormenta de vituperios. Sin embargo, Mr. Sutcliffe es un profundo estudiante de "La Doctrina Secreta" y eso explica la recepción hostil que mereció su descubrimiento con todos sus corolarios inevitables.

Más tarde, sin embargo, un francés, que no era astrónomo, sino un simple mecánico, construyó un aparato que demostraba la amplia posibilidad de la existencia de tal movimiento. El aparato fue exhibido en la Louisiana Purchase Exhibition, de Saint Louis, y fue recomendado calurosamente por Camilo Flammarión, como digno de investigación. Aquí ya había algo concreto, "mecánico" y el editor de The Monist, aunque describía al autor como a un hombre que trabajó bajo "místicas ilusiones" (debido a que creía que los antiguos egipcios conocían ese tercer movimiento), olvidó, no obstante magnánimamente el hecho y dijo que no había perdido la fe en la teoría de M. Beziau por ello. Y publicó una explicación y un ensayo de M. Beziau, en los que se describían el movimiento y sus efectos sobre la superficie de la Tierra, en términos análogos a los empleados por la señora Blavatsky y Mr. Sutcliffe. Como M. Beziau no está enrolado definitivamente como ocultista, su descubrimiento ha sido considerado aceptable.

Muchos ejemplos pueden mencionarse de cómo las enseñanzas ocultas han sido más tarde corroboradas por la ciencia. Una de ellas es la teoría atómica, que es sostenida por las filosofías griegas y, por último, en "La Doctrina Secreta". Dicha teoría fue "descubierta" en 1897 por el profesor Thompson.

En la inestimable obra de A. P. Sinnett, "The Growth of the Soul", publicada en 1896, el autor indicaba que hay dos planetas más allá de la órbita de Neptuno, uno de los cuales únicamente creía él que se descubriría por los astrónomos modernos. En Nature, de agosto de 1906, afirmael profesor Barnard que, por medio de un reflector Lick de 36 pulgadas, había descubierto dicho planeta en 1892. No hay error alguno en ello, pero... esperó catorce años para anunciar su descubrimiento. No queremos plantear ninguna cuestión por ello. El punto principal es que el planeta está allí, y que el libro de Mr. Sinneth lo decía diez años antes de que el profesor Barnard afirmara públicamente su descubrimiento. !Probablemente, antes de 1906, el anuncio de haber descubierto un nuevo planeta podría haber perturbado alguna teoría aceptada popularmente!...

Hay muchas teorías semejantes. La teoría de Copérnico no es del todo exacta, y hay otros muchos hechos que no pueden ser explicados por la elogiada Teoría Nebular solamente. Tycho Brahe, el famoso astrónomo danés, rehusó aceptar la teoría de Copérnico. Tenía muy buenas razones para permanecer fiel a la teoría de Ptolomeo, porque, como él decía, por su intermedio, los movimientos de los planetas se ven correctamente, mientras que en la teoría de Copérnico es necesario emplear una tabla de correcciones. El sistema de Ptolomeo es correcto desde el punto de vista del Mundo del Deseo, y tiene muchos detalles que se necesitan en el Mundo Físico.

Para muchos, las afirmaciones hechas en las páginas anteriores serán consideradas como fantásticas. Sea así. Tiempo vendrá en el que todos poseerán los conocimientos que aquí se han dado. Este libro es solamente para los pocos que, habiendo liberado sus mentes de las garras de la ciencia o de la religión ortodoxa, están prontos para aceptarlo provisionalmente hasta que comprueben su verdad o mentira.

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*

* * *


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario