humana compasión y amor

”el
propósito de la vida no es felicidad sino experiencia"…


Ningún hombre ama a Dios si aborrece a sus semejantes,
Quien pisotea el corazón o el alma de su hermano;
Quien busca encadenar, nublar o ensombrecer la mente
Con miedos del infierno, no ha percibido nuestra meta.
Dios nos envió todas las religiones benditas
Y Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida,
Para dar descanso al de pesada carga
Y paz para el dolor, el pecado y la lucha.
Contemplad al Espíritu Universal que ha llegado
A todas las iglesias, no a una solamente;
En la mañana de Pentecostés una lengua de fuego
Rodeando a cada apóstol como un halo brilló.
Desde entonces como buitres famélicos y voraces,
Hemos combatido a menudo por un nombre sin sentido,
Y buscado dogmas, edictos o credos,
Para enviarnos los unos a los otros a la hoguera.
¿Está Cristo dividido entonces? ¿Fue Pedro o Pablo,
Para salvar al mundo, clavado al madero?
Si no, ¿por qué, entonces, tales divisiones?
El amor de Cristo abarca tanto a vosotros como a mí.
Su puro dulcísimo amor no está confinado
Por credos que segregan y levantan una muralla.
Su amor envuelve y abraza a toda la humanidad,
No importa lo que nosotros nos llamemos de Él.
Entonces, ¿por qué no aceptar Su palabra?
¿Por qué sostenemos credos que nos separan?
Sólo una cosa importa ser oída;
Que el amor fraterno llene todos los corazones.
Sólo hay una cosa que el mundo necesita saber,
Sólo hay un bálsamo para todos los dolores humanos,
Sólo hay un camino que conduce hacia los ciclos,
Este camino es: humana compasión y amor.
--Max Heindel

ver vídeo: CREDO o CRISTO

*
del libro Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel

*
* *

*



Pueblos Originarios

Loading...

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS

CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS
Max Heindel

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Loading...

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship

Departamento de Curacion de The Rosicrucian Fellowship
Ingrese aquí

Portal ROSACRUZ

Portal ROSACRUZ
Auxiliar Invisible

Rosacruz Chajarí

Cristo Salvador

DECIMO ENCUENTRO ROSACRUZ AMERICANO - ROSARIO 2012

Loading...

Los Misterios Rosacruces

Loading...

TRES PALABRAS CLAVES - ISRAEL ROJAS ROMERO



TRES PALABRAS CLAVES
ISRAEL ROJAS ROMERO*

Los enigmas de la existencia humana, requieren comprensión y es natural que las gentes se pregunten de dónde venimos, qué somos, y hacia dónde vamos.
La Filosofía, o sea “el amor al saber”, viene en nuestro auxilio, pues ella, como amante de la Verdad pura, ha buscado a través de los tiempos la realidad de los hechos en sí, y no suposiciones, ni mucho menos creencias.
Creer en algo, es aceptar negativamente lo que otros dicen, para no
tomarnos el trabajo de pensar, de inquirir y de saber la Verdad.
Las palabras: EVOLUCIÓN, CAUSALIDAD y RENACIMIENTO, vienen a dar solución lógica y por lo tanto racional a las tres grandes inquietudes de la inteligencia humana: ¿Quién Soy? ¿De dónde vengo? ¿Y hacia dónde voy?

EVOLUCIÓN
Todas las cosas que vemos, proceden de una causa anterior, y esa de otra y así hasta el Infinito.
El Infinito es llamado por unos Dios, por otros Espíritu y por aquellos Naturaleza; de todas maneras la unidad de la Materia y de la Energía, se evidencian constantemente en todas las investigaciones que los hombres a través de las edades han realizado, para hallar la Verdad de los hechos y de las cosas.
El hombre es el resultado de la Evolución de la Materia y de la Energía Inteligente que operando en ella y con ella, va moldeando los elementos, para que ellos se ajusten progresivamente al mayor desarrollo de la Consciencia Interna.
El eminente naturalista, Carlos Darwin, se dio cuenta de la Evolución orgánica de los seres, pero le hizo falta darse cuenta de que, para que ese  maravilloso fenómeno de la Naturaleza se verifique, es absolutamente indispensable que exista un Ser Inteligente, un Arquitecto, que va colocando en cada zona y en cada circunstancia los elementos que sean indispensables
para la construcción de esas series sucesivas de organismos, en los cuales la Vida se manifiesta, hasta culminar en ese perfeccionado organismo llamado Ser Humano.
Nadie ha visto jamás, que un edificio se construya solo; es indispensable que un Arquitecto vaya colocando en cada lugar, el material que se requiere para su construcción; igualmente la vida vegetal, animal y la humana, requieren la presencia subjetiva e interna del Espíritu Inteligente que la va moldeando, para adaptarla a las necesidades peculiares de la exteriorización
o manifestación de aquel Poder Interno; así que todo el proceso de la Evolución orgánica, vegetal, animal y humana, es una actividad por medio de la cual el Espíritu subyacente en el interior de la Naturaleza, va encontrando modos de exteriorizar sus ilimitados poderes.
El Espíritu y la Materia, son los dos polos de la Cosa Única y Eterna. No existe nunca un polo de estos, sin la presencia del otro, así como el Imán al ser dividido y subdividido, siempre presenta en cada partícula las dos polaridades de su peculiar naturaleza, o sea la de inducción o atracción, y la de expansión o proyección.
Entendiendo bien el anterior hecho, todos los demás de la Naturaleza tienen para la inteligencia humana, una explicación racional, inteligente y lógica.
De tal suerte que el proceso de la Evolución, es la actividad por medio de la cual la Naturaleza Sustancia se ajusta progresivamente a las necesidades del Espíritu, para que éste pueda tener vehículos adecuados para su exteriorización o manifestación.
El hombre, que está a la cabeza de los Seres en la superficie del planeta Tierra, exterioriza mayores capacidades que sus hermanos menores, porque posee más Evolución.

Y aún dentro de la misma agrupación humana, vemos estados de
Consciencia diversos, siendo estos estados de tal complejidad, que no existen dos Seres exactamente iguales; cada hombre tiene capacidades especiales, que lo diferencian de los demás, y en esa situación, naturalmente hay un número limitado de Seres Superiores, que por un trabajo intenso en la Evolución, han superado a sus hermanos más despreocupados.
Nadie, absolutamente, por intonso que sea, puede negar la Evolución. Es tan objetiva la Evolución, que la vemos en el mundo orgánico, en el vital, en el psíquico, en el mental, y mucho más en el mundo de la Consciencia.
La Evolución orgánica, es verdaderamente extraordinaria en su proceso: Se unen dos células, el zoospermo del varón y el óvulo de la mujer, y de esa unión se empiezan a multiplicar las células, de 2 a 4, de 4 a 8, de 8 a 16, de 16 a 32, de 32 a 64, y así, duplicándose sucesivamente, en progresión geométrica, hasta construir ese maravilloso organismo, qué llamamos hombre.
Desde el punto de vista vital, la Energía es más o menos intensa en cada Ser, según el potencial magnético de origen, de tal suerte que cuando los progenitores son sanos, y en el momento de la unión se cargan de fuerza por intensa afectividad, la vitalidad del nuevo Ser, resultará exuberante; pero cuando la vitalidad de los progenitores es débil y la unión no se verifica por fuerza de afectos, sino por poder de los instintos, el nuevo Ser será débil y enfermizo. A ello se une la Ley de Causalidad, pues cada Alma al renacer, trae del pasado un equipo de vitalidad, según como haya utilizado su Energía en su inmediata pasada existencia.
La Evolución del Ser Mental, está en directa relación con la Evolución que el Alma se ha proporcionado en ese nivel, por esfuerzos intelectuales en la pasada existencia; por ello vemos una serie incontable de niños sin mayor importancia mental, y algunos excepcionalmente dotados, resultando prodigios, porque en sus pasadas existencias se han ejercitado en el cultivo de la Mente. Cada quien es el resultado de su propio esfuerzo, el que
se traduce en Evolución.
El desarrollo de la afectividad o Sentido Estético, es algo aún más escaso, porque esta zona del Alma, es realmente menos cultivada, por la inconsciencia de la importancia que ése aspecto del Ser Psíquico tiene en nuestras vidas; sin embargo, de vez en cuando aparece en el escenario del mundo, un Alma de Artista; esto quiere decir que esa Alma en Evolución, ha adaptado Energías Psíquicas para expresarse en el Sentido Estético o artístico.
La Evolución de la Consciencia es el aspecto central de todo proceso, pues los diferentes factores que integran la personalidad humana, no tienen otro objeto que hacer del hombre una entidad sensiente y consciente.
La Consciencia, es la flor de la Evolución humana y por lo tanto, hacia su desenvolvimiento debe enfocarse todo el trabajo del hombre, para acentuar su Evolución.
La Ley de Evolución se realiza en paralelo con la Ley de Causalidad; de tal suerte que el segundo aspecto que debemos estudiar para inteligenciar el por qué de la Evolución, es el claro conocimiento de la Ley de Causalidad.
Lo que cada quien ha llegado a ser, es el fruto de la Evolución en el pasado; y lo que lleguemos a conquistar en el futuro, depende de los esfuerzos verificados en el pasado y los que hagamos en el presente. Cada Ser Humano es el artífice de su propio destino. No existe fatalidad, ni casualidad. Las palabras fatalidad y casualidad deben ser eliminadas completamente del léxico en la expresión de nuestros conocimientos, porque ellas no se apoyan más que en la ignorancia. No hay casualidad, sino Causalidad; no hay fatalismo, sino consecuencias de actos, pensamientos y sentimientos.
El que pueda inteligenciar bien el conocimiento, claro de la Ley de Evolución, por medio de la cual el Espíritu Interno está modelando la materia para exteriorizar Consciencia, y se dé cuenta que todos nuestros errores se deben a nuestra propia ignorancia en el proceso de los pensamientos, de los sentimientos y de los actos, se encontrará en el perfecto camino que lo conducirá progresivamente al conocimiento de la razón de ser de la vida humana y de sus aparentes contradicciones.

CAUSALIDAD
Causalidad, es la segunda palabra que da solución a los intrincados
problemas de la existencia humana y a sus aparentes complejidades, pero la humanidad en su ignorancia, llama CASUALIDAD, o torpe destino. Es decir, que se cree que los actos humanos, están sometidos a un poder ciego e inconsciente y entonces desembocaríamos en la conclusión de la irresponsabilidad, lo que resultaría fatal en el mundo de las humanas relaciones.
La Ley de Causalidad, ha sido dada a conocer por todos los grandes seres registrados en la historia:
Buda, dio a conocer esta Ley, al decir: “Los efectos siguen a las causas, como la sombra al cuerpo”.
Jesús, al referirse a la Ley de Causalidad, dijo: “Con la vara que
midiereis, seres medidos, lo que a otros hiciereis, eso os harán a
vosotros”.
Hermes enseñó que: “Con la misma energía, con que un péndulo
oscila hacia la izquierda, con ese mismo, poder regresa, hacia la
derecha”.
Platón, el insigne filosofo griego, dijo: “Haz a otros, lo que quieras para ti”.
En cambio la humanidad actual, con cultura superficial, cree que puede obtener altos beneficios, perjudicando a los demás, pero resulta que las consecuencias son funestas y después en su necedad e inconsciencia, culpa
TRES PALABRAS CLAVES - ISRAEL ROJAS ROMERO 6 de 12
al hado o destino, de los problemas que tiene que encarar, sin darse cuenta que él ha sido, con sus equivocados actos el único responsable de las funestas consecuencias.
Si la humanidad hubiera escuchado las enseñanzas de Buda, Jesús, Hermes y Platón, se encontraría en un camino de prodigiosas realizaciones, y todos los estados de la evolucionante humanidad, serian algo verdaderamente esplendorosos, frente a la Naturaleza y a la Vida.
En los actuales tiempos se han verificado progresos extraordinarios, en el dominio de la electricidad, de la mecánica y de la física en los diversos aspectos, pero esto no ha dado felicidad alguna al corazón humano; eso se debe exactamente a que los progresos de la técnica, no han marchado en paralelo con el progreso de la Ética, de la Estética y de la más elevada comprensión de la Vida.
El mundo se halla supercivilizado, pero totalmente inculto en cuanto se relaciona con la íntima naturaleza humana. Es indispensable por lo tanto, orientar las corrientes de la vida hacia la autocultura, ennoblecimiento y superación de la especie, valiéndose para ello de la Sabiduría que los elevados Filósofos ya mencionados, y otros, han dejado para bien del
mundo.
En esta nobilísima cruzada está empeñada “La Fraternidad Rosacruz Antigua”, sin hacer distinción alguna de raza, sexo, o religiones.
El más leve pensamiento tiene el poder de encauzar una corriente de Energía que producirá buenos o malos efectos, según la índole del mismo.
De tal suerte que, en la raíz misma de nuestro pensamiento, está la fuente del bien o del mal, y por tal razón tenemos que estar atentos, a la generación de las ideas en el fondo de nuestro Ser Psíquico, porque de ello depende el bienestar o felicidad, o la tragedia y el dolor. Quien bien piensa, beneficios obtiene; quien mal piensa, mal obra y consecuencias desastrosas tendrá que soportar en su vida. El conocimiento del Ser Psíquico es de trascendental importancia en la “verdadera cultura del ser humano”.
En los últimos tiempos la medicina está dando un paso extraordinario, en el cual está encontrando las fuentes de la salud y de bienestar, o de la enfermedad y el dolor. Este hallazgo, ha sido sabiamente bautizado con el nombre de “Medicina Psicosomática”, es decir, que se ha dado un viraje extraordinario a la nave del conocimiento, pues día por día la experiencia y el cuidadoso análisis, prueban que toda enfermedad física del cuerpo denso,
tiene su raíz en el estado psíquico o anímico del Ser.
Las experiencias experimentales prueban que todos los cambios del Ser Moral producen reacciones químicas en el cuerpo, favorables o
desfavorables, según la índole de los pensamientos y sentimientos que generamos en un momento dado.
Los pensamientos de odio, envidia y temor, producen verdaderos
venenos en el interior del organismo, y por tal razón en el curso del
tiempo aparecen enfermedades que desesperan al paciente, y a la ciencia.
La Medicina Psicosomática, tan conocida por los Esoteristas de todas las edades, y recién vislumbrada por los hombres de ciencia, tiene que llegar a ser la verdadera medicina del porvenir.
Todo lo que acaece en nuestras vidas, de bueno, o de malo, depende exactamente de nuestras acciones del pasado; un análisis cuidadoso a través de nuestro Ser Psíquico de las actividades de nuestra vida, ya sean mentales, emocionales, u operativas, es decir, verificadas en actos, explican los tremendos dolores que sufre la humanidad, porque “las consecuencias siguen a los actos, como la sombra al cuerpo”.
Naturalmente que, muchas personas al leer lo anterior, se dirán a sí
mismas: ¿Cómo es posible que yo, que no recuerdo haber hecho mal a mis hermanos en la humanidad, sufro penurias de todo género? La contestación es sencilla: La vida nuestra, no es más que una prolongación de una serie sucesiva de existencias, en diferentes renacimientos o reencarnaciones; de
tal suerte que lo que somos en un momento dado, es el resultado de
nuestro pasado, ya sea en la presente humana existencia, o en las que les han precedido.
Las anteriores conclusiones nos llevan de la mano, a estudiar la tercera palabra, o sea, Renacimiento.

RENACIMIENTO
La Evolución se cumple en un proceso continuo de causalidades y
renacimientos, hasta que el Alma se haga autoconsciente del pasado, siendo consciente en el presente y uniéndose por Consciencia a la Causa de Origen o Espíritu Universal, de naturaleza Omnipresente, pero no consciente para nosotros, hasta que se haya cerrado el circulo, y el conocedor se haya unido
a la razón de ser dé todo conocimiento.
La Ley de Renacimiento, ha sido enseñada por los Sabios de todas las edades, y los que quieran ver en el Cristianismo tal conocimiento, no necesitan más que consultar el Evangelio de San Juan en el Capítulo I — Versículo 21 — donde preguntan a Juan el Bautista: ¿Eres tú Elías? y en el Evangelio de San Mateo, están las palabras de Jesús, refiriéndose a Juan el Bautista, que no son nada equívocas: “Este es Elías”. En otra ocasión, cuando estaban en el monte de la transfiguración, Jesús dijo: “Elías ha venido y le hicieron todo lo que quisieron” y se cuenta que sus discípulos entendieron, “que él hablaba de Juan”, a quien había hecho
degollar Herodes.
En San Mateo, Capitulo XVI—, Versículo 14— Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién creen que soy yo?” Y ellos contestaron: “Algunos creen, que eres Juan el Bautista, otros dicen que eres Elías, y otros que Tu eres Jeremías o uno de los profetas”. Es digno de anotarse, que Jesús no los contradijo absolutamente, siendo un Instructor; si los discípulos hubieran tenido una idea errónea sobre la doctrina del Renacimiento, Él los habría corregido. Pero no lo hizo; antes bien, lo enseñó directamente, según se ve en el pasaje citado.
La Sabiduría Oriental fundamenta toda su filosofía en el conocimiento de las Leyes de Evolución, Renacimiento y Causalidad. El Budismo, cuenta hoy en el oriente, con más de 900 millones de afiliados, y todos son evolucionistas y renacentistas.
En el Egipto, el pueblo de hoy, dicen que Nasser es la reencarnación de Ramsés II, quien renació para salvar al pueblo de la miseria y de la ignorancia, de tal suerte que para ellos el Renacimiento es base de su filosofía.
Las gentes de la cultura occidental comúnmente se resienten, cuando hay alguien que reconoce y sabe que la Ley de Renacimiento, es la que explica lógicamente el por qué de las acentuadas diferencias que existen en los Seres Humanos, porque a pesar de llamarse cristianos, no se han tomado la molestia de estudiar los Evangelios, que son la auténtica Sabiduría del
Cristianismo.
Para saber de la realidad del Renacimiento, basta simplemente con observar a los miembros de una familia: niños, hijos del mismo padre y de la misma madre, alimentados con los mismos elementos, desarrollados en el mismo ambiente o atmósfera y sin embargo, todos son diferentes en capacidad.
Personas hay, y abundan en número, que siendo nobles, buenas y
generosas, sufren lo increíble, frente a gran cantidad de problemas de orden físico, mental y psíquico. Si no existiera la Ley de Renacimiento, la injusticia se haría evidente en tales casos; pero con el conocimiento de la Ley de Evolución, de Causalidad y de Renacimiento, comprendemos que esas personas, aun cuando buenas hoy, en el pasado hicieron grandes errores, de los cuales se están purificando, preparándose así, un magnifico porvenir.
En cambio, los que constantemente están perjudicando a sus hermanos en la humanidad, robándoles y engañándolos en todo sentido, se están creando inevitablemente un desastroso porvenir. Nadie se burla de la eterna Ley de Causalidad, como dice el Evangelio, porque lo que a otros hacemos, invariablemente, sin salvación posible, nos harán a nosotros.
Los pocos Sabios que hay en el mundo lo son porque en pasadas existencias y en la presente, hacen esfuerzos por saber, y el fruto natural, es que superan al resto de la humanidad en Sabiduría. Los jóvenes que deseen superarse, deben exactamente apoyarse en el conocimiento de la Ley de Causalidad, y esforzarse cada día en ser mejores, física, intelectual y moralmente, pues nadie, diferente de la persona misma, pueden mejorarle su porvenir.
El conocimiento verdadero de la Ley de Causalidad cuando ha penetrado en la Consciencia nos está forzando constantemente a ennoblecer y mejorar nuestras vidas, pues si no lo hacemos así estaremos perdiendo un precioso tiempo en el camino del progreso.

SINTETIZANDO:
Sintetizando lo precedente, tenemos que enfatizar para bien del hombre y del mundo, que solamente el conocimiento de las Leyes de Evolución, Causalidad, Renacimiento y Epigénesis. Pues hay además una Sub-ley que debemos también tener en cuenta para completar nuestro conocimiento de las principales Leyes Eternas.
Esta Sub-ley se llama EPIGÉNESIS.
La Epigénesis es él uso voluntario de la Ley de Causalidad, para poder ampliar el campo de nuestra Evolución Consciente.
Se podría definir esta palabra diciendo: es construir sobre lo ya elaborado.
Muchos al conocer la Ley de Causalidad, se imaginan que se trata de una especie de fatalismo y que el hombre en ese nivel no puede aportar nada, sino someterse pasivamente al efecto de la causa, irremisiblemente por toda la eternidad.
No existe en la Ley de Causalidad ningún fatalismo, porque somos
nosotros los que voluntaria ó involuntariamente estamos creando
nuestro destino.
Lo grave de esta situación es no saber, no comprender, que es
indispensable tomar el camino de la Evolución Consciente y crear según nuestro voluntario querer el futuro de nuestra Evolución, dedicando nuestra vida de rutina, a algo no rutinario, haciendo uso de la Epigénesis, es decir, nobles causas y producir bellos efectos.
Lo malo de nuestras vidas es no hacer ningún esfuerzo diario por
superarnos en alguna línea del humano como del Divino Saber.
Las gentes comúnmente cuando logran adquirir medios de subsistencia se quedan pasivos y contentos y dedican sus horas de ocio a ingerir licor, a hablar del prójimo, y a veces lamentablemente para cada quien, planear sistemas para perjudicar a los otros, sin darse cuenta que lo que a otros hacemos, lo hacemos a nosotros mismos, porque los efectos siguen a las causas como la sombra al cuerpo.
El señor Buda, gran Sabio del oriente, se preocupo hondamente del
abandono con que vivimos nuestras vidas, sin hacer nada por superarnos, viendo él con sus facultades internas, que los Egos nacen, desencarnan y vuelven a nacer con las mismas tendencias de sus vidas anteriores, sin cambiar nada el panorama de su vida anterior.
Este modo de ser se designa con la palabra recurrencia, es decir, que todo vuelve a ocurrir como antes.
La historia nos muestra cómo entre los millones de Seres Humanos que circulan por la periferia de la Tierra, solo quizás uno por cien mil, hace algo por mejorar su vida.
En nuestra época, en ese mar humano, solamente hemos visto fulgurar en medio de la masa a MAHATMA GANDHI, ALBERT EINSTEIN y ALBERT SCHWEITZER, lo demás está compuesto de un rio de humanidad que va y viene, sin que en ninguno aparezca una ola que se distinga por su brillantez y esplendor, de la masa común; esto se debe a que en las múltiples encarnaciones nada hacemos por elevar nuestro estado de Consciencia en
alguna línea determinada.
En el Arte Musical por ejemplo, hubo una época en la cual aparecieron grandes Egos, tales como WAGNER, BEETHOVEN, LISZT y en el momento actual estamos en no relativa, sino en completa decadencia en este divino Arte.
En Filosofía podemos mencionar, en Europa, a SCHOPENHAUER; en la India a VIVEKANANDA y también a su discípulo RAMACHARAKA que sobresalió con su obra “GNANA YOGA”.
Estos Seres que hemos mencionado y algunos otros que fueron
relativamente importantes, lo fueron porque se esforzaron en las
encarnaciones en ennoblecer y mejorar sus vidas en alguna línea
determinada. Ellos usaron realmente la Ley de EPIGÉNESIS.
Lector amigo: dese cuenta de las Leyes Eternas de Evolución, Causalidad, Renacimiento y Epigénesis, y utilice el conocimiento de la Epigénesis dentro de la Ley de Causalidad, para iniciar la marcha por algún sendero de ennoblecimiento y superación.
Estas son las leyes, que solucionan los intrincados problemas de la
indignidad e inconsciencia con que procede hoy la entidad humana, por carencia de conocimientos básicos acerca de la Vida.
Las gentes creen que engañando a otros triunfaran; pero resulta que al engañar a otros, se engañan a sí mismos, porque inevitablemente
sufrirán las consecuencias.
Por nada del mundo deje de leer y estudiar la obra “CONCEPTO
ROSACRUZ DEL COSMOS” de Max Heindel, este libro único en su género, le despejará los enigmas de la humana existencia.

Agradecemos al Sr. César Lillo Arellano, por el aporte de este artículo.

*

Datos biográficos del autor:


MAESTRO ISRAEL ROJAS ROMERO *
(INICIADO RAGHOZINI) 


En las laderas rurales del municipio cundinamarqués de Fomeque, el 26 de noviembre del año 1901, nació la personalidad que conocimos con el nombre de Israel Rojas Romero, hijo de una madre llena de una sensibilidad exquisita, plena de ternura, de devoción hacia sus hijos, adoradora de las aves, de las mariposas, de las flores, de los cielos de estrellas doradas y de 
todas las bellezas de la Naturaleza y de la Vida; hijo de un padre fuerte, recio, domador de caballos, hombre de una voluntad indomable. 
En esta última encarnación, desde los 12 años de edad del que fuera su cuerpo denso, empezó a buscar la Verdad esencial de la Vida. 
Pero esta búsqueda no era un inicio, sino la continuación de la labor realizada en múltiples anteriores reencarnaciones desde la remota Caldea. 
Después en el tiempo . . . . . . . . . .aproximadamente hace 17.000 años en el viejo Egipto bajo la dirección del Adepto Zanoni administró Escuelas de Esoterismo.
Posteriormente en un momento dado del espacio-tiempo, en la India milenaria, siendo un niño llevaba leña a lomo de un asno, escucha un discurso del mismísimo Señor Buda y sigue su camino, por no entender en ese momento de su evolución la filosofía abstracta que el Señor Buda estaba preconizando. 
A continuación en la época del Nazareno, vio el ejemplo y el accionar de tan sublime Iniciado, el Cristificado más elevado hasta este momento de la historia de la humanidad. 
Posteriormente en Italia había divulgado la filosofía espiritualista, según nos narra en su autobiografía “POR LOS SENDEROS DEL MUNDO”. 
Más tarde ese mismo Ego -centro de consciencia- actuando con ímpetu y entusiasmo bajo la égida de la Masonería, haciendo uso del poder de un Verbo elocuente, y teniendo como vehículo de expresión la personalidad de un gran orador en la época de la Revolución llevó los ideales de LIBERTAD, EQUIDAD y FRATERNIDAD al pueblo francés. 
Pero como hubo en esa acción, un exceso de entusiasmo que degeneró en una emocionalidad tremenda y por consecuencia a la ejecución de muchos errores, en concordancia con la Ley de Causa y Efecto -que rige el destino y la evolución del hombre-, hubo en la encarnación inmediata de sufrir la obnubilación de su consciencia y alejarse temporalmente del sendero de la Luz, renaciendo como un fraile español que vino a adoctrinar en un país 
latinoamericano. 
Y otra vez de nuevo, como ya lo habíamos mencionado, en la 
siguiente reincorporación o acortezamiento -como él nos enseñó-, desde la edad de los 12 años -es decir en el año de 1913- este Ego evolucionado, recomienza una búsqueda intensa y sin descanso por hallar la VERDAD. Y como todo el que busca encuentra, como todo el que siembra recoge, y la Vida nos da solamente aquello que merecemos, como fruto de todas las experiencias y luchas de pasadas reincorporaciones, este Ser magnífico, a la 
edad de los 25 años, vuelve a hallar de nuevo la LUZ en el sendero y hace contacto con la ROSACRUZ. 
El 27 de abril de 1928, a las 8 de la noche, ba jo un torrencial 
aguacero, a la edad de 26 años, este gran Ser lidera la fundación de la Fraternidad Rosacruz Antigua en Colombia gracias a los auspicios del Iniciado en grado de Chela y discípulo directo del Conde Rakoczy: el Dr. Arnoldo Krumm Heller, distinguido como HUIRACOCHA. 
De manera análoga a como la novela “ROSACRUZ”, fue el magneto alrededor del cual se hizo posible que el ROSACRUCISMO iluminase a Colombia, 
el EGO que conocimos expresándose a través de la personalidad de Israel Rojas Romero, fue el inductor humano que hizo posible que en el año de 1929 un Chela -el Sr. HUIRACOCHA-, que en el año de 1930 un Maestro - el Sr. NEUMAYER- , y que en el año 1932 un Adepto -el Sr. ZANONI- vinieran 
a nuestra amada patria a dar base, fundamento y consolidación con su poderoso magnetismo a la FRATERNIDAD ROSACRUZ ANTIGUA. 
Durante 57 años el Iniciado RAGHOZINI dicto incansablemente 
conferencias públicas y privadas en varias ciudades de Colombia, como también algunas en Venezuela, en Ecuador, en Panamá, en Argentina. 
Escribió 16 libros para el público sobre temas de salud, educación integral, esoterismo, espiritualismo, he aquí sus títulos: 
LOS GRANDES AZOTES DE LA RAZA 
POR LOS SENDEROS DEL MUNDO 
CÚRESE COMIENDO Y BEBIENDO 
ESPIRITUALISMO Y EVOLUCIÓN 
EL SENTIDO IDEAL DE LA VIDA 
CULTURA ÍNTIMA DEL JOVEN 
DIGNIFICACIÓN FEMENINA 
EL PROBLEMA DEL MUNDO 
EL ENIGMA DEL HOMBRE 
LA SALUD DE LA MUJER 
LA FUENTE DE LA VIDA 
LOGOSOPHIA 
VIVA SANO 
MANUAL ROSACRUCISTA 
CULTURA ÍNTIMA INFANTIL 
EL SECRETO DE LA SALUD Y CLAVE DE LA JUVENTUD 
Otros 16 libros de Cursos Internos sobre Santa Kábalah, Alquimia, 
Gnosticismo, Filosofía, Espiritualismo, Ciencia Rosacruz, Psicofisiología,  Hierosofía, Cristianismo Rosacruz, que el Maestro dictó para miembros  aceptados, se han publicado en las aulas de la Fraternidad, y faltan muchos  más por publicar. Adicionalmente el Maestro editó innumerables panfletos, folletos, así como la Revista Rosacruz. 
En una clase de Kábalah el Maestro nos dijo: “La humanidad vio a Jesús pero no descubrió al Cristo”, parafraseando sus palabras podríamos decir con respecto a él: “el Maestro estuvo entre nosotros y no vislumbramos su grandeza espiritual”. 
Como Maestro de la Rosacruz enseñó el camino de la Rosa, el camino de la Sensibilidad, medio seguro y efectivo de la espiritualización del Ser. Una vez en su “pequeña librería”, como él la llamaba, él estaba sin ninguna compañía; quien escribe entro, y él inicialmente no se dio cuenta de nuestra presencia pues estaba absorto, viviendo un embelesamiento místico que se traslucía en el brillo de sus ojos fulgurantes y adorantes, extasiados contemplaban una sencilla y preciosa rosa; su Alma se complacía en amorosos deleites volando hacia el Cielo Interno de la Sensibilidad y de la Estética. Este momento singular me permitió apreciar la valía del Ser superior que practica, vive y siente lo que predica. Este 
momento fugaz nos dejó una honda huella y fue la más elocuente lección que las recibidas por su impactante voz. 
Su vivir también fue una confirmación de su enseñanza del altruismo, pues toda su economía la dedicaba al sostenimiento de la Fraternidad y a la distribución gratuita de folletos y de la Revista Rosacruz, con el único y nobilísimo propósito de prestar un servicio a la humanidad, para que la Luz de las enseñanzas espirituales llegaran a los seres humanos, sin esperar nada a cambio, sin esperar retribución alguna. 
“Dar, dar y dar”, nos enseñaba en alguna clase de Kábalah. En cierta ocasión estábamos sentados, en una oficina en Bogotá, ubicada en un segundo piso, sobre la carrera séptima con calle 18; de pronto sentimos un impulso de levantarnos del asiento y asomarnos a la ventana para observar a través de 
ella, y cual sería nuestra sorpresa al ver que un Ser avanzaba espléndido y sonriente entre las multitudes, irradiando su bondad y cambiando el estado anímico de las personas, las cuales iban transformando sus expresiones de dolor, de angustia, de desesperación en una complacencia que no sabían de donde provenía, pero que nosotros gracias a las leyes de la Vida 
pudimos sentir y comprender, pues la fuente de aquel fenómeno no era otra sino la benignidad proveniente del corazón de nuestro inolvidable Maestro, que aprovechaba una simple diligencia de ir al correo para ejercitar su filantrópica Magia. 
Hay comentarios que nos ayudan a complementar e ilustrar este 
panegírico, anécdotas referidas por hermanos dignos de toda 
confianza, como la siguiente: “Hace muchos años en el Aula de 
Girardot, para un 24 de diciembre, una persona quería sabotear las labores de la Escuela y estaba promoviendo el desorden para lograr sus egotistas fines. 
El recinto tenía una sola puerta, en la cual se apostaron algunos 
hermanos con el fin de advertirle al Maestro cuando llegara, sobre la situación que se estaba presentando. Y de pronto boquiabiertos y 
atónitos contemplaron que desde el interior del aula el saboteador venía siendo agarrado de la solapa y expulsado hacia la calle por el Maestro”. 
Otro hermano nos relató: “Una dama que venia conduciendo un 
automóvil se había quedado varada, con un neumático desinflado; además había olvidado llevar el gato y nadie quería prestarle auxilio; el Maestro iba caminando en compañía de un hermano de la Escuela y cuando vio el hecho, le pregunto al hermano: 
- ¿Le ayudamos a la damita? 
- ¡Claro que si Maestro! 
- Entonces agarre allá y le hizo poner en un extremo del carro y él se ubicó en el otro opuesto y supuestamente “lo levantaron a mano limpia, entre dos personas solamente” mientras la señora cambiaba su neumático. Pero el hermano que acompañaba al Maestro siempre guardó la sospecha de que lo había hecho levitar”. 
En una ocasión, en las clases sobre el “CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS” para hermanos consagrados, mientras la hermana Nora Cabrales leía la lección correspondiente a ese día, quien narra estaba sentado cerca al Maestro, y justo cuando ella terminó de leer y el Maestro se estaba levantando para ir hacia el estrado, vinieron a mi mente pensamientos faltos de estética; inmediatamente el Maestro me miró y me hizo una llamada de atención muy severa y elocuente a través de sus ojos. Este hecho me demostró de una manera muy viva la capacidad de ultravidencia y de consciencia en el mundo del pensamiento que poseía el Maestro. 
Otro de los momentos singulares y significativos fue el día en que pude conocer el sitio de descanso y reposo del Maestro, se trataba de una habitación, no tan grande, no tan pequeña; el piso perfectamente aseado y reluciente. Una cama sencilla, un closet, una mesita pequeña, una silla, y una biblioteca -de pared a pared, y de piso a techo, llena de libros-, componían todo el mobiliario y todas las pertenencias de ese Ser prodigioso cuya personalidad respondía al nombre de Israel Rojas Romero. 
Este conjunto tan sobrio y tan sencillo nos puso a meditar muchísimo sobre la cantidad de objetos que nosotros necesitamos para vivir y de lo tan poco que requieren los grandes Seres. Nosotros para poder oír las melodías musicales nos valemos de un aparato electrónico que reproduzca las notas que han sido 
atrapadas en un disco, mientras ellos oyen la música de las esferas en todo su esplendor y belleza. Ellos viajan conscientemente alrededor de los planos cósmicos sin necesidad de llevar siempre su cuerpo físico, y cuando han alcanzado realizaciones más elevadas se pueden desplazar a través de los planetas, de los soles, de las galaxias, abarcando cada vez más un mayor radio de acción, hasta el infinito sin límites. 
Es necesario analizar lo incipiente de nuestra evolución, que no supo valorar en toda su magnitud a un Ego y a un Alma tan sublime. Solamente al pasar los años hacemos relativamente más y más conciencia, porque a medida que aumenta nuestra experiencia en el trasegar de la vida, vamos comprobando la importancia que para el futuro de la humanidad tienen las enseñanzas del 
Maestro. 
Al hablar de evolución recordamos con mucho cariño las palabras de la hermana Nora Cabrales; cuando ella le comentaba al Maestro de los yerros y equívocos de los hermanos de la Escuela, o de los desatinos de las personas que acudían a la librería, el Maestro le decía con cariño y comprensión: “estado de evolución, 
querida hermana”; “estado de evolución, querida hermana”. 
Debemos esforzarnos con mayor énfasis en el presente, para que en un futuro día, en el tiempo y en el espacio, esa semilla de Bondad, Sabiduría, Verdad y Belleza abonada en nuestro Ser por el Maestro, germine en nuestros corazones, haciendo florecer la Rosa, así como floreció en esta época en el corazón de nuestro insigne Guía después de haber sido sembrada hace 17.000 años por el Adepto Zanoni en el viejo Egipto. 
Únicamente cuando hayamos logrado tal florecimiento en virtud de 
nuestros esfuerzos, seremos dignos de llamarnos “discípulos” del Iniciado Raghozini. 
Damos las más sinceras y sentidas gracias, desde lo profundo de nuestro sentir, a las Divinas Jerarquías que rigen el destino y la evolución por haber permitido que Ego tan evolucionado renaciera en estas latitudes, logrando ver con nuestros ojos un ejemplo viviente e inolvidable de lo que debe ser la vida de un Ser Humano. Que los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca iluminen cada día su corazón, y que la Luz se haga cada vez más esplendente en su Ser para irradiarla al mundo, son nuestros más 
sinceros deseos. 
Todas sus enseñanzas son valiosísimas; no obstante, hay algunas que son más luminosas e indelebles para nuestra conciencia; por eso quiero traer algunas de ellas: 
Su mensaje instruccional para la Era de Acuario ha sido –hasta el 
momento - el más claro y preciso dado por Instructor alguno, sobre el trabajo que tenemos que efectuar los aspirantes a espiritualistas en la citada edad o era. Los remitimos a que lo lean en su totalidad, para después meditarlo y profundizarlo, a la revista No. 2 de la Tercera Etapa. Aquí citaremos algunos apartes: “El símbolo de Acuario es un hombre que conscientemente dirige el Agua, símbolo de la Corriente Vital. El Logos se manifiesta en el 
hombre en tres aspectos bien conocidos y estudiados por los Iniciados: el primero o “El Padre que es LUZ y VIDA; el Hijo, SANGRE y AGUA; la Luz del Espíritu Santo, es FUEGO y ORO. Se peca contra el Padre por la mentira, contra el 
Hijo por el odio y contra el Espíritu Santo por el libertinaje, que son obra de muerte y destrucción”. “El que marcha por el SANTO SENDERO, tiene que ser absolutamente veraz, gran amante de las Bellezas de la Vida y de todos los Seres sin excepción; tener la capacidad suficiente de convertir en Belleza y noble 
Sentido el Poder del Fuego Generador del Espíritu Santo, haciendo uso de la sublimación”. 
Y en otras lecciones nos enseñó el significado preciso de la sublimación, haciéndonos entender magistralmente que en la verdadera espiritualidad los ejercicios son espirituales y que no se trata de nada externo y físico: “la palabra clave para abrir el portal de Yesod es SUBLIMACIÓN, Sublimación es el procedimiento por medio del cual la Energía de la esfera de Yesod se debe elevar a la esfera de Tiphereth, NO POR MEDIO DE EJERCICIOS FÍSICOS, SINO PSÍQUICOS, es decir colocando la IMAGEN y la SENSIBILIDAD en la esfera del Sol Espiritual, en la esfera de 
Tiphereth”. 
Queremos igualmente citar sus últimas palabras, tan conmovedoras, dichas con el sentimiento a flor de piel, porque él fue plenamente consciente y sabía con antelación el día y la hora exacta en que sucedería su desincorporación: 
“Hadas Rosacruces y Caballeros de la Orden, trabajad por sentir la 
Esencia misma de la Vida en vuestro Ser y así llegaréis a realizar la 
propia Divinidad subyacente en ella”. 

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario