humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Cristo Salvador

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

miércoles, 6 de enero de 2010

La razón de la mortalidad infantil

PRINCIPIOS ROSACRUCES PARA LA
EDUCACION DE LOS NIÑOS
CAPITULO III
LA RAZÓN DE LA MORTALIDAD
INFANTIL
Hay muchas causas para la muerte de los niños. Aquí daremos unas de las principales. En primer lugar, cuando un Ego vuelve a la vida terrestre es atraído a un determinado ambiente que está calculado para aumentar e impulsar su progreso y en el que pueda liquidar cierta cantidad del destino generado por sí mismo en existencias anteriores. Pero cuando los padres hacen cambios tan radicales en sus vidas que el Ego atraído por ellos no podría alcanzar tal prevista experiencia o liquidar aquel destino, el Ego es generalmente retirado y enviado a otro lugar donde pueda conseguir las debidas condiciones para su desarrollo en tal época. O bien puede ser retenido por unos cuantos años y al fin de ellos renacer en la misma familia cuando se vea que se pueden obtener las condiciones requeridas en la familia en cuestión en esta última época.
Pero hay una causa que es responsable de la mortalidad infantil que va mucho más atrás; es decir, está generada en vidas anteriores y para comprender esta razón, es necesario saber
algo acerca de lo que pasa al morir una persona y un poco después.
Cuando un espíritu abandona al morir a su cuerpo físico, se lleva consigo el cuerpo de deseos, la mente y el cuerpo vital, siendo este último el depósito de las imágines y panorama de la vida que acaba. Esto está impreso en el cuerpo vital y se imprime después en el cuerpo de deseos durante los tres días y medio que siguen a la muerte. Entonces el cuerpo de deseos se convierte en el árbitro del destino del hombre en el Purgatorio y en el Primer Cielo. El efecto del dolor producido por la expurgación del mal y la alegría que causa la contemplación del bien hecho en la vida terrenal se lleva consigo a la próxima como conciencia, para impedir la perpetuación del mal o advertir al hombre cuando nuevamente intente cometer los errores o las equivocaciones de las vidas pasadas, y para estimularle a hacer lo que le causó más alegría en la vida anterior.
Ahora bien, cuando estos tres y medio días que siguen a la muerte el espíritru los pasa en paz y sosiego, es capaz de concentrar mucha más atención con respecto a la impresión del panorama de su vida, la cual será mucho más profunda que si fuera perturbado por las lamentaciones histéricas de sus familiares o por otras causas. En este caso, experimentará un sentimiento mucho más agudo, para el bien o para el mal, en el Purgatorio y en el Primer Cielo, y en las vidas futuras este agudo sentimiento le hablará con inequivoca voz y el bien que haya hecho le proporcionará un carácter mucho más altruista. Pero cuando el hombre pasa al más allá por un accidente, bien en una calle pisoteado, en un descarrilamiento, en el incendio de un teatro, o por cualquiera otra horrible circunstancia, no habrá, como es natural, ocasión para concentrarse debidamente, así como tampoco lo podrá hacer si muere en un campo de batalla. Sin embargo, no sería justo que perdiese las experiencias por la razón de morir de manera tan horrenda, así que la ley de Causa y Efecto proporciona una compensación.
La concentración es también imposible en los casos en que los seres queridos de un moribundo que están presentes a la hora de la muerte prorrumpen en alaridos y en lamentaciones histéricas en el momento que exhala el último suspiro y continúan así en los días siguientes. El espíritu que está en aquellos momentos en estrecho contacto con el mundo físico se verá muy afectado por la pena de los seres queridos y por lo tanto se verá imposibilitado en enfocar sus atención tan atentamente como es preciso hacia la contemplación del panorama de su vida, y de este modo la impresión efectuada en el cuerpo de deseos no será tan profunda como si el espíritu que parte fuese permitido hacerlo en paz y sin perturbación. Como consecuencia de ello los sufrimientos del Purgatorio no serán tan intensos, ni las alegrías y placeres en el Primer Cielo serán tan grandes como hubiera sido en el caso contrario, y, por lo tanto, cuando el Ego vuelva a la vida terrenal, habrá perdido una cierta parte de la experiencia de su vida anterior, es decir, que la voz de la conciencia no hablará con la misma claridad como si el Ego hubiérase visto sin perturbaciones ni lamentos.
Con objeto de compensar esta falta el Ego es llevado generalmente a renacer entre los mismos familiares que le lloraron y les es arrancado cuando se halla en la tierna infancia. A esta muerte es llevado directamente al Mundo del Deseo, pero no pasa del Primer Cielo tampoco, porque como no es responsable de sus actos, así como tampoco el niño que no ha nacido aún, no es responsable por el dolor que produce a su madre al volverse y moverse en sus entrañas. Por lo tanto, el niño no tiene existencia en el Purgatorio, y como lo que no ha nacido no puede morir, de aquí que el cuerpo de desos de un niño, junto con la mente, persistirán hasta un nuevo nacimiento, y por esta razón semejantes niños son muy propensos a recordarse en sus vidas anteriores. De aquí también que el Ego no pueda ascender al segundo ni al tercer cielo, porque la mente y el cuerpo de deseos, como no han nacido, no pueden morir, quedándose simplemente aguardando en el Primer Cielo hasta que se presente una nueva oportunidad para renacer. Cuando una persona muere en una vida bajo una de las horripilantes circunstancias mencionadas, al renacer muere de niño y es instruido en el Primer Cielo en cuanto a los efectos de las pasiones y deseos para que pueda aprender las lecciones que dejó de aprender en su existencia purgatorial anterior. Para tales niños, el Primer Cielo es un lugar de espera en el que permanecen de uno a veinte años; sin embargo, es algo más que un simple lugar de espera, porque hacen mucho progreso en este ínterin.
Cuando un niño muere hay siempre algún familiar que le aguarda, o en defecto de éste hay siempre alguna persona que tuvo deseos de criar niños en su vida terrenal y que encuentra una delicia en cuidar a un pequeñin. La extrema plasticidad de materia de deseos permite fácilmente el moldear lo más exquisitos juguetes "vivientes" para los niños, y su vida es un juego encantador. No obstante, no se olvida su instrucción, y a este efecto se les agrupa en clases con arreglo a sus temperamentos, pero sin tener en cuenta para nada su edad.
En el Mundo del Deseo es sumamente fácil el dar lecciones objetivas sobre la influencia de las pasiones buenas y malas y sobre comportamientos y felicidades. Estas lecciones se imprimen indeleblemente sobre el sensitivo y emocionante cuerpo de deseos del niño, y permanecen con él después del renacimiento. De este modo renace con el propio desarrollo de conciencia, y así puede continuar su evolución. Más de una noble vida es debida al hecho de haber sufrido este ejercicio.
Como quiera que en el pasado el hombre ha sido muy guerrero, y motivado a su ignorancia respecto a la conducta a seguir con los seres queridos que morían, considerando como débiles a los que morían en su lecho (los cuales fueron muy pocos, quizá, comparados con los que murieron en el campo de batalla), debe haber necesariamente una gran cantidad de mortalidad infantil. Sin embargo, conforme la humanidad llegue a un conocimiento mejor y más comprensivo de que nunca prestaremos más eficaz auxilio a nuestros familiares que a la hora de su muerte, y que les favoreceremos muchísimo permaneciendo serenos y en actitud de ruego y oración, la mortalidad infantil cesará de ser tan numerosa y en tal gran escala como hasta el presente.
del libro "Temas Rosacruces I" de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario